Archivo de la categoría: Tecnicas Médicas

Diamano, nuevo nanomaterial de carbono descubierto por científicos de la PUCMM

Se trata de un material que puede resolver problemas de salud y comercializarse a nivel industrial

Resultado de imagen de Diamano, nuevo nanomaterial de carbono descubierto por científicos de la PUCMM

Investigadores de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM) informaron haber descubierto un nuevo nanomaterial de carbono que podría incorporarse al cuerpo humano para hacer procedimientos médicos.

El material con propiedades morfológica se le ha denominado “Diamano” y según el líder de la investigación, el físico Fabrice Piazza, coordinador del laboratorio de nanociencia de la PUCMM e Investigador titular del Ministerio de Educación, Superior Ciencia y Tecnología (MESCyT), tardaron cuatro años hasta dar con éste descubrimiento.

El hallazgo evidencia una familia de materiales que constituyen la quinta nanoforma de carbono elaborada por la humanidad, precedida por los fullerenos, los nanodiamantes, los nanotubos de carbono y el grafeno. Ha sido patrocinada por el Fondo Nacional de Innovación y Desarrollo Científico y Tecnológico (FONDOCyT) y la PUCMM. Además, recibió el apoyo de la Embajada de Francia, del consorcio de laboratorios de investigación de Toulouse, Francia, llamado NEXT, y la colaboración de la Universidad de Manitoba, Canadá, el Centro Nacional Francés de Investigación Científica y la Universidad de Toulouse en Francia.

Fue avalado por la comunidad científica internacional tras la publicación en CARBON, una de las revistas científicas más prestigiosas del mundo, de acuerdo con Piazza, quien ha realizado estudios sobre nanomateriales desde el año 2007 y que le ha merecido a la universidad la primera patente en la Oficina de Patentes de los Estados Unidos en esta área del conocimiento, y en la actualidad, con la evidencia de este nuevo nanomaterial de Carbono, se encuentra en proceso una segunda patente.
Las explicaciones científicas refieren que la nanociencia se refiere al estudio de la materia en una escala muy pequeña denominada nanómetros, una medida mucho menor al diámetro de un cabello humano. Del estudio de la nanociencia han surgido importantes avances, principalmente, en las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) a partir del descubrimiento del grafeno, un nanomaterial de carbono usado experimentalmente para la creación de pantallas táctiles por sus propiedades de ligereza y flexibilidad.

Resultado de imagen de Diamano, nuevo nanomaterial de carbono descubierto por científicos de la PUCMM

El Diamano ha evidenciado en esta investigación, resulta ser un semi conductor, propiedad de la que carece el grafeno.

Los investigadores trabajan ahora por llevar el material a centímetros cuadrados, luego , dependiendo de la inversión nacional e internacional, podría iniciar una labor de negociación y comercialización, porque pudiera ser implementada a nivel industrial.

Al referirse a su aplicación, Piazza dijo que en el área de las ciencias de la salud, el Diamano pudiera constituir el material base para la construcción de sistemas nano electromecánicos que serán incorporados en el cuerpo humano para realizar procedimientos médicos, por sus propiedades mecánicas, inercia química y bajo coeficiente de estricción. En el área de electrónica, el producto podría sustituir el silicio en los transistores de nuevas generaciones de chips para todos los dispositivos electrónicos, y ser utilizado para configurar qubits para la computación cuántica. Por otro lado, dicho material podría ser usado para crear pantallas táctiles, celulares, tabletas y computadoras de mayor capacidad y rapidez.

Científicos provocan actividad en cerebros de cerdos muertos

Resultado de imagen de Científicos provocan actividad en cerebros de cerdos muertos

Los científicos restauraron algo de actividad en los cerebros de cerdos que fueron sacrificados horas antes, generando esperanzas de avances médicos, pero también interrogantes sobre la definición médica de la muerte.

Los científicos resaltaron que los cerebros de los animales no podían pensar ni sentir nada. De acuerdo con los estándares médicos, “no se trataba de un cerebro viviente”, afirmó Nenad Sestan, de la Facultad de Medicina de Yale, uno de los científicos que reportaron los resultados el miércoles en la revista Nature.

Sin embargo, agregó que el trabajo reveló un grado sorprendente de resistencia en las células de un cerebro que ha perdido su suministro de sangre y oxígeno.

