Archivos Mensuales: febrero 2017

Científicos de Israel logran producir tomates con su sabor original

Avances. Científicos de Israel logran producir tomates con su sabor original

Itongadol.- Un equipo global de científicos de Israel, Estados Unidos, China y España han identificado los componentes del gusto del tomate y los genes que codifican los productos químicos que mejoran su sabor, para producir nuevos tomates con los rasgos de los sabores perdidos durante más de 50 años de cultivo.

Los tomates de supermercado a menudo se ven mucho mejor de lo que saben. Esto se debe a que los tomates comerciales modernos han ido perdiendo gradualmente su sabor a medida que los productores manipulan su vida útil, firmeza y resistencia a las enfermedades.

Sin embargo, ahora, un grupo de científicos globales ha logrado identificar los componentes del sabor del fruto. Su estudio, publicado el 27 de enero en la revista Science, ha permitido producir tomates con su exacto sabor antiguo, sin sacrificar los rasgos que los hacen atractivos para los consumidores y más duraderos para el envío en todo el mundo.

Para iniciar la investigación, la Facultad de Agricultura de la Universidad Hebrea de Jerusalem aportó 398 variedades de tomate del laboratorio del profesor Dani Zamir en el Instituto de Ciencias Vegetales y Genética en la Agricultura.

“Las variedades, incluyendo la herencia moderna y los parientes silvestres de los tomates cultivados, se eligieron de una colección de unos 8 mil tomates que guardamos en un banco de semillas en el laboratorio”, dijo el estudiante de doctorado Zamir Itay Zemach.

En Israel, el doctorado Josef Fisher midió y analizó el contenido de azúcar, el peso, el tamaño y el color. Los investigadores en España controlaron los compuestos volátiles responsables del aroma del tomate. Por el lado de Estados Unidos, realizaron una prueba de sabor para clasificar las variedades de tomate según su sabor y otros rasgos; Y en China, los investigadores secuenciaron y analizaron los genomas de las diversas variedades.

A través del análisis de la química de los tomates, los investigadores identificaron 13 compuestos asociados con buen sabor. Determinaron que los tomates modernos carecen de suficientes azúcares y sustancias químicas volátiles críticas para mejorar el sabor, perdido a través de 50 años de enfoque en otros rasgos.

“La investigación mostró una correlación positiva entre el nivel de azúcar y el sabor en las variedades de tomate que hemos examinado. Los probadores clasificaron las variedades con altos niveles de azúcar como más deliciosos, y el cribado genético mostró que el principal gen que difiere en los tomates con sabor mejorado es el que aumenta el nivel de azúcar”, explicó Zemach.

Para estudiar cómo mejorar el sabor en tomates modernos, estudiaron variantes de genes llamados alelos y fueron capaces de identificar las ubicaciones de los “buenos” alelos en el genoma del tomate que permiten la producción de compuestos que contribuyen a tomates más sabrosos.

Después de cartografiar genes que controlan la síntesis de todos los químicos importantes, los investigadores usaron el análisis genético para reemplazar alelos “malos” en variedades modernas de tomate con los “buenos” alelos. “Identificamos los factores importantes que se han perdido y demostró cómo devolverlos a los tipos modernos de tomates”, explicó el profesor Harry Klee, del Instituto de Alimentos y Ciencias Agrícolas de la Universidad de Florida, quien dirigió el estudio internacional, destacando que esta técnica implica la genética clásica, no la modificación genética.

“Sólo estamos arreglando lo que ha sido dañado durante el último medio siglo para empujarlos de nuevo a donde estaban hace un siglo. Podemos hacer el sabor del tomate del supermercado notablemente mejor”, añadió.

Zemach explicó que los resultados del estudio ya han sido implementados en los programas de mejoramiento del laboratorio de Zamir. “Parece posible cultivar tomates más sabrosos con otras excelentes características de calidad”, expresó.

Anuncios

Los descubrimientos científicos que podrían cambiar tu vida

Los descubrimientos científicos que podrían cambiar tu vida

La ciencia avanza a la velocidad de la luz. Lo que antes eran auténticos enigmas, ahora son verdades naturales que ni tan siquiera cuestionamos. Todos los días se descubren cosas nuevas y aunque saber que los huevos de dinosaurio tardaban seis meses en eclosionar o conocer cómo se formó la luna puedan resultar grandes curiosidades, en nuestra vida práctica poco nos ayudarán. Hoy queremos descubrirte algunos avances científicos impactantes, muchos de ellos aplicados ya a la realidad, que pueden llegar a cambiarte la vida. ¿Te apetece descubrirlos?

