Archivo de la categoría: Tecnicas Médicas

El cambio climático, uno de los grandes retos científicos para el 2019

La regulación de la edición genética, la revisión del manejo de la bioseguridad en laboratorios y la búsqueda de nuevos mecanismos para mitigar los efectos del cambio climático, son algunos de los avances científicos que protagonizarán 2019, según la prestigiosa revista Nature.

Durante el año que viene, los genetistas continuarán lidiando con las repercusiones de la afirmación hecha por el investigador chino, He Jiankui, de haber ayudado a producir los primeros bebés modificados genéticamente del mundo. Los investigadores esperan confirmar si Jiankui modificó los genes de dos embriones que dieron lugar a dos gemelas. Tras las protestas de la comunidad científica internacional, los científicos intentarán descubrir cualquier efecto secundario potencial del proceso y crearán un marco para garantizar que cualquier esfuerzo futuro para editar AND humano hereditario -óvulos, esperma o embriones- se realice de manera responsable y regulada.

A mediados de año, la Organización Mundial de la Salud espera terminar una revisión importante de su Manual de Bioseguridad en el Laboratorio, la primera desde 2004. Las pautas ampliamente utilizadas describen las mejores prácticas para el manejo seguro de patógenos como el ébola. Las revisiones aumentarán el enfoque en la creación de evaluaciones de riesgo específicas del sitio y del experimento, y en la mejora de la administración, las prácticas y la capacitación del personal de laboratorio.

Otro tema que preocupa es el cambio climático. A medida que aumentan las emisiones de carbono, 2019 podría ver los primeros experimentos explícitamente dirigidos a comprender cómo enfriar artificialmente el planeta utilizando una práctica llamada geoingeniería solar. Científicos de la Universidad de Harvard están detrás del Experimento de Perturbación Controlada Estratosférica (SCoPEx), con el que esperan rociar 100 gramos de partículas en la estratosfera para observar cómo se dispersan. Tales partículas podrían eventualmente enfriar el planeta al reflejar algunos de los rayos del Sol de regreso al espacio.

Además de la edición genética, la bioseguridad y el cambio climático, Nature también incluye en su lista los proyectos polares a la Antártida. En enero, investigadores de Estados Unidos y Reino Unido iniciarán su misión conjunta más grande en el continente en más de 70 años. El objetivo del proyecto de cinco años es comprender si el remoto y aparentemente inestable glaciar Thwaites comenzará a colapsar en las próximas décadas. La misión incluye el estudio de las condiciones del océano utilizando vehículos autónomos submarinos y sensores colocados en las focas.

Los científicos europeos también planean comenzar a perforar la capa de hielo en Little Dome C de la Antártida, en una búsqueda para recuperar un núcleo de hielo de 1,5 millones de años. Si tienen éxito, el núcleo producirá el registro prístino más antiguo de clima y de condiciones atmosféricas.

La publicación anglosajona también pone el foco en los futuros hallazgos que podrían revelar más detalles sobre los orígenes de las antiguas especies de homininos de islas en el sudeste de Asia, región de especial interés para los arqueólogos desde que se descubrió una especie ‘hobbit’ de aspecto humano en la isla indonesia de Flores en 2003. Las excavaciones en curso podrían revelar más sobre los primeros habitantes humanos de la isla filipina de Luzón, incluso si su aislamiento llevó a una estatura diminuta, similar a lo que parece haber ocurrido en Flores.

Las grandes infraestructuras científicas

En el campo de la astronomía destacará el radiotelescopio más grande del mundo, el Telescopio de Radio Esférico de Apertura de 500 metros de China (FAST), que debería estar completamente operativo y disponible para los investigadores a partir de septiembre. Desde el inicio de su fase de puesta en servicio en 2016, el mega telescopio ha detectado más de 50 nuevos púlsares: estrellas muertas densas y que giran rápidamente. Pronto buscará las débiles señales que emergen de fenómenos como las rápidas explosiones de radio y las nubes de gas cósmico.

Mientras tanto, los astrónomos decidirán si seguir adelante con la construcción del Telescopio de Treinta Metros (TMT) en la montaña hawaiana Mauna Kea, un proyecto por el que lucha también la isla de La Palma, en Canarias.

Precisamente, China podría emerger en 2019 como la mayor empresa de gasto en investigación y desarrollo del mundo, después de ajustar el poder de compra de su moneda, una vez que los países publiquen sus datos de gasto de 2018 a finales de 2019. Los gastos en ciencia en China se han acelerado desde 2003, aunque el país aún está por detrás de Estados Unidos en cuanto a medidas de calidad en la investigación.

Por su parte, en Europa se intentará llegar a un acuerdo sobre cómo desembolsar los 100.000 millones de euros propuestos a través del próximo programa de financiación de investigación de la Unión Europea (programa Horizon), que comienza en 2021. No está claro cómo podrán participar los investigadores del Reino Unido, ya que la incertidumbre sobre el Brexit sigue presente en el país.

El 2019 también podría ser un año decisivo para los planes para construir el Colisionador Lineal Internacional (ILC), el sucesor del Gran Colisionador de Hadrones (LHC) de Ginebra (Suiza). Físicos en Japón propusieron albergar este proyecto en 2012, después de que científicos del LHC anunciaran el descubrimiento del bosón de Higgs, que sería estudiado en detalle por el nuevo instrumento. Pero un informe de 2018 encargado por el Gobierno nipón desestimó el proyecto por su enorme coste (de aproximadamente 7.000 millones de dólares), pero Japón es el único país que ha mostrado interés en albergar el ILC. Se espera que el Gobierno emita una declaración sobre si lo hará antes del 7 de marzo.

En octubre de 2018, Canadá legalizó el cannabis para todos los usos (la segunda nación en el mundo, después de Uruguay), lo que llevó inesperadamente a financiar investigaciones sobre la marihuana por parte de los gobiernos provinciales y federales. Para finales de 2019, los investigadores de la Universidad de Guelph esperan lanzar el primer centro académico dedicado a la investigación del cannabis en Canadá, que estudiará todo, desde la genética de la planta hasta sus beneficios para la salud.

Con todos los avances que llegarán en 2019, las revistas de suscripción podrían cambiar sus modelos de negocio para adaptarse al Plan S, una iniciativa para convertir las publicaciones académicas en un modelo de acceso totalmente abierto, un sistema que actualmente muchas revistas prohíben.

Anuncios

Cuatro predicciones tecnológicas de Julio Verne que podrían hacerse realidad en 2019

Julio Verne (1828-1905), conocido como el pionero de la ciencia ficción, centró gran parte de su trabajo en obras futuristas y, sorprendentemente, ha tenido gran precisión en la visión que tuvo del desarrollo tecnológico de la humanidad.

