Archivos Mensuales: septiembre 2018

Los mejores avances científicos e innovaciones tecnológicas del 2018

En 1995, IBM lanzó el Simon Personal Communicator. Aunque el nombre no existió hasta unos años más tarde, el Simon se conoce ahora como el primer smartphone. En aquel momento era sin duda un concepto interesante, pero pocos podían haber sabido realmente a qué conduciría y cuán penetrantes serían los descendientes del dispositivo poco más de una década después del lanzamiento del iPhone.

Desde descubrir formas de crear nuevos materiales que podrían cambiar nuestra vida cotidiana hasta explorar nuevas formas de crear la vida misma, la nueva tecnología sigue intrigando y sorprendiendo. Las innovaciones tecnológicas siguen produciéndose a un ritmo cada vez mayor, por lo que resulta fascinante considerar las posibilidades de cómo cambiarán nuestras vidas en la próxima década. A continuación se presentan algunas de las principales innovaciones tecnológicas de 2018 que tienen el potencial de cambiar el juego.

Embriones artificiales

En 2017, en la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido, los embriólogos pudieron crear un embrión de ratón realista utilizando sólo células madre. Las células fueron colocadas en un andamiaje y los investigadores observaron cómo se comunicaban y se formaban en la apariencia de un ratón embrionario. Esto dejó abierta la posibilidad de crear algún día un embrión de mamífero totalmente funcional.

Hoy en día, el trabajo continúa en la Universidad Rockefeller y en la Universidad de Michigan con el objetivo de producir embriones humanos a partir de células madre. Si tiene éxito, esto permitiría a los investigadores obtener una mejor comprensión de las etapas tempranas del desarrollo, al mismo tiempo que investigan los efectos de la edición de genes. Tales estudios podrían abrir un nuevo mundo de avances médicos. Por supuesto, a medida que esta tecnología avance, se plantearán varias cuestiones bioéticas que es necesario abordar, incluida la cuestión de cuándo comienza a sentirse dolor en el embrión.

Impresión de metales en 3D

En los últimos años, la impresión en 3D ha pasado de ser un logro tecnológico poco conocido y apreciado por artistas y aficionados a un nombre muy conocido. Sin embargo, las impresoras y los materiales han seguido siendo lo suficientemente caros como para evitar una aceptación generalizada y afectar su capacidad de provocar cambios significativos. Sin embargo, los costes están disminuyendo y es posible imprimir con materiales distintos al plástico, es decir, con metales.

Compañías como Desktop Metal ya están enviando impresoras de metal de bajo costo capaces de generar pequeñas creaciones de metal y están ofreciendo software que ayuda a los usuarios a crear un diseño para sus objetos metálicos. Del mismo modo, GE está probando una impresora capaz de fabricar piezas metálicas de mayor tamaño y tiene previsto que esté disponible a finales de año. Esto podría tener un gran impacto en la fabricación, haciendo que ahora sea rutina para los fabricantes imprimir materiales bajo demanda, requiriendo menos espacio para el inventario y facilitando la personalización y adaptación a las siempre cambiantes demandas de los clientes.

Computación de vanguardia

Dado que los dispositivos de Internet de las cosas (idC) son más comunes en la mayoría de los casos, las redes locales se están llenando de datos. En algunos casos, esta superpoblación puede llevar a un aumento de la latencia (la cantidad de tiempo que tarda un mensaje en viajar a través de un sistema). En algunas industrias, por ejemplo, la salud, la manufactura y las finanzas, incluso la menor cantidad de latencia puede ser desastrosa.

La computación de vanguardia resuelve los problemas de latencia al permitir que los datos se procesen más cerca del dispositivo que los crea. Los datos se analizan en tiempo real y sólo los datos importantes se envían al procesamiento central o a la nube. En las empresas de fabricación, por ejemplo, esto significaría que las máquinas no abarrotan constantemente la red con datos que digan que están en línea y funcionan perfectamente. Los informes diarios todavía se pueden enviar, pero sólo la información que es vital lo hace a través de la red en tiempo real.