Diagnosticar la diabetes a 10 años vista

Aunque existen diferentes variables, la diabetes es una enfermedad crónica que condiciona muchísimo la vida de las personas que la padecen. Los antecedentes familiares juegan un papel fundamental en esta patología, así que poder diagnosticarla a tiempo es un gran avance. Investigadores de la Universidad de Vanderbilt (Estados Unidos) han identificado un biomarcador llamado 2-AAA que ofrecería datos relevantes acerca de las posibilidades de padecer la enfermedad, independientemente del nivel de glicemia o del exceso de peso del paciente. Las primeras pruebas llevan doce años gestándose y el método resulta efectivo: las personas que tienen concentraciones más altas de 2-AAA multiplican por cuatro las posibilidades de desarrollar diabetes.

Detener los ataques epilépticos

Hace ya algún tiempo que se está aplicando. Son una especie de desfibriladores para el cerebro que pueden llegar a detener un ataque epiléptico a tiempo. El dispositivo se implanta en el cerebro del enfermo y se encarga de detectar si se está produciendo algún tipo de actividad anómala. En caso positivo, es capaz de administrar estímulos eléctricos para contrarrestrar los impulsos que podrían provocar un ataque. Los pacientes que ya lo han probado afirman que les ha dado independencia. Como las convulsiones han parado, pueden hacer vida normal e incluso conducir sin temer que se produzca un ataque.

detectar vih

Detectar el VIH una semana después de la infección

El Sida es una de las grandes enfermedades que han azotado al mundo durante los siglos XX y XXI, pero lo cierto es que los avances en los últimos años han mejorado muchísimo la calidad de vida de los pacientes que la padecen, haciendo que la patología, al final, se convierta en una enfermedad crónica y controlada. Sea como sea, ningún avance será nunca suficiente para detener esta amenaza global.

La comunidad científica ha desarrollado un biosensor formado por diferentes estructuras de silicio con nanopartículas de oro, que lleva anticuerpos para el antígeno p24, que es una proteína presente en el virus VIH de tipo 1. Esto permitiría detectar el virus incluso una semana después de haber sido contraído, lo que sin duda aceleraría la prevención, el tratamiento de la enfermedad y por lo tanto, su pronóstico. No hay que perder de vista que el VIH puede llegar a propagarse a la velocidad de 10 millones de copias por hora.

Controlar la agricultura desde el espacio

Para los urbanitas de pro, esta puede ser considerada una cuestión menor. Pero nada más lejos de la realidad. La revista National Geographic nos sorprendía hace poco con los descubrimientos capturados por Copernicus Sentinel-2, un satélite de la Agencia Espacial Europea que estaría proporcionando imágenes del suelo. Los primeros estudios se habrían realizado sobre el paraje natural Barazo del Este, cerca de Los Palacios y Villafranca (Sevilla), una superficie que ha sido modificada por el hombre para llevar a cabo todo tipo de cultivos. Se trata, además, de un espacio muy importante para las especies animales que huyen de Doñana por el agotamiento de recursos hídricos.

Estas imágenes proporcionadas por el satélite pueden resultar muy útiles para la comunidad de agricultores de la zona, porque proporcionarán datos sobre el uso del suelo, las características de las plantas, la cantidad y la calidad de las mismas y los recursos del terreno.

semillas chia

La revolución de la chía y la quinoa

Los foodies y todos aquellos que se preocupan por la salud comiendo alimentos naturales están al tanto de lo que es la chía y la quinoa. Y es que en los últimos tiempos estos dos ingredientes se han convertido en una tendencia saludable. Las proteínas vegetales que más consumimos la mayoría de mortales son tres: arroz, maíz y trigo, pero lo cierto es que en el mundo existen miles de especies que podrían ser consumidas, pero que están siendo desaprovechadas por los humanos.