En sus relatos, Julio Verne ya soñaba con que la humanidad conquistara otros planetas. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL)
En sus relatos, Julio Verne ya soñaba con que la humanidad conquistara otros planetas. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL)

En este año es posible que se cumplan algunos de los vaticinios que el genio francés imaginó hace más de 100 años y plasmó en reconocidas piezas literarias.

Verne, originario de Nantes, fue el primero en convertir a un científico en el héroe de sus novelas.

Durante su vida escribió cerca de cien novelas y es el segundo autor más traducido, superado solo por Agatha Christie.

Sus creaciones se nutrían con los grandes descubrimientos geográficos y los avances e innovaciones tecnológicas de su época, a los que le sumaba su vasta imaginación.

Además de haber sido un prolífico escritor, estudió cuidadosamente la actualidad científica de su época porque seguía de cerca las expediciones marinas y terrestres, así como los descubrimientos y los numerosos avances de la ciencia.

También tuvo una inquietud por la lectura y dedicaba varias horas a leer enciclopedias.

 

A lo largo de la historia el afamado autor ha sorprendido con la predicción de inventos como el Internet, el submarino, el helicóptero, el módulo lunar y los noticieros, entre otros.

Julio Verne es reconocido como el pionero de la ciencia ficción. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL)
Julio Verne es reconocido como el pionero de la ciencia ficción. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL)

El 2019 podría ser un año en que más visiones, producto de la gran imaginación de Verne, se hagan realidad.

Noticias personalizadas

via GIPHY

En su obra La jornada de un periodista americano en el 2889 Verne describe que los periódicos dejarán de ser impresos para convertirse en audios en vivo y la voz es un ente que conoce al usuario y lo escucha para presentarle el contenido que más le interesa. Es una especie de interacción con el periodista en tiempo real.

En ese aspecto se han alcanzado grandes avances con asistentes digitales como Siri o Alexa, noticias en tiempo real y plataformas de interacción como Twitch y Facebook Live; además, se espera que en este año se desarrolle un proyecto llamado gemelos digitales, una forma de inteligencia capaz de aprender procesos específicos y manejar, por ejemplo, una fábrica completa, prevenir accidentes y tomar decisiones.

La llegada a Marte

via GIPHY

En la novela mencionada anteriormente el autor explica que a la tierra llegan mensajes de planetas colonizados, entre ellos el llamado planeta rojo.

El mencionado astro está en la mira de todos los competidores de la nueva era de carrera espacial. Desde hacer varios años se han enviado misiones con éxito a explorar Marte y con grandes potencias como Rusia y genios tecnológicos como Elon Musk buscando conquistar ese planeta, no es descabellado pensar que el 2019 sea un año clave para ese proyecto. Ambos tienen planeado comenzar a hacer pruebas de lanzamientos este año.

El lado oscuro de la luna

via GIPHY

Verne ya había imaginado expediciones al lado oscuro de la Luna, en la mencionada obra el autor cuenta que los científicos desean saber si hay colonias en nuestro astro natural y deciden descubrir que han en el otro lado del mencionado cuerpo celeste.

El 3 de enero de este año China logró algo que la humanidad nunca había conseguido, por primera vez se pudo alunizar en la cara oculta de la luna, por lo que este año podría haber avances en la exploración del astro que nos acompaña por las noches.

El regreso de los dinosaurios

via GIPHY

En una de sus obras más famosas, Viaje al centro de la tierra, Verne cuenta que existe un mundo subterráneo lleno de flora y fauna y entre la gran variedad de especies hay dinosaurios.

Actualmente hay varios científicos trabajando en la clonación de dinosaurios, incluso existen experimentos que buscan crear gallinas con patas de dinosaurios. Expertos en paleontología aseguran que en cinco años la humanidad podría ver a un dinosaurio vivo, pero quizá el 2019 esté lleno de avances en ese campo.

Cuatro mujeres científicas (y un científico) que protagonizarán la investigación en 2019

La revista ‘Nature’ escoge a los posibles nombres propios de la ciencia para este año: un virólogo empeñado en acabar con el ébola, una abogada contra el cambio climático, una ingeniera involucrada en el envío de un nuevo ‘rover’ a la Luna, una astrofísica que trata de cazar ondas gravitacionales con púlsares y una bióloga que analiza la biodiversidad a escala global

Los científicas Maura McLaughlin, Sandra Díaz y Julia Olson. / SINC

Los científicas Maura McLaughlin, Sandra Díaz y Julia Olson. / SINC

La revista Nature publicó el pasado diciembre su esperado ranking de los diez rostros más importantes para la ciencia de 2018, pero además incluyó otros cinco nombres que no hay que perder de vista durante este año. Sus avances en diversos ámbitos científicos podrían figurar entre los más destacados de 2019.

Muthayya Vanitha

La ingeniera Muthayya Vanitha lídera la misión Chandrayaan-2 de la Organización para la Investigación Espacial de la India (ISRO, por sus siglas en inglés). El objetivo es colocar un aterrizador y un vehículo cerca del Polo Sur de la Luna para explorar esta desconocida región de nuestro satélite, aunque esta semana la sonda china Chang’e 4 se ha adelantado, al conseguir alunizar con éxito en esta zona de la cara oculta de la Luna.

El despegue de Chandrayaan-2 estaba previsto para el 3 de enero de 2019, pero debido a problemas técnicos sin especificar, se ha retrasado por segunda vez. ISRO no ha informado cuando podría efectuarse, aunque la ventana de lanzamiento está abierta hasta el mes de marzo. Según ha informado la oficina de prensa del ISRO, Vanitha está preocupada por sacar adelante el proyecto y, por ello, prefiere no realizar declaraciones.

De momento, China parece avanzar a mayor ritmo en la nueva carrera por la exploración lunar, en la que participan otras agencias espaciales y en las que India no se quiere quedar descolgada.

La astrofísica Maura McLaughlin trata de cazar ondas gravitacionales con púlsares. / YOUTUBE

La astrofísica Maura McLaughlin trata de cazar ondas gravitacionales con púlsares. / YOUTUBE

Maura McLaughlin

Ha descubierto varios púlsares, estrellas de neutrones que emiten radiación periódica como si fueran faros en el universo. Ahora, la astrofísica Maura McLaughlin trata de utilizarlos para detectar las esquivas ondas gravitacionales, ondulaciones en el espacio-tiempo. El púlsar actúa como un reloj ultrapreciso que emite señales muy regulares, pero una onda gravitacional podría perturbarlas y los cambios ser detectados en la Tierra.

McLaughlin es una de las máximas responsables del North American Nanohertz Observatory for Gravitational Waves (NANOGrav), una colaboración de investigadores que utiliza los radiotelescopios de Arecibo (Puerto Rico) y Green Bank (Virginia Occidental, EEUU) para registrar y estudiar ondas gravitacionales a través de las señales de los púlsares.