Computación Cuántica para Materiales

Los investigadores de IBM están apostando fuerte en la computación cuántica, creyendo que en cinco años será estudiada por todos los ingenieros informáticos y utilizada para resolver problemas en una amplia gama de industrias. A diferencia de la informática clásica, que utiliza bits para el almacenamiento, la informática cuántica utiliza bits cuánticos, comúnmente denominados qubits. Debido al comportamiento subatómico de los qubits, los ordenadores que los utilizan pueden almacenar mucha más información y consumir mucha menos energía.

Los procesadores más potentes ya han permitido a los científicos de Harvard crear moléculas de hidruro de berilio utilizando la computación cuántica. Las repercusiones de los procesadores que permiten la simulación de moléculas y enlaces químicos son de gran alcance. Se podrían desarrollar nuevos materiales para ayudar a crear proteínas para uso médico, células solares que funcionen de manera más eficiente e incluso un combustible más limpio.

IA vs IA

Aunque posiblemente no sea tan emocionante como la última batalla entre los Autobots y los Decepticons, las redes neuronales de IA están siendo enfrentadas entre sí en un esfuerzo por generar imaginación. Mediante la creación de una red generativa adversarial (GAN) entre dos IAs, empresas como DeepMind Technologies son capaces de crear IAs que aprenden a realizar tareas que implican cierto sentido de la imaginación, desde crear nuevas imágenes hasta derrotar a los humanos en el juego de ordenador Quake.

En una GAN hay dos redes neuronales en conflicto, una el generador y la otra el discriminador. El generador continúa creando imágenes específicas en un esfuerzo por hacerlas pasar por reales; mientras tanto, el discriminador determina si la imagen es como las que ha sido entrenada para reconocer o es falsa. Eventualmente, el generador se vuelve tan bueno creando las imágenes que produce algo que engaña al discriminador. Usando esta tecnología, la IA podría eventualmente producir resultados -incluyendo imágenes y lenguaje humano- que la gente no puede distinguir de lo real.

Predicciones genéticas avanzadas

Una predisposición genética a ciertas enfermedades o rasgos de personalidad no es el resultado de un solo gen, sino de una combinación de genes que trabajan juntos. Los genetistas han estado recopilando datos para reunir lo que se denomina puntuaciones de riesgo poligénico que calculan el riesgo de que una persona sea susceptible a la enfermedad.

Los puntajes de riesgo poligénico pueden ser beneficiosos para los pacientes, ya que permiten a aquellos con mayor riesgo de padecer ciertas enfermedades, como enfermedades cardíacas o cáncer, tomar medidas preventivas y recibir diagnósticos tempranos. También pueden ayudar a las compañías farmacéuticas a identificar a los voluntarios apropiados para desarrollar nuevos medicamentos. Por otra parte, la bioética vuelve a asomar la cabeza, preguntándose si la predicción de ciertas enfermedades -o incluso de la inteligencia- podría llevar a que ciertos niños recibieran un trato diferente desde el principio.

Mirando hacia el futuro

La tecnología sigue abriendo nuevas puertas en todos los aspectos de nuestras vidas pero, como se puede ver en algunos de los ejemplos anteriores, algunos avances plantean tantas preguntas como respuestas. De estas seis emocionantes innovaciones que fueron noticia en 2018, algunas podrían afectar nuestras vidas inmediatamente, mientras que otras podrían tomar tiempo para desarrollarse plenamente. Del mismo modo, podría haber investigadores que se esfuerzan en laboratorios en el anonimato y que no están listos para dejar salir al gato de la bolsa con su último trabajo, lo que podría cambiar el mundo.