Pero el redescubrimiento de la chía y la quinoa ha cambiado la manera de alimentarse de muchas personas preocupadas por su salud. La quinoa se cultiva originariamente en los Andes. Se trata de un pseudocereal rico en minerales y proteínas. Puede servir para hacer harina o pasta e incluso se usa para ser fermentada y conseguir cerveza.

La chía se usa muchísimo para enriquecer platos, zumos, batidos o ensaladas, pero hay que tener en cuenta una cosa. Como otras semillas (el sésamo es un buen ejemplo) hay que asegurarse de que está bien machacada para poder extraer sus propiedades. De lo contrario, nuestro cuerpo no la aprovechará. ¿Por qué es esencial esta semilla? Pues porque es muy rica en ácidos grasos omega 3. Además no contiene gluten.

Imprimir piel humana

Los humanos no hemos dejado de hacer experimentos al más puro estilo Frankenstein. La novela de Mary Shelley no nos asustó en absoluto, así que no han sido pocos los intentos de hacer recobrar vida a los órganos muertos. No hay más que recordar los impactantes transplantes que hizo el doctor valenciano Pedro Cavadas. Pero, ¿y si pudiéramos crear los órganos e implantes nosotros mismos? La ciencia también ha querido aprovecharse del fenómeno de las impresoras 3D. Se llama “bioimpresión” y nos permitiría reproducir la estructura natural de la piel, usando diferentes capas y estratos, además de fibroblastos, que se encargan de producir el colágeno que le otorga elasticidad y resistencia.

A la idea todavía le falta mucho rodaje: hay que equilibrar bien las mezclas con material biológico, así como estudiar de qué manera puede mejorar su capacidad de deterioro. Quién sabe si más adelante también podremos fabricar órganos, imprimirlos e insertarlos en un cuerpo humano sin necesidad de esperar la ayuda de un donante.

analisis cancer

El cáncer de páncreas, detectado a tiempo

Otro de los grandes males de la humanidad: el cáncer. Lamentablemente, casi todos hemos tenido experiencias de primera mano con esta enfermedad, ya sea en nosotros mismos en nuestros seres queridos. La detección precoz juega siempre un papel fundamental para la curación y la supervivencia. El cáncer de páncreas es uno de los más agresivos en este sentido, porque no ofrece sintomatología hasta que ya está lo suficientemente avanzado como para curarlo. Investigadores de la Universidad Estatal de Arizona en Tempe (Estados Unidos) han desarrollado un sistema que puede detectarlo de manera precoz a través de un análisis de sangre.

El análisis examina los exosomas, unas vesículas que liberan las células para comunicarse y lógicamente, propagar la enfermedad. El sistema conseguiría que unas nanopartículas de oro se queden pegadas a las vesículas. Esto podría hacerse con una simple muestra de sangre y no resultaría caro.

Nuevo avance: Miden el tiempo sin usar reloj

  • Científicos suizos han podido medir el tiempo sin usar un reloj, un avance en investigación fundamental y para la tecnología de vanguardia.

    Científicos suizos han podido medir el tiempo sin usar un reloj, un avance en investigación fundamental y para la tecnología de vanguardia.

Científicos suizos han sido capaces de medir el retardo de tiempo ultracorto en fotoemisión electrónica sin usar un reloj, un avance en investigación fundamental.

Cuando la luz brilla en ciertos materiales, los hace emitir electrones. Esto se llama “fotoemisión” y fue descubierto por Albert Einstein en 1905, lo que le valió el Premio Nobel, según informó el miércoles la agencia de noticias Europa Press.

Pero sólo en los últimos años, con los avances en la tecnología láser, los científicos han sido capaces de acercarse a los plazos increíblemente cortos de fotoemisión.

Con los láser se puede medir directamente el tiempo de espera entre los diferentes procesos, pero es difícil determinar cuándo comienza un proceso, tiempo cero”, dice Mauro Fanciulli, estudiante de doctorado del grupo de Dil.

Los investigadores de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL, en Suiza) han determinado ahora un retraso de una milmillonésima parte de una milmillonésima parte de un segundo en la fotoemisión midiendo el giro de los electrones fotoemitados sin necesidad de pulsos de láser ultracortos. El descubrimiento se publica en Physical Review Letters.

Científicos de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL, en Suiza).