Si lo consiguen, sería sin duda uno de los descubrimientos del año. “Esta astrónoma y sus colegas pronto podrían detectar por primera vez ondas gravitacionales generadas por agujeros negros supermasivos”, destaca la referencia de Nature.

Sandra Díaz

A quién seguro seguiremos la pista este 2019 es a Sandra Díaz, última integrante de la lista e investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) de Argentina.

Díaz colidera el Informe Global de la Plataforma Intergubernamental sobre la Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (IPBES). Esta investigación a gran escala trata de explicar cómo han cambiado la diversidad biológica y los ecosistemas en los últimos 50 años y cuáles son las principales causas. En esencia, el IPBES hace por la biodiversidad lo que el IPCC hace por el cambio climático.

La presentación de los resultados está previsto que se realice en París entre los meses de abril y mayo de este año. “En el caso de que fuese aprobado por el Plenario, el informe saldría a luz inmediatamente después”, ha comentado la líder del proyecto. Díaz insiste en que realizar este trabajo es importante para proporcionar una fuente de conocimiento sobre la que basar las decisiones para un futuro, que contemple tanto la gente como el resto de la vida en el planeta”.

La bióloga añade que la experiencia no sólo le ha mostrado como “cientos de personas pueden dedicar su tiempo de modo gratuito y desinteresado por una causa común”; sino que también considera que “ha sido muy interesante construir un conocimiento desde diferentes perspectivas y entretejer los distintos actores esta compleja dinámica donde la calidad de vida de la gente es tanto una causa como una consecuencia de lo que pasa en la naturaleza”.

Julia Olson

No es científica, es abogada, pero es la protagonista del que podría ser uno de los juicios medioambientales de 2019. Se trata del caso Juliana vs. United States, uno de los más singulares en la lucha contra el cambio climático, donde la demandante es una organización sin ánimo de lucro fundada por Julia Olson: Our Children’s Trust. Este grupo representa a 21 jóvenes que han demandado al Gobierno estadounidense por considerar que ha violado sus derechos al permitir actividades que dañan el clima y favorecen el cambio climático.

La idea de llevar a juicio a la administración del Gobierno de Estados Unidos surgió en 2010 cuando Olson conoció la demanda particular que, por razones parecidas, había puesto una joven de quince años llamada Juliana (de ahí el nombre del caso) contra el Estado de Oregón. La jurista se puso en contacto con Juliana y se asoció con otros 20 jóvenes activistas ambientales para dar comienzo en 2016 a los procesos judiciales a escala nacional.

El Gobierno de EE UU ha intentado en varias ocasiones que se desestime este proceso judicial, lo que ha retrasado su audiencia en los tribunales durante los últimos dos años, pero el caso sigue adelante.

Jean-Jacques Muyembe-Tamfum

Es el Director General del Instituto Nacional para la Investigación Biomédica (INRB) de la República Democrática del Congo (RDC) y consejero del Comité de Emergencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero, por encima de sus cargos, este prestigioso virólogo lleva las últimas cuatro décadas dedicadas en cuerpo y alma al estudio del virus del ébola.

Formó parte del grupo que investigó el primer brote de esta enfermedad, que apareció en 1976 en la antigua República de Zaire. Desde entonces ha contribuido de manera significativa a la creación y la implementación de técnicas de detección y diagnóstico del peligroso virus, además de promover medidas de control y prevención de la enfermedad.

Hoy, su equipo está poniendo a prueba un nuevo medicamento basado en moléculas antivirales, que actualmente están siendo probadas en pacientes de hospitales congoleños bajo la supervisión de la OMS. Muyembe ha informado a diversos medios de comunicación que algunos pacientes muestran síntomas de curación tras recibir el tratamiento experimental, una buena noticia frente a la epidemia de ébola que azota esta región de África.

Así será la ciencia que llegará en 2019

Según la revista Nature, el próximo año estará marcado por una importante expedición a la Antártida y las repercusiones de la edición genética de bebés humanos hecha en 2018. Además, China se pondrá a la cabeza en inversión en ciencia

Resultado de imagen de Así será la ciencia que llegará en 2019

El año que está a punto de irse ha estado marcado por varios hitos científicos. Por ejemplo, la NASA puso en la superficie de Marte su misión Insight y llegó con su misión OSIRIS-REx hasta el asteroide Bennu. Lanzó la Parker Solar Probe al Sol y sustituyó al telescopio espacial Kepler por el TESS. En otros campos, Science ha destacado los avances en biología celular, el descubrimiento de un gran cráter de impacto en Groenlandia o el hallazgo de un descendiente humano de denisovanos y neandertales.

Pero, ¿qué debemos esperar en 2019? La revista Nature ha vaticinado algunas de las cosas que están por llegar.

Grandes misiones a la Antártida

En primer lugar, en enero un grupo de investigadores de Estados Unidos y Reino Unido emprenderán la mayor campaña de exploración en la Antártida en los últimos 70 años. Su principal objetivo será averiguar si el enorme Glaciar Twhaites colapsará o no en las próximas décadas, por medio del uso de sensores acoplados a focas y de vehículos de exploración submarinos. Más tarde, un grupo europeo de investigación perforará el hielo del continente en la «Little Dome C», en busca de hielo con 1,5 millones de años de antigüedad. Si tienen éxito, recuperarán las muestras pristinas más antiguas del clima y la atmósfera del pasado.

China se pondrá en cabeza

En 2019 China podría convertirse en el mayor inversor en investigación y desarrollo, culminando así una tendencia de aumento de gasto que inició en 2003. En nuestro continente, la Unión Europea discutirá cómo desembolsar un presupuesto de 100.000 milloes de euros para el nuevo programa de financiación, el Horizon Europe, que arrancará en 2021. Todo esto ocurrirá en medio de la incertidumbre provocada por un Brexit que hace dudar de si los investigadores británicos podrán participar en este gran programa.

Los orígenes del hombre

Según la publicación británica Nature, las excavaciones en curso en el sureste asiático podrían revelar nuevos capítulos perdidos sobre la historia del ser humano. En concreto, podrían aparecer nuevos fósiles de los primeros habitantes de la isla filipina de Luzón, lo que podría permitir averiguar si el aislamiento les llevó a adquirir una altura diminuta, tal como ocurrió en la isla indonesia de Flores con el famoso « hobbit».

