Archivo de la categoría: Geología

Científico explica modelo que podría predecir terremotos con semanas de anticipación

Un equipo de científicos chilenos de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile, realizó un importante descubrimiento consistente en un método que podría ayudar a predecir terremotos hasta con semanas de anticipación.

Los investigadores descubrieron una relación entre la radiación que ocasionalmente entra al campo magnético de la tierra y la ocurrencia de sismos de gran intensidad.

 

El experto en radiación cósmica y líder la investigación, Enrique Cordaro, explicó a Radio Bío Bío cómo se dieron cuenta que había un elemento en común en los distintos terremotos que estudiaron.

Cordaro relató que al analizar los distintos movimientos vieron que antes de los terremotos el campo magnético hallado se desplomaba y cuando eso sucedía significa que las placas se estaban acomodando.
Sin embargo, y pese a la relevancia que podría tener el hallazgo para todo el planeta, el experto criticó la falta de apoyo a los avances científicos e incluso reconoce que el Centro Sismológico Nacional no lo ha llamado para discutir el descubrimiento.
Las mediciones que se realizan actualmente en distintos observatorios buscan seguir identificando el mismo patrón y así definir un modelo que logre predecir días y hasta semanas antes un terremoto.

El interés de los expertos en sismología y el financiamiento del Estado aparecen como el principal obstáculo para terminar la investigación.

 

 

Científicos descubren un nuevo continente oculto en el Océano Pacífico Zealandia

Científicos han descubierto un nuevo continente oculto a simple vista en el Océano Pacífico justo al lado de Nueva Zelanda.  Lo han llamado Zealandia

Zelandia, como se le ha llamado formalmente, es un continente con una masa terrestre de 5 millones de kilómetros cuadrados que se halla en gran parte sumergida en el suroeste del Pacífico.

Los 11 geólogos de Nueva Zelanda y Australia que descubrieron Zealandia dicen que debe ser confirmado como el octavo continente de la tierra, después de África, Asia, Antártida, Australia, Europa, América del Norte y América del Sur.

Después de reunir datos satelitales y muestras de roca, entre muchas otras cosas, 11 investigadores ahora tienen evidencia concluyente de que encontraron un nuevo continente en la Tierra apropiadamente llamado ‘Zealandia’.

Los investigadores publicaron un articulo en  GSA Today, una revista de la Sociedad Geológica de América, en ese articulo ellos mencionaron lo siguiente:

“Esto no es un descubrimiento repentino, sino una realización gradual; Tan recientemente como hace 10 años no habríamos tenido los datos acumulados o la confianza en la interpretación para escribir este documento “.

El estudio concluye que Nueva Zelanda y Nueva Caledonia no son sólo cadenas de islas, sino que forman parte de una región de 1,89 millones de millas cuadradas separadas de Australia. Los investigadores llaman a Zealandia como “el continente más joven, más delgado y más sumergido del planeta.

Imagen de isla Mauricio.
La teoría de que hay un nuevo continente en la Tierra llamado Zealandia no es nueva. En 2007, Hamish Campbell, uno de los autores detrás del informe de GNS, argumentó en su libro “En busca de la antigua Nueva Zelanda” que Zealandia estaba completamente sumergida antes de los cambios de placas continentales causando que Nueva Zelanda y Nueva Caledonia lograran emerger bajo el agua.

Bruce Luyendyk, geofísico de la Universidad de California en Santa Bárbara, acuñó el término “Zealandia” en 1995. Aunque no formó parte del equipo de investigación que trabajó en el estudio de GNC que demuestra que hay otro continente en la Tierra además de los que nosotros ya sabemos.

Luyendyk dijo que nunca tuvo la intención que Zealandia fuera un nuevo continente, él dijo que sólo acuñó el término para describir Nueva Zelanda, Nueva Caledonia, y algunas piezas y trozos de corteza que se separó de Gondwana, un supercontinente de 200 millones de años de edad.