Anuncios

Estudio científico japonés permitiría crear bebés a partir de células de la piel

Científicos de la Universidad de Kyoto, liderados por Mitinori Saitou realizaron un importante estudio que permitiría crear bebes con solamente células de la piel

Células madre

Un importante avance en la ciencia y vinculado a la reproducción humana fue descubierto en ratones, por investigadores japoneses.

Los científicos nipones generaron ovogonia humana artificial, se trata del precursor del óvulo, dentro de los ovarios de una rata de laboratorio y sólo utilizando células madre humanas.

Según explicaron, los resultados esta investigación y publicados en la revista Science, pueden ayudar a ganar la batalla contra la infertilidad.

 

El objetivo consiste en crear óvulos humanos a partir de células madre, lo que podría darles la posibilidad a las mujeres que no pueden producir óvulos de forma natural, da hacerlo de otra manera, explican los expertos en torno a esta investigación reproductiva.

 

Un vasto y arduo estudio

 

El desafío que han tenido que enfrentar los científicos ha sido muy complejo porque se han entremezclado paradigmas biológicos pero también éticos. A pesar de todas las dificultades, las investigaciones demostraron que era plausible el hecho de crear óvulos de ratón utilizando células madre y previamente fertilizadas con esperma de ratón.

Los expertos son positivos y creen que los mismos podrían utilizarse en humanos pero hasta la fecha, nadie ha podido llevar a cabo la idea.

 

Sin embargo, a raíz de los últimos avances hechos por el equipo científico que lidera Mitinori Saitou de la Universidad de Kyoto, se ha logrado el inédito hecho de crear un precursor de un óvulo usando células madre humanas implantadas en una estrecha aproximación al ovario de un ratón.

Luego de un tiempo, las células madre terminaron siendo un material con características específicas de los ovocitos en diferentes etapas de crecimiento: precursores de los óvulos humanos.

Los científicos nipones han manifestado sus intenciones de continuar con la investigación, ya que tienen la esperanza de que su técnica de ovogonia se convierta en un ovulo. Los expertos también buscan aplicar esta técnica para poder crear espermas.

Henry Greely, director del centro de derecho y biociencias de la Universidad de Stanford dijo a The Washington Post: “Creo que este es un paso importante, pero es uno de varios pasos que serán necesarios antes de que los óvulos y los espermatozoides fabricados a partir de células madre sean utilizables”.

La ética en primera plana del debate

 

El hecho de crear óvulos a partir de células madre genera un gran dilema ético. Tampoco se sabe aún, si los humanos que pudieran ser creados a través de ese sistema, desarrollarían alguna enfermedad degenerativa o cáncer.

También genera su buen grado de polémica que el uso de una técnica así, daría margen a la posibilidad de crear huevos utilizando sangre, piel u otro material biológico de prácticamente cualquier individuo.

 

Un experto en el tema pero que no participó de la investigación de los nipones es Eli Adashi, decano de medicina y ciencias biológicas en la Universidad Brown, el hombre explicó: “Para el momento en que veamos la próxima investigación científica… ese no será el momento óptimo para hablar del [tema] Habrá una potencial reacción negativa, acciones adversas, motivadas por quién sabe qué: consideraciones políticas, religiosas, de otro tipo, que pondría esta tecnología en estado de suspensión”.

Hay que destacar para concluir, que Japón es un país que se ha destacado por sus investigaciones en torno a las células madre. En  ese territorio se autorizó recientemente el tratamiento con este tipo de células para combatir enfermedades del corazón.

Científicos crean método para producir energía mediante una fotosíntesis artificial

Resultado de imagen de Científicos crean método para producir energía mediante una fotosíntesis artificial

Buscan “superar las limitaciones de la naturaleza”. Podría significar un gran salto en la producción de energía renovable.

Un grupo de expertos de la Universidad de Cambridge ha propuesto un método revolucionario para convertir la luz del sol en energía. Puede que esto no parezca nuevo, pero lograron alterar el sistema de la fotosíntesis de un modo distinto.