El futuro de los colisionadores de partículas

En 2019 se dirimirá el futuro del sucesor del Gran Colisionador de partículas (LHC), el llamado Colisionador Lineal Internacional (ILC). El gobierno japonés, el único que se ha mostrado interesado en albergar este proyecto, cuyo coste se eleva a los 7.000 millones de dólares, publicará un comunicado el 7 de marzo anunciando si, finalmente, lo albergará o no. Este colisionador podría permitir estudiar el bosón de Higgs con gran detalle, pero su gran coste sembró las dudas entre las autoridades japonesas.

Las consecuencias de editar bebés humanos

La edición del ADN de dos gemelos realizada por el investigador chino He Jiankui, con la finalidad de hacerles inmunes frente al virus del sida, seguirá resonando dentro de la comunidad científica. Por una parte, los investigadores tratarán de verificar los resultados de Jiankui y de los posibles efectos adversos de la técnica. Al mismo tiempo, se trabajará en crear un marco para asegurar que futuros intentos de editar el ADN humano tengan lugar de una forma responsable y regulada.

Acceso más fácil a la ciencia

Este año podría ser la fecha en la que las revistas científicas de pago se acomoden al plan S, un esfuerzo internacional destinado a cambiar el esquema hacia un modelo gratuito. Las publicaciones tienen un año hasta que los impulsores del plan S le soliciten a los investigadores publicar sus artículos en plataformas de acceso libre en cuanto sus investigaciones sean aceptadas, lo que ahora mismo es una práctica prohibida por muchas revistas.

Cambios en la «Biblia» de la bioseguridad

La Organización Mundial de la Salud (OMS) finalizará un gran revisión en su manual de Bioseguridad en Laboratorios a mediados de año. Este cambio tendrá repercusiones en cómo se manipulan patógenos como el ébola, cuyo manejo había permanecido inalterado desde 2004. Está previsto que la OMS ponga el foco en mejorar la formación del personal de laboratorio y en crear protocolos más específicos para cada situación.

El enfriamiento del clima

En 2019 se pondrán en práctica las primeras pruebas de geoingeniería, una práctica destinada a contrarrestar el calentamiento global causado por los gases de efecto invernadero liberados por la actividad humana. Científicos estadounidenses lanzarán a la atmósfera pequeñas cantidades de unas partículas muy similares a cenizas para estudiar cómo se dispersan y si podrían ayudar a enfriar el clima al reflejar parte de la radiación solar a la atmósfera, tal como ocurre de forma natural con las erupciones volcánicas. Los detractores de esta tecnología argumentan que podrían tener efectos imprevistos. En la actualidad este proyecto, de nombre SCoPEx, espera el visto bueno de un comité independiente.

Investigación en cannabis

En 2018 Canadá se convirtió en el segundo país del mundo en legalizar el uso del cannabis, por detrás de Uruguay. En 2019 está previsto que lleguen los primeros resultados de varias investigaciones canadienses que investigan el cultivo y la biología básica de esta planta. Está previsto que a finales del año próximo se inaugure el primer centro de investigación enfocado en este cultivo, en el que se estudiará la genética y los beneficios para la salud del cannabis.

Señales del espacio en China

China pondrá a trabajar al cien por cien de su capacidad al mayor radiotelescopio del mundo, el Radio Telescopio de Apertura esférica de 500 metros. Desde su inauguración, en 2016, ya ha captado 50 nuevos púlsares, estrellas muertas ultradensas que giran a enormes velocidades. Se espera que pronto comience a cazar fenómenos como estallidos rápidos de radio y nubes de gas interestelar. En otra parte del globo, está por ver si seguirán adelante los esfuerzos por construir el Telescopio de Treinta Metros (TMT) en Mauna Kea, Hawái, después de que recibiera el visto bueno para su construcción en 2018, después de que se iniciara un litigio con grupos indígenas.

 

Ciencia en 2018: Las noticias que nos sorprendieron

Compartir en Twitter

 

Especial

Por: Gabriel Pérez Díaz

Como todos los años, los avances tecnológicos y científicos transforman la manera en la que el ser humano vive y lo ayudan a adaptarse ante un mundo que demanda un cambio constante.

Durante este 2018, vivimos desde el nacimiento de bebés genéticamente modificados hasta el cambio de unidad de medida del kilo, pasando por el objeto creado por el hombre que más cercano ha estado al Sol.

A continuación te dejamos el top 10 de las investigaciones científicas que marcaron el año:

Nature

Es diferente a cualquiera que se conocía y solo ha sido observada en los humanos. Los investigadores aún no entienden lo que estas células hacen en el cerebro, pero su ausencia en los roedores apunta a lo difícil que es modelar las enfermedades del cerebro humano en animales de laboratorio.

iStock

Investigadores de Reino Unido encontraron que este monosacárido presente en frutas como arándanos, naranjas y manzanas tiene la capacidad de retrasar el crecimiento de tumores y aumenta los beneficios de la quimioterapia. Aunque solo ha sido probada en ratones, se espera que tenga el mismo efecto en las personas.

El explorador Curiosity encontró pruebas orgánicas conservadas en rocas en Marte que sugieren que el planeta podría haber sustentado vida antigua. Esto propone la hipótesis de que en el planeta rojo existieran procesos geológicos similares a los que hoy hacen posible la vida en nuestro planeta.

Investigadores del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa de Barcelona y del Hospital Gregorio Marañón de Madrid han logrado que seis pacientes infectados por el VIH hayan eliminado el virus de su sangre y tejidos tras ser sometidos a trasplantes de células madre.

La constante universal del kilo, estaba definido por un artefacto, el Prototipo Internacional del Kilogramo. Se trata de un cilindro de 39 centímetros de altura y de diámetro ubicado en París, protegido por tres campanas que, supuestamente, evitan que su composición cambie y, por lo tanto, que su peso también lo haga. Sin embargo, las mediciones ya no dan los mismos resultados, por lo que se ha procedido a cambiarlo. El kilo ahora se define mediante la llamada balanza de Watt, la cual es más fácil de utilizar para hacer las medidas en los experimentos de laboratorio.

La sonda Solar Parker tiene la tarea de acercarse a nuestra estrella para brindarnos nueva información que nos permita conocer más acerca de ella. Durante 12 días, del 31 de octubre al 11 de noviembre, Parker orbitó en la atmósfera solar, mejor conocida como corona, consiguiendo acercarse a una distancia récord de 16,9 millones de kilómetros del Sol.

El genetista chino He Jiankui logró el nacimiento de dos niñas a las cuales les modificó el ADN para que sean resistentes al VIH a través de la técnica CRISPR-Cas9. La comunidad científica lo acusa de rebasar los límites de la ética, ya que las recién nacidas no tenían ninguna enfermedad y solo trató de realizarles una mejora genética, además de que la técnica aún no es lo suficiente segura para ser empleada en humanos.

