La vida eterna está a punto de dejar de ser cosa de películas de ciencia ficción. Así lo afirma José Luis Cordeiro, un experto profesor que se atreve a explicar por qué “en 2045 la muerte será opcional”. El enunciado es tan impactante que sí o sí tenemos que saber a qué se refiere el fundador de la Singularity University en Silicon Valley.

Seguro que tú también has pensado cómo sería tu vida si fuese eterna, sin un final aproximado. La vejez nos afecta a todos, aunque parece que tiene los días contados. ¿Imaginas vivir sin arrugas, enfermedades, ni los típicos problemas de la edad?

El envejecimiento tiene fecha límite y está más cerca de lo que piensas, según este experto

Algo similar a lo narrado en la famosa película El curioso caso de Benjamin Button nos sucederá a las personas en menos de tres décadas si las premisas de Cordeiro resultan ser ciertas. La verdad es que resulta difícil de creer, pero es una información necesaria para conocer los primeros bosquejos sobre el futuro.

La inmortalidad ha sido un tema muy interesante para la ciencia siempre, estudios que ya empiezan a dar resultados. José Luis Cordeiro, profesor de la Singularity University, ha dado varias entrevistas hasta la fecha y ha sido responsable de la Cumbre Internacional de Longevidad y Criopreservación, celebrada hace unos meses en Madrid. Ahora explicamos sus palabras, en Urban Tecno.

La muerte de la muerte, en 2045 o antes

Aunque parezca increíble, la muerte va a tener su propia muerte, y en un plazo de tiempo relativamente corto. Piensa en todos tus planes de futuro, porque Cordeiro cree que vas a tener más tiempo del pensado para realizarlos.

En concreto, este profesor afirma en El Mundo que la inmortalidad será alcanzable por todos en los próximos años y que la vida será extensible. Para exponer estas curiosas palabras, José Luis Cordeiro utiliza como base la ciencia y todos los avances de los que está disfrutando y disfrutará en el futuro:

Los avances científicos nos van a dar la posibilidad de curar el envejecimiento, que es la principal causa de enfermedad, e incluso de rejuvenecer. Ya se está haciendo a nivel celular y de tejidos, pero podremos hacerlo en todo el organismo. Yo no pienso morir, no está entre mis planes.

Como ves, morir no tiene sitio en su calendario, y está convencido de que tampoco debería tenerlo en el tuyo. En esas declaraciones reside la clave de la suposición del experto, ya que define al envejecimiento como “una enfermedad curable”.

Para ello, Cordeiro hace referencia a las células germinales, las cancerígenas o a algunas bacterias, que no llegan a envejecer. La cura del envejecimiento permitirá alcanzar la longevidad indefinida, pero no creas que lo vas a hacer cuando seas mayor.

El profesor se atreve a dibujar un futuro incluso más positivo asegurando que todos seremos jóvenes cuando tengamos esa longevidad, ya que podremos rejuvenecer también. “En 30 años no voy a estar como un viejo de 80 años, no. Voy a estar más joven que hoy porque vamos a poder rejuvenecer”, afirma según Antena 3.

¿Estás hablando con una persona o un robot? En unos años no podrás saberlo

Los avances científicos permitirán que la muerte sea una opción para 2045, o antes, por lo que aún tienes tiempo para pensar si quieres unirte a la ola de la longevidad infinita o no. Si estás pensando en los efectos de cualquier enfermedad, no te preocupes, nuestro protagonista también ha pensado en ello.

La solución se llama criopreservación, que, aunque está en sus primeras etapas de desarrollo, permitirá “conservar el cuerpo de una persona que se va a morir de manera que pueda ser reanimada en el futuro y curada de la enfermedad de la que falleció”. Una vez reanimada, podrá ser inmortal.

La supercapacidad de los seres humanos será sustentada por órganos biónicos, según declara el experto a Quo. Ya existen los primeros cyborgs, que serán millones en el futuro, según Cordeiro. De esta forma, el profesor introduce el término “singularidad tecnológica”. Vamos a ver de qué se trata.

Una previsión revolucionaria de la tecnología

José Luis Cordeiro se atreve a dar otra fecha clave en sus previsiones: 2029. En esta ocasión, se trata de un avance importante referente a la tecnología. Ese año se hará realidad el test de Alan Turing, según explica el diario ABC, es decir, ese momento en el que los seres humanos no sabrán distinguir si se están relacionando con una persona o con una inteligencia artificial.

Esta afirmación parece un poco terrorífica. ¿De verdad las personas perderemos esa capacidad de distinción? El profesor de la Singularity University asegura que sí, y esto se deberá a los brutales avances de la tecnología, que no paran de sucederse. Las palabras del experto no son nuevas y ya las pudimos escuchar hace un año gracias a Muy Interesante.

El crecimiento tecnológico será tal que, presumiblemente, llegará el momento en el que tu cerebro pueda conectarse a Internet. Ahora la robótica amenaza nuestros trabajos, pero, por muy loco que parezca, el protagonista asegura que los seres humanos seremos los robots del futuro y contaremos con la inmortalidad tecnológica.

Toda la información que reside en nuestro cerebro podrá ser transmitida a un ordenador, asegurando así su permanencia en el tiempo. Finalmente, la “singularidad tecnológica” llegará en 2045. ¿Sabes a qué se refiere este desconocido término?

La ciencia ficción puede convertirse en realidad en 2045

En ese año, o antes, vamos a tener una inteligencia artificial más grande que la inteligencia humana biológica, es decir, todos los cerebros se conectarán a la nube y una sola persona podrá tener el conocimiento de toda la especie.

Entre todas las ideas de este profesor venezolano, hay una que parece más realista. Se trata de la colonización del espacio en 10 años, algo en lo que ya están trabajando Elon Musk y su compañía SpaceX.

Aunque todo este tema suene a ciencia ficción, Cordeiro cree que la modificación de los genes permite cambiar cualquier parte de tu cuerpo. Esta puede ser la clave para que todas sus palabras se conviertan en verdad a partir de 2045. Menos de 30 años nos separan de conocerlo.