“La muerte celular en el cerebro ocurre en un período más largo que el que creíamos”, declaró.

Animales, zombis, Científicos, actividad, cerebros muertos, Nenad Sestan, Yale School of Medicine, Nature, Scientific American, resistencia, pérdida, suministro sangre y oxígeno, muerte celularLos estudios pudieran llevar a nuevas terapias para apoplejías y otros padecimientos, además de proveer nuevas formas de estudiar el cerebro y cómo funcionan los fármacos en él, dijeron los autores. Agregaron que no existen planes por el momento de probar la técnica en cerebros humanos.

El estudio fue financiado principalmente por los Institutos Nacionales de Salud.

Se estudiaron 32 cerebros de cerdos sacrificados en un matadero local. Los científicos colocaron los cerebros en un aparato en su laboratorio. Cuatro horas después de que los animales habían muerto, los científicos comenzaron a bombear por los órganos un sustituto de sangre diseñado especialmente.

Los cerebros no mostraron indicios de una actividad eléctrica a gran escala que indicara conciencia. Restaurar la conciencia no era un objetivo del estudio, que más bien buscaba explorar si podían restaurarse ciertas funciones particulares después de la muerte.

Luego de seis horas de bombeo, los científicos encontraron que células individuales en un área del cerebro habían mantenido detalles claves de sus estructuras, mientras que las células de los cerebros no tratados se habían degradado fuertemente.

Cuando los científicos sacaron esas neuronas de los cerebros tratados y la estimularon eléctricamente, las células respondieron de una manera que indicaba viabilidad. Y al estudiar la sangre artificial antes de ser ingresada al cerebro y después de que salió, los científicos encontraron evidencia de que las células cerebrales estaban absorbiendo azúcar y oxígeno y produciendo dióxido de carbono, indicios de que estaban funcionando.

También descubrieron que los vasos sanguíneos en los cerebros tratados respondieron a un medicamento que hace más anchos los vasos.

Sestan dijo que no sabe si pudieran restaurar la función cerebral normal si ese fuera el objetivo. Si una conciencia así hubiera aparecido en los experimentos, los científicos habrían usado anestesia y temperaturas bajas para apagarla y suspenderían los experimentos, dijo el coautor Stephen Latham, de Yale.

Científicos alemanes crean órganos humanos transparentes

 

Órganos Humanos, Avances Médicos

Múnich. Investigadores en Alemania han creado órganos humanos transparentes, usando una nueva tecnología que podría llevar a la impresión tridimensional de partes del cuerpo como riñones para trasplantes.

Científicos de la Universidad Ludwig Maximilians en Múnich, liderados por Ali Erturk, desarrollaron una técnica que usa un solvente para crear órganos como el cerebro y los riñones, pero transparentes.

El órgano es escaneado por láseres en un microscopio que permite que los investigadores capturen la estructura completa, incluidos los vasos sanguíneos y cada célula en su ubicación específica.

Usando ese mapa, los investigadores imprimen el andamiaje del órgano. Luego cargan la impresora 3D con células madre que actúan como “tinta” y son inyectadas en la posición correcta para hacer funcional al órgano.

Si bien la impresión 3D ya se utiliza ampliamente para producir piezas para la industria, Erturk dijo que la técnica representa un avance en el campo médico.

Hasta ahora, los órganos creados en impresoras 3D carecían de estructuras celulares detalladas debido a que se basaban en imágenes de tomografía computarizada o máquinas de imágenes por resonancia magnética, sostuvo.

Podemos ver dónde se ubica cada célula en órganos humanos transparentes. Y luego podemos replicar exactamente lo mismo, usando tecnología de bioimpresión 3D para crear un órgano funcional real“, afirmó.

Por lo tanto, creo que ahora por primera vez estamos mucho más cerca de un órgano humano real“, agregó.

El equipo de Erturk planea comenzar con la creación de un páncreas bioimpreso en los próximos 2 a 3 años y también espera desarrollar un riñón dentro de 5 a 6 años.