Dos biólogos pertenecientes a la Universidad de Stanford midieron por primera ocasión la velocidad en la que mueren las células. Según sus investigaciones, la muerte se mueve muy lento, a 30 micras por minuto, es decir, unos dos milímetros por hora.

9Crean vida artificial cuántica

iStock

El grupo de investigación ‘Quantum Technologies for Information Science’ (QUTIS), liderado por Enrique Solano, consiguió por primera vez crear vida artificial cuántica en un laboratorio. Para ello, crearon unidades de vida que reprodujeron las características distintivas de la vida y de la evolución darwinianas, con potenciales aplicaciones para resolver problemas complejos.

 

Unió la teoría de la relatividad y la mecánica cuántica para interpretar el comportamiento de los agujeros negros. Su investigación propone que es posible que la materia tragada por un agujero negro en realidad nunca entre en él, sino que se quede almacenada en el horizonte de sucesos -la frontera del espacio-tiempo-, y la haga perder todo sentido; es como si se tomara un documento científico y se pasa por una trituradora, está ahí, pero pierde toda forma y lógica.

Científico mexicano diseñó dispositivo para pacientes con parálisis cerebral que se activa a través de un móvil

Los pacientes podrán realizar sus terapias para rehabilitarse desde la comodidad de su hogar y sin tratamientos invasivo

El dispositivo permitirá a los pacientes enviarles los avances a sus neurólogos a través de una APP (Foto: Cortesía UAM Azcapotzalco)

El dispositivo permitirá a los pacientes enviarles los avances a sus neurólogos a través de una APP (Foto: Cortesía UAM Azcapotzalco)

Un investigador y profesor del Departamento de Procesos y Técnicas de Realización de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Unidad Azcapotzalco, creó un dispositivo de bajo costo para neuroterapia o estudios cerebrales que reducirá las secuelas de los pacientes que tuvieron parálisis cerebral.

Con este instrumento, los pacientes podrán realizar sus terapias en la comodidad de sus hogares a través de dispositivos móviles y mediante las aplicaciones que se han diseñado con el propósito de que los tratamientos puedan ser enviados al neurólogo con el fin de monitorear cada sesión o estudio cerebral y los avances de estos.

La creación del dispositivo estuvo a cargo del maestro Carlos Angulo Álvarez líder de la investigación Interface craneocefálica para estudios y rehabilitación neuronal y este artefacto busca ayudar a las personas que sufrieron de alguna parálisis cerebral, embolias y hemorragias cerebrales para evitar los tratamientos invasivos que existen actualmente.

Generalmente las terapias y los estudios cerebrales que complementan la rehabilitación física son procedimientos invasivos e incómodos para los pacientes, ya que aún se utilizan interfaces y medios alámbricos conectados a sistemas para procesar información a través de corrientes eléctricas cerebrales.

Una de las terapias que se da a estos pacientes es la neurofeedback, que consiste en un tratamiento neurocomportamental, también denominado como retroalimentación electroencefalográfica, permite el autocontrol de determinados patrones de actividad cerebral y las diligentes actividades de la vida cotidiana.

De esta manera los pacientes podrán evitar los dolorosos tratamientos (Foto: Archivo)

De esta manera los pacientes podrán evitar los dolorosos tratamientos (Foto: Archivo)

Por este motivo, el especialista en desarrollo de productos generados por tecnología computarizada se dio a la tarea de elaborar un dispositivo inalámbrico que será de utilidad para realizar este tipo de neuroterapias sin ser tan invasivas e incómodas.

“Este dispositivo podrá ser utilizado en estudios y diagnósticos para estos problemas”, explicó el especialista.

“Los aparatos con los que son realizados los análisis cerebrales son de alto costo, lo que limita las posibilidades de practicar una neuroterapia constante que permita contribuir a la reeducación neuronal después de un suceso vascular cerebral y/o mejorar un trastorno por déficit de atención e hiperactividad”, explicó.

De generar una alta demanda de estos dispositivos, se podrán reducir los costos del artefacto, para así beneficiar a los pacientes que sobreviven a este tipo de enfermedades neurocerebrales, y así poder realizar una contribución al desarrollo de nuevas tecnologías enfocadas a las neurociencias.

El investigador indicó que el desarrollo de un artefacto de bajo costo que conlleve menos tiempo en la colocación y remoción, contribuirá a un proceso más activo para los pacientes, disminuyendo las incomodidades del paciente.

Este dispositivo ayudará a estimular la reeducación neuronal y como resultado el pronóstico de rehabilitación será de entre 85 y 90%. Por lo que el uso de este dispositivo se masificará y los costos del mismo serán más asequibles.

Científicos chinos se fijan lograr el mapa 3D del cerebro humano más detallado del mundo

Resultado de imagen de Científicos chinos se fijan lograr el mapa 3D del cerebro humano más detallado del mundo

¿Por qué algunos cerebros descubren las leyes del universo y otros crean melodías o pinturas conmovedoras? ¿Cómo se genera la memoria y la conciencia?

Podemos observar miles de millones de estrellas y detectar ondas en el espacio, pero todavía apenas conocemos nuestros cerebros.

Su sofisticada estructura y el número de neuronas son solo estimaciones.

Ahora científicos chinos están planeando realizar el mapa en tres dimensiones más claro de neuronas intrincadas y vasos sanguíneos en el cerebro humano.

Este ambicioso proyecto es como tomar fotos 3D de un bosque enorme de cerca de 100.000 millones de árboles, viendo no solo todo el bosque, sino también cada rama y hoja de cada uno de ellos.

“Nuestros métodos actuales no pueden ver tanto el bosque como los árboles. Nuestro objetivo es desarrollar nuevos métodos para obtener el mapa de alta resolución para verlo claramente cómo está conectada la red neuronal”, explicó Luo Qingming, líder de la investigación.

Luo, presidente de la Universidad de Hainan y científico jefe del Instituto de Ciencias Cerebrales Brainsmatics de Suzhou de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Huazhong (HUST, por sus siglas en inglés), en la provincia oriental china de Jiangsu, indicó que la investigación ayudará a analizar el mecanismo de enfermedades cerebrales, y promover el desarrollo de la inteligencia artificial.

“Los continuos cambios de las redes neuronales y las actividades cerebrales suponen un gran reto para analizar las funciones cerebrales. Pero creemos que las funciones y actividades cerebrales dependen de las células básicas, como una red de circuitos depende de sus unidades básicas: los componentes electrónicos”, señaló Luo.

“Diferentes tipos de neuronas son la base para el análisis de las funciones cerebrales y para la diagnosis y tratamiento de las enfermedades cerebrales”, apuntó.

Luo, de 52 años, era un investigador de fotoelectrones en Estados Unidos en la década de los 90 y fue la primera persona que tuvo éxito en medir la actividad cerebral mediante las imágenes ópticas de infrarrojo cercano. Su tecnología fue premiada con una patente estadounidense.