“La razón por la que propuse este término es por conveniencia”, dijo. “Son piezas de la misma cosa cuando miras a Gondwana. Así que pensé, ‘¿Por qué sigues nombrando esta colección de piezas como cosas diferentes?’ ”

Luyendyk nunca pensó que los investigadores avanzarían en su idea de “Zealandia”. Como cualquier descubrimiento científico que vale la pena, el descubrimiento no sólo se llevó años, sino décadas de investigación minuciosa y exhaustiva y la recolección de datos antes de que fuera anunciado plenamente.

Según Business Insider, los investigadores utilizaron cuatro criterios para llegar a sus conclusiones.

El primero: La tierra que se eleva relativamente alto desde el fondo del océano.

El segundo: Una diversidad de tres tipos de rocas: ígneas (arrojadas por volcanes), metamórficas (alteradas por calor o presión) y sedimentarias (hechas por erosión).

El tercero: Una sección de corteza más gruesa y menos densa en comparación con el suelo oceánico circundante.

El cuarto:  “Límites bien definidos alrededor de un área suficientemente grande para ser considerado un continente en lugar de un microcontinente o fragmento continental”.

Después de estos estudios los geólogos determinaron que Nueva Zelanda y Nueva Caledonia cumplen los criterios uno, dos y tres. Ambas regiones se elevan lo suficiente desde el fondo del océano para que sea fácil imaginar que son parte de un continente más grande en la corteza terrestre.

Ambos también son geológicamente diversos y están hechos de una corteza más gruesa y menos densa.

Ahora que se confirma que hay un nuevo continente llamado Zealandia, los investigadores se presentan con nuevas oportunidades para predecir y examinar cómo se mueve la corteza continental de la Tierra.

Vídeo:

Nuevo avance científico sobre el misterio del núcleo terrestre

Tokio, Japón | AFP.- Los estudios de un equipo japonés realizados en condiciones cercanas a las del núcleo terrestre confirman que el silicio podría ser el misterioso elemento que faltaba conocer en la composición del núcleo interno.

Los científicos están de acuerdo en que este núcleo está compuesto por 85% de hierro y 10% de níquel. Elementos ligeros como el azufre, el oxígeno o el silicio son los principales candidatos para constituir el 5% restante.

Según el geofísico Eiji Ohtani, de la universidad de Tohoku (norte de Japón), el silicio aparece en primera posición.

Su equipo de investigadores llevó a cabo experiencias sobre aleaciones de hierro y de níquel mezcladas con silicio, sometiéndolas en laboratorios a condiciones de temperatura y presión muy elevadas.

Los científicos constaron que las observaciones por rayos X de esta mezcla correspondían a los datos obtenidos en el análisis de variaciones de velocidad de las ondas sísmicas del núcleo terrestre.

“Nuestras últimas experiencias nos llevan a pensar que el 5% restante del núcleo terrestre está compuesto esencialmente de silicio”, declaró Ohtani a la AFP. Según este geofísico, no hay oxígeno en el núcleo interno de la Tierra, teniendo en cuenta la dificultad del oxígeno para cristalizarse en ese sector.

Estos informes, que fueron presentados en un congreso científico en San Francisco en diciembre, fueron efectuados a unos 2.700 grados centígrados, es decir a la mitad de la temperatura real del núcleo, que es de 5.200 grados, y a alta presión, señaló el viernes a la AFP James Badro que, junto a sus colegas del Institut de Physique du Globe de París, llegó a la misma conclusión hace un década. La experiencia francesa fue efectuada a temperatura ambiente extrapolando los datos recogidos.

Cualquier nuevo descubrimiento sobre el núcleo terrestre contribuye a los avances sobre los orígenes de nuestro planeta. “Es una caja negra, un registro de lo que pasó hace 4.500 millones de años”, resume Badro.

