Archivo de la categoría: Biología

Científicos crean embriones híbridos para salvar al rinoceronte blanco del norte

Podrían ser implantados en las únicas dos hembras que quedan de la especie

Fatu, uno de los dos ejemplares hembra de rinoceronte blanco del norte que quedan.

Fatu, uno de los dos ejemplares hembra de rinoceronte blanco del norte que quedan. / Sunday Alamba (AP)

Científicos italianos y alemanes han creado embriones híbridos de rinocerontes blancos del norte (‘Ceratotherium simum cottoni’) y de rinocerontes blancos del sur (‘Ceratotherium simum simum’) listos para ser implantados en un útero. Los avances, publicados este miércoles en ‘Nature Communications’, constituyen el primer intento de fecundación artificial en rinocerontes. Con la reciente muerte del último macho, Sudán, en la actualidad solo quedan dos hembras vivas en Kenia. Este es un proyecto paralelo al que llevan a cabo técnicos del Zoo de San Diego que han conseguido una inseminación artificial en una hembra de una subespecie que podría actuar como receptora.

El proyecto, liderado por Thomas Hildebrandt, del Instituto Leibniz de Investigación para Zoológicos y Vida Salvaje, en Alemania, comenzó con la recolección de numerosos ovocitos -célula germinal femenina- de ejemplares del mamífero -tanto de la subespecie de rinoceronte blanco del norte como del sur- gracias a un aparato de casi dos metros de largo de implantación transrectal.

La investigación de la ganadora del Nobel de Fisiología o Medicina de 2012, de Shinya Yamanaka, que descubrió que las células maduras se pueden reprogramar para convertirse en pluripotentes, permitió un nuevo enfoque al combinar las “tecnologías de reproducción asistida con la recolección de ovocitos”, según apuntó Hildebrandt en una rueda de prensa.

Recoger los ovocitos

Los científicos obtuvieron esperma descongelado de machos del rinoceronte en peligro y fertilizaron ovocitos de la subespecie más cercana, el blanco del sur, mediante inyección intracitoplásmica de esperma.

Los embriones híbridos resultantes se desarrollaron hasta la etapa de blastocisto y se congelaron para una posible implantación en hembras de la subespecie del sur en algún momento en el futuro.

Un próximo paso será trasladarse a Kenia para recoger ovocitos de las dos féminas restantes del norte y crear nuevos blastocistos donde tanto el óvulo como el esperma sean de la misma subespecie.

Para llevar a cabo con éxito el proceso de implantación -trasladar los embriones congelados a las hembras-, el equipo contará con “poco más de un año”, en palabras de Hildebrandt, ya que la gestación de estos mamíferos dura “16 meses”.

Mientras que los intentos que la comunidad científica ha hecho en los últimos 20 años para preservar el rinoceronte blanco del norte han sido infructuosos, los embriones actuales se presentan como una nueva esperanza para conseguir preservar la especie.

No obstante, con el objetivo de conseguir una nueva población autosuficiente, los expertos están generando nuevos gametos -células reproductoras- a partir de células madre.

Anuncios

Científicos vigueses logran criar alevines de mero y cerrarán el ciclo reproductivo en 2019

“Estamos cerquísima de conseguirlo”, aseguran desde el oceanográfico de Vigo, que lideró el proyecto – Es una especie de gran valor comercial, con un precio medio de más de 20 euros


La bióloga Blanca Álvarez da de comer a uno de los meros reproductores en el IEO vigués. // Marta G. Brea

La bióloga Blanca Álvarez da de comer a uno de los meros reproductores en el IEO vigués. // Marta G. Brea

 

El mero ( Polyprion americanus), también conocido como cherna, es una especie con una gran aceptación comercial y con un alto precio medio en lonja. Solo el año pasado en los puntos de primera venta de Galicia, el kilo de este recurso superó los 20 euros, llegando incluso a máximos de 46. Aunque no es una especie que se descargue mucho en la comunidad, ya que tan solo se subastaron 34,1 toneladas. Sin embargo esta realidad está a punto de dar un vuelco gracias a los descubrimientos llevados a cabo por científicos del Instituto Español de Oceanografía (IEO) de Vigo, que han conseguido criar en cautividad alevines de mero y que, en su propias palabras, están “cerquísima” de cerrar el ciclo reproductivo. Ese hito histórico está previsto para el próximo año, momento en el que tendrá lugar la próxima puesta y en el que se dilucidará el futuro acuícola de la especie.

El estudio sobre el mero forma parte del proyecto Diversify, formado por 38 socios de 12 países y que cuenta con una dotación de 11,8 millones de euros. Iniciado en 2013, busca avanzar en la cría en cautividad de seis especies: la cherna, halibut ( Hippoglossus hippoglossus), seriola ( Seriola dumerilii), mujel ( Mujil cephalus), corvina ( Argirosomus regius) y perca ( Sander lucioperca). “Pero solo en el caso del mero se abrió el ciclo de cultivo, partiendo de cero”, informa Blanca Álvarez, una de las responsables del estudio en el centenario Centro Oceanográfico de Vigo, que lidera este subproyecto dentro de Diversify junto a la Consellería do Mar (con sus centros de CIMA e Igafa) y el Aquarium Finisterrae de A Coruña.