Los investigadores realizarán una primera prueba para ver si los animales pueden sobrevivir con los órganos bioimpresos y podrían comenzar los ensayos clínicos dentro de 5 a 10 años, dijo

Científicos desarrollan un dispositivo que convierte señales cerebrales en habla fluido

Esto podría devolver la capacidad de habla en personas con algún tipo de desorden neurológico como la esclerosis lateral amiotrófica

Resultado de imagen de Científicos desarrollan un dispositivo que convierte señales cerebrales en habla fluido

Las personas con trastornos neurológicos e impedimentos en el habla podrían beneficiarse de un nuevo dispositivo que convierte señales cerebrales en frases fluidas, revela un estudio publicado este miércoles por la revista Nature.

La investigación, liderada por científicos de la Universidad de California (EE.UU.), mejora las prestaciones de otros dispositivos comunicativos que recurren al llamado interfaz cerebro-computador (BCI, sus siglas en inglés).

De hecho, el trabajo de los expertos Gopala K. Anumanchipalli, Josh Chartier y Edward F. Chang es un avance hacia el desarrollo de un BCI que, en el futuro, podría restaurar la función del habla en personas con algún tipo de desorden neurológico, como una apoplejía o la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), o cuyo tracto vocal está dañado por un cáncer.

“Queremos crear tecnologías que reproduzcan el habla directamente a partir de la actividad cerebral humana. Este estudio ofrece una prueba de concepto de que sí es posible”, explica Chang en un charla con los medios de comunicación, en la que el neurocirujano precisa que aún quedan muchos retos por superar para lograr su “viabilidad clínica” en pacientes reales.

En los casos de sujetos con, por ejemplo, parálisis, un BCI puede “leer” sus intenciones directamente del cerebro y usar esa información para controlar dispositivos externos o para mover las extremidades paralizadas, recuerdan los autores.

De una manera similar, el desarrollo de los BCI para la comunicación se ha centrado, sobre todo, en dispositivos que registran movimientos no verbales, como los de los ojos o la cabeza, para controlar un cursor que selecciona letras y las convierte en palabras, a un ritmo de hasta ocho o diez por minuto.

Estos avances han mejorado enormemente la calidad de vida de muchas personas, pero aún están lejos de emular una comunicación más fluida y natural, cuyo ritmo oscila entre las 120 y 150 palabras por minuto.

Para superar esta traba, los tres investigadores han creado un dispositivo que sintetiza la voz de una persona a partir de la descodificación de las señales cerebrales que controlan los movimientos de la laringe, los labios, la lengua y la mandíbula.

“Hemos combinado los métodos más modernos de la neurociencia, del aprendizaje profundo y la lingüística para sintetizar un discurso que suene natural a partir de la actividad cerebral de participantes que no tenían impedimentos de habla”, expone Chang.

En primer lugar, detallan, registraron la activad cortical de los cinco sujetos que tomaron parte en este estudio mientras enunciaban centenares de frases sencillas en voz alta.

A partir de estas grabaciones, los autores diseñaron un sistema que identifica y descodifica las señales cerebrales responsables de los movimientos individuales del tracto vocal, ya sea en los labios, la laringe, la lengua o la mandíbula.

Después pudieron sintetizar un discurso con los movimientos descodificados y reproducir 101 frases, que fueron escuchadas y transcritas con éxito por sujetos en pruebas siguientes.

“Demostramos que, al usar la actividad cerebral para controlar una versión computerizada que simula el tracto vocal de los participantes, se puede generar un habla sintético más exacto y natural que al intentar extraer directamente sonidos de habla del cerebro. Esos eran nuestros objetivos”, destaca Chang.

Esto es así, prosigue, porque los patrones de la actividad cerebral “en los centros del habla” están específicamente diseñados para “coordinar los movimientos de los tractos vocales”, mientras que solo están “indirectamente ligados a los mismos sonidos del habla”.

“Estamos trabajando con las partes del cerebro que controlan los movimientos y por eso estamos intentando descodificar movimientos para crear sonidos, en vez de descodificar sonidos directamente”, reitera Chang.

Al ser preguntados por la adaptación de este novedoso descodificador a otros idiomas, Chartier celebra que puede ser general para cualquier lengua, dado que “todos los seres humanos tenemos el mismo tracto vocal”.

“Entre un idioma y otro, los movimientos podrían ser diferentes para crear ciertos sonidos. Para adaptarlo a otra lengua necesitaríamos datos de esas lenguas y de los movimientos que crean los sonidos”, concluye.