Sin embargo, Luo dejó las condiciones de investigación de alta calidad en el exterior y volvió a China para trabajar en su antigua universidad, HUST, en 1997.

“Pensaba que contribuiría a mi país”, señala Luo, quien lanzó su proyecto con un presupuesto inicial de solo 200.000 yuanes (cerca de 30.000 dólares) y un laboratorio de 25 metros cuadrados.

La imagen cerebral es extremadamente difícil y requiere un alto conocimiento en diferentes disciplinas.

“El cerebro es tan blando como el tofu. Es difícil fijar muestras de cerebro y marcar los nervios y los vasos sanguíneos dentro. Nos llevó tres años resolver este problema”, añade Luo.

“Necesitamos investigadores con diferentes formaciones académicas, como biológos y químicos para preparar muestras de cerebros, ingenieros y técnicos con tecnología óptica, mecánica y control para desarrollar instrumentos para imágenes, y talentos informáticos para procesar los datos y mostrar los resultados”, agrega.

El equipo necesitó ocho años para desarrollar el instrumento de imágenes cerebrales con derechos de propiedad intelectual independientes.

Los logros fueron publicados en la revista Science a finales de 2010, y fue clasificado como uno de los diez avances científicos más importantes de China en 2011. Fin

Científicos brasileños descubren tratamiento contra la fiebre amarilla y Chikungunya

Avances Médicos: Científicos brasileños descubren tratamiento contra la fiebre amarilla y Chikungunya

Científicos brasileños del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Sao Paulo descubrieron que el sofosbuvir, un fármaco utilizado para hepatitis C, funciona también contra la Chikungunya y la fiebre amarilla.

De acuerdo con una de las investigadoras, durante el estudio se realizaron diversas pruebas en células humanas infectadas que fueron tratadas con el medicamento sofosbuvir. El procedimiento dio como respuesta la eliminación del virus sin dañar las células.

“La droga se mostró 11 veces más efectiva contra el virus que contra las células”, afirmó, la científica.

Avances Médicos: Científicos brasileños descubren tratamiento contra la fiebre amarilla y Chikungunya

Avance médico

Por su parte, el representante de la investigación científica, Junior Freitas, indicó que por lo general la creación de un nuevo medicamento puede llegar a ser muy costoso y toma al menos 12 años en salir al mercado. Sin embargo, el sofosbuvir sólo tardaría alrededor de tres años.

Mientras que asegura que “El coste, estimado en unos 500 millones de dólares, será muy inferior”. La Chikungunya y la fiebre amarilla dan dolor, inflamación del cerebro, fiebre, hemorragias, ojos y piel amarillos entre otros.

De confirmar su estudio los investigadores contribuirían en los avances de la medicina en Brasil y del mundo, y evitarán que millones de personas sigan muriendo a causa de estas enfermedades transmitidas por la picadura de los mosquitos.

Avances Médicos: Científicos brasileños descubren tratamiento contra la fiebre amarilla y Chikungunya

Chikungunya en Brasil

El Chikungunya es una enfermedad menos peligrosa que el dengue, aunque el virus lo transmite el mismo mosquito. Los síntomas son fiebre alta y fuertes dolores en las articulaciones.

El número de personas que contrajeron Chikungunya en el país carioca se cuadriplicó en menos de un mes y ascendió a 822 de acuerdo con un informe presentado por el Ministerio de Salud, a finales de octubre. Los casos se presentan mayormente en los estados de Bahía, en el noreste de Brasil; y Amapá, en el norte, que comparte frontera con la Guyana Francesa.

Avances Médicos: Científicos brasileños descubren tratamiento contra la fiebre amarilla y Chikungunya

 

Fiebre amarilla

La fiebre amarilla es una enfermedad causada por un virus transmitido por la picadura de mosquitos infectados y que no se contagia entre humanos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), “una pequeña proporción de pacientes infectados presentan síntomas graves y aproximadamente la mitad de estos fallecen en un plazo de 7 a 10 días”.

Uno de los problemas que presenta la enfermedad es su difícil diagnóstico, ya que muchos casos no se manifiestan físicamente. Cuando hay síntomas, se dan fiebre, cefaleas, dolores musculares, náuseas, vómitos y cansancio. No obstante existe otro síntoma que ayuda a la rápida detección: la ictericia, coloración amarillenta de la piel y mucosas que da nombre a la enfermedad.

Avances Médicos: Científicos brasileños descubren tratamiento contra la fiebre amarilla y Chikungunya

A nivel epidemiológico, la verdadera gravedad de la fiebre amarilla se mide en función de los ciclos de transmisión. Por un lado está la etapa llamada selvática o silvestre, que es aquella que contraen las personas en zonas rurales o selváticas por picaduras de mosquitos de los géneros Haemagogus y Sabethes. Y, por otro lado, está el ciclo urbano, transmitido por mosquitos Aedes aegypti infectados.

La OMS señala que las grandes epidemias son producidas cuando personas infectadas introducen el virus en zonas densamente pobladas y con escasa o nula inmunidad por falta de vacunación.

 

Suben a 409 muertes en Brasil por brote de fiebre amarilla

https://www.elciudadano.cl/latino-america/suben-a-409-muertes-en-brasil-por-brote-de-fiebre-amarilla/05/10/embed/#?secret=14sUSBUMRa

Brasil confirma 483 muertos por el brote de fiebre amarilla

https://www.elciudadano.cl/brasil/brasil-confirma-483-muertos-por-el-brote-de-fiebre-amarilla/10/10/embed/#?secret=792T1pJPsu

 

La gran chapuza genética del doctor He

La presunta edición del ADN de dos niñas antes de nacer vuelve a poner sobre la mesa el debate bioético sobre las terapias en embriones


La gran chapuza genética del doctor He
El científico chino He Jiankui, que asegura que ha modificado el ADN de dos bebés, presenta su trabajo en la II cumbre internacional sobre Edición del Genoma Humano en la Universidad de Hong Kong (China) (Alex Hofford / EFE)
Barcelona

Lo que ha hecho el emprendedor chino He Jiankui al editar el ADN de dos niñas antes de nacer –si es que realmente lo ha hecho, cosa que no ha demostrado– no tiene ninguna dificultad técnica y ningún mérito médico ni científico. Es comparable a lo que hizo el embriólogo italiano Severino Antinori cuando anunció en el 2002, también sin pruebas, que había clonado embriones humanos y los había implantado en tres mujeres.