Avances

Hasta la fecha los investigadores han logrado “resultados esperanzadores”, ya que han conseguido describir el ciclo reproductivo del mero, desarrollar protocolos de inducción hormonal y también procedimientos de fertilización in vitro. Junto a todo ello, los científicos formularon dietas y se elaboró un estudio de mercado sobre el potencial de esta especie a corto y largo plazo. “Con todo ello hemos conseguido una docena de alevines que ya tienen 60 días de vida”, comenta Álvarez, que explica que ahora mismo están en el Instituto Galego de Formación en Acuicultura, Igafa.

Para llegar a ello, el primer paso fue crear un stock de ejemplares reproductores. En total se capturaron cinco en la costa oeste de Galicia de entre 1 y 4 kilos. En la planta de cultivo del centro vigués mostraron “su gran capacidad de adaptación en cautividad y su resistencia al manejo”. Posteriormente se procedió a describir su ciclo reproductivo, para lo que se emplearon otros 60 ejemplares de la lonja de Vigo procedentes de Azores. Así se descubrió que tanto machos como hembras son perfectamente aptos para la puesta en cautiverio. El siguiente paso dado por los investigadores fue el de desarrollar procedimientos de inducción de desove para la fecundación in vitro.

Durante los tres últimos años trabajaron en el cultivo larvario, demostrando que la temperatura óptima de incubación se sitúa entre los 16 y los 18 grados, además de investigar qué tipo de dieta es la mejor para reproductores y larvas.

Ahora mismo están trabajando precisamente en la supervivencia de los especímenes nacidos de los reproductores. La investigadora reconoce que en los ejemplares han durado más en el Igafa y cree que “la clave” puede estar en la “recirculación del agua”.

Pese a que insiste en que “no se puede hablar de cerrar el ciclo reproductivo” a estas alturas, Blanca Álvarez cree que es algo que “se puede conseguir” a lo largo de la próxima puesta de entre enero y julio de 2019. Sin embargo, desde el centro también alertan que el proyecto Diversify finaliza en 2018 y para poder optar a fondos hace falta otro que lo sustituya. “Ya se han presentado a la UE junto con otros equipos de Europeos para poder seguir esta investigación”, apunta Álvarez. Toca esperar que la respuesta sea positiva. Parte del futuro de la acuicultura puede estar en juego.

Cómo las algas pueden ser arma para combatir el cambio climático

Los científicos que esperan alcanzar el objetivo del acuerdo climático de París, que busca limitar el aumento de la temperatura global a menos de dos grados Celsius, creen que podrían tener una solución: las microalgas marinas.

Estos organismos unicelulares de crecimiento rápido no sólo proporcionan biomasa para combustibles neutros en carbono, sino que también pueden proporcionar alimentos para animales y suplementos proteínicos de alta calidad para población humana.

Las algas absorben dióxido de carbono atmosférico, pueden sobrevivir en agua salada y en aguas residuales, ahorrando recursos de agua dulce para las necesidades humanas. Se les puede cultivar en charcos poco profundos construidos y mantenidos en regiones libres de tierra cultivable, necesitan poco fertilizante y no requieren pesticidas.

Al igual que el maíz, la caña de azúcar y el sorgo, las microalgas se pueden convertir en biocombustibles casi carbono-neutral, lo que significa que agrega poco carbono adicional a la atmósfera.

Una empresa estadounidense de biotecnología ya produce combustibles diésel a base de algas, que se pueden usar en automóviles, camiones y buques; además fabrica un combustible para aviones que, según el sitio web de la compañía, promete un mayor alcance, menos emisiones y un menor costo de mantenimiento que los combustibles convencionales.

Esto es significativo porque el combustible para aviones sigue siendo una gran fuente de contaminación de carbono. Pronto, las algas podrían ser lo suficientemente baratas como para competir con los combustibles fósiles. La empresa Boeing está trabajando actualmente con aerolíneas japonesas y el gobierno japonés, para proporcionar vuelos impulsados con combustible de algas para los Juegos Olímpicos de 2020 en Tokio.

Pero las algas también pueden alimentar a animales y personas. Una vez que los aceites necesarios para producir biocombustible se extraen de las microalgas, el remanente es un subproducto rico en proteínas y carbohidratos.

Esa sustancia puede secarse y convertirse en alimento para el ganado, pollos, cerdos y otros animales, reemplazando a la soja como fuente de proteínas. Esto aliviará la demanda de tierra cultivable, que es crucial, especialmente cuando se espera que en las próximas décadas, la población mundial alcance los 9 mil millones de personas, justo cuando el cambio climático afectará notablemente las regiones de cultivo fértiles.