Como es conocido, en la fotosíntesis que realizan las plantas, la energía lumínica se transforma en energía química estable. La vida del planeta Tierra depende en gran medida de este proceso, tanto en medios acuáticos como terrestres.

Ahora, los científicos lograron alterar la fotosíntesis y dividir el agua en hidrógeno y oxígeno durante el proceso. Este hidrógeno podría ser una fuente ilimitada de energía renovable. Así lo mencionan en el paper:

La fotosíntesis semiartificial combina los puntos fuertes de la fotosíntesis natural con la química sintética y la ciencia de materiales para desarrollar sistemas modelo que superan las limitaciones de la naturaleza.

Katarzyna Soko, estudiante de doctorado del colegio St. John’s de Cambridge, involucrada en la investigación, dijo a Europapress lo siguiente:

La fotosíntesis natural no es eficiente porque ha evolucionado meramente para sobrevivir, por lo que produce la energía mínima indispensable -alrededor de entre un 1 y 2 % de lo que se podría potencialmente convertir y almacenar.

Según los científicos, la fotosíntesis artificial existe hace tiempo, pero no ha tenido éxito para crear una energía renovable porque depende del uso de catalizadores, que suelen ser caros y tóxicos.

Esto último ha sido una limitante a nivel industrial. No obstante, el nuevo avance podría significar enormes avances en las energías renovables. Soko explicó al mismo medio que encontraron un método para hacer el proceso más eficiente manipulando la enzima hidrogenasa en algas:

Durante la evolución, este proceso se ha desactivado porque no era necesario para la supervivencia, pero logramos evitar la inactividad para lograr la reacción que queríamos dividiendo el agua en hidrógeno y oxígeno.

El ser humano podría llegar a vivir más de 140 años gracias a la tecnología

Herramientas como impresoras en 3D así como avances en el tratamiento del envejecimiento podrían hacer realidad esta cifra mágica

Envejecimiento biológico más diverso de lo que se pensaba. - infotiti.com

Triple es un ratoncito transgénico que ha vivido un 40% más de lo normal, lo que significa para un humano el equivalente a más de 140 años. Así lo afirma la doctora, María Blasco, que es bióloga e investigadora del CNIO. En la actualidad existen muchos investigadores y empresas comprometidas con el tratamiento del envejecimiento y considerarlo como una enfermedad más.

Cómo influye la epigenética en el envejecimiento ... - atusaludenlinea.com

.En la actualidad se está estudiando si una hoja de espinaca además de alimentar puede ayudar a curar. El estudio consiste en extraer toda la clorofila de una hoja de espinaca y que sólo queden sus nervaduras; el objetivo que se persigue con esta acción es suplantar esta hoja de espinaca por arterias para que funcione a modo de by-pass.

En esta línea, la investigación ha permitido que gracias a las impresoras 3D [VIDEO] [VIDEO] y al desarrollo de las nuevas tecnologías sea posible usar estas nuevas herramientas digitales para copiar y riñón para después crearlo con los propios tejidos del paciente.

Píldora de la inmortalidad

Peter Thiel, cofundador de PayPal, asegura que con los avances científicos en los que está invirtiendo para ralentizar y curar la vejez, se podrá sobrepasar los 120 años. Google, en cambio, lo que quiere curar es la muerte por envejecimiento [VIDEO] [VIDEO]; Es decir, según esta tesis, se morirá por un accidente o porque alguien quiera quitarse la vida, pero no por vejez.

Por su parte, la farmacéutica danesa Kongeriget Oresund ha puesto en el mercado la primera Píldora de la inmortalidad. Mientras que el científico, Craig Venter, fundador de Longevity, ha recaudado millones de dólares en la investigación para descifrar el genoma humano.

Estas investigaciones podrán determinar porque unas personas mueren más tarde que otras. Asimismo, se está estudiando desde todas las disciplinas aspectos sobre el envejecimiento. En este sentido, hay opiniones divergentes mientras algunos expertos opinan que la muerte será opcional en 5 años otros sostienen todo lo contrario.