 

La fotoemisión ha demostrado ser un fenómeno importante, formando una plataforma para técnicas de espectroscopía de vanguardia que permiten a los científicos estudiar las propiedades de los electrones en un sólido.

Aunque ha habido un gran progreso en el uso de fotoemisión y polarización de espín de los electrones foto-emitidos, la escala de tiempo en la que todo este proceso se lleva a cabo no se han explorado con gran detalle. La suposición común es que, una vez que la luz alcanza el material, los electrones son instantáneamente excitados y emitidos. Pero los estudios más recientes que utilizan la tecnología láser avanzada han desafiado esto, demostrando que hay realmente un retraso de tiempo en la escala de attosegundos.

El laboratorio de Hugo Dil, de la EPFL, con colegas en Alemania, mostró que durante la fotoemisión, la polarización de espín de los electrones emitidos puede estar relacionada con los tiempos de demora de attosegundos de la fotoemisión. Lo que es más importante, lo han demostrado sin necesidad de ninguna resolución o medida experimental en el tiempo, esencialmente, sin necesidad de un reloj.

Para ello, los científicos utilizaron un tipo de espectroscopia de fotoemisión (SARPES) para medir el giro de los electrones foto-emitidos de un cristal de cobre.

“Con los láser se puede medir directamente el tiempo de espera entre los diferentes procesos, pero es difícil determinar cuándo comienza un proceso, tiempo cero”, dice en un comunicado Mauro Fanciulli, estudiante de doctorado del grupo de Dil y primer autor del artículo.

Docente de la Universidad Tecnológica de Bolívar en expedición científica en la Antártica

Rosa Acevedo Barrios, se encuentra en la Antártica, participando activamente en la III Expedición Almirante Padilla verano austral 2017

La docente de la Facultad de Ciencias Básicas de la Universidad Tecnológica de Bolívar: Bióloga, Magíster en Microbiología de la Universidad de La Habana (Cuba), y estudiante de cuarto año del Doctorado de Toxicología Ambiental de la Universidad de Cartagena, Rosa Acevedo Barrios, se encuentra en la Antártica, participando activamente en la III Expedición Almirante Padilla verano austral 2017.

La III Expedición Científica de Colombia a la Antártica “Almirante Padilla” 2017, continua con el desarrollo de proyectos de investigación. Colombia proyecta desarrollar aproximadamente 40 proyectos de investigación para el verano austral 2017, con la participación de un estimado de 43 investigadores. 20 científicos de la expedición desarrollarán los proyectos de investigación a bordo del buque Arc “20 De Julio” de la Armada República de Colombia, mientras los otros 23 científicos realizarán las fases de campo de los proyectos a través de la cooperación internacional, en bases y buques de países amigos.

Durante la segunda participación de la Universidad Tecnológica de Bolívar, en este viaje al continente blanco, tiene el firme propósito de explorar el mar y ofrecerle a la Costa Caribe y a Colombia en general nuevos conocimientos que ayuden a la conservación de la vida y avances científicos que permitan al país fortalecer las industrias biotecnológicas.

La docente de la UTB, Rosa Acevedo Barrios, se embarcó en Punta Arenas – Santiago de Chile el pasado 4 de febrero, junto con 17 científicos españoles, en el Buque español Bio-Hesperides rumbo a la Antártica, pasando por el estrecho de Magallanes y luego por el canal de la Patagonia. Hoy en la Antártida sigue el proyecto en torno a los “Tardígrados y bacterias asociadas de la Antártica”, una investigación con la que la UTB aspira hacer aportes muy útiles desde la taxonomía hasta la biología molecular y ser reconocida en lo más selecto del mundo científico internacional.

Acerca de Rosa Acevedo

Bióloga de la Universidad del Atlántico, Magíster en Microbiología Universidad de La Habana (Cuba). Estudiante de segundo año del Doctorado de Toxicología Ambiental de la Universidad de Cartagena. Diplomados en Habilidades Docentes; y en Ambientes de Aprendizaje virtuales de la Universidad Tecnológica de Bolívar; en Docencia Universitaria de la Universidad Javeriana; en Gestión de Calidad del Colegio Mayor de Bolívar; en Investigación de la Corporación Universitaria Rafael Núñez-RIESCAR; en Competencias Comunicativas I y Competencias Comunicativas II y en Docencia en Educación Superior de la Corporación Universitaria Rafael Núñez. Curso de entrenamiento básico en RT-PCR como herramienta para la cuantificación de la expresión diferencial de genes: Énfasis en el estudio de la Enfermedad inflamatoria intestinal. Universidad de Cartagena 2013 y Curso de Aplicaciones de la microscopia en ciencias biológicas. XII Congreso Interamericano de Microscopía (CIASEM 2013). Universidad Tecnológica De Bolívar 2013.