Pero los humanos también podrían beneficiarse de convertir a las algas en un suplemento proteico. Del mismo modo, el componente oleoso de las algas utilizadas para elabora los biocombustibles, puede convertirse en un sustituto de la mantequilla, el aceite y hasta las yemas de huevo.

Gracias en parte al alto contenido de proteínas de las algas, 1 hectárea de estanques de algas puede generar 27 veces más proteína que una hectárea de soja. Y la proteína de las algas es más nutritiva, ya que contiene vitaminas y minerales además de todos los aminoácidos esenciales.

Los humanos han cosechado plantas desde los albores de la civilización. Las algas representan una nueva frontera, y los científicos y productores aún están experimentando para conseguir la mejor manera de cultivar, cosechar y procesar algas a escalas industriales.

La industria del turismo es responsable del 8% de las emisiones de carbono del mundo

Pero cultivar algas nunca ha sido fácil. A pesar de la reputación de las algas como hierba de proliferación rápida, todavía se necesita mucha electricidad e ingenio para producir grandes cantidades de manera confiable.

Una vez que los productores superan los desafíos tecnológicos de las algas en crecimiento, podría ser un cambio de juego para todo, desde comida hasta combustible, dando un nuevo significado al término “ir verde”.

Científicos logran mantener con vida el cerebro de un cerdo decapitado

Los expertos aseguran que es un avance que podría cambiar la definición de lo que es la muerte. Pero con ésta han surgido varias cuestiones éticas.

La primera de ellas es: ¿estaban los animales conscientes cuando su cerebro se mantuvo vivo después de haber sido decapitados?

Los investigadores de la Universidad de Yale, en Estados Unidos, dicen que después de haber decapitado a los cerdos lograron restaurar la circulación hacia su cerebro y mantener los órganos vivos durante 36 horas.

El objetivo del estudio, afirman, es encontrar una forma de estudiar el cerebro vivo en el laboratorio, algo que hasta ahora es imposible, para entender como funciona y poder desarrollar tratamientos para una serie de enfermedades.

Pero también plantea una posibilidad de poder extender la vida, si algún día lograra mantenerse vivo un cerebro humano fuera del cuerpo.

Aunque los investigadores dicen que no hay evidencia de que los animales estaban conscientes cuando se les separó la cabeza del resto del cuerpo, algunos han expresado temores de que de sí pudo haber quedado cierto grado de consciencia.

Los detalles del estudio fueron presentados en una conferencia de ética científica en los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de Estados Unidos en Bethesda, Maryland.

El jefe de la investigación, el profesor de neurociencias Nenad Sestan, explicó que su equipo había experimentado con entre 100 y 200 cerberos de cerdos obtenidos en un matadero.

Lograron restaurar la circulación de oxígeno a los órganos utilizando un sistema de bombas, calefactores y bolsas de sangre artificial calentada a la temperatura corporal.

“Asombroso”

Como resultado, indicó el científico, fueron capaces de mantener vivas las células cerebrales de los animales y con la capacidad de llevar a cabo sus actividades normales durante 36 horas.

El profesor Sestan describió el resultado como “asombroso”. Y si esto pudiera repetirse con cerebros humanos, dijo, podría ser posible utilizarlos para probar nuevos tratamientos para enfermedades neurológicas.

Los investigadores, sin embargo, fueron los primeros que plantearon los serios dilemas éticos que plantea la investigación.

Entre éstos está la pregunta si los cerebros que han sido separados del cuerpo tienen algún grado de consciencia y si es así, cómo se les puede ofrecer alguna protección.

También está la cuestión de si esta técnica puede o debe utilizarse en individuos para extender su vida, trasplantando sus cerebros cuando sus cuerpos dejan de funcionar.

Regulaciones éticas

En un comentario publicado en la revista Nature, el profesor Sestan y otros 15 importantes neurocientíficos estadounidenses están pidiendo que se establezca una clara regulación que los guíe en su trabajo.

“Si los investigadores pueden crear en el laboratorio tejido cerebral que al parecer puede tener experiencias conscientes o estados fenomenológicos subjetivos, ¿merece ese tejido alguna de las protecciones que de forma rutinaria se dan a los sujetos de investigación ya sean humanos o animales?”, preguntan los científicos.

“La cuestión podría parecer extravagante. Ciertamente, los modelos experimentales de hoy están muy lejos de tener esas capacidades”, agregan.

“Pero actualmente se están desarrollando varios modelos para entender mejor el cerebro humano, incluidos las versiones miniaturizadas o simplificadas de tejido cerebral cultivado en una placa a partir de células madre. Y continúan realizándose avances”.

Los científicos afirman que necesitan desarrollarse nuevas formas de medir la conciencia y establecerse límites estrictos para que ellos puedan continuar con su trabajo con el apoyo del público.

El profesor Colin Blakemore, de la Escuela de Estudios Avanzados de la Universidad de Londres, apoya el llamado de los investigadores para que haya un debate público sobre el asunto.