Interrogantes

En resumen, si estos avances científicos se consolidan el ser humano podría llegar a vivir más de 140 años Sin embargo, en la actualidad siguen habiendo cientos de preguntas que necesitan respuestas como hasta qué edad trabajaremos, qué pasará con las pensiones, a qué edad se adquiere la mayoría de edad, o hasta cuándo podremos tener hijos entre otros aspectos que podrían configurar las claves de la sociedad del futuro.

Gracias a los avances de la ciencia ya se puede conocer cómo será el rostro humano del futuro

Gracias a los avances de la ciencia ya se puede conocer cómo será el rostro humano del futuro

La evolución no se detiene y la cara está en proceso de cambio. Investigadores internacionales analizan qué rasgos conservará y cuáles se modificarán.

 

Hay una certeza. La cara que tenemos es el resultado de millones de años de evolución y todavía sigue cambiando. “Se transformó de un rostro más intimidante, que era una ventaja para competir, a otro que era conveniente para llevarse bien con los semejantes”, cuenta Penny Spikins, arqueóloga paleolítica de la Universidad de York. Y eso nos convirtió, en términos faciales, en la especie más expresiva de la Tierra.La duda es cómo será en el futuro. Según expertos internacionales consultados por Viva, ya existen pistas para delinear ese enigma, conocer sus características sobresalientes y entender por qué ganará o perderá algunos de sus atributos en la mirada y en sus gestos.

 

Pero, ¿qué es la cara? El genetista Adam Wilkins, autor de Making Faces.The Evolutionary Origins of the Human Face, tiene una definición precisa: “Es la parte dirigida hacia adelante de la cabeza de un animal, con una boca y tres tipos de órganos para los sentidos de la visión, el olfato y el gusto. Que esté orientada hacia adelante significa que la cara se establece en la dirección de movimiento del animal. Es nuestra sede sensorial. ¿Por qué es como es? Tal vez porque dos ojos en asociación con la boca y la nariz es una tremenda ayuda para encontrar comida e ingerirla”.

 

Para Wilkins, el hecho de que nos resulte tan familiar (cualquiera que ve una cara sabe que eso es, sin dudas, una cara) no quiere decir que sea algo muy usual en la naturaleza. “Nuestros ojos están muy juntos y miran hacia adelante, los arcos dentales humanos son desproporcionadamente pequeños en relación con el resto del cuerpo: tenemos dientes más chicos. Es decir, las características físicas de nuestra cara son inusuales”, dice Wilkins. Y arriesga una conclusión: “En términos faciales, somos el animal más expresivo de la Tierra, capaces de recrear alrededor de 50 gestos. Eso ocurre porque tenemos un conjunto completo de músculos, los miméticos, que sólo se encuentran en los mamíferos. Por eso, otros vertebrados (un caballo o un perro) no son expresivos facialmente: carecen de la capacidad total de mover su piel sobre sus caras”.

 

Al igual que en el viejo dilema del huevo o la gallina, no se sabe con exactitud si somos expresivos porque tenemos un cerebro que nos permite serlo o, por causa de nuestra expresividad, nuestro cerebro se fue equipando mejor. “Uno de los grandes cambios de la cara está asociado al tamaño del cerebro y relacionado con la evolución del propio cerebro, que permitió que tengamos más posibilidades expresivas, básicamente porque somos seres sociales y cooperativos y necesitamos esas características”, describe el genetista Wilkins.