Publicaciones

· (Artículo completo)”Aspectos de Bioseguridad en el desempeño del Centro Experimental de Investigación y Docencia (CEID) de la Corporación Universitaria Rafael Núñez”. En: Colombia Laboratorio Actual. Memorias Sexto Congreso Internacional Del Colegio Nacional De Bacteriólogos ISSN: 1794-6220 ed:Editorial Códice Ltda. (Bogotá) v.21fasc.38 p.86 – 86, 2005.

· (Libro) “MANUAL DE MÉTODOS ANALÍTICOS PARA LA DETERMINACIÓN DE PARÁMETROS FISICOQUÍMICOS BÁSICOS EN AGUAS” En: España 2013.ed:eumed.netISBN: ISBN-13: 978-84-1577v.0pags.101.

· (Libro) “BIOLOGÍA Y MICROBIOLOGÍA AMBIENTAL” En: España 2013. ed:eumed.net ISBN: 978-84-15774-93-8 v. 1 pags. 89

En la cúspide de la fusión entre humanos y máquinas

Aunque por el momento los ‘cyborgs’ no vayan a ser realidad, se están produciendo grandes avances en la creación de sistemas híbridos como los exoesqueletos o las prótesis controladas ment 

robot
Sharon Gaudin

Nos encontramos en un momento de la historia en el que las máquinas están dejando de ser meras herramientas para convertirse, literalmente, en parte de nosotros. “Hay dos factores que están facilitando que los humanos y los ordenadores trabajen juntos de una manera muy diferente”, ha explicado Justin Sanchez, director de la oficina de tecnologías biológicas de DARPA. El investigador de la agencia estadounidense se refiere a dos grandes avances en la ciencia como son los exoesqueletos, que ayudan a las personas con parálisis a caminar y la implantación de chips, que podrían otorgar de nuevo la visión a los ciegos o sentir el tacto en prótesis.

Sanchez cree que estamos en el punto más álgido a la hora de fusionar a los seres humanos con las máquinas. “Los avances científicos y tecnológicos que estamos consiguiendo, así como la adopción de la fisiología y la IA, nos están permitiendo establecer las condiciones que cambiarán nuestras relaciones con las máquinas”.

Desde hace ya varios años, los científicos están trabajando en crear sistemas híbridos. En 2008, fueron capaces de controlar a un robot utilizando la actividad cerebral de un mono. Cuatro años más tarde, otro grupo desarrolló un dispositivo que entregaba señales cerebrales a una mano paralizada mediante la medula espinal. Y, justo hace 10 años, investigadores de la universidad de Arizona utilizaron los ojos y el cerebro de una polilla para guiar a un robot. En ese instante, el director principal del proyecto, Charles Higgins, aseguró que entre 10 y 15 años tendríamos computadoras híbridas, mediante la ejecución de la combinación de tejido vivo y tecnología.

No era el único que hacía ese tipo de predicciones. Andrew Chien, que era por entonces directo de futuras investigaciones tecnológicas en Intel Labs, dijo en 2009 que para el año 2020, un usuario de Internet sería capaz de controlar un ordenador mediante sus ondas cerebrales. Lo que podrían haber sido pronósticos aventurados y extravagantes, no lo son tanto según la opinión de Sanchez. “El avance de la IA permite a las máquinas ser cada vez más poderosas”, indicó. “Además, nuestra sociedad está abrazando tecnologías como los wearables que utilizan algoritmos que permiten analizar nuestra fisiología, como el control de los patrones de sueño”.

El directivo cree que uno de los grandes avances que actuará de palanca en el desarrollo de dichos sistemas híbridos es la facilidad con la que fabricamos aparatos portátiles que, por ejemplo, se comunican con termostatos inteligentes y que se activan automáticamente dependiendo de las necesidades del usuario. “Es este el paradigma hacia donde se dirige la fusión entre tecnología y personas; cambiar el ambiente o la temperatura en función de nuestra fisiología”.