Un nuevo método calcula en minutos dónde surgirá el magma de un volcán

Un equipo internacional de investigadores liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en España, ha desarrollado una herramienta que permite hacer un seguimiento casi en tiempo real del recorrido del magma de un volcán hacia la superficie y estimar cuándo y dónde se va a producir la erupción. Este sistema combina los datos ofrecidos por las estaciones de GPS con un modelo matemático que, a diferencia del resto de herramientas empleadas actualmente, no asume ninguna forma determinada para la masa de magma en ascensión. Esto permite obtener información sobre la actividad del volcán en apenas 15 minutos. Los resultados del trabajo han sido publicados en la revista Scientific Reports.

 

“Para probar la eficacia de esta herramienta hemos empleado los datos que hay registrados de una erupción producida en 2008 en el volcán Etna, en Italia. Aplicamos la información recogida antes de la erupción y vimos que nuestros resultados eran consistentes con los datos reales posteriores a la erupción”, explica el investigador del CSIC José Fernández, del Instituto de Geociencias, centro mixto del CSIC y la Universidad Complutense de Madrid.

 

Este sistema presenta dos novedades respecto a los que se aplican actualmente en los observatorios vulcanológicos. En primer lugar, ofrece en tiempo real, con apenas 15 minutos de retraso, la variación de las coordenadas de las estaciones de medición, es decir, del movimiento de la corteza, lo que permite saber más o menos cuándo va a haber una erupción. “Hay otras técnicas que aportan este tipo de información, pero necesitan desde varias horas hasta, en ocasiones días, para calcular la variación de coordenadas. Este modelo lo ofrece en cuestión de minutos”, añade el investigador Antonio G. Camacho, del Instituto de Geociencias.

 

[Img #28346]

Volcán Colima. (Foto: DICYT)

 

La rapidez del procesado de información está relacionada con la segunda novedad que aporta este trabajo. La metodología tradicional incluye una hipótesis inicial acerca de la forma que toma la acumulación de magma en su ascenso. El nuevo método prescinde de las hipótesis sobre geometría del magma y agiliza el tiempo de cálculo.

 

“La erupción de un volcán es una situación de crisis en la que una toma rápida de decisiones puede influir en la seguridad de la población. Este nuevo método puede aportar importante información que ayude a los responsables de la vigilancia y la protección civil en ese trance”, concluye Fernández.

 

En este estudio, realizado en el marco de un proyecto de la Unión Europea, también han participado investigadores del Istituto Nazionale di Geofisica e Vulcanologia (Italia) y el Institute of Geophysics and Tectonics de la Universidad de Leeds (Reino Unido). (Fuente: CSIC/DICYT)

Científicos advierten que un megaterremoto asolará Japón

Científicos alertan que un devastador sismo equivalente al que se registró en la región de Tohoku en el 2011 se avecina en Japón. Los expertos llegaron a tal conclusión tras haber detectado pequeños temblores cerca de la isla japonesa de Kyushu.

De acuerdo con el estudio publicado en la revista ‘Science‘, los pequeños temblores registrados en las fosas oceánicas cerca de la isla de Kyushu indican que en breve esa zona podría sufrir de un devastador sismo, como el de magnitud 9,0 registrado en la región de Tohoku en el 2011.

En aquel entonces ese terremoto provocó un tsunami, que mató a unas 16.000 personas y produjo el desastre nuclear en la central de Fukushima.

Investigadores subrayan que la detección de estos temblores podría ayudar a los sismólogos a saber dónde y cuándo podrían ocurrir futuros megasismos, lo cual sería posible gracias a los sismógrafos instalados a lo largo de las fosas oceánicas.

Científicos descubren océano en la Tierra a 644 kilómetros de profundidad

Científicos descubren océano en la Tierra a 644 kilómetros de profundidad”
unnamed