 

La historia continúa. “Por supuesto que seguimos evolucionando y cambiando –asegura David Perrett, investigador de la Universidad de Saint Andrews y autor del libro In Your Face: The New Science of Human Attraction–. La dieta está modificándose todo el tiempo y esto también cambia la forma de la cara.” Para entender a Perrett y al resto de los científicos que estudian cómo fuimos cambiando a lo largo de millones de años, hay que repasar algunos conceptos sobre evolución. La teoría de Darwin postula, a grandes rasgos, que todas las especies descienden de un ancestro común. Y que, a medida que ocurren mutaciones al azar en el código genético de un organismo, las que son beneficiosas son preservadas porque ayudan a que la especie sobreviva. Ese proceso se conoce como selección natural.

 

“Nuestras caras han cambiado bastante desde el ancestro común que compartimos con los chimpancés hace unos 6 a 7 millones de años. Los principales cambios incluyen una cresta de la frente reducida, frente aplanada, bozal y mentón menos pronunciados”, comenta Scott Solomon, profesor del Departamemento de Biociencias de la Universidad de Rice, en Texas, y autor de Futuros humanos: en la ciencia de nuestra continua evolución.

 

Nuestros antepasados más antiguos (Ver ilustraciones) eran todo lo opuesto de esa descripción: frente pronunciada, bozal prominente y mentón poderoso.

 

Para ubicar a esos antecesores de los humanos y a los humanos modernos en la historia del planeta hay que viajar en el tiempo. Nuestro mundo tiene 4.500 millones de años. La vida apareció hace 3.800 millones de años. Y el humano actual, el Homo sapiens, hace apenas 200 mil años. Algo ocurrió entre los 100 mil a 50 mil: una serie de factores que aún se debaten hizo que ese sapiens se transformara en la especie creativa que hoy es capaz de pensarse a sí misma. Y desde hace 45 mil años, somos la única especie sobreviviente de una extensa historia evolutiva.

 

Cuando Solomon habla de “cambios hace 6 a 7 millones años” se refiere a que todo arrancó en esa época, con la aparición de nuestro ancestro más antiguo. Ese antepasado tenía los párpados como viseras y unas facciones que no permitían distinguir una cara de ejemplar macho o hembra.

 

¿Desde cuándo exactamente la cara empezó a cambiar hasta llegar a la actual? “La forma básica del rostro humano surgió hace unos dos millones de años y los cambios, desde entonces, acentuaron que se acorten las facciones gradualmente”, puntualiza Erik Trinkaus, profesor del Departamento de Antropología de la Universidad de Washington.

 

Por siempre joven. “Si nuestro cráneo continúa evolucionando, lo previsible sería que continuase con esa juvenilización en las proporciones craneales, lo que llevaría a una cara más reducida, con órbitas oculares proporcionalmente mayores, un mentón de menores dimensiones y una bóveda craneal más globular y desarrollada. Eso sería lo esperable si continúa un proceso que se conoce como neotenia, que quiere decir alcanzar el estado adulto reteniendo características juveniles”, explica Paul Palmqvist, catedrático de Paleontología del Departamento de Ecología y Geología, de la Universidad de Málaga.

 

Para hacer estas afirmaciones, los científicos se basan en evidencias actuales: “Hay datos que sugieren que este proceso evolutivo sigue en marcha. Así, la proporción de individuos que ya no forman la muela de juicio (terceros molares, las últimas piezas en aparecer en la dentición permanente) parece haber ido aumentando desde el origen de nuestra especie en el Pleistoceno superior, hace entre 250.000 y 160.000 años, e igualmente la falta de espacio para esta pieza, por reducción de la mandíbula. Eso hace que, al erupcionar esta muela, desplace a los dientes anteriores”, cuenta Palmqvist.

 

El experto especula que “para que continúe una evolución del rostro en el sentido que hablamos (neurocráneos más desarrollados y caras más pequeñas) sería necesario un cambio en la pelvis femenina, cuyo canal de parto es ya demasiado angosto (de ahí que nuestros bebés nazcan prematuros, debiendo madurar postnatalmente, lo cual impone sus límites: no puede nacer un niño tan prematuro que no tenga capacidad para la digestión o la respiración autónoma)”.