Quizás, son los sectores sanitario y militar los que están consiguiendo más logros. Se estima que en unos cinco años se podría lanzar un dispositivo que ayude a las personas con lesiones cerebrales a devolverles sus recuerdos.

Conoce los 10 avances tecnológicos que cambiarán al mundo para el 2025

-La   tecnología está cambiando el modo en que vivimos nuestro día a día. Resulta emocionante imaginar qué nos deparará el futuro.

Para ello, la división de “Ciencia y propiedad intelectual” de Thomson Reuters ha elaborado un informe con las 10 innovaciones que creen que se llevarán a cabo antes del 2025.

1. Se reducirá la demencia

Gracias a una mejor comprensión del genoma humano y de las mutaciones genéticas, los médicos y los científicos estarán en mejores condiciones de detectar y prevenir enfermedades como la demencia y la enfermedad de Alzheimer.

Mediante la identificación del ADN problemático, los científicos podrán producir una verdadera tecnología capaz de combatir el deterioro biológico de la capacidad mental de los pacientes.

2. La energía solar será la principal fuente de energía

En 2025, los métodos de recolección, almacenamiento y conversión de energía solar, serán lo suficientemente avanzados como para que ésta sea la principal fuente de energía en nuestro planeta.

Algo denominado energía solar fotovoltaica utilizará paneles solares para calentar los edificios y el agua, además de abastecer de energía a los dispositivos del hogar y la oficina.

3. Se podrá prevenir la diabetes de tipo I

Una plataforma de ingeniería del genoma humano hará que sea posible modificar los genes portadores de enfermedades, evitando enfermedades como la diabetes de tipo I.

Los médicos y los científicos podrán modificar las secuencias de ARN y ADN que transmiten la enfermedad.

4. La escasez de alimentos y las fluctuaciones en los precios de los alimentos ya no serán un problema

Nuevas tecnologías de iluminación y de imagen mejorarán el crecimiento de los cultivos durante todo el año y combatirán los problemas de la agricultura tradicional.

También seremos capaces de cultivar en interior los alimentos genéticamente modificados. Eso hará que los factores ambientales y de enfermedades dejen de ser un problema para los cultivos y los alimentos que compramos en los supermercados tendrán una disponibilidad y un precio más constantes.

5. El transporte eléctrico será la norma

En 2025 los vehículos eléctricos superarán a los vehículos tradicionales. Su batería durará más tiempo, por lo que podrán recorrer grandes distancias con mayor facilidad. Y los aviones también adoptarán esta tecnología, que cambiará totalmente la forma en que viajamos.

6. Todo estará conectado digitalmente

En 2025, las comunicaciones inalámbricas dominarán nuestra vida cotidiana. Los coches, las casas y los aparatos estarán conectados en todo el mundo y en todas las zonas como parte de un gigantesco Internet de las cosas (IoT).

La nueva tecnología será capaz de almacenar energía y servirá como electrodos para proporcionar esta hiperconectividad.

7. Los envases biodegradables serán la norma

Los envases estarán hechos de materiales de celulosa, que son parecidos al plástico, pero en realidad están hechos de materia vegetal, por lo que son biodegradables y mejores para el medioambiente que las bolsas de plástico que utilizamos actualmente en las tiendas.

8. Habrá medicamentos más seguros y saludables para combatir el cáncer

Las sustancias químicas tóxicas que se utilizan en la actualidad para tratar el cáncer pueden tener efectos secundarios nocivos y debilitantes para los pacientes, pero en 2025, los medicamentos para combatir el cáncer serán más precisos y exactos, lo que reducirá los efectos secundarios.

Unos fármacos más específicos podrán unirse a proteínas y anticuerpos específicos para producir una acción mucho más específica. Esto, combinado con un conocimiento avanzado de las mutaciones genéticas, conducirá a mejores tratamientos para el cáncer.

9. Crearemos mapas de ADN al nacer para gestionar el riesgo de enfermedades

El mapeo de ADN será la norma gracias a los avances en el análisis unicelular, la nanotecnología y la tecnología de los grandes volúmenes de datos (Big Data). Teóricamente, esto podría reemplazar a los análisis de sangre como un modo más preciso de detectar enfermedades.