“Las técnicas, incluso para un investigador, suenan bastante macabras. Así que es sumamente importante que haya una discusión pública sobre esto, y sobre todo porque los investigadores pueden informarle al público por qué podría ser tan importante desarrollar estas técnicas”, le dijo el experto a la BBC.

“Aquí hay una paradoja, y es que a medida que mejoren estos métodos para mantener un cerebro completo totalmente funcional sin estar conectado a un cuerpo, más útiles serán para propósitos de investigación”.

“Pero también se incrementarán las probabilidades de que esos cerebro tengan cierto grado de sensibilidad y consciencia, lo cual es profundamente preocupante”, señala.

El profesor Blakemore afirma que él se siente “muy incómodo con la búsqueda de la inmortalidad” que persiguen quienes consideran la preservación de sus cerebros hasta que los avances de la cirugía les permitan colocarlos en un nuevo cuerpo.

“Nuestro planeta ya está sobrepoblado. Necesitamos hacer espacio para los jóvenes y las nuevas ideas, y yo pienso que la noción de aferrarse desesperadamente a cualquier mecanismo posible para que el ser humano viva para siempre, es bastante repugnante”.

Biólogo advierte que hay que cuidar océanos porque producen mitad del oxígeno

Resultado de imagen de Biólogo advierte que hay que cuidar océanos porque producen mitad del oxígeno

El doctor en Ciencias Biológicas por la Universidad de Wisconsin Madison (EEUU) Carlos Pedrós-Alió advierte que hay que cuidar los océanos, entre otras cosas porque “la mitad del oxígeno que respiramos lo producen los microorganismos marinos”.

En una entrevista con Efe, Pedrós-Alió, que acaba de publicar la la obra de divulgación científica sobre los océanos “Bajo la piel del océano” (Plataforma Editorial), indica que “este es uno de los motivos principales por los que debe conocerse cómo se estructura el fondo del mar, que también influye en otros aspectos a nivel global, como el clima”.

El biólogo marino considera que “si queremos entender un poco lo que está pasando con el cambio climático y cómo funciona nuestro planeta, es fundamental ver lo que hay ahí abajo, en el fondo del océano”.

Pedrós, que presentó su libro en el Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona del CSIC, donde ha trabajado durante 25 años, señala que “conocer cómo funciona este mundo tan ajeno a nosotros también puede resultar fascinante, saber cómo son capaces de vivir las especies en la más absoluta oscuridad -a través de fenómenos como la bioluminiscencia o la ecosondación – o conocer de dónde provienen los ‘monstruos’ que vemos en la pescadería”.

También profesor de investigación en el Centro Nacional de Biotecnología (CNB) del CSIC, asegura que “cuanto más pequeños son los seres vivos, menos los conocemos” e indica que se estima que el número de microorganismos que viven en el mar es 10 elevado a 12 -un 1 seguido de 12 ceros-, una cifra que califica de “brutal”.

“Si la estimación es cierta el trabajo que los científicos tenemos por delante es casi inacabable”, resalta Pedrós, que afirma que “aún quedan muchas cosas por descubrir en el fondo del mar”.

El investigador, cuyo interés científico radica en comprender la ecología de los microorganismos acuáticos utilizando la genómica y la secuenciación masiva, informa de que “en cada mililitro de agua de mar que cogemos tenemos casi un millón de bacterias y miles de algas y de protozoos, entre los que muchas veces encontramos hasta 30.000 especies distintas -que no están descritas-“.

Además, “el océano es enorme y, por más que se mire, siempre quedan zonas sin explorar o que solo se han visitado en una campaña concreta en un momento del año”, agrega.

El científico, al que le gusta estudiar entornos extremos o inusuales y que ha trabajado en las dos zonas polares, explica que “el cambio climático provoca que algunas especies de corales o esponjas se extingan a medida que sube la temperatura y baja el pH y el comportamiento de algunas especies animales cambia”.

“Muchas especies se trasladan hacia latitudes más frías -que no habitaban antes- buscando un lugar donde la temperatura sea más cómoda para ellas, algo que las especies que habitan cerca del polo no pueden hacer porque no hay sitios más fríos”, advierte.

Sin embargo, el biólogo considera que los microorganismos no van a extinguirse porque “son muy abundantes, resistentes y adaptables”.

Uno de los avances científicos que más valora Carlos Pedrós-Alió es que se consiguiera secuenciar el genoma humano, porque “la genómica ha supuesto una gran revolución para la biología moderna y las ciencias marinas” y desde ese logro “se han podido aplicar las técnicas de secuenciación masiva al océano y se ha abierto una ventana brutal; es como si hubiera salido el Sol”.

Pedrós denuncia que “la huella humana está cada vez más patente en los océanos, que ya en los años 50 acumulaban petróleo y a partir de los 80 no dejan de acumular plástico”.