 

¿Y por qué evoluciona la cara? “Diría que en un mundo tan superpoblado, con millones de seres humanos viviendo en espacios reducidos, ciudades, la cara sigue y seguirá jugando un papel clave en nuestras vidas. Por lo tanto, continúa su evolución. Desde un punto de vista esquelético, posiblemente la reducción de la mandíbula seguirá sucediendo, como desde hace dos millones de años. Eso cambiará el aspecto, en unos más y en otros menos, lo que contribuirá a una mayor variabilidad entre los humanos y, de ese modo, a más posibilidades de individualización”, cuenta Antonio Rosas, profesor e investigador del Departamento de Paleobiología del Museo Natural de Ciencias del CSIC, de Madrid.

 

Coincide el genetista Wilkins: “Parece que realmente hay una selección para que tengamos caras diferentes, de modo que podamos reconocernos rápidamente. Y esto sólo tiene sentido en términos de diferencias faciales, promoviendo interacciones que, en última instancia, son útiles”.

 

El investigador argentino Esteban Hasson, autor de Evolución y Selección natural (Editorial Eudeba), suma datos para entender por qué tenemos la cara que tenemos. Explica que “la variación del rostro humano está bajo un tipo de selección natural que se conoce como equilibradora, que de alguna manera premia la variación. Dos autores, Sheeham y Nachman, demostraron que los rasgos faciales evolucionaron como una seña de identidad individual bajo un tipo de selección en la que la ventaja reside en ser raro. Es decir que si un tipo particular de característica facial es rara, tiene ventaja adaptativa y a medida que su frecuencia aumenta en la población, esa ventaja disminuye. Este tipo de selección favorece la diversidad”.

 

Huella digital. Los teléfonos inteligentes, los organismos de seguridad de algunos países y hasta empresas que recopilan datos para mejorar su marketing, están en plan de usar esa característica única que tiene la cara: la de ser irrepetible. Usan la técnica de reconocimiento facial a través de algoritmos que buscan coincidencias.

 

Para la ciencia, se basan en la amplia diversidad que tienen los rostros: “Las caras son más morfológicamente diversas que cualquier otra parte de nuestro cuerpo. Hay una selección para que tengamos caras diferentes, de modo que podamos reconocernos rápidamente, cuenta el genetista Wilkins.

 

Perrett señala que no entiende por qué se puso de moda el reconocimiento facial. De lo que está seguro es que “en comparación con nuestros antepasados, los rostros humanos se han vuelto menos sexualmente dismórficos (menos diferenciación entre hombre y mujer) y más femeninos. La feminización en los rostros y la sonrisa se interpretan como señales de cooperación y confiabilidad. Y dado que eso da beneficios, esta tendencia podría continuar”.

 

Huella de identidad, centro sensorial, marca registrada. Las caras tienen un peso cada vez mayor. “Se han invertido millones de años de evolución para que los rostros actuales sean excelentes instrumentos para comunicar pensamientos y sentimientos. Por eso creo que hay que aprovecharlo y si queremos comunicar algo importante o complejo, lo hagamos cara a cara, no por correo electrónico”, reflexiona Wilkins.

 

Científico israelí de la Universidad de Tel Aviv, desarrolla un “cerebro en un chip”

Foto Wikipedia

El científico israelí, Ben Meir Maoz, construyó un “cerebro en un chip”, que facilitará investigar en el cerebro humano niveles de detalle y precisión antes imposibles. Los órganos en los chips han existido por más de una década y han dado lugar a varios avances científicos, explica, el investigador del Departamento de Ingeniería de la Universidad Biomédica de Tel Aviv, lo especial de este desarrollo es su capacidad para estudiar un sistema complejo como el cerebro, descomponerlo en subunidades y aún preservar los enlaces entre estas subunidades como si fueran una unidad.