10. Se probará la teletransportación

La investigación reciente relacionada con la partícula del bosón de Higgs, también conocida como la “partícula de Dios”, ayudará a impulsar la experimentación real en el campo de la teletransportación. La idea es que desactivar esta partícula podría permitirnos viajar a la velocidad de la luz y, esencialmente, teletransportarnos.

Solo se estarán iniciando las pruebas, pero probablemente habrá una inversión importante en este campo.

Nuevo avance científico sobre el misterio del núcleo terrestre

Tokio, Japón | AFP.- Los estudios de un equipo japonés realizados en condiciones cercanas a las del núcleo terrestre confirman que el silicio podría ser el misterioso elemento que faltaba conocer en la composición del núcleo interno.

Los científicos están de acuerdo en que este núcleo está compuesto por 85% de hierro y 10% de níquel. Elementos ligeros como el azufre, el oxígeno o el silicio son los principales candidatos para constituir el 5% restante.

Según el geofísico Eiji Ohtani, de la universidad de Tohoku (norte de Japón), el silicio aparece en primera posición.

Su equipo de investigadores llevó a cabo experiencias sobre aleaciones de hierro y de níquel mezcladas con silicio, sometiéndolas en laboratorios a condiciones de temperatura y presión muy elevadas.

Los científicos constaron que las observaciones por rayos X de esta mezcla correspondían a los datos obtenidos en el análisis de variaciones de velocidad de las ondas sísmicas del núcleo terrestre.

“Nuestras últimas experiencias nos llevan a pensar que el 5% restante del núcleo terrestre está compuesto esencialmente de silicio”, declaró Ohtani a la AFP. Según este geofísico, no hay oxígeno en el núcleo interno de la Tierra, teniendo en cuenta la dificultad del oxígeno para cristalizarse en ese sector.

Estos informes, que fueron presentados en un congreso científico en San Francisco en diciembre, fueron efectuados a unos 2.700 grados centígrados, es decir a la mitad de la temperatura real del núcleo, que es de 5.200 grados, y a alta presión, señaló el viernes a la AFP James Badro que, junto a sus colegas del Institut de Physique du Globe de París, llegó a la misma conclusión hace un década. La experiencia francesa fue efectuada a temperatura ambiente extrapolando los datos recogidos.

Cualquier nuevo descubrimiento sobre el núcleo terrestre contribuye a los avances sobre los orígenes de nuestro planeta. “Es una caja negra, un registro de lo que pasó hace 4.500 millones de años”, resume Badro.

Logran convertir hidrógeno en metal

Nuevo hito científico tras 80 años de estudio. Consiguen transformar el hidrógeno en metal.

hidrogeno-metal

El hidrógeno conforma la mayor parte de la materia visible de nuestro universo y se había predicho, hace más de 80 años, que era posible convertirlo en metal. Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad de Harvard en Cambridge (EE. UU.) lo ha conseguido sometiendo el hidrógeno a una presión mucho más alta que la que se había teorizado (los cálculos exponían que 25 gigapascales serían suficientes para lograr la transición a metal).

 

El proceso funciona de la siguiente manera: se colocan pequeñas muestras entre dos diamantes -que por sí solos no son suficientemente duros para contender con una presión extrema- y se intentan aunar. En este proceso sube la presión en la sustancia añadida (gracias a la altísima dureza de los diamantes) y se baja la temperatura hasta rondar los 200-270 grados centígrados bajo cero. Para hacer que el hidrógeno se haga metálico se ha necesitado una presión mayor que la del centro de la Tierra y casi 5 millones de veces superior a la que ejerce la atmósfera en el ser humano. En definitiva: resolvieron que entre los 465 y 495 GigaPascales se encuentra la presión adecuada para esta gran transformación.

 

 

Este hito científico de conversión del hidrógeno al metal (y probablemente sea capaz de conducir la electricidad y el calor) supondría una revolución dentro del mundo de la tecnología. Creo que aún no somos capaces de imaginarnos las repercusiones que, por ejemplo, podría tener este descubrimiento en el campo aeroespacial y en otras muchas áreas de la ciencia si consiguen que al reducir la presión el material sea estable.

 

El estudio ha sido publicado en la revista Science.