“En las zonas centrales de los océanos las corrientes acumulan partículas de microplásticos y las concentraciones son muy altas”, alerta el biólogo marino.

“Estas partículas absorben todos los contaminantes que no son solubles en agua, y son de colores vivos, unos auténticos bombones de cianuro que atraen a diferentes especies y pueden colapsar su tubo digestivo o aumentar poco a poco en su organismo la concentración de sustancias tóxicas, afectando a la cadena trófica”, apunta.

Para el científico, a corto plazo este problema “solo puede resolverse no vertiendo plásticos y reciclando”, aunque señala que los científicos “han descubierto bacterias en los dos últimos años que parece que pueden degradar el plástico”, un hecho que califica de “gran esperanza porque si pueden usarse de una forma segura, a lo mejor podrían ponerse en el mar y degradarlos”.

Últimos avances científicos sobre la marihuana

Con los últimos avances científicos sobre la marihuana, cada vez son más los países que empiezan a tener una apertura respecto a la legalización de la planta con fines terapéuticos. Cada vez son más los estudios que demuestran que la marihuana, tiene efectos positivos, sobre todo en enfermedades como el cáncer, logrando disminuir los efectos adversos de la quimioterapia.

Últimos avances científicos sobre la marihuana
(Foto: (Pixabay))

El uso de la marihuana se está extendiendo cada vez más y empieza a ser socialmente algo más aceptada debido a su propiedad analgésica. De hecho, están empezando a caer algunos mitos que existían sobre la marihuana, demostrando que son falsos. Además, ha llegado hasta un punto, en que no solo son falsos, sino que se está demostrando todo lo contrario. Cuando antes equívocamente se pensaba que la marihuana disminuía la capacidad del cerebro, los últimos avances científicos están demostrando que la marihuana, ayuda a combatir la degeneración mental.

Debido a esta aceptación, cada vez son más las personas aficionadas a cultivar estas plantas y las tiendas especializadas en el autocultivo de cannabis, como por ejemplo el grow shop online PEV donde se puede encontrar todo lo necesario, además de asesoramiento para llevar a cabo esta tarea.

Su uso para tratar enfermedades mentales, está siendo todo un éxito y cada vez son más fármacos los que toman esencia de marihuana dentro de sus composiciones. Más allá de los fármacos, existen otros productos, como las cremas rejuvenecedoras, que cuentan con estos extractos, lo que permite disponer de una piel más joven y que resiste mejor las inclemencias del tiempo.

Los beneficios de la marihuana sobre el organismo

Más allá de las cremas rejuvenecedoras y tratamientos de estética, la marihuana sigue aportando beneficios al organismo, como puede ser al corazón.

Existen nuevos estudios científicos, que demuestran que si se aplica THC, nombre por el que también es conocido el ingrediente activo de la marihuana, con suficiente antelación, se pueden llevar a prevenir ataques al corazón o también a reducir el daño cardiovascular derivado de uno de ellos.

También se ha comprobado, que la marihuana tiene unos efectos antioxidantes bastante potentes, con los cuales, se consigue llevar a cabo un gran trabajo de limpieza del organismo, eliminando a las células deterioradas, para dejar paso a unas nuevas. Esto, consigue rejuvenecer en el cuerpo a las mitocondrias, lo cual termina por convertirse en un aumento de la energía del sujeto.

El uso de la marihuana como fin terapéutico, también ha demostrado últimamente, que es bastante beneficioso para personas que hayan experimentado un trastorno de estrés postraumático. En este caso, la marihuana ayuda a combatir los síntomas causados por la enfermedad, ayudando en el proceso de recuperación y evita sufrir una recaída.

Ahora se encuentran estudiando el efecto que puede tener sobre los huesos, del que se supone, que también podría ser positivo. Los avances de la ciencia no paran y cada vez, descubren en la marihuana, propiedades más interesantes para mejorar la salud y el bienestar de la población. El tiempo dirá que nos deparará.

La Universidad investiga cómo minimizar el efecto del fuego en el ecosistema

Expertos internacionales participan desde ayer en las jornadas de FuegoRED de Biológicas

 

  • En el acto inaugural se guardó un minuto de silencio por las víctimas de los incendios forestales. DL - En el acto inaugural se guardó un minuto de silencio por las víctimas de los incendios forestales. DL –

 

 

El Aula Magna de la Facultad de Ciencias Biológicas y Ambientales de León acoge desde ayer las Jornadas Internacionales FuegoRED. El rector de la ULE, Juan Francisco García Marín, fue el encargado de inaugurar el encuentro al que también asistieron el decano del centro, Antonio Laborda, y los coordinadores de las Jornadas, Leonor Calvo (ULE), Jesús Notario del Pino (Universidad de La Laguna) y Elena Marcos (ULE).

García Marín agradeció a todos los participantes su visita a la Universidad de León, a unas jornadas «en las que estoy seguro se aportarán avances científicos en todo lo referente a la gestión de incendios forestales y la recuperación de ecosistemas».