En otros experimentos, los expertos también pidieron a los participantes que enunciaran primero frases en voz alta y que las repitiesen después solo con gestos de mímica, imitando los mismos movimientos articulados pero sin sonido.

Aunque la reproducción sintetizada de la parte mímica era inferior a la del discurso audible, los autores constataron que también es posible descodificar características del habla que nunca se enuncian de manera audible, informa EFE.

Científicos chinos identifican proteína que produce la obesidad

Resultado de imagen de Científicos chinos identifican proteína que produce la obesidad

Los científicos chinos identificaron en los ratones una proteína segregada por el hígado que estimula la formación de grasa en otros órganos y exacerba la obesidad, una investigación que ofrecerá nuevas estrategias para futuros avances en materia de salud, reseñó el portal  Xinhua.

Los profesionales en el área científica proveniente de la Universidad de Wuhan en la provincia de Hubei de China observaron en experimento a un ratón que mostraba menos formación de lípidos en el órgano metabólico, el hígado, produciendo una creciente síntesis de ácidos grasos en el tejido graso.

De esta manera, los resultados muestran que podría haber cierto factor secretado por el hígado que contribuye a la obesidad.

Tras un enfoque genético, los expertos identificaron a la Gpnmb, una proteína secretada por el hígado que activó la síntesis de ácidos grasos en el tejido adiposo blanco, un menor gasto de energía y una resistencia agravada a la insulina.

Consecutivamente, los investigadores indagaron si la deleción genética de la Gpnmb es efectiva para el tratamiento de la obesidad.

En ese sentido, fue inyectado a los ratones un anticuerpo contra la Gpnmb y descubrieron que la proteína era inhibida en el hígado, de esta forma se produjo una reducción de peso, además un incremento en la producción de calor y se incrementó la sensibilidad a la insulina.

El investigador en jefe Song Baoliang manifestó que el metabolismo humano es regulado por una interacción compleja entre diferentes órganos. «La Gpnmb es un ejemplo de una proteína que se enfoca en órganos distintos al hígado y que modula el metabolismo ejerciendo acciones sobre otros tejidos».

Los expertos  creen que sus descubrimientos indican en mayor medida la potencial aplicación futura de suero de Gpnmb en diagnóstico e intervención clínicos en desórdenes metabólicos.

Cabe resaltar que la obesidad puede ser provocada por muchos factores, tales como genes y medio ambiente, también puede tener consecuencias como el desarrollo de la diabetes, la enfermedad del hígado graso, padecimientos cardiovasculares e incluso cáncer.

Científicos chileno y austriaco investigan con peces cebra cómo se construyen las estructuras del organismo humano

Científicos chileno y austriaco investigan con peces cebra cómo se construyen las estructuras del organismo humano

Carl-Philipp Heisenberg, de Austria, nieto del físico cuántico y Premio Nóbel de Física 1932, describió un sistema de inhibición mecánica en las células embrionarias que detiene la diferenciación de éstas en estructuras. En Chile, Miguel Concha, estudia los mecanismos morfogenéticos que determinan cómo se generan las formas en el embrión.

 

Utilizando el pez cebra como modelo de estudio, los científicos Carl-Philipp Heisenberg, del Instituto de Ciencia y Tecnología de Austria y Miguel Concha, del Instituto Milenio de Neurociencias Biomédicas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, BNI, estudian los mecanismos genéticos y morfogenéticos a través de los cuales las células de un óvulo fecundado se diferencian y generan la forma, estructura y organización funcional del embrión.

El ‘Danio rerio’ o pez cebra, es una especie de no más de 5 centímetros de largo, cubierto por bandas de dos colores, parecidas a una cebra. Al ser transparente, es posible ver sin problemas el desarrollo de experimentos in vivo, esta característica lo convierte en un excelente organismo modelo para investigaciones científicas.

Además, sus embriones se desarrollan fuera de la madre, condición que permite el estudio desde una perspectiva genética y conductual.

El rol de las fuerzas mecánicas

El ser humano, como organismo, parte desde una sola célula que se forma cuando un óvulo es fecundado. A partir de ese momento se generan una serie de cambios celulares locales, los que a su vez desencadenan eventos tisulares y éstos originan nuevos patrones y formas dentro de un tejido en desarrollo.