Hace 150 años que el escritor Julio Verne en “Viaje al Centro de la Tierra”, describió la existencia de un gran mar ubicado en las profundidades del manto de la Tierra. Actualmente esta imagen extraña e inquietante encontró eco en un estudio científico.
Después de décadas de teorización los científicos informan que finalmente encontraron uns gran reserva de agua en elmanto de la Tierra – un gran depósito de agua que podría llenar los océanos de la Tierra tres veces. Este descubrimiento sugiere que la superficie del agua del planeta, de hecho, vino desde dentro, como parte de un “ciclo total de agua en la Tierra,” en lugar de la teoría dominante de que el agua proviene de cometas helados que pasaron por el planeta durante millones de años.
Como siempre, cuanto más entendemos acerca de cómo se formó la Tierra, y cómo su multiplicidad de capas internas sigue funcionando, con mayor precisión, podemos predecir el futuro. El clima, el nivel del mar, el cambio climático – todos estos factores están estrechamente vinculados a la actividad tectónica que vibra sin cesar por kilómetros bajo nuestros pies.
Este nuevo estudio, realizado por un grupo de científicos geofísicos de los Estados Unidos e Canadá, utiliza datos del USArray – un conjunto de cientos de sismógrafos ubicados en todo los Estados Unidos que “escuchan” constantemente los movimientos en el manto y el núcleo de la Tierra. El estudio mostró que el agua de la Tierra pudo haber venido del planeta. Por lo tanto, empujada a la superficie por la actividad geológica.
En un artículo publicado en la prestigiosa revista “Nature”, los científicos dijeron que encontraron un pequeño diamante que apunta a la existencia de una vasta reserva de agua por debajo del manto de la Tierra, a unos 600 kilómetros por debajo de nuestros pies.
uno
“Esta muestra ofrece confirmaciones extremadamente fuertes que hay manchas húmedas profundas en la tierra en esta área”, dijo el autor principal del estudio, Graham Pearson, de la Universidad de Alberta, Canadá.
“Esta área en particular de la Tierra, la zona de transición, puede contener tanta agua como todos los océanos juntos”, dijo Pearson. “Una de las razones, por qué la Tierra es un planeta dinámico, es la presencia de agua en el interior. El agua cambia acerca de la forma en que el planeta funciona “, añadió.
Después de estudiar los movimientos en el manto y el núcleo de la Tierra durante años, y después de la finalización de muchos cálculos complejos, los investigadores creen que han encontrado una gran reserva de agua que se encuentra en la zona de transición entre las capas del manto superior y inferior – una región que ocupa entre 400 y 660 km (250 a 410 millas) por debajo de nuestros pies.
Como se puede imaginar, las cosas son un poco más complejas por debajo de donde vivimos. No estamos hablando de una especie de reserva de agua que se puede acceder en la misma forma que un pozo de petróleo. Una distancia de 660 km de profundidad es un largo camino… y muy extrañas cosas suceden allá abajo en la Tierra.
Básicamente, la nueva teoría es que el manto del planeta está lleno de un mineral llamado Ringwoodita, y que él puede contener agua. Las mediciones realizadas por USArray indican que la medida en que el movimiento de convección empuja el mineral Ringwoodita más profundamente en el manto, el aumento de la presión fuerza el agua (un proceso conocido como “fusión de deshidratación”). Ésa parece ser la medida de los resultados del estudio.

unnamed (2)

El raro mineral llamado Ringwoodita
Un raro mineral que se encuentra en Juína, llamado Ringwoodita, encontrado en  estado de Mato Grosso (Brasil), puede ser la prueba de los resultados de los océanos de agua dentro de la Tierra. El mineral fue encontrado en 2009. El nombre proviene del geólogo australiano Ted Ringwood.

unnamed (3)

La ringwoodita  es un mineral especial con la capacidad de crear una zona de transición debido a las altas presiones y temperaturas en esta zona. La Tierra es una máquina muy compleja, que por lo general se mueve a un ritmo muy, muy lento. Se necesitan años de mediciones para que se acerque a los datos útiles.  Por ello, con todo esto, podría haber enormes repercusiones si los resultados son exactos. Incluso si el mineral Ringwoodita contiene sólo alrededor del 2,6% de agua, el volumen de la zona de transición significa que el depósito subterráneo puede contener agua suficiente para llenar el océano tres veces el volumen actual.
Fuente: http://www.insercionblog.blogspot.com/