Por su parte, Antonio Laborda recordó cómo para la antigüedad clásica «el fuego era una de las formas de la materia junto con el agua, la tierra y el aire, que siempre ha sido un problema para el hombre, al principio por encender y mantener, y ahora la desgracia está en apagarlo. Vuestro trabajo es investigar y saber qué hacer para prevenir el fuego, por eso espero que estas jornadas sean lo más fructíferas posibles a nivel científico». Tras su intervención, Elena Marcos, miembro del comité organizador de FuegoRED2017, solicitó un minuto de silencio «por una de nuestras compañeras fallecida recientemente y por todas aquellas personas que han perdido la vida este año en algún incendio forestal».

Las Jornadas Internacionales FuegoRED 2017 alcanzan este año su octava edición y han sido organizadas por la Unidad de Investigación Consolidada ‘Ecología Aplicada y Teledetección’ de la ULE. El origen de este encuentro se remonta al año 2007 con la puesta en marcha de la Red Temática Nacional Fuegored que adoptó el lema: Efectos de los Incendios Forestales sobre los Suelos. Desde entonces se vienen realizando periódicamente jornadas que reúnen a científicos y gestores de diversos países, cuyo interés común es analizar el impacto de los incendios forestales en los suelos, desarrollar medidas para la protección y gestión de los ecosistemas afectados y proporcionar a los gestores información que les permita avanzar y mejorar en la gestión post-incendio.

El tema de este año es la aproximación científico-técnica a la gestión de grandes incendios: aplicación de nuevas tecnologías y en ese sentido tendrán como objetivo principal «la discusión de la aplicación de nuevas tecnologías en el seguimiento de la recuperación y gestión post-incendio de ecosistemas propensos al fuego, que son afectados por grandes incendios», explican desde la organización.

Las jornadas constarán de dos días de comunicaciones científico técnicas (18 y 20 de octubre), que se celebrarán en Biológicas, y uno de campo (hoy), en el que se podrá conocer y discutir el impacto de los incendios en zonas de transición atlántica-mediterránea, así como las medidas de gestión post-incendio realizadas en dichos lugares.

Un equipo de científicos locales da otro gran paso contra las superbacterias

Otra vez, una investigación realizada por un equipo del Instituto de Biología Molecular y Celular de Rosario (IBR, Conicet, UNR) logró un gran avance en la lucha contra las llamadas “superbacterias”, responsables del fallecimiento anual de unas 700 mil personas en el mundo y que se cree podrían llegar a ser primera causa de muerte en el 2050. El descubrimiento, publicado hace unos días por la prestigiosa revista científica internacional Nature Communications, abre las puertas para el “diseño racional de fármacos” capaces de frenar el avance de esas infecciones letales, explicó ayer a LaCapital el titular del IBR y uno de los codirectores del grupo, Alejandro Vila.

Dar pelea a las superbacterias es actualmente uno de los desafíos más acuciantes para la ciencia. De hecho, en febrero pasado fue la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) la que reavivó la preocupación internacional al difundir el listado de las doce familias de bacterias causantes de infecciones severas que los actuales tratamientos no logran vencer y que dejan a cada vez más población sin terapias efectivas.

Ocurre que las superbacterias son microorganismos que desarrollan una multirresistencia a los antibióticos, aun a los de mayor potencia y eficacia, y que vienen generando un alarmante crecimiento en la tasa de infectados sobre todo a nivel intrahospitalario en todo el mundo. De allí que el nuevo avance de los científicos del IBR sobre la materia cobre tanta trascendencia.

El trabajo, codirigido por Vila y Leticia Llarull, fue producto de las “contribuciones centrales” que realizaron las jóvenes investigadoras María Natalia Lisa y Antonela Palacios.

Al estudio también hicieron aportes, en colaboración con científicos de Estados Unidos y el Reino Unido, Mariano González (IBR) y Diego Moreno (Instituto de Química Rosario, Iquir).

Un hito revolucionario

La penicilina, descubierta en 1928 por Alexander Fleming, cambió el rumbo de la historia. El posterior desarrollo de numerosos antibióticos similares a la penicilina, llamados betalactámicos, obtenidos tanto a partir de fuentes naturales como de síntesis químicas, no sólo permitió salvar millones de vidas en la Segunda Guerra Mundial, sino que resultó determinante para la prolongación de la expectativa de vida en el siglo XX.

Sin embargo, esos avances ahora muestran su contracara: el uso excesivo e indebido de esos medicamentos dio lugar a la selección de bacterias cada vez más resistentes, hoy conocidas como superbacterias.

A ellas apuntó la investigación que acaba de publicar Nature Communication y que, producto de un trabajo de ocho años, básicamente logró poner al descubierto los mecanismos químicos que utilizan esas bacterias para “inactivar antibióticos de última generación”.

De hecho, pudo demostrar que varias especies de esos microorganismos poseen similares mecanismos de resistencia, por lo que se abre la posibilidad de producir tratamientos efectivos para un amplio espectro bacteriano. “Es decir, no uno para cada bacteria, sino un fármaco general”, explicó Vila.

Se trata de un nuevo “paso clave” para combatir las superbacterias resistentes incluso a la acción simultánea de varios antibióticos y que han alcanzado una “diseminación global”, enfrentando a la humanidad a una “situación sin precedentes”: no poder vencer infecciones que hasta ahora venían siendo tratables.

Pero para poder diseñar nuevos fármacos hay que conocer “las estrategias químicas de defensa” de las bacterias o la estructura de las moléculas involucradas.

Para sobrevivir a la acción de los antibióticos betalactámicos, uno de los principales mecanismos que usan las bacterias es la producción de unas enzimas capaces de degradarlos, llamadas betalactamasas.

Existe una clase de antibióticos, los carbapenemes, capaces de resistir a esas enzimas, por lo que representan “la última línea de defensa disponible frente a infecciones causadas por bacterias multirresistentes”. Sin embargo, esas bacterias evolucionaron y muchas ya logran sobrevivir a esas drogas.

Por eso el trabajo del equipo del IBR abre ahora puertas hacia nuevas líneas de investigación en el diseño racional de fármacos (ver aparte).

La multiplicación de bacterias resistentes a los antibióticos amenaza con volverse primera causa de muerte en 2050

Expedición al fondo marino realiza 10 asombrosos descubrimientos

El NOAA se hundió en las profundidades del Océano Pacífico, encontrando nuevas especies, momentos épicos y avances para la ciencia.

Se estima que 3/4 del planeta es agua, por lo que hay mucho territorio de la Tierra que aún no ha sido explorado, dado que llegar a las profundidades del océano supone un reto para la capacidad natural del ser humano.

Sin embargo, los avances han permitido que se hagan varias exploraciones debajo de los mares. La Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por su sigla en inglés) se encuentra finalizando una misión de tres años de estudio del fondo del océano pacífico cercano a Hawaii, con hallazgos sorprendentes.

En su página web, el NOAA publicó los 10 descubrimientos más grandes ocurridos durante la misión “Capstone”, la cual no solo contará con una cobertura gráfica importante, sino que también tendrá transmisiones en vivo, hasta el 29 de septiembre.

REVISA CUÁLES SON LOS 10 AVISTAMIENTOS MÁS IMPORTANTES:

La esponja de mar más grande del mundo

El 12 de agosto de 2015, el equipo a bordo de la embarcación Okeanos Explorer observó la esponja más grande conocida en el mundo, encontrada a una profundidad de 2.134 metros dentro del Monumento Nacional Marino Papah?naumoku?kea. La esponja mide cerca de 3 metros de largo y 2,1 de ancho.

Gasparín: Una potencial nueva especie de pulpo

El 27 de febrero de 2016, mientras exploraba a profundidades de más de 4.000 metros al noreste de la isla Necker en el archipiélago hawaiano, el equipo de Okeanos encontró este pulpo fantasmal, que es casi seguramente una especie no descrita y que podría no pertenecer a ningún género descrito (es decir, un grupo de animales o plantas relacionados que incluye muchas especies diferentes). Su aspecto llevó a que las redes lo bautizaran como “Gasparín”, por su parecido con el tierno personaje.

Avistamiento de una medusa Crossota

Esta impresionante medusa fue vista en el Monumento nacional marino Fosa de las Marianas el 24 de abril de 2016, mientras exploraba el informalmente llamado “Monte marino Enigma” a una profundidad de unos 3.700 metros. Los científicos identificaron esta hidromedusa como perteneciente al género Crossota, la cual posee un aspecto surrealista.

Primera observación en vivo de un pez fantasmal

Este pez, de unos 10 centímetros de largo, fue visto mientras exploraba una cresta a una profundidad de unos 2.500 metros el 1 de julio de 2016. Esta es la primera vez que un pez de la familia Aphyonidae ha sido visto vivo, dijeron los expertos del NOAA.

Desahogo hidrotermal de chorro de metal

Este desprendimiento hidrotermal fue capturado por primera vez el 1 de mayo de 2016, durante la exploración en aguas profundas de las Marianas. El respiradero submarino de 30 metros de altura arrojaba espuma de alta temperatura con partículas metálicas. El área alrededor de ella es hogar de especies exóticas como el camarón de Chorocaris, las langostas achaparrada de Munidopsis, los cangrejos de Austinograea, las lapas, los mejillones y los caracoles.

Mini submarinos japoneses utilizados en el ataque a Pearl Harbour

Con motivo del 75° aniversario del ataque japonés a la base estadounidense de Peal Harbour, en Hawaii, el equipo NOAA Ship Okeanos Explorer, en colaboración con la Oficina de Santuarios Nacionales de la NOAA, exploró un mini submarino japonés a 8 kilómetros de la entrada la base militar. El destructor de la Armada USS Ward hundió el submarino en la mañana del 7 de diciembre de 1941, 90 minutos antes de que aviones militares japoneses bombardearan el puerto. El hundimiento del submarino marcó la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial en el Pacífico.

Mapas de cientos de miles de kilómetros cuadrados de fondos marinos

La cartografía del fondo marino ha revelado rasgos, como los montes submarinos, de los que no se tenía conocimiento. El mapeo realizado en los últimos tres años es uno de los conjuntos de los datos más importantes que la misión ha producido; convirtiéndose en información valiosa para la ciencia, la gestión de recursos y la seguridad nacional.

La épica batalla entre un camarón y un pez dragón

El 27 de marzo de 2017, los científicos observaron una feroz batalla entre un camarón carideo (Heterocarpus) y un tipo de pez dragón de aguas medias. Los camarones de aguas profundas han sido típicamente observados como carroñeros – no cazadores – y los científicos se preguntan cómo este camarón fue capaz de capturar a un pez.

Un raro avistamiento de estrellas frágiles capturando un calamar de natación

El 5 de mayo de 2017, los científicos observaron una rara aparición de una estrella frágil, de la familia Ophiotrichidae, capturando y comiendo presa en movimiento: un calamar pequeño en el género Abralia. La mayoría de los ophiuroids se han observado que scavenging o que alimentan por algunos otros medios pasivos, tales como alimentación del filtro, generalmente suspendiendo sus brazos en la corriente de agua.

Un fascinante viaje por una nueva frontera marina

El 6 de mayo de 2017, mientras operaba en la Unidad Jarvis del Monumento Nacional Marino de las Islas Remotas del Pacífico, el equipo Okeanos Explorer llevó a cabo una serie de estudios de mediados de 1.400 a 300 metros. A unos 1.400 metros de profundidad, registramos este holothurio pelágico, o pepino nadando en aguas profundas. Se diferencia de otros pepinos de mar porque se asemeja a una medusa. Las prospecciones de mediano tamaño aumentan nuestro conocimiento sobre la mayor, pero una de las comunidades naturales menos comprendidas en la Tierra, la columna de agua – una nueva frontera para la exploración.

Los avances por revivir un mamut

Libro revela cómo la extraña conjunción entre un científico de Harvard y un multimillonario comienza a dar frutos.

Los avances por revivir un mamut

Lyuba fue descubierta en 2007 por un cazador de renos en la península de Yamal, en el Ártico ruso. Con una data de 42 mil años, se estima que el animal tenía tres meses de vida cuando murió. Desde entonces, Lyuba se convirtió en el mamut mejor conservado encontrado hasta hoy y en lo más parecido a uno real que el hombre podrá ver jamás.

Eso si los esfuerzos de George Church, profesor de genética de la U. de Harvard, que lidera un equipo de científicos que estudia las posibilidades de revivir el extinto paquidermo, no dan frutos.

Church trabaja silenciosamente en un proyecto desde 2015, pero este fin de semana, el superventas Ben Mezrich lanzó el libro Mamut lanudo: La verdadera historia de la misión de revivir una de las criaturas extintas más icónicas de la historia, que resume todos los avances que el genetista ha logrado hasta ahora, los que no son pocos.

Church quiere tomar el ADN extraído de mamuts congelados y usarlo para modificar genéticamente células de elefantes actuales.

De acuerdo con la publicación, hasta ahora el equipo ha logrado hacer crecer piel de mamut en un ratón injertado con algunas células de elefante. Los resultados, sin embargo, aún no han sido publicados en ninguna revista científica.

Lo más loco

En su libro -que según la cubierta pronto se convertirá en una gran película, de hecho Fox ya compró los derechos- Mezrich también detalla como Peter Thiel, uno de los fundadores del sistema de pagos en línea PayPal, donó 100 mil dólares para el proyecto.

Church relata que Thiel le dijo que quería ayudarlo a financiar alguna “loca idea”. El científico entonces le exhibió tres de sus iniciativas menos convencionales: una contra el envejecimiento que involucra la terapia genética; un plan que emplea neuronas humanas para crear inteligencia artificial, y el intento por revivir un mamut a partir de ADN.

Thiel no dudo y se inclinó por esta última iniciativa.

La decisión no sorprendió a muchos. Según varias entrevistas, Thiel ve a la muerte como un terrible inconveniente que se necesita interrumpir.

“Casi todo ser humano que ha vivido ha muerto. La solución de este problema es la cosa más natural, humana, e importante que podríamos hacer”, cita en su web la Fundación SENS, una organización benéfica apoyada por Thiel, cuyo enfoque es que el envejecimiento es una enfermedad que necesita una cura.

Respecto a las repercusiones éticas del trabajo de Church, Mezrich dijo que “la idea de jugar a ser Dios, de cometer un error, de dejar algo fuera del laboratorio, existen. Y es por eso que se necesitan científicos responsables, como el doctor Church”.