Detrás de estos procesos actúan señales bioquímicas y fuerzas mecánicas que inhiben la diferenciación de algunas células, definiendo las formas, estructuras y funcionalidades en el embrión. Para obtener información sobre los procesos críticos en la morfogénesis de vertebrados, como la adhesión celular, la migración y la polarización. El grupo de Heisenberg centra sus estudios en pez cebra, basándose en los movimientos en los primeros días del desarrollo embrionario (gastrulación).

En su último trabajo, publicado por la revista científica Cell, identificaron un nuevo mecanismo para la inhibición lateral, atribuida anteriormente sólo a un proceso de señalización bioquímica, conocido como Notch-Delta.

El equipo del investigador austriaco descubrió que en los folículos ováricos del pez cebra, las células granulosas (capa celular que cubre el folículo y que genera un papel esencial en la síntesis de estrógeno) compiten mecánicamente en el desarrollo del embrión. Finalmente, la célula ganadora crece más rápidamente e inhibe a sus vecinos al comprimirlos mediante fuerza, así, se convierte en la única precursora de micropilo, una célula que luego resulta determinante para la fertilidad del espécimen.

“Todas las células del embrión tienen la misma información, pero luego éstas se especializan. En la medida de que entendamos cómo surgen los tejidos podremos entender cuáles son las reglas de construcción de los organismos vivos. Nosotros también trabajamos con el pez cebra y nos hacemos preguntas muy similares para entender cómo actúan las fuerzas mecánicas en la formación de las estructuras. Hoy ya se usan para generar tejidos in vitro con células madres y tienen aplicación en la medicina”, señala Concha.

Convenio de colaboración

El Instituto de Ciencia y Tecnología de Austria y el Instituto Milenio de Neurociencias Biomédicas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, BNI, a partir de este año cuentan con un nuevo punto en común: el convenio de colaboración firmado por CONICYT y la Organización Europea de Biología Molecular EMBO, que los integra a la misma red científica internacional y que facilitará y fortalecerá la cooperación entre laboratorios, además del intercambio de estudiantes e investigadores.

Para celebrarlo, el Instituto Milenio de Neurociencia Biomédica organizó las jornadas científicas CellMorphoDynamics / Neurosur 2019. El evento reunió a estudiantes, académicos y público general en distintas charlas y workshops que se extendieron por 10 días en distintos puntos de Santiago, con el fin de llevar la difusión y discusión científica sobre los últimos avances en genética desde una perspectiva multidisciplinaria.

“Esta es una excelente noticia y una mejor oportunidad para fortalecer el trabajo en el que venimos colaborando hace bastante tiempo junto a Miguel Concha y el BNI. El acceso a equipo tecnológico no es determinante y comprobamos en el workshop que realizamos en conjunto que en Chile existe un increíble potencial científico para continuar el estudio de la morfogénesis de vertebrados”, destacó Heisenberg, investigador del Instituto de Ciencia y Tecnología de Austria.

Colaboración para todos

Las jornadas científicas CellMorphoDynamics / Neurosur 2019 fue una primera muestra de los beneficios de participar en la red EMBO para Chile y la región. Durante las jornadas se analizaron los avances en materia del origen de los organismos y de manipulación del material genético, especialmente en el desarrollo embrionario y en el uso de células madres.

“Entender la biología del desarrollo molecular requiere su comprensión interdisciplinaria desde distintas ramas de investigación: la genética, la bioquímica y la física, por ello es fundamental generar estos espacios de encuentro y de cooperación entre científicos con distintas aproximaciones, pero con intereses comunes”, señaló Carl-Philipp Heisenberg.

“Con este convenio los científicos chilenos pueden optar a los mismos beneficios que el resto de los países miembros de la red. Esta firma fortalecerá la cooperación entre laboratorios, el intercambio de estudiantes, concretar proyectos comunes y generar papers, que hasta ahora se financiaban según los recursos de cada centro. A partir de ahora un estudiante en Chile puede postular a una beca en Europa, se abren las puertas a todos los miembros de la comunidad científica para ampliar estas redes y potenciar el trabajo de calidad que desarrollamos actualmente en nuestros laboratorios”, concluye Concha. (

 

Una científica navarra, premio a la excelencia en investigación en EEUU

Sara Bandrés, investigadora postdoctoral en Washington, recibe el galardón otorgado por el National Institute on Aging

Sara Bandrés Ciga.

Sara Bandrés Ciga. (D.N.)

Pamplona– Sara Bandrés Ciga (Pamplona, 1988), investigadora postdoctoral en Washington, recibió el martes el Premio a la Excelencia en Investigación de Mujeres en la Ciencia NIA 2019 (NIA Women in Science Excellence in Research Award), otorgado por El Comité de Mujeres Científicas del Instituto Nacional de Envejecimiento de Estados Unidos.

Más allá del premio (500 dólares que Bandrés tiene intención de invertir en su formación como investigadora), el galardón “es un reconocimiento a dos años laboralmente muy intensos en EEUU. Este premio lo otorga el Comité de Mujeres Científicas del Instituto Nacional de Envejecimiento de USA, el Centro de Investigación Federal donde trabajo en el estudio de las enfermedades neurodegenerativas. Durante este tiempo, he trabajado incansablemente en algo que me apasiona y siempre con la motivación y la iniciativa de poder aportar a nivel científico”, indica la investigadora que subraya la importancia de sus 56 compañeros, “ya que los avances científicos realizados son siempre fruto del trabajo en equipo”.

Bandrés actualmente es investigadora postdoctoral en el Laboratorio de Neurogenetica de los Institutos Nacionales de Salud de EEUU (NIH). La científica remarca la relevancia de estos premios dadas las diferencias de oportunidades en el ámbito científico y tecnológico, según el género, que ella misma percibe: “Las estadísticas no mienten. En el centro donde trabajo el porcentaje de mujeres científicas que ocupa puestos relevantes es aproximadamente un 20%. Un desequilibrio notable, considerando que hay una proporción superior de mujeres con respecto a hombres trabajando ahí. Afortunadamente, los comités de mujeres para la Ciencia están esforzándose enormemente y avanzando para que estas diferencias desaparezcan”.

Intensa labor científicaBandrés lleva dos años en Washington, donde ha liderado el primer estudio genético de Enfermedad de Parkinson a gran escala en España, en el que se contó con 13 centros de investigación, 92 colaboradores y 7.800 muestras de ADN. “Gracias a este estudio, represento a España en el Consorcio Internacional de Genética en Parkinson”, cuenta la investigadora. De igual modo, es la creadora de una web para la comunidad científica (Parkinson Disease Mendelian Randomization Research Portal) en la que incluye correlaciones genéticas en la predisposición a padecer Parkinson. Además, la investigadora demostró que la ruta endocítica de membrana juega un papel relevante en dicha enfermedad, “algo fundamental para comenzar a indagar futuras dianas terapéuticas”, expone.

La científica señala que “en España, y en particular en Navarra, hay calidad científica y talento. Sin embargo, la inversión en I+D no es una prioridad, y esto se refleja en los presupuestos destinados cada año. Muchos de nosotros nos quedaríamos en el país si nos ofrecieran un puesto laboral digno, acorde a nuestra formación y dedicación. La ciencia no es solo vocación sino también financiación”.

Científicos afirman estar cerca de detectar fatiga crónica mediante prueba de sangre

Este síndrome puede llegar a afectar hasta 17 millones de personas en todo el mundo.

Resultado de imagen de Científicos afirman estar cerca de detectar fatiga crónica mediante prueba de sangre

 

Científicos en Estados Unidos afirman que lograron avances en el desarrollo de una posible prueba de diagnóstico para el síndrome de fatiga crónica, condición caracterizada por agotamiento y otros síntomas debilitantes.

Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Standford dijeron que un estudio piloto a 40 personas, la mitad de las cuales eran saludables y la otra mitad tenía el síndrome, mostró que su prueba de biomarcador potencial identificó correctamente a quienes padecían el trastorno.

Se calcula que el síndrome de fatiga crónica (SFC), también conocido como encefalopatía miálgica (EM), afecta a unos 2,5 millones de personas en Estados Unidos y a hasta 17 millones de personas en todo el mundo.

Los síntomas incluyen fatiga abrumadora, dolor en las articulaciones, cefaleas, trastornos del sueño y aislamiento. Hasta ahora no se ha establecido ni causa ni un diagnóstico para la condición, que puede confinar a los pacientes a estar en cama o sin salir de su casa por años.

La investigación, publicada en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, analizó muestras de sangre de voluntarios usando un “prueba nanoelectrónica” – que mide los cambios en pequeñas porciones de energía como indicador de la salud de las células inmunológicas y el plasma sanguíneo.

Los científicos “resaltaron” las muestras de sangre usando sal y luego compararon las respuestas. Los resultados, dijeron, mostraron que todas las muestras de sangre de pacientes con SFC creaban una subida evidente, mientras que las personas con controles saludables se mantenían relativamente estables.

“No sabemos exactamente por qué las células y el plasma actúan de esa forma, ni qué están haciendo”, dijo Ron Davis, profesor de bioquímica y genética que codirigió el estudio. “(Pero) vemos claramente una diferencia en la forma en la que procesan el estrés las células inmunes de (personas) sanas y con síndrome de fatiga crónica”.

Otros expertos no relacionados directamente con el estudio advirtieron, no obstante, que los hallazgos mostraban que aún queda un largo camino antes de encontrar un biomarcador que pueda establecer un diagnóstico de SFC y que los distinga de otras condiciones con síntomas similares.

China da importante paso hacia la fusión nuclear, considerada la “energía del mañana”

El gigante asiático busca generar una fuente infinita de energía, que no produzca desechos ni gases de efecto invernadero

Así luce el Superconductor Tokamak Experimental Avanzado (EAST), también conocido como el
Así luce el Superconductor Tokamak Experimental Avanzado (EAST), también conocido como el “sol artificial”. Foto: AFP

Dentro de un gigante de acero en forma de hamburguesa, coronado con su bandera nacional, China logró una primicia mundial: crear una temperatura de 100 millones de grados, un pequeño paso hacia la fusión nuclear, clave en el sector de la energía renovable.

El reactor instalado en Hefei (al este) es utilizado para realizar experimentos en el marco del proyecto Iter, el enorme trabajo internacional que se está creando en el sureste de Francia para controlar la fusión del átomo.

La temperatura récord que el aparato chino alcanzó en noviembre representa seis veces el calor producido en el mismo corazón del sol.

Este Superconductor Tokamak Experimental Avanzado es más conocido con el acrónimo en inglés EAST.

El tokamak, una cámara de confinamiento magnético concebida inicialmente en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), genera un increíble calor con el objetivo de fundir núcleos atómicos.

Esta fusión nuclear -cuyo principio ya es utilizado en la explosión de bombas de hidrógeno- no debe confundirse con la fisión -la división de átomos- que se realiza en las centrales atómicas clásicas.

La fusión nuclear es considerada como la energía del mañana, ya que es infinita, como la del sol, y no produce desechos ni gases de efecto invernadero.

Largo y costoso proceso
El innovador reactor de fusión construido por científicos chinos, evidencia la determinación que tiene el gigante asiático, de estar en el centro de los esfuerzos para desarrollar tecnología de energía limpia. Foto: AFP
El innovador reactor de fusión construido por científicos chinos, evidencia la determinación que tiene el gigante asiático, de estar en el centro de los esfuerzos para desarrollar tecnología de energía limpia. Foto: AFP

La dificultad reside en mantener estas altas temperaturas de manera duradera y contenerlas en materiales resistentes. Todo esto tiene un costo: más de 12 años después del lanzamiento del proyecto, el presupuesto del Iter está valorado en casi 20.000 millones de euros.

En Hefei, el reactor sobresale en el interior de una estructura de cemento. Está unido por cables y tubos a una maraña de aparatos de medidas y otros equipamientos, una “decoración” que recuerda a los radios de una rueda de bicicleta.

La investigación sobre la fusión nuclear no es nueva. Según Iter, el proyecto Jet, en Reino Unido, es hasta el momento el tokamak más grande y potente jamás construido.

Otras cámaras de confinamiento magnético, algunas de las cuales ya no están en funcionamiento, se construyeron en Europa, Estados Unidos, Japón y Corea del Sur, a veces con resultados globalmente superiores a los del EAST, reconoce Wu Songtao, un ingeniero del Iter.

