Encuentran el “gen del otoño”

Un grupo de científicos de la Universidad de Hokkaido (Japón) hallan el mecanismo genético implicado en el cambio de color de las hojas

Encuentran el “gen del otoño”

El cambio de colores se pudo observar en 30 horas. Crédito imagen: Shimoda Y et al., Plant Cell.

Durante el otoño, hay regiones privilegiadas que permiten ver cómo los árboles pasan del verde, al amarillo, el rojo, naranja y ocre en apenas unos días. Parece, visualmente cuestión de magia, pero allí también hay ciencia. Más precisamente genética.
En las plantas, la clorofila juega un papel central en la fotosíntesis. Este proceso implica la creación de un flujo de electrones mediante la eliminación de uno de una molécula y su transferencia a otra. Este proceso comienza cuando un electrón es transferido de la clorofila a un compuesto llamado feofitina a. Los colores de las hojas en el otoño se producen cuando la clorofila se degrada, una parte normal del envejecimiento de la hoja también conocida como senectud y que desempeña un importante papel en el ciclo del nitrógeno. La degradación se activa cuando una enzima (conocida como Magnesio dequelatasa) extrae magnesio (Mg) de la clorofila. Los  sabían de su existencia pero hasta ahora nunca habían sido capaces de detectar su presencia en los experimentos.

Al menos hasta ahora, porque un grupo de expertos de la Universidad de Hokkaido, liderados por Hisashi Ito, han demostrado que el gen SGR, vinculada a la degradación de la clorofila, codifica la enzima Mangensio dequelatasa.
Este gen fue uno de los que le permitió a Gregor Mendel establecer las leyes básicas de la genética en el siglo XIX. Mutaciones en el SGR permiten que las hojas sigan siempre verdes (de ahí su nombre en ingles: Stay Green o SGR), pero hasta ahora se desconocía qué codificaba.

Los autores del estudio, publicado en Plant Cell, indujeron de forma transitoria el SGR en las hojas totalmente verdes de una pequeña planta  con flores, la Arabidopsis thaliana y descubrieron que esto provocaba una reducción de los niveles de clorofila. Luego incubaron clorofila en un tubo de ensayo con SGR, lo que provocó que se convirtiera en feofitina a, algo que solo ocurre si se le extrae magnesio. Los resultados sugieren que el gen SGR también puede extraer magnesio de la clorofila integrada en el complejo de captador de luz, lo que básicamente es la antena fotosensible de las plantas. Y esto es lo que permitiría ver una paleta de colores mucho más amplias que solo una gama de verdes. Eso y la genética de nuestros ojos.
Fuente de la información: Universidad de Hokkaido.

Anuncios

Acerca de eleansar

Me gusta escribir mucho, me la paso creando nuevas historias, no me gusta el calor y adoro los dias lluviosos y frós. Me quisiera ir a vivir a un pueblecito de los Pirineos y espero algun dia hacerlo

Publicado el 26 octubre, 2016 en Genética, Tecnicas Médicas. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: