Archivo del Autor: eleansar

Vacuna contra nuevo coronavirus estaría lista en tres meses: científicos estadounidenses

Resultado de imagen de Vacuna contra nuevo coronavirus estaría lista en tres meses: científicos estadounidenses
De salir todo como lo esperado probarían la vacuna con pacientes contagiados que estén en la primera etapa. 
Imagen de  PANORAMA.com.ve

Un grupo de científicos estadounidenses dijeron este jueves que una posible vacuna para el nuevo coronavirus (2019-nCoV) podría estar lista para pruebas en tres meses y se aplicaría en personas en una etapa temprana de contagio.


En un ensayo publicado en la revista médica estadounidense JAMA se explica que avances tecnológicos logrados desde el brote de SARS en 2003 han reducido en gran medida el calendario de desarrollo de la vacuna.
Los autores del texto científico son el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EEUU, Anthony Fauci, y la profesora asistente en enfermedades infecciosas de la Universidad Penn State, Catharine Paules.
Los investigadores pasaron de obtener la secuencia genómica del virus del SARS a un ensayo clínico de fase uno de una vacuna de ADN en 20 meses y desde entonces han comprimido esa línea de tiempo a 3.25 meses para otras enfermedades virales


Los científicos esperan avanzar aún más rápido en la 2019-nCoV, utilizando la tecnología de la vacuna de ARN mensajero (ARNm), según los autores.
El receptor humano predominante para la glucoproteína del SARS es la enzima convertidora de angiotensina humana 2 (ACE2). Los análisis preliminares indicaron que 2019-nCoV tiene cierta homología de aminoácidos con el virus del SARS y puede usar ACE2 como receptor.
Esto podría tener implicaciones importantes para predecir el potencial de pandemia en el futuro, argumentaron los autores.
Además, la aparición de otro brote de enfermedad causada por un patógeno de una familia viral, que antes se consideraba relativamente benigna, subraya el desafío perpetuo de las enfermedades infecciosas emergentes y la importancia de una preparación sostenida, expusieron.


Las instituciones médicas estadounidenses y chinas están trabajando juntas para desarrollar una vacuna contra el nuevo coronavirus que ya causó 830 casos confirmados de neumonía en China a partir del jueves.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo el jueves que era “demasiado temprano” para declarar el brote del nuevo coronavirus en China como una emergencia de salud pública de preocupación internacional, al tiempo que advirtió que el número de casos puede aumentar ya que mucho sobre el virus sigue siendo desconocido.

Los dos importantes y recientes hallazgos científicos que muchos desconocen

Dos notables hallazgos científicos han sido dados a conocer en los últimos días, siendo tema en diversos medios alrededor de todo el mundo.

Los resultados de ambas investigaciones han sido publicadas en la revista científica Nature, una de las más prestigiosas a nivel mundial.

Además, estos estudios representan importantes avances no sólo en el campo de la salud sino que también en cuanto al origen de la vida compleja en la Tierra.

Sin embargo, pese a la relevancia que tienen para las ciencias, lo cierto es que hay muchos quienes desconocen estos descubrimientos así como sus implicancias.

Una célula que podría tratar varios tipos de cáncer

Un equipo de científicos de la Universidad de Cardiff descubrió un linfocito, parte del sistema inmune humano, que podría servir en el tratamiento de varios tipos de cáncer.

Los investigadores afirmaron que en pruebas de laboratorio consiguieron que células cancerígenas fueran destruidas a través de este mecanismo, con el propio sistema inmune, lo que se podría replicar “en todos los individuos”.

En concreto, concluyeron que linfocitos receptores reconocieron y eliminaron a las células con la proteína CMH de clase I, molécula conocida como MR1, “manteniéndose inerte con las células no cancerígenas”. Es decir, no atacó los tejidos sanos.

En esa línea, indicaron que el MR1 es un “objetivo atractivo para la inmunoterapia del cáncer debido a su naturaleza monomórfica”. No obstante, admitieron que todavía “queda mucho por descubrir”.

Oregon State University (CC) Flickr
Oregon State University (CC) Flickr

Pese a ello, aseveraron que lograron confirmar que se logró el reconocimiento de células cancerosas por un clon de células T, el que “respondió a múltiples líneas celulares de cáncer de diversos tipos de tejidos, lo que resultó en la muerte de células cancerosas in vitro e in vivo“.

En conversación con BBC News, Andrew Sewell, uno de los autores del estudio, sostuvo que esto abre las posibilidades para tratar “a cada paciente” que sufra de esta enfermedad. “Con anterioridad, nadie pensaba que esto podría ser posible”, agregó el miembro de la División de Infecciones e Inmunidad de la Escuela de Medicina de la casa de estudios.

Desde el equipo médico anunciaron que algunos de los tipos de cáncer en los que funcionó esta terapia fue en el de próstata, de mama y de pulmón, aunque todavía no se prueba en humanos. No obstante, y pese al entusiasmo del equipo, otros científicos pusieron paños fríos al ímpetu de sus colegas, indicando que la investigación está en una etapa “demasiado temprana”.

Descubrimiento del organismo que dio origen a toda la vida compleja en la Tierra

Por su parte, un equipo de científicos japoneses ha hecho noticia recientemente luego que lograran, por primera vez, sacar del fondo del mar y criar en cautiverio arqueas de Asgard.

Se trata de unos microbios cuyos antepasados habrían sido el primer paso para la aparición de todas las formas de vida complejas en la Tierra, incluyendo a nosotros, los seres humanos.

Tal como recoge El País de España, los investigadores lograron cultivar y criar dichas arqueas de Asgard después de 15 años de estudios y análisis.

El estudio, que ha sido publicado en la revista científica Nature, detalla que para el análisis los científicos cultivaron y criaron un grupo de diferentes arqueas en un laboratorio, para luego separarlas en grupos.

Una arquea de Asgard vista a través de un microscopio | Nature
Una arquea de Asgard vista a través de un microscopio | Nature

Una vez categorizadas, los expertos continuaron el estudio con las arqueas de Asgard, o Candidatus Prometheoarchaeum syntrophicum, similares a las arqueas prehistóricas que dieron origen a la vida en el planeta.

Cabe señalar que todos los seres complejos de la Tierra están formados por células complejas llamadas eucariotas. Además de éstas, en nuestro planeta existen otros dos grandes dominios de la vida: las bacterias y las arqueas.

Para los científicos estas últimas son las más interesantes y llamativas, ya que según se cree, hace unos 2.000 millones de años una arquea se tragó a otro microbio. Tras asimilarlo, dio origen a la primera célula compleja. De acuerdo a El País, este fue el primer paso hasta llegar a nosotros, aunque aún no se sabe cómo ocurrió.

Científicos desarrollan láser para erradicar cáncer de la sangre

Este láser puede evitar que las células se expandan a otras partes del cuerpo través de la sangre.

Científicos desarrollan láser para erradicar cáncer de la sangre

México.- Los avances científicos cada vez son más innovadores y surgen de manera rápida, ahora investigadores desarrollaron un láser que puede encontrar y atacar a las células cancerígenas desde afuera de la piel.

Este láser puede evitar que las células se expandan a otras partes del cuerpo través de la sangre.

“Para evitar que el cáncer se propage, los doctores toman muestras de sangre, pero las pruebas fallan en encontrar a las células tumorables, especialmente si el paciente tiene una etapa temprana de cáncer”, explicó Vladimir Zharov, director del Centro de nanomedicina de la Universidad de Arkansas de Ciencias Médicas.

Se trata de una técnica no invasiva que se creó gracias a la tecnología Cytophonem, que usa pulsos de luz láser afuera de la piel para detectar a las células tumorables en la sangre.

Aunque no se encuentra de manera comercial, los científicos aseguran que este láser es más efectivo que los métodos para detectar células enfermas en la sangre.

Una sonda fluorescente podría permitir a los científicos observar circuitos dentro del cerebro

Investigadores del MIT y la Universidad de Boston han demostrado que con esta sonda fluorescente pueden obtener imágenes de la actividad de muchas neuronas a la vez, en el cerebro de modelos animales como son los ratones.

Conexiones entre neuronas en el cerebro (Foto: MIT)
Conexiones entre neuronas en el cerebro (Foto: MIT)

Gracias al uso de una sonda fluorescente que se ilumina cuando las células cerebrales están eléctricamente activas, los investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés Massachusetts Institute of Technology) y de la Universidad de Boston han demostrado que pueden obtener imágenes de la actividad de muchas neuronas a la vez, en el cerebro de modelos animales como son los ratones.

Esta técnica, que se puede realizar usando un simple microscopio óptico, podría permitir a los neurocientíficos visualizar la actividad de los circuitos dentro del cerebro y vincularlos con comportamientos específicos, según han dicho Edward Boyden, profesor de Neurotecnología y Eva Tan, docente de Ingeniería Biológica. del Cerebro y Ciencias Cognitivas en el MIT.

“Si quieres estudiar un comportamiento o una enfermedad, debes imaginar la actividad de las poblaciones de neuronas porque trabajan juntas en una red”

“Si quieres estudiar un comportamiento o una enfermedad, debes imaginar la actividad de las poblaciones de neuronas porque trabajan juntas en una red”, ha declarado Boyden, quien también es miembro del Instituto McGovern para la Investigación del Cerebro y del Instituto Koch para la Investigación Integrativa del Cáncer, entidades asociadas al MIT.

Utilizando esta molécula de detección de voltaje, los científicos han demostrado que podían registrar la actividad eléctrica de muchas más neuronas de lo que era posible con cualquier sonda de voltaje fluorescente existente, totalmente codificada genéticamente.

Los siguientes pasos del grupo de expertos irán encaminados a trasladar todo este conocimiento al ámbito de los seres humanos

El citado Edward Boyden y Xue Han, profesora asociada de Ingeniería Biomédica en la Universidad de Boston, son los autores principales del estudio, que aparece publicado en la edición online del día 9 de octubre de la revista científica Nature. Por su parte, los autores principales del artículo son Kiryl Piatkevich, postdoctorado del MIT; Seth Bensussen, estudiante graduado por el centro universitario de Boston, y Hua-an Tseng, investigador de la misma institución académica.

A juicio de los investigadores, estos nuevos hallazgos “introducen una herramienta genética nueva y poderosa” para la generación de imágenes de voltaje en el cerebro de ratones despiertos. Ahora, los siguientes pasos del grupo de expertos irá encaminados a trasladar todo este conocimiento al ámbito de los seres humanos.

Científicos descubren que los árboles tienen un latido parecido a del corazón humano

Un estudio reciente muestra que los árboles en realidad tienen pulsaciones, como un corazón que late.

Los árboles siempre han sido una fuente de curiosidad. Están en el centro de muchas terapias relacionadas con la relajación, el bienestar y la búsqueda de ósmosis con la naturaleza, todo ello debido a la energía que se supone que deben transmitir.

El sitio de New Scientist reveló este estudio. Como los humanos, los árboles vivirían al ritmo de un “latido del corazón”. ¿Por qué lo estamos descubriendo hoy? Parecería que este latido del corazón es tan lento que hasta ahora era casi imposible detectarlo. Este estudio fue realizado por Andras Zlinsky y su equipo de expertos en biociencia en la Universidad de Aarhus en Dinamarca.

En el sitio de New Scientist, él cuenta su descubrimiento: ” Hemos encontrado que la mayoría de los árboles regularmente tienen cambios periódicos de forma, sincronizados en toda la planta, y más cortos que un ciclo día-noche, lo que implica cambios periódicos. Más o menos, el árbol, durante la noche, parece actuar de la misma manera que nuestro corazón actúa sobre nuestro cuerpo, excepto que en el caso del árbol, son las ramas del árbol las que bombean el agua desde las raíces hasta las hojas”.

Pero sí, el árbol tiene un latido, aunque muy diferente al nuestro. De hecho, los científicos explican que el “pulso” de los árboles no es en absoluto regular como el nuestro. Latiría una vez y cada dos horas. Como se explicó anteriormente, el árbol regula la presión del agua presente en ellos. El equipo de científicos que trabajaron en este estudio observó árboles durante la noche, de modo que el sol y el viento no interfieran con el movimiento de las ramas y, por lo tanto, el resultado esperado.

Científicos suecos crean líquido capaz de almacenar energía solar por 18 años

Las baterías del futuro serían líquidas y 100% amigables con el medio ambiente gracias a su capacidad de almacenar energía solar.

Durante los últimos años ha habido grandes avances en el desarrollo de sistemas que aprovechen al máximo la energía solar. Pero tal vez no exista nada como lo que les compartimos hoy: un líquido capaz de almacenar el poder del sol por casi dos décadas.

Parece algo sacado de una obra de ciencia ficción. Pero científicos de la Universidad Tecnológica Chalmers, en Suecia, han creado este líquido químico que funciona como un nuevo método de almacenamiento de energía solar altamente eficiente.

A esta nueva técnica de aprovechamiento los investigadores la han denominado como Sistema Solar Térmico Molecular.

Y sería mucho más eficiente que los paneles actuales. Ya que el medio líquido garantizaría su aprovechamiento al máximo y podría durar guardada hasta 18 años:

La técnica representa que podemos almacenar la energía solar en enlaces químicos y liberar la energía en forma de calor siempre que la necesitemos.

La combinación del almacenamiento de energía química con paneles solares de calentamiento de agua permite una conversión de más del 80% de la luz solar entrante.

Pero nosotros vimos una oportunidad para desarrollar moléculas que hacen que el proceso sea mucho más eficiente.

Al mismo tiempo, estamos demostrando el funcionamiento de un sistema robusto que puede soportar más de 140 ciclos de almacenamiento y liberación de energía con una degradación insignificante.

Son las palabras del profesor Kasper Moth-Poulsen, líder de la investigación. Los trabajos en torno a este proyecto han circulado desde 2017. Logrando refinar el sistema de manera significativa en los últimos años.

Los avances científicos que vendrán en 2020

En los próximos meses se lanzarán dos importantes robots a Marte, se observará un agujero negro supermasivo y se avanzará en la creación de vida artificial

El 2019 está a punto de llegar a su fin. En el campo de la ciencia, este ha sido el año en que se ha publicado la primera fotografía de la historia de un agujero negro. La inteligencia artificial ha logrado vencer en videojuegos de estrategia y en el póker y los ordenadores cuánticos han dado un gran salto. ¿Qué llegará en 2020? Resulta difícil predecir qué ocurrirá en campos que avanzan a velocidad de vértigo, pero hay ciertas cosas seguras, tal como adelanta « Nature». Durante este año se enviarán a Marte dos ambiciosos robots, se tratará de obtener una imagen del agujero negro del centro de la Vía Láctea y se sentarán las bases de un par de instalaciones cruciales para ampliar las fronteras de la física. Los órganos sintéticos, la vida artificial y la técnica de edición genética CRISPR también serán protagonistas.

1. En busca de vida en Marte

Representación del rover «Mars 2020», lanzado en 2020. Es muy similar al «Curiosity» pero va equipado con un brazo y un pequeño taladro
Representación del rover «Mars 2020», lanzado en 2020. Es muy similar al «Curiosity» pero va equipado con un brazo y un pequeño taladro – NASA

Los investigadores llevan décadas estudiando la geología de Marte para tratar de averiguar si es, o fue, habitable. Sin embargo, este año se lanzará una misión que buscará indicios directos de vida y otra que permitirá que, en unos diez años, una nave traiga a la Tierra rocas del planeta rojo. Eso sí, ambas llegarán en 2021.

En julio de 2020 la Agencia Espacial Europea (ESA) y la rusa Roscosmos lanzarán a Marte el rover « Rosalind Franklin», como parte de la misión «ExoMars». Este robot podrá detectar moléculas orgánicas indicadoras de vida y cuenta con un taladro para buscarlas en el subsuelo, hasta una profundidad de dos metros. Esto es relevante porque se sospecha que bajo la superficie hay agua líquida y los supuestos microbios marcianos estarían a salvo de la radiación que barre el exterior.

También en el verano del año próximo la NASA lanzará el «Mars 2020», un sofisticado rover, muy similar al «Curiosity», que hoy explora Marte. Este explorador tomará muestras del suelo marciano y las dejará en el interior de 43 tubos. Estos viales serán recogidos más adelante por la «Mars Sample Return Mission», un ambicioso programa de la NASA y la ESA para lanzar dichas muestras desde Marte y llevarlas hasta el desierto de Utah, EEUU, en 2031.

Por último, en 2020 China enviará a Marte su primer aterrizador, el «Huoxing-1», junto a un pequeño rover. Además, los Emiratos Árabes Unidos enviarán un satélite, en la que será la primera misión de un país árabe con destino a Marte.

2. Otro vistazo al abismo

Fotografía del horizonte de sucesos del agujero negro supermasivo de la galaxia M87. Este año se tratará de obtener una imagen del agujero del centro de la Vía Láctea
Fotografía del horizonte de sucesos del agujero negro supermasivo de la galaxia M87. Este año se tratará de obtener una imagen del agujero del centro de la Vía Láctea – Event Horizon Telescope Collaboration

Este año, los astrónomos del consorcio internacional del «Event Horizon Telescope» (EHT) presentaron la primera imagen de un agujero negro de toda la historia. La instantánea mostró el aspecto de un agujero negro supermasivo situado en el corazón de la galaxia Messier 87, a 55 millones de años luz de la Tierra.

En 2020, el consorcio del EHT contará con 11 nuevas instalaciones y mayores capacidades. Gracias a esto, los astrónomos tratarán de obtener una imagen de Sagitario A*, el agujero negro supermasivo del centro de la Vía Láctea, situado a 26.000 años luz de la Tierra.

Esto permitirá seguir avanzando en la comprensión de estos objetos, que son muy importantes para entender la evolución de las galaxias y para poner a prueba las ecuaciones de la relatividad de Einstein. Más adelante, se espera poder obtener fotografías de una veintena de agujeros negros e incluso poder filmar los cambios de su superficie, el llamado horizonte de sucesos.

Además, la ESA actualizará los datos de la misión «Gaia», que está trazando un mapa tridimensional de la Vía Láctea. Estos nuevos datos serán claves para comprender la estructura y la evolución de nuestra galaxia. Por último, está previsto que los observatorios de ondas gravitacionales LIGO y Virgo, en EEUU e Italia, respectivamente, sigan publicando detecciones de colisiones entre agujeros negros y otro tipo de objetos. Además, se les unirá un observatorio japonés, el KAGRA.

3. Nuevos laboratorios para lo infinitamente pequeño

Interior del detector de neutrinos Super-Kamiokande, en Japón. Este año se aprobará la construcción de unas instalaciones todavía mayores
Interior del detector de neutrinos Super-Kamiokande, en Japón. Este año se aprobará la construcción de unas instalaciones todavía mayores – Observatorio Kamioka/ICRR/Universidad de Tokio

El año que viene los científicos no se olvidarán del dominio de lo infinitamente pequeño. En mayo de 2020, la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN) espera asegurar los fondos para construir un colisionador de partículas que será más potente y mucho mayor que el famoso LHC («Large Hadron Collider»): se trata del « Future Circular Collider Study» (FCC), un mega-colisionador de hadrones, que contara con un anillo de 100 kilómetros de longitud, frente a los 27 del LHC, y que será seis veces más potente. Su coste ascenderá hasta los 21.000 millones de euros, pero permitirá adentrarse en las fronteras desconocidas de la física.

En 2020 el Laboratorio del acelerador Nacional Fermi, en Estados Unidos, publicará los resultados del experimento « Muon g-2», que ha medido con alta precisión cómo los muones, partículas similares a electrones pero más masivas, se comportan en un campo magnético. Así se podría revelar la existencia de nuevas partículas.

Detectores de neutrinos

Además, en 2020 se aprobará la construcción del mayor detector de neutrinos hasta la fecha, el japonés Hyper-Kamiokande, que superará al actual Super-Kamiokande. Estas instalaciones contarán con un tanque de agua de 71 metros de profundidad y 68 de ancho, en el que unos sensores captarán la tenue luz causada por el impacto de los neutrinos contra los átomos del agua. De esta forma, observará los neutrinos procedentes de rayos cósmicos, el Sol o supernovas. Incluso, se baraja que pueda detectar el posible decaimiento espontáneo de los protones del agua, lo que por sí solo sería un descubrimiento revolucionario.

Este proyecto costará alrededor de 540 millones de euros y será el primero de una serie de detectores de neutrinos de próxima generación que empezarán a funcionar esta década. Entre estos se encuentra el estadounidense DUNE y el chino JUNO. Investigar los neutrinos, partículas fantasma casi sin masa y sin carga eléctrica, es importante para comprender los procesos que ocurren dentro del Sol o por qué el universo está hecho de materia y no de antimateria.

4. Hacia la vida artificial

Representación de células de la levadura del pan. En 2020 se espera que se construya un genoma artificial de este microorganismo
Representación de células de la levadura del pan. En 2020 se espera que se construya un genoma artificial de este microorganismo

Esta década que finaliza ha presenciado el despegue de la biología sintética, una aproximación cuyo objetivo es diseñar genomas a medida para introducirlos en seres vivos sencillos. Así se puede lograr que ciertos microorganismos, como bacterias o levaduras, fabriquen medicamentos, hormonas o combustibles.

Una investigación dirigida por el multimillonario Craig Venter logró crear la primera forma de vida con un genoma sintético en 2010. Solo seis años más tarde Venter logró crear un genoma mínimo, con los genes indispensables, e introducirlos en una bacteria. Todo esto se logró en una de las bacterias más simples que se conocen, la llamada Mycoplasma mycoides.

En 2020 se espera que una colaboración de 15 laboratorios de investigación, llamada « Yeast 2.0», logre reconstruir artificialmente el genoma de la levadura del pan (Saccharomyces cerevisiae). A diferencia de los trabajos de Venter, en este caso el organismo es muy complejo y su genoma es muy intrincado, ya que cuenta con 16 cromosomas (el humano tiene 23 parejas). Los investigadores han estado haciendo pruebas y modificando este genoma artificial, lo que es muy interesante para estudiar al organismo y para desarrollar nuevas vías para sintetizar productos, como biocombustibles o medicinas. A diferencia de la biotecnología, que modifica organismos preexistentes, la biología sintética buscar diseñar nuevos organismos a medida, lo que abre nuevas posibilidades.

5. Órganos sintéticos

En 2020 se cultivarán tejidos humanos en embriones de ratón y rata
En 2020 se cultivarán tejidos humanos en embriones de ratón y rata

En la última década, científicos como el español Juan Carlos Izpisua han trabajado en aprender a mantener embriones vivos fuera del útero y en desarrollarlos de forma artificial a partir de una sola célula. De esta forma no solo se puede estudiar el desarrollo embrionario, lo que es clave para comprender el origen de muchas enfermedades, sino también avanzar hacia el cultivo de órganos o tejidos sintéticos en otros animales para que puedan ser trasplantados a humanos.

En 2020 está previsto que el equipo de Hiromitsu Nakauchi, investigador en la Universidad de Tokio (Japón) comience a cultivar tejidos humanos en embriones de ratón y de rata. A continuación, tiene pensado trasplantar esos embriones híbridos a animales, en un paso que no se había podido hacer hasta ahora.

La esperanza de CRISPR

La técnica de edición genética CRISPR (de «repeticiones palindrómicas cortas agrupadas y regularmente interespaciadas») será clave. Permite editar el genoma de los seres vivos con facilidad y se está empezando a usar para tratar enfermedades hereditarias raras.

Este año, se ha mostrado que CRISPR puede servir para curar dos enfermedades: un paciente con beta-talasemia ha dejado de necesitar transfusiones y otro aquejado de anemia falciforme se ha curado de uno de sus síntomas, gracias a la infusión de células del paciente editadas con la técnica CRISPR.

Además de avanzar hacia el tratamiento de estas enfermedades, en 2020 se usará esta técnica para tratar el mieloma múltiple, el síndrome de Usher o la amiloidosis cardiaca. Las aplicaciones de CRISPR parecen ilimitadas y de momento solo están frenadas por las consideraciones éticas: por ahora, no se quiere manipular embriones humanos ni crear mutaciones hereditarias.

6. Internet desde el espacio y «supermosquitos»

Despliegue de varios satélites de la constelación «Starlink», que proporcionará acceso a internet en todo el globo
Despliegue de varios satélites de la constelación «Starlink», que proporcionará acceso a internet en todo el globo – SpaceX

Aparte de lo ya comentado, 2020 será el año en que se producirán otros muchos avances. En el espacio, China lanzará la misión «Chang´e 5» a la Luna, con el objetivo de recoger muestras y traerlas de vuelta a la Tierra. La compañía SpaceX tiene previsto lanzar hasta un total de 12.000 satélites de su nueva constelación, «Starlink», que ofrecerá acceso a internet por vía satélite.

En 2020 se obtendrán los resultados de una gran prueba realizada en la ciudad de Yogyakarta, Indonesia, en la que se han liberado mosquitos infectados con una bacteria (Wolbachia), que tiene la capacidad de inhibir la replicación de los virus del dengue, el chikungunya y el zika. También se pondrá a prueba una vacuna contra la malaria en Guinea Ecuatorial y la Organización Mundial de la Salud espera eliminar la tripanosomiasis o enfermedad del sueño, como problema de salud pública.

Perovskitas y superconductores

En el campo de los materiales, se tratará de demostrar el funcionamiento de un superconductor, un material que conduce la electricidad sin resistencia, a temperatura ambiente. Esto es muy prometedor para lograr aplicaciones comerciales. Por ahora, los superconductores se usan en investigación básica y permiten crear electroimanes muy poderosos. Se emplean en trenes de levitación magnética o en resonancias y se podrían usar en motores eléctricos o dispositivos de almacenamiento de energía.

Además, en 2020 varias compañías comenzarán a vender paneles solares basados en perovskitas, un material que es más barato y fácil de producir que el silicio de los paneles convencionales. Por último, está previsto que en los Juegos Olímpicos de Tokio la compañía Toyota presente un prototipo de vehículo eléctrico propulsado por baterías de iones de litio de estado sólido, que tienen más capacidad de almacenamiento que las baterías líquidas.

IAs y computadores cuánticos

La inteligencia artificial seguirá avanzando a marchas forzadas. Si en 2019 las IAs han logrado ganar en el póker y en el videojuego «Starcraft», en 2020 se espera que aumente la profundidad y la complejidad de las redes neurales, la automatización del desarrollo de las inteligencias artificiales y el uso de esta tecnología en la creación de fármacos.

En el campo de la computación cuántica, se esperan nuevos desarrollos de otras compañías en respuesta al anuncio de la supremacía cuántica de Google. También se producirán avances en el desarrollo de comunicaciones y sensores cuánticos.

Científicos resaltan que "ahora hay tecnología" para salvar mamíferos marinos

Científicos que participan en el I Congreso Mundial de Mamíferos Marinos que ha comenzado este lunes en Barcelona han señalado que “existe esperanza para los mamíferos marinos porque ahora hay la tecnología necesaria para salvarlos”.

El biológo conservacionista Charles Littnan, que trabaja con delfines, ballenas y focas desde Honolulu (Hawái), ha destacado en un encuentro con periodistas que existen “historias de esperanza”, que se están desarrollando “técnicas innovadoras que nos hacen mejorar de forma muy lenta” y que “estamos aprendiendo de los errores previos”.

Aun así, Littnan ha destacado que la situación de las especies de mamíferos marinos “cada vez va a peor” y que la situación requiere “una actuación inminente porque no queda tiempo”.

El experto en mamíferos marinos de la British Antarcticy Survey Jaume Forcada ha puesto en valor toda la información de la que se dispone ahora: “si juntásemos todas las piezas del puzzle, podríamos evitar la sobreexplotación”.

Forcada ha hablado de la situación del océano Antártico y del sur del Atlántico, donde ha asegurado que “está habiendo un calentamiento muy rápido durante las últimas cuatro décadas”.

Para el biólogo catalán, “tenemos mucha información, no solo sobre mamíferos marinos, sino sobre otros de los elementos del ecosistema como los pingüinos, pero no los estamos poniendo en común, no estamos usando los datos de los que disponemos”.
 
“Si uniésemos todos los conocimientos que hay disponibles, sería posible convencer a las empresas que sobreexplotan la costa antártica de que es posible respetar a los mamíferos marinos”, ha defendido Forcada.

El veterinario italiano Bruno Cozzi ha anunciado algunos de los avances que ha hecho la ciencia en el conocimiento de estos animales y ha recordado la dificultad que tiene analizar a los mamíferos marinos respecto a los animales terrestres.

“Tenemos que abandonar el marco mental de la anatomía de los animales terrestres -ha señalado Cozzi- para centrarnos en la suya propia, solo de esa forma podremos entender cosas tan extraordinarias como que sean capaces de aguantar dos horas sin respirar bajo el agua”.

Para Cozzi, la nueva información sobre el funcionamiento de los organismos de los mamíferos marinos “permitirá diseñar estrategias más eficaces para su preservación”.

El investigador Simone Panigada ha presentado su investigación, que ha permitido conocer “el estado de los ecosistemas del 75 % de las costas del Mediterráneo” como otro de los estudios que permiten avanzar en la preservación de los mamíferos marinos.

Otros científicos presentes en el acto han señalado los peligros que afrontan los mamíferos marinos, como la investigadora del Instituto Polar Noruego Heli Routti, que investiga los microplásticos y otros contaminantes que acaban en los cuerpos de los estas especies.

Routti ha recalcado que es necesaria “una regulación del consumo y la producción de plásticos porque la contaminación que sufren los mamíferos marinos acaba afectando también a los humanos”.

Charles Littnan ha destacado en la misma línea que “es importante hacer ver a la gente que mejorar y conservar la biodiversidad tiene un impacto directo en la calidad de vida de las personas para que exista una implicación ciudadana”.

Este acto también ha servido para recordar la situación de la vaquita, un cetáceo que vive en las costas de México y que se ve amenazado por la pesca furtiva de totoabas, un pez muy valioso en el mercado negro chino.

El profesor de la Universidad de Duke Andy Read ha expresado “el enfado e impotencia” que le supone ver que el gobierno mexicano no actúa “a pesar de que solo quedan una docena de ejemplares y existe una alta probabilidad de que la especie se extinga el año que viene”.

El doctor Lars Bejder, del Instituto de Biología Marina de Hawái, ha añadido que la situación de la vaquita es extrapolable a muchos otros mamíferos marinos y que “se ha llegado al punto donde son necesarias acciones drásticas”.

Los descubrimientos científicos más alucinantes de 2019 incluyen la primera imagen de un agujero negro, el hallazgo de un calamar gigante y un exoplaneta con vapor de agua

Una simulación por ordenador de cómo el disco de acreción de un agujero negro supermasivo y su horizonte de sucesos (o "sombra" interna) podría aparecer ante un telescopio en la Tierra.

Una simulación por ordenador de cómo el disco de acreción de un agujero negro supermasivo y su horizonte de sucesos (o “sombra” interna) podría aparecer ante un telescopio en la Tierra. Event Horizon Telescope/Hotaka Shiokawa

En 2019, científicos de todo el mundo realizaron algunas hazañas impresionantes: renderizaron por primera vez un agujero negro supermasivo, debutaron dos tratamientos para el virus Ébola y lanzaron una nave espacial en órbita impulsada únicamente por la luz solar.

Durante el año pasado, los científicos también descubrieron un continente oculto, capturaron un video de un calamar gigante en su hábitat de aguas profundas y enviaron una sonda a un asteroide a 300 millones de kilómetros de la Tierra.

Estos y otros logros están mejorando la comprensión de los científicos de nuestro planeta y del cosmos circundante.

Ahora que se acerca un nuevo año —y una nueva década—, aquí tienes una mirada retrospectiva a algunos de los descubrimientos científicos más alucinantes de 2019.

El día de Año Nuevo, la nave espacial New Horizons de la NASA, propulsada por energía nuclear, voló más allá de un misterioso objeto del tamaño de una montaña a 6.000 millones de kilómetros de la Tierra.

El día de Año Nuevo, la nave espacial New Horizons de la NASA, propulsada por energía nuclear, voló más allá de un misterioso objeto del tamaño de una montaña a 4.000 millones de millas de la Tierra.

Nuevos Horizontes tomó esta imagen detallada del objeto espacial MU69 (o “Arrokoth”) a las 12:26 a.m. EST el 1 de enero de 2019. NASA/JHUAPL/SwRI

NASA/JHUAPL/SwRI

El objeto, llamado MU69, es apodado Arrokoth, que significa “cielo” en la lengua Powhatan/Algonquian (antes se le llamaba Ultima Thule). Es el objeto más lejano que la humanidad ha visitado en su historia.

La sonda New Horizons tomó cientos de fotografías mientras volaba junto a la roca espacial a 50.000 kilómetros por hora.

Las imágenes revelaron que Arrokoth es plano como una tortita, en lugar de tener forma esférica. Los datos sin precedentes probablemente revelarán nuevas pistas sobre la evolución del sistema solar y cómo se formaron planetas como la Tierra, aunque los científicos todavía están recibiendo y procesando la información de la sonda.

Apenas unos días después del vuelo de New Horizons, la misión Chang’e-4 de China puso un rover y un módulo de aterrizaje en el lado opuesto de la luna — la parte que no podemos ver desde la Tierra.

Just days after New Horizons' fly-by, China's Chang'e-4 mission put a rover and lander on the far side of the moon — the part we can't see from Earth.

CNSA / CLEP

Antes del éxito de Chang’e-4, ningún país o agencia espacial había tocado el otro lado de la luna.

El nombre “Chang’e” es el de una mítica diosa lunar, y el “4” indica que se trata de la cuarta misión robótica del programa de exploración lunar de China, que dura ya una década.

El rover aterrizó en el Polo Sur de la Luna, en la cuenca de Aitken, que es el sitio de una colisión cataclísmica que ocurrió hace unos 3.900 millones de años. El choque celestial dejó un sitio de impacto de 2.500 kilómetros de diámetro que probablemente perforó toda la corteza lunar. Por lo tanto, el aterrizaje de la nave en este cráter podría permitir a los científicos estudiar algunas de las rocas más antiguas de la Luna.

En otras partes del sistema solar, los científicos de la NASA también aprendieron sobre los temblores de Marte, la versión del planeta rojo de los terremotos.

En otras partes del sistema solar, los científicos de la NASA también aprendieron sobre los terremotos de Marte, la versión del planeta rojo de los terremotos.

Una foto de la NASA muestra el sismómetro cubierto de cúpula del módulo de aterrizaje InSight, conocido como SEIS, en la superficie de Marte. NASA/JPL-Caltech/AP

El módulo de aterrizaje InSight de la NASA, que aterrizó en Marte en noviembre de 2018, ha dado a los científicos la capacidad sin precedentes de detectar y monitorear los terremotos en Marte.

El sismómetro incorporado del módulo de aterrizaje detectó su primer terremoto en Marte en abril. Desde entonces, los investigadores han registrado más de 100 eventos sísmicos, de los cuales unos 21 fueron probablemente terremotos. Al leer las ondas sísmicas en Marte, los científicos esperan que revelen pistas sobre cómo es el interior del planeta.

A más de 300 millones de kilómetros de la Tierra, una nave espacial japonesa aterrizó en la superficie de un asteroide llamado Ryugu en julio.

A más de 5,5 millones de millas de la Tierra, una nave espacial japonesa aterrizó en la superficie de un asteroide llamado Ryugu en julio.

La vista de Hayabusa-2 desde el asteroide Ryugu. JAXA

La Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA) lanzó su sonda Hayabusa-2 en diciembre de 2014. Hayabusa-2 llegó a Ryugu en junio de 2018, pero no aterrizó en la superficie del asteroide hasta este año.

Para recoger muestras de las profundidades de la roca espacial, Hayabusa-2 hizo un agujero en el asteroide antes de aterrizar. El plan de la misión requiere que traiga esas muestras de vuelta a la Tierra. Al estudiar las rocas y escombros más íntimos de Ryugu —que han sido protegidos del desgaste del espacio— los científicos esperan aprender cómo los asteroides como éste pueden haber sembrado a la Tierra con ingredientes clave para la vida miles de millones de años atrás.

La nave espacial Voyager 2 de la NASA dejó nuestro sistema solar este año y entró en las profundidades del espacio interestelar.

La nave espacial Voyager 2 de la NASA dejó nuestro sistema solar este año y entró en las profundidades del espacio interestelar.

Una ilustración muestra la posición de las sondas Voyager 1 y Voyager 2 de la NASA fuera de la heliosfera, una burbuja protectora creada por el sol que se extiende mucho más allá de la órbita de Plutón. NASA/JPL-Caltech

NASA/JPL-Caltech

La sonda transportó datos sin precedentes sobre capas límite previamente desconocidas en el borde lejano de nuestro sistema solar — un área conocida como heliopausa.

El descubrimiento de estas capas límite sugiere que hay etapas en la transición de nuestra burbuja solar al espacio interestelar más allá de lo que los científicos no conocían hasta ahora.

Los científicos también descubrieron un planeta fuera de nuestro sistema solar que podría ser nuestra mejor apuesta para encontrar vida alienígena.

Los científicos también descubrieron un planeta fuera de nuestro sistema solar que podría ser nuestra mejor apuesta para encontrar vida alienígena.

La impresión de un artista muestra el planeta K2-18b, el único exoplaneta conocido por albergar tanto agua como temperaturas que podrían soportar vida. También se muestran su estrella anfitriona y un planeta acompañante en el sistema. ESA/Hubble, M. Kornmesser

En septiembre, los científicos anunciaron que habían detectado vapor de agua en un planeta potencialmente habitable por primera vez. El planeta, llamado K2-18b, es una súper Tierra que orbita una estrella enana roja a 110 años luz de distancia.

K2-18b es el único planeta conocido fuera de nuestro sistema solar con agua, una atmósfera y un rango de temperatura que podría soportar agua líquida en su superficie. Eso lo convierte en nuestro “mejor candidato para la habitabilidad”, dijo un investigador.

Este fue también un año clave para el estudio de los agujeros negros. En abril, el equipo del Telescopio Event Horizon publicó la primera imagen de un agujero negro.

Este fue también un año clave para el estudio de los agujeros negros. En abril, el equipo del Telescopio Event Horizon publicó la primera imagen de un agujero negro.

Los científicos han obtenido la primera imagen de un agujero negro, usando observaciones del Telescopio Event Horizon Horizon del centro de la galaxia M87. Event Horizon Telescope Collaboration

La foto sin precedentes muestra el agujero negro supermasivo en el centro de la galaxia Messier 87, que está a unos 54 millones de años luz de la Tierra. La masa del agujero negro equivale a 6.500 millones de soles.

Aunque la imagen es algo borrosa, mostró que, como se predijo, los agujeros negros parecen esferas oscuras rodeadas por un anillo de luz brillante.

Los científicos lucharon durante décadas para capturar un agujero negro en la cámara, ya que los agujeros negros distorsionan el espacio-tiempo, asegurando que nada pueda liberarse de su atracción gravitatoria — incluso la luz. Por eso la imagen muestra una sombra única en forma de un círculo perfecto en el centro.

Ese no fue el único agujero negro que se abrió este año: por primera vez, los científicos detectaron un agujero negro que devoraba una estrella de neutrones cercana.

Ese no fue el único agujero negro que se abrió este año: por primera vez, los científicos detectaron un agujero negro que devoraba una estrella de neutrones cercana.

Una representación artística de un agujero negro a punto de tragarse una estrella de neutrones. Carl Knox, OzGrav ARC Centre of Excellence

Carl Knox, OzGrav ARC Centre of Excellence

En agosto, los astrofísicos detectaron las consecuencias de una colisión entre un agujero negro y una estrella de neutrones (el remanente superdenso de una estrella muerta).

La catastrófica colisión de hace casi mil millones de años creó ondas en el espacio-tiempo, también conocidas como ondas gravitacionales. Pasaron por la Tierra este año.

Este fue el tercer evento que los científicos observaron usando detectores de ondas gravitacionales. En 2015, los investigadores detectaron ondas por la colisión de dos agujeros negros, y en 2017 observaron la fusión de dos estrellas de neutrones.

Einstein predijo la existencia de ondas gravitacionales en 1915, pero pensó que serían demasiado débiles para detectarse en la Tierra. Las nuevas herramientas han demostrado lo contrario.

Este año también hubo muchas innovaciones en la tecnología de los viajes espaciales. En marzo, SpaceX puso por primera vez en órbita a la Crew Dragon, una nave comercial diseñada para astronautas de la NASA.

Una ilustración de la nave espacial Crew Dragon de SpaceX, también conocida como Dragon 2 o Dragon V2, orbitando la Tierra.

Una ilustración de la nave espacial Crew Dragon de SpaceX, también conocida como Dragon 2 o Dragon V2, que orbita la Tierra. Kennedy Space Center/SpaceX via Flickr

El vuelo inaugural de Crew Dragon marcó la primera vez que una nave espacial comercial diseñada para humanos abandona la Tierra.

También fue la primera vez en ocho años que una nave espacial estadounidense fabricada para personas se puso en órbita. El exitoso vuelo de prueba de Crew Dragon fue un hito crítico para los Estados Unidos. Desde que la NASA retiró su flota de transbordadores espaciales en 2011, los EE.UU. han confiado en los cohetes y barcos rusos para transportar a los astronautas hacia y desde la Estación Espacial Internacional.

Los científicos también aprovecharon con éxito el poder de la luz solar para alimentar una nave espacial.

Los científicos también aprovecharon con éxito el poder de la luz solar para alimentar una nave espacial.

Un concepto artístico de LightSail 2 sobre la Tierra. Josh Spradling/The Planetary Society

Este verano, la Sociedad Planetaria —liderada por el divulgador científico Bill Nye— lanzó en órbita un satélite llamado LightSail 2, donde luego desplegó una vela solar de 32 metros cuadrados.

A medida que las partículas de luz se reflejan en esa vela, transfieren impulso a la nave espacial.

Una nave espacial que utiliza una vela solar de esta manera tiene un suministro casi ilimitado de energía. El avance de este tipo de tecnología de propulsión podría algún día ayudar a las naves espaciales a alcanzar sistemas estelares cercanos que actualmente no son accesibles debido a las cantidades finitas de combustible que podemos lanzar fuera del planeta.

En la Tierra, los científicos también han hecho descubrimientos monumentales, aunque a menudo preocupantes. Los investigadores del clima descubrieron que las capas de hielo de la Antártida y Groenlandia se están derritiendo a un ritmo sin precedentes.

El deshielo del glaciar Thwaites en el oeste de la Antártida contribuye al 4% del aumento del nivel del mar en todo el mundo.

El deshielo del glaciar Thwaites al oeste de la Antártica contribuye un 4% a la subida del nivel del mar en todo el mundo. NASA/OIB/Jeremy Harbeck NASA/OIB/Jeremy Harbeck

En abril, un estudio reveló que la capa de hielo de Groenlandia se está desprendiendo de un promedio de 286.000 millones de toneladas de hielo al año. Hace dos décadas, el promedio anual era de sólo 50.000 millones.

En 2012, Groenlandia perdió más de 400.000 millones de toneladas de hielo.

La Antártida, por su parte, perdió un promedio de 252 mil millones de toneladas de hielo al año en la última década. En la década de 1980, en comparación, la Antártida perdió 40.000 millones de toneladas de hielo al año.

Es más, partes del glaciar Thwaites en la Antártida occidental están retrocediendo hasta 2.625 pies por año, contribuyendo al 4% del aumento del nivel del mar en todo el mundo. Un estudio publicado en julio sugirió que el derretimiento de Thwaites es una bomba de tiempo que probablemente se está acercando a un punto irreversible después del cual todo el glaciar podría colapsar en el océano. Si eso sucediera, el nivel mundial del mar aumentaría en más de 1,5 pies.

Las predicciones de los investigadores sobre el futuro aumento del nivel del mar son cada vez más precisas y aterradoras. Las estimaciones apuntan a que los océanos del mundo podrían aumentar un metro para el año 2100.

Melting glaciers, coupled with warming oceans (because water, like most things, expands when heated), present a grave threat to coastal communities in the form of rising seas.

A March 2016 satellite view of the eastern part of the Sundarbans in Bangladesh shows seasonally flooded river basins. European Space Agency

Un informe de septiembre del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas proyectó que el nivel del mar podría aumentar en más de un metro para finales de siglo. El aumento de las aguas podría afectar a cientos de millones de personas que viven en islas pequeñas y en regiones costeras.

Otro estudio sugirió que el número de personas desplazadas por el aumento del nivel del mar podría alcanzar los 630 millones si las emisiones de gases de efecto invernadero siguen aumentando hasta 2100.

Otro informe histórico de la ONU reveló que entre 500.000 y 1 millón de especies de plantas y animales se enfrentan a la extinción, muchas de ellas en décadas.

Otro informe histórico de la ONU reveló que entre 500.000 y 1 millón de especies de plantas y animales se enfrentan a la extinción, muchas de ellas en décadas.

Un lobo rojo adulto. Los lobos rojos están catalogados como críticamente amenazados. Cortesía de Rebecca Bose.

El informe, publicado en abril, estima que el 40% de las especies de anfibios, más del 33% de todos los mamíferos marinos y corales formadores de arrecifes, y al menos el 10% de las especies de insectos están amenazadas, en gran medida como resultado de las acciones humanas. Los investigadores también encontraron que más de 500.000 especies terrestres ya no tienen suficiente hábitat natural para asegurar su supervivencia a largo plazo.

Este hallazgo contribuye a un cuerpo de evidencia en rápido crecimiento que sugiere que la Tierra está en medio de una sexta extinción masiva — la sexta vez en la historia del planeta que las especies están experimentando un colapso global importante en número.

Sin embargo, este año surgió una especie casi desaparecida de la naturaleza. En junio, los científicos vieron un calamar gigante en su hábitat de aguas profundas en el Golfo de México.

Sin embargo, este año surgió una especie casi desaparecida de la naturaleza. En junio, los científicos vieron un calamar gigante en su hábitat de aguas profundas en el Golfo de México.

En esta foto publicada por Tsunemi Kubodera, investigadora del Museo Nacional de Ciencias de Japón, un calamar gigante ataca a un calamar de cebo en las Islas Ogasawara, al sur de Tokio, el 4 de diciembre de 2006. Tsunemi Kubodera of the National Science Museum of Japan, HO/AP

El calamar gigante, que inspiró la leyenda del monstruo Kraken, sólo ha sido capturado en vídeo una vez más. Las criaturas casi nunca salen de las profundidades heladas de su hábitat, hasta 3.300 pies (unos 1.000 metros) bajo las olas.

En 2012, científicos del Museo Nacional de Naturaleza y Ciencia de Japón filmaron un calamar gigante en su hábitat natural en el archipiélago de Ogasawara.

Se descubrió que otra parte oculta de la naturaleza —un continente perdido— se escondía bajo Europa.

Un mapa de dónde estaba el continente del Gran Adria hace 140 millones de años.

Un mapa de dónde estaba el continente del Gran Adria hace 140 millones de años. Cortesía de Douwe van Hinsbergen.

Hace cientos de millones de años, la Tierra tenía un supercontinente gigante llamado Pangea, que finalmente se dividió en nuestros continentes modernos. Un estudio reciente demostró que en ese proceso, un octavo continente se deslizó por debajo de lo que hoy es el sur de Europa hace unos 120 millones de años.

Aún está escondido en lo profundo de la Tierra.

Los investigadores llamaron a este continente Gran Adriá. Sus regiones más altas formaban cadenas montañosas en toda Europa, como los Alpes.

Los antropólogos excavaron profundamente en la Tierra para realizar descubrimientos increíbles en 2019. En agosto, unos investigadores anunciaron que habían descubierto el cráneo más antiguo de un tipo de antepasado humano jamás encontrado.

Los antropólogos excavaron profundamente en la Tierra para hacer descubrimientos increíbles en 2019. En agosto, los investigadores anunciaron que habían descubierto el cráneo más antiguo de un tipo de antepasado humano jamás encontrado.

El antropólogo Yohannes Haile-Selassie sostiene el cráneo de Australopithecus anamensis conocido como “MRD”. Cortesía de Cleveland Museum of Natural History.

El cráneo, que pertenecía a la especie Australopithecus anamensis, tiene 3,8 millones de años. El fósil, apodado “MRD”, reveló que estos pueblos antiguos tenían rostros prominentes con frentes y pómulos bien marcados, al igual que otras especies de australopithecus en el registro fósil.

La edad del MRD también sugirió que estos antepasados humanos coexistieron con otra especie de antepasados humanos, Australopithecus afarensis, durante al menos 100.000 años. El esqueleto casi completo “Lucy” formaba parte de este último grupo, que vagaba por África hace entre 3,9 y 3 millones de años.

En abril, otros antropólogos descubrieron dientes y un hueso de un dedo de una nueva especie de antepasado humano.

En abril, los antropólogos descubrieron dientes y un hueso de un dedo de una nueva especie de antepasado humano.

Los dientes superiores derechos del individuo conocido como CCH6, de la nueva especie Homo luzonensis. Callao Cave Archaeology Project

La nueva especie, llamada Homo luzonensis por la isla filipina donde fue descubierta, vivió hace entre 50.000 y 67.000 años.

Un estudio describió cómo este antepasado humano compartía rasgos con antepasados humanos más antiguos como Australopithecus y Homo erectus, así como con los humanos de hoy en día.

Es posible que los investigadores también hayan descubierto de dónde proceden los humanos anatómicamente modernos: de la actual Botsuana.

Es posible que los investigadores también hayan descubierto de dónde proceden los humanos anatómicamente modernos: de la actual Botsuana.

Shutterstock

Un estudio realizado en octubre sugirió que toda persona que vive hoy en día desciende de una mujer que vivía en una zona de la actual Botsuana al sur del río Zambezi hace unos 200.000 años. Los investigadores se concentraron en esa área usando análisis genéticos de ADN que se transmite a través de la línea femenina.

Este hallazgo apoya la teoría de que los antepasados humanos modernos emigraron de África y luego poblaron el mundo, en lugar de evolucionar en diferentes geografías alrededor del mundo simultáneamente.

En octubre, los arqueólogos egipcios descubrieron el mayor ataúd encontrado en un siglo.

En octubre, los arqueólogos egipcios descubrieron el mayor ataúd encontrado en un siglo.

Arqueólogos retiran la cubierta de un antiguo ataúd pintado descubierto en la Necrópolis de al-Asasif en el Vally de los Reyes en Luxor, Egipto, el 19 de octubre de 2019. REUTERS/Mohamed Abd El Ghany

REUTERS/Mohamed Abd El Ghany

En un lugar de la necrópolis egipcia de Asasif, donde se encontraba la antigua ciudad de Tebas, los excavadores descubrieron 30 antiguos sarcófagos de madera con momias perfectamente conservadas en su interior.

Los ataúdes tienen unos 3.000 años de antigüedad y probablemente eran para sacerdotes y niños.

Físicos y biólogos también hicieron grandes avances este año. Este verano, los investigadores capturaron el entrelazamiento cuántico por primera vez en una fotografía.

Físicos y biólogos también hicieron grandes avances este año. Este verano, los investigadores capturaron el enredo cuántico en la cámara por primera vez.

La primera foto que muestra un enredo cuántico. Moreau et al./Science Advances

Según la mecánica cuántica, dos partículas pueden ser emparejadas y separadas, pero permanecen íntima e instantáneamente conectadas a través de grandes distancias. Una partícula afectará a la otra sin importar cuán lejos estén.

Esto es el “entrelazamiento cuántico“, y el extraño fenómeno sacudió tanto a Albert Einstein que murió sin creer que pudiera existir.

Investigadores de la Organización Mundial de la Salud obtuvieron una gran victoria en la lucha contra el Ébola en la República Democrática del Congo con dos nuevos tratamientos.

Investigadores de la Organización Mundial de la Salud obtuvieron una gran victoria en la lucha contra el Ébola en la República Democrática del Congo con dos nuevos tratamientos.

Un trabajador sanitario congoleño administra la vacuna del Ébola a un niño. Olivia Acland / Reuters

Olivia Acland / Reuters

En julio de 2019, la Organización Mundial de la Salud declaró el brote de Ébola en África una emergencia sanitaria mundial. Afortunadamente, dos tratamientos experimentales demostraron aumentar drásticamente las tasas de supervivencia.

Los dos tratamientos, llamados REGN-EB3 y mAb-114, son cócteles de anticuerpos inyectados en el torrente sanguíneo de las personas. Estas terapias salvaron aproximadamente al 90% de los nuevos pacientes infectados en el Congo.

“A partir de ahora, ya no diremos que el Ébola es incurable”, dijo a Wired Jean-Jacques Muyembe, director general del Intituto Nacional de Investigación Biomédica de la República del Congo.

Los investigadores de un hospital de Memphis encontraron una cura para una enfermedad genética grave llamada síndrome del “niño burbuja”.

Los investigadores del hospital de St. Jude también encontraron una cura para una enfermedad genética grave llamada síndrome del "niño burbuja".

Una nueva terapia génica experimental ha curado a los bebés nacidos con el síndrome del “niño burbuja”. St. Jude

Los bebés que nacen con inmunodeficiencia combinada severa ligada al cromosoma X (XSCID) no tienen células inmunitarias que combatan la enfermedad. Para ellos, el mundo exterior es un lugar intensamente peligroso.

El XSCID fue apodado “enfermedad del chico burbuja” debido a un joven llamado David Vetter, que vivió toda su vida en una burbuja de plástico protectora. Vetter murió hace más de 30 años a la edad de 12 años después de un tratamiento fallido.

En abril, los científicos de St. Jude de Memphis (Estados Unidos) anunciaron que habían curado con éxito a bebés con XSCID usando una nueva terapia genética experimental.

Por qué se desvía el eje de rotación de la Tierra

Un equipo de investigadores de la NASA identifica tres factores, entre ellos el deshielo de Groenlandia

Cuando pensamos en la Tierra, la imagen que primero nos viene a la mente es la de una esfera geométrica, como la de un globo terráqueo que gira suave y regularmente cuando lo empujamos. Sin embargo, la realidad es bien distinta, y resulta que nuestro planeta no es, ni mucho menos, tan perfecto como las representaciones de él que tenemos encima de la mesa. Ni en sus formas, ni en su rotación.

Para empezar, la Tierra no es una esfera perfecta. Y cuando gira sobre su eje (una línea imaginaria que atraviesa el mundo desde el Polo Norte al Polo Sur), su rotación se parece más a la de una peonza que a la de una esfera, bamboleándose y desviándose continuamente. Es lo que se conoce como “movimiento polar”.

Las mediciones realizadas durante décadas demuestran que, solo durante el siglo XX, el eje de giro se desplazó alrededor de 10 cm por año. Lo que, durante todo el siglo, supone un desplazamiento de más de 10 metros. Ahora bien, ¿a qué se debe exactamente esta deriva?PUBLICIDADinRead invented by Teads

Un equipo de investigadores de la NASA ha utilizado datos observacionales que abarcan todo el siglo XX y ha conseguido, por primera vez, identificar las causas del desplazamiento. Son tres: la pérdida de masa, principalmente en Groenlandia; el llamado “rebote glacial” y, por último, la convección del manto. El estudio se acaba de publicar en Earth and Planetary Science Letters, y cualquier persona que esté interesada puede acceder a una simulación interactiva de cómo los varios procesos contribuyen al “bamboleo” del eje de rotación terrestre.

‘La explicación tradicional – afirma Surendra Adhikari, investigador del Jet Propulsion Laboratory de la NASA y autor principal del trabajo- es que un solo proceso, el rebote glacial, es responsable de este desplazamiento del eje de rotación terrestre. Pero recientemente, muchos investigadores han especulado que otros procesos podrían tener también grandes efectos sobre él. Elaboramos modelos para un conjunto de causas que se consideran importantes para impulsar el movimiento del eje de rotación. Al final no identificamos uno, sino tres conjuntos de procesos que son cruciales. Y la fusión de la criosfera global (especialmente Groenlandia) a lo largo del siglo 20 es uno de ellos”.

La clave, Groenlandia

En general, la redistribución de la masas sobre y dentro de la Tierra, como los cambios continentales, las capas de hielo, los océanos y el flujo del manto, afectan a la rotación del planeta. Pero a medida que las temperaturas aumentaron a lo largo del siglo XX, la masa de hielo de Groenlandia disminuyó. De hecho, un total de aproximadamente 7.500 gigatoneladas del hielo de Groenlandia (el peso de más de 20 millones de edificios como el Empire State) se derritió en el océano durante ese lapso de tiempo. Lo cual convierte a Groenlandia en uno de los principales contribuyentes de la masa que se transfiere a los océanos, lo que provoca un aumento del nivel del mar y, en consecuencia, una deriva en el eje de rotación de la Tierra.

Y si bien es cierto que el hielo también se derrite en otros lugares, como la Antártida, la especial ubicación de Groenlandia hace que su deshielo contribuya de forma más significativa al movimiento polar.

‘Existe un efecto geométrico -asegura por su parte Eric Ivins, coautor de la investigación- según el cual, si tenemos una masa que está a 45 grados del Polo Norte (como es el caso de Groenlandia) o del Polo Sur (como los glaciares patagónicos), tendrá un mayor impacto en el eje de rotación de la Tierra que una masa que esté justo al lado de los Polos”.

Anteriores estudios ya habían identificado el “rebote glacial” como otro de los mayores contribuyentes al movimiento polar a largo plazo. ¿Pero qué es exactamente el rebote glacial? Durante la última edad de hielo, enormes y pesados glaciares hundieron la superficie de la Tierra de forma similar a como un colchón se hunde cuando nos sentamos sobre él. Pero a medida que el hielo se derrite, o se elimina, la Tierra vuelve lentamente a su posición original. En el nuevo estudio, que se basó en gran medida en un análisis estadístico de dicho rebote, los científicos descubrieron que es probable que el rebote glacial sea responsable de solo alrededor de un tercio de la deriva polar a lo largo del siglo XX.

Convección del manto

Por último, los investigadores sostienen que “el tercio final” de la responsabilidad la tiene la convección del manto terrestre, que es responsable del movimiento de las placas tectónicas sobre la superficie de la Tierra. Básicamente, se trata de la circulación del material en el manto, causada por el calor del núcleo de la Tierra. Ivins lo describe como algo similar a una olla de sopa colocada sobre el fuego. A medida que la olla (o el manto) se calienta, los tropezones de la sopa empiezan a subir y bajar, formando esencialmente un patrón de circulación vertical. Y eso es lo que hacen las rocas que se mueven a través del manto de la Tierra.

Una vez identificados estos tres factores principales, los investigadores estuvieron en condiciones de distinguir entre los cambios a gran escala en el movimiento del eje, causados por procesos geológicos a largo plazo sobre los que no tenemos control alguno, y los causados por el cambio climático. Y ahora saben que si la pérdida de hielo en Groenlandia se acelera, el movimiento polar también lo hará