Tanto Antinori entonces como He ahora han utilizado una técnica inventada por otros y dicen haberla aplicado al terreno sensible de la reproducción asistida humana, convirtiéndose así en famosos por unos días. Antinori ha quedado en la papelera de la historia como un farsante; la última vez que fue noticia, hace dos años, fue porque le arrestaron, acusado de haber extraído óvulos por la fuerza a una enfermera de 24 años que trabajaba en su clínica, en Milán.

Es demasiado pronto para saber cómo quedará He. Pero su irrupción mediática ha puesto de nuevo sobre la mesa el viejo debate de qué es lícito hacer y qué no con embriones humanos. Hay un amplio consenso entre especialistas en embriología, medicina de la reproducción, biología molecular y bioética de que los avances médicos y científicos se apliquen para prevenir y tratar enfermedades. También hay consenso en que las actuaciones sobre óvulos, espermatozoides y embriones no deben comportar riesgos para las generaciones futuras.

Hay un amplio consenso en que la modificación del ADN se pueda aplicar para prevenir y tratar enfermedades

Estos consensos se plasmaron en el Convenio sobre Derechos Humanos y Biomedicina del Consejo de Europa, aprobado en Oviedo en 1997 y firmado por 35 países, que es el único acuerdo internacional legalmente vinculante para la protección de los derechos humanos en el ámbito de la biomedicina. En su Artículo 13, titulado “Intervenciones sobre el genoma humano”, explicita que “una intervención que busque modificar el genoma humano sólo podrá realizarse con propósitos preventivos, diagnósticos o terapéuticos, y sólo si su objetivo es no introducir ninguna modificación en el genoma de ningún descendiente”.

Un ejemplo que cumple ambos requisitos (propósitos médicos y seguridad para las generaciones futuras) es el diagnóstico genético preimplantacional. La técnica, autorizada en España por la ley de Reproducción Asistida, consiste en analizar el ADN de un embrión antes de implantarlo en el útero para asegurarse de que no es portador de una enfermedad hereditaria grave. En cambio, es ilegal la clonación, ya que ni previene ni trata ninguna enfermedad y, además, puede comportar alteraciones que se transmitirían a los descendientes.

El experimento del doctor He no cumple ninguno de los dos requisitos. El emprendedor chino argumenta que su intervención está destinada a modificar el gen CCR5 para que las personas que nazcan con el genoma editado no puedan contraer el sida. Pero una de las niñas que presuntamente ha nacido sigue siendo vulnerable al VIH porque tiene una de las dos copias del gen intacta, cosa que He sabía –o hubiera debido saber– antes de implantar el embrión. Además, hay otras maneras eficaces de prevenir el sida. Y al inactivar el CCR5, ha aumentado la vulnerabilidad de las niñas a otros virus como el de la gripe o el del Nilo Occidental. Por lo tanto, la edición genética que ha realizado He no tiene justificación médica.

El uso de la técnica en embriones se rechaza por el riesgo de causar daños indeseados a las generaciones siguientes

En cuanto al segundo requisito, la técnica de edición genética CRISPR-Cas9 que ha utilizado He conlleva un riesgo de mutaciones indeseadas que se transmitirán a las generaciones siguientes. Por lo tanto, tampoco lo cumple. Es precisamente por este riesgo de efectos secundarios graves que el comité de bioética de la Unesco reclamó hace tres años una moratoria para no aplicar por ahora la edición genética a óvulos, embriones y espermatozoides. En la misma línea se pronunciaron también en el 2015 los asistentes a I cumbre internacional de Edición Genética Humana, que congregó en Washington a investigadores de más de veinte países, incluida China. Resulta sorprendente que el foro que He ha elegido para presentar su experimento, después de haber violado de manera flagrante las recomendaciones que se hicieron en aquel primer congreso, sea la II cumbre internacional de Edición Genética Humana que se celebra esta semana en Hong Kong.

La técnica CRISPR-Cas9, que permite modificar el ADN de manera rápida, sencilla y barata, sigue siendo “una tecnología prometedora que tiene un gran potencial para beneficiar a la sociedad”, dijo ayer en Hong Kong David Liu, del Instituto Broad de EE.UU., en declaraciones a Associated Press.

Pero estos beneficios llegarán antes para tratar enfermedades en células adultas, donde los posibles efectos secundarios serán limitados, que para prevenirlas en óvulos, espermatozoides y embriones. Y desde luego, coinciden los especialistas en bioética, la técnica no debe utilizarse en ningún caso para mejorar la especie humana modificando rasgos no patológicos como la belleza, la inteligencia o el color de la piel.

Premiaron en Francia a una científica argentina por sus avances genéticos en la audición

La doctora Ana Belén Elgoyhen fue distinguida en París por descubrir mecanismos de protección natural de las células sensoriales de los oídos que permiten la audición. El hallazgo puede implicar avances en el campo de la salud auditiva

La científica argentina Ana Belén Elgoyhen fue nuevamente distinguida a nivel internacional

La científica argentina Ana Belén Elgoyhen fue nuevamente distinguida a nivel internacional

No es fruto de un descubrimiento casual. Es una vida dedicada a la ciencia y especialmente a un campo específico.

En silencio y con una tenacidad admirable, la científica argentina Ana Belén Elgoyhen estudia desde hace más de 20 años los problemas de hipoacusia y los mecanismos por los cuales se perciben e interpretan los sonidos que pueden ser explicados por la genética.

Con más de 15 distinciones en su haber, Elgoyhen fue noticia en los últimos días por haber recibido un importante reconocimiento internacional: el Gran Premio Científico 2018 de la Fundación Pour l’Audition (Fundación para la Audición), con sede en París, Francia.

La investigadora superior del CONICET es líder de un grupo de 20 investigadores en el Instituto de Investigaciones en Ingeniería Genética y Biología Molecular “Dr. Héctor N. Torres” (INGEBI, CONICET)

La investigadora superior del CONICET es líder de un grupo de 20 investigadores en el Instituto de Investigaciones en Ingeniería Genética y Biología Molecular “Dr. Héctor N. Torres” (INGEBI, CONICET)

El galardón tiene el objetivo destacar científicos o médicos de todo el mundo cuyos descubrimientos significan un progreso en el conocimiento de la audición humana y pueden implicar avances en el campo de la salud auditiva.

La investigadora superior del CONICET, líder de un grupo de 20 investigadores en el Instituto de Investigaciones en Ingeniería Genética y Biología Molecular “Dr. Héctor N. Torres” (INGEBI, CONICET), fue la responsable del descubrimiento de las dos proteínas fundamentales que sirven para la protección del propio sistema auditivo frente a sonidos intensos que en ocasiones repetidas y frecuentes pueden llevar a la hipoacusia (pérdida de la audición) o de acúfenos (zumbidos o silbidos que se escuchan en uno o en ambos oídos, sin que exista una fuente exterior de sonido).