El fenómeno de las enfermedades neurodegenerativas es casi inexistente en otros animales, lo que hace muy difícil el uso de animales y por razones éticas no pueden ser estudiados en seres humanos vivos, este sistema permitirá realizar experimentos con un modelo humano real que no sea realmente humano y evitará sacrificar animales.

El nuevo sistema se enfoca en el cerebro y su conexión con los vasos sanguíneos que le suministran oxígeno, nutrientes y químicos, a causa de la sensibilidad del tejido cerebral en su unión con los vasos sanguíneos que regula las sustancias que van desde el torrente sanguíneo al cerebro y viceversa (barrera hematoencefálica). El investigador explica que es muy difícil de entender esta interacción dado que los científicos no pueden trabajar con un cerebro humano vivo. Este sistema fue construido para simular las interacciones del cerebro humano que se asemejan a la barrera hematoencefálica.

El investigador explica que es muy difícil entender la interacción entre los vasos sanguíneos y las células nerviosas en el nivel celular, ya que no se puede trabajar con un cerebro humano vivo, y las células cultivadas no reflejan cómo se genera esta interacción.

Este modelo podría reemplazar a los animales en el laboratorio y ofrecer a los investigadores una visión sin precedentes de la influencia de diversos productos químicos en el cerebro humano y el desarrollo biológico de diversas enfermedades únicas para los humanos.

La siguiente etapa, dice Maoz, es construir órganos de chip humanos adicionales, como el hígado o el sistema inmune, y conectarlos al sistema cerebral para construir un modelo completo del cuerpo humano en chips.

Un golpe contra el acné: Científicos realizan importante hallazgo para diseñar vacuna terapéutica

El descubrimiento fue realizado por un grupo de investigadores estadounidenses y está a la espera de ser probado en humanos.

Crédito: Flickr: Derek K. Miller

Un golpe contra el acné: Científicos realizan importante hallazgo para diseñar vacuna terapéutica

Un gran paso ha dado la ciencia para la larga lucha con el acné. A través de un artículo publicado en EurekAlert se dieron a conocer los avances de la investigación de un grupo de científicos de la Universidad de California, Estados Unidos, que está desarrollando una vacuna inédita para erradicar este tipo de imperfecciones cutáneas.

Los encargados del estudio examinaron el ADN de Propionibacterium Acnes (P. Acnes), bacteria que produce el acné. Este microorganismo secreta CAMP, proteína que provoca la destrucción de la célula de la piel y su espoxición a posibles infecciones.

Para desarrollar la vacuna, los científicos extrajeron el gen de la proteína para luego ser puesta sobre plantas de rábano japonés, especies vegetales que poseen naturalmente esta proteína. Esta mezcla fue rociada en la nariz de ratones en un laboratorio y el resultado fue impresionante: se les inflamó, es decir, crearon anticuerpos contra la secreción principal del acné.

El anticuerpo generado fue llevado a pruebas siguientes que ratificaron que es capaz de eliminar la bacteria P. Acnes, lo que sería la base para la creación de la ansiada vacuna que, en caso de ser exitosa, sería la primera hecha con fines terapéuticos.

“Una vez validado por un ensayo clínico a gran escala, el impacto potencial de nuestros hallazgos es enorme para los cientos de millones de personas que sufren de acné vulgar“, dijo Chun-Ming Huang, investigador principal del Departamento de Dermatología de la Universidad de California, San Diego.

“Las opciones de tratamiento actuales a menudo no son efectivas ni tolerables para muchos del 85 por ciento de los adolescentes y más de 40 millones de adultos en los Estados Unidos que padecen esta afección inflamatoria cutánea multifactorial. Se necesitan urgentemente terapias nuevas, seguras y eficientes”, agregó.

La terapia sería utilizada tanto para medicamento preventivo como terapéutico, o sea que eventualemente podría eliminar las espinillas, erupciones y puntos blancos en la piel. Tras este paso, entonces, se espera iniciar las pruebas con humanos y aprobar su venta en aproximadamente dos años.