“EAST alcanzó 100 millones de grados únicamente en el centro de la máquina y la temperatura era mucho más débil fuera del núcleo central”, anota. “Estos parámetros aún están muy lejos de los esperados para el Iter”.

El reactor que se está construyendo en Saint-Paul-lès-Durance, en el sureste de Francia, y que será diez veces más grande que sus predecesores, deberá alcanzar los 150 millones de grados. Los primeros ensayos están previsto para 2025.

Expectativa futura

China aspira por su parte a construir otro reactor de fusión nuclear que, a diferencia del EAST, estaría unido a la red eléctrica, que podría empezar a dar alimentación “hacia 2040 o 2050”, al finalizar las investigaciones en 2030, según Song Yuntao, uno de los responsables del proyecto del reactor experimental.

El presupuesto previsto para esta fase es de 6.000 millones de yuanes (800 millones de euros).

Estos diferentes proyectos “están basados en el Iter”, pero aún así demuestran los avances científicos de China, señala Wu.

Si bien el país cuenta con entre “20 y 30 años de retraso” respecto a las grandes naciones industrializadas en materia de energía nuclear, “sus capacidades se desarrollaron rápidamente durante los últimos 20, especialmente desde que se incorporó al Iter”, apunta el ingeniero.

Preguntado en 2017 por la agencia oficial Xinhua, el jefe del Iter, Bernard Bigot, consideraba al gobierno chino “muy motivado” por el proyecto de fusión nuclear.

Debido a sus costos astronómicos, “la fusión no es algo que los Estados puedan realizar solos”, comenta Song. “Como con Iter, los pueblos del mundo entero deben trabajar juntos en ello”, apostilla.

¿Has visto un agujero negro? Científicos revelan captura de uno

Es algo inédito en la ciencia, lograron tomarle una imagen a un agujero negro y la difundieron al mundo. ¡Aquí lo puedes ver!

¿Has visto un agujero negro? Científicos revelan captura de uno

La fotografía fue tomada gracias a la colaboración de muchos radiotelescopios. Foto: Event Horizon Telescope.
“Una distancia difícil de imaginar”, explica Frédéric Gueth, astrónomo y director adjunto del Instituto de Radioastronomía Milimétrica (IRAM) en Europa, investigador integrante del grupo que logró esta hazaña. En medios informativos se visualiza en la imagen un disco resplandeciente y con ondas envolventes. ¿A quién fotografiaron? El primer fenómeno cósmico  en ser fotografiado fue ubicado en la galaxia M87, ¡A 50 millones de años luz de la Tierra!

¿Qué se necesitó para capturar la imagen? Que dos organizaciones trabajaran de forma conjunta, según informan medios especializados agruparon más de una decena de radiotelescopios del mundo, a esta “conjunción” la llamaron Telescopio del Horizonte de Sucesos.

Allí lograron unir todos los radiotelescopios como si fueran pequeñas piezas de uno gigante, y con una técnica especial denominada interferometría, lograron apuntarlo como un observatorio virtual. En ejemplos sencillos, con este “super radiotelescopio” podían leer un periódico abierto en París ¡desde Nueva York! ¿Te imaginas eso?  

El hecho de haber fotografiado un agujero negro es una gran hazaña, de hecho ninguno de los astrónomos se lo creen. En un trabajo publicado por APF, entrevistaron al astrofísico francés Jean-Pierre Luminet, quien fue el autor la primera simulación digital de un agujero negro en 1979. “Nunca habría pensado poder ver uno verdadero en mi vida”, afirmó.  

¿Qué es un agujero negro? Lo definen como un objeto celeste que posee una masa  importante en un volumen muy pequeño. Son tan masivos que ni la materia ni la luz pueden escapar y son invisibles. La primera observación del grupo de radiotelescopios se efectúo el pasado 5 de abril de 2017.

Hasta ahora, a pesar de todos los avances tecnológicos se había logrado inferir digitalmente con un ordenador, como podría verse uno, asi que esta “fotografía” es la sensación en la comunidad académica, de hecho se publicó este avance en la revista científica Astrophysical Journal Letters, firmados por más de 200 autores.

Además de que fue presentada en seis ruedas de prensa simultáneas en el mundo en lugares que van de Bruselas hasta Santiago de Chile.