En palabras médicas, las proteínas descubiertas conforman el receptor del sistema eferente olivococlear dentro del oído interno. Éste media la comunicación del sistema nervioso central con el oído interno y se encarga de modular la forma en que los seres humanos escuchan.

Elgoyhen recibió el Gran Premio Científico 2018 de la Fundación Pour l’Audition

Elgoyhen recibió el Gran Premio Científico 2018 de la Fundación Pour l’Audition

“Se trata de un sistema es importante ya que permite amplificar tonos que necesitamos escuchar y simultáneamente filtrar sonidos de fondo que podrían resultar molestos. También se activa, por ejemplo, cuando tenemos que realizar otra tarea comportamental para disminuir la información sonora que llega al cerebro de modo que podamos enfocarnos en por ejemplo leer o escribir”, explicó Elgoyhen a Infobae.

Según la experta, profesora de Farmacología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA), el sistema eferente olivococlear también protege al sistema auditivo de sonidos muy intensos que pueden derivar en una hipoacusia y acúfenos que se generan en el sistema auditivo y el sistema nervioso central.

“Nosotros desde el laboratorio buscamos obtener moléculas que permitan desarrollar fármacos que puedan activar este sistema de protección. De todas formas, la mejor forma de prevenir el daño es evitar la exposición a impactos sonoros que puedan resultar lesivos”, precisó la investigadora galardonada.

El galardón tiene el objetivo destacar científicos o médicos de todo el mundo cuyos descubrimientos significan un progreso en el conocimiento de la audición humana

El galardón tiene el objetivo destacar científicos o médicos de todo el mundo cuyos descubrimientos significan un progreso en el conocimiento de la audición humana

Y agregó: “El problema de las células sensoriales de los oídos es que son pocas –aproximadamente 12 mil en cada uno- frágiles y que no se regeneran. Cada célula está asociada a la detección de una frecuencia específica. A medida que las células van muriendo perdemos la posibilidad de percibir la frecuencia correspondiente”.

Un descubrimento y una vida de estudio

Bioquímica desde 1984 por la UBA, realizó su doctorado en la misma casa de estudios en 1989 y obtuvo una beca para continuar su trabajo y estudios de postdocotorado en el Laboratorio de Neurobiología Molecular del Instituto Salk, California, en el año 1991.​

Pero en 1992 ocurrió algo que reorientó sus estudios: halló una proteína que no se expresaba en el cerebro, sino en el oído interno. Es allí cuando decidió especializarse en esa parte del cuerpo humano. Elgoyhen identificó los receptores del oído que intervienen en los procesos de modulación de los sonidos y los hacen comprensibles.​

La distinción a la científica argentina vino acompañada con un premio de 100.000 euros para ampliar sus investigaciones

La distinción a la científica argentina vino acompañada con un premio de 100.000 euros para ampliar sus investigaciones

Al finalizar su formación postdoctoral en el laboratorio de neurobiología molecular, Belén volvería a la Argentina, donde armó su laboratorio, reclutó estudiantes y trabajó intensamente con otros frutos obtenidos: en 2001 volvió a hallar una proteína similar, que dedicó a estudiar con profundidad en los años sucesivos en torno a la fisiología del oído interno.

Importancia del hallazgo y reconocimiento

El trabajo que realiza Elgoyhen y su equipo fue fundamental para descubrir mecanismos de protección natural de la audición. Su investigación -que continúa- se centra en las bases moleculares del control auditivo. Descubrió dos moléculas que permiten que el sistema auditivo establezca un mecanismo para proteger contra el trauma acústico ante el ruido de fondo o los entornos ruidosos o intensos.

La doctora busca obtener moléculas que permitan desarrollar fármacos que puedan activar este sistema de protección auditiva

La doctora busca obtener moléculas que permitan desarrollar fármacos que puedan activar este sistema de protección auditiva

Su trabajo abre nuevas vías terapéuticas para proteger el oído interno de traumas sonoros, hiperacusia y acúfenos,  en estas 12 mil células sensoriales que tiene cada oído interno y son muy frágiles, para que estén más protegidas y no mueran frente a la exposición de sonidos intensos. Si mueren, no se regeneran.

“Conociendo este sistema, uno podría utilizar las moléculas como blanco terapéuticos“, precisó la especialista, pero aclaró que esto no significa que el objetivo sea desarrollar una droga para tomar antes o después de ir a un recital de música. “En Estados Unidos, por ejemplo, el problema auditivo en veteranos de guerra es más agudo que las amputaciones. Es un problema que representa la mayor inversión en compensación por discapacidad que debe enfrentar el gobierno estadounidense”, afirmó la investigadora Superior de CONICET.

La nominación de Elgoyhen para el reciente premio fue propuesta por el doctor Langguth Berthold, un psiquiatra Alemán especialista en acúfenos, con el que la investigadora comparte la comisión directiva de la Tinnitus Research Initiative.

Con nombre y apellido, la prestigiosa distinción grabada

Con nombre y apellido, la prestigiosa distinción grabada

Más allá del reconocimiento a sus investigaciones en ciencia básica y sus potenciales aplicaciones clínicas, de acuerdo a la investigadora, uno de los aspectos de su trayectoria profesional que valoraron los evaluadores fue el servicio de salud de detección de las bases genéticas de hipoacusias en humanos, que funciona a su cargo desde hace más de una década en el INGEBI.

“Desde hace 15 años que proveemos desde nuestro instituto un Servicio Tecnológico de Alto Nivel (STAN) para hacer diagnóstico molecular de sorderas. De esta forma las personas hipoacúsicas pueden conocer el origen genético de sus problemas auditivos”, indicó Elgoyhen.

Hace 10 años, la especialista fue noticia cuando ganó el premio L’Oreal-Unesco “For Women in Science”, que premia a sólo cinco científicas por año en el mundo, de la edición 2008, gracias a sus aportes en la comprensión de los principios moleculares fundamentales de la audición.​

Profesora adjunta del departamento de otorrinolaringología de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins. En 2012 recibió el título de Investigadora de la Nación Argentina por su trabajo sobre la genética y fisiología del oído. Y el premio Bernardo Houssay 2014.

En esta última ocasión en París, Elgoyhen fue recompensada por su trabajo con un premio de 100.000 euros.

“Siempre recibir un premio es un estímulo y un reconocimiento. Más al tratarse de un premio internacional en el que participan investigadores de todo el mundo, de las primeras ligas y que cuentan con mayores recursos que nosotros”, remarcó Elgoyhen y concluyó: “También es un estímulo para los becarios e investigadores que trabajan conmigo saber que lo que estamos haciendo acá en la Argentina es de primer nivel internacional, pese a las restricciones presupuestarias y la dificultad de obtener dinero para pagar salarios”.