Archivos Mensuales: febrero 2016

Pandora, ¿una amenaza procedente del cosmos?

Al parecer el mundo está en las vísperas de un importante avance científico. El virus Pandora, que ha sido descubierto de manera totalmente casual en aguas de las costas australianas y que ha asombrado por su gigantesco tamaño, centró la atención de toda la comunidad científica.
¿Qué es lo que tiene de inusual y por qué los científicos están prácticamente convencidos de su procedencia extraterrestre?
Un estudio de la carga genética de las variedades chilenas y australianas reveló que la friolera del 93% de sus genes eran desconocidos para la ciencia. Esto hace de los orígenes del virus un misterio. Su tamaño también fue un shock. Donde la mayoría de los virus, incluso los más complicados como el SIDA o la gripe, sólo tienen alrededor de 10 genes, el virus Melbourne tiene aproximadamente 2.000. Nadie sabe con certeza cuales son sus genes, cómo funcionan, o incluso por qué hay tantos de ellos.Además de todo esto, el virus ha resultado extremadamente simple y, a juzgar por todo, está extremadamente difundido en la naturaleza. Puede habitar prácticamente en cualquier parte, comenzando en los estanques y terminando en una ameba que vive en la superficie de un lente de contacto. Al encontrarse dentro del cuerpo del portador, éste mega-virus se multiplica exitosamente a partir de que absorbe el ADN de las células y las proteínas del mismo. Luego de que es destruido el núcleo de la célula infectada, aparecen cientos de copias del virus Pandora, tras lo cual el proceso se repite incesantemente.
Los científicos franceses Jean-Michel Claverie y Chantal Abergel, descubridores del mega-virus Pandora, están convencidos que tras el estudio minucioso del mismo, la biología dará un gran salto hacia adelante. La bióloga rusa Svetlana Kasátkina concuerda con ellos:
−Este descubrimiento cambia por completo nuestra concepción de lo que son los virus y aunque sea pronto para confirmarlo puede suponer un grave riesgo para el ser humano.
Anuncios

Rusia probará misiles para destruir asteroides

Rusia probará misiles para destruir asteroides

Científicos rusos han desarrollado un proyecto de mejora de sus misiles balísticos intercontinentales para destruir meteoritos cercanos a la Tierra de entre 20 y 50 metros de diámetro.

A estos científicos les gustaría probar las capacidades mejoradas de los misiles rusos contra el asteroide Apophis, que se acercará peligrosamente a la Tierra en 2036, declaró a Tass Sabit Saitgarayev, jefe investigador de la Oficina de Diseño de Cohetes Makeyev.

“La mayoría de los cohetes funcionan con combustible en ebullición. Su abastecimiento se inicia 10 días antes del lanzamiento y, por lo tanto, no son aptos para destruir meteoritos similares al meteorito de Chelyabinsk de diámetro, que se detectan sólo horas antes de llegar al vecindario de la Tierra. Para este fin, los misiles balísticos intercontinentales pueden ser utilizados, lo que requiere su actualización”, dijo el científico.

“Los misiles mejorados podrían ser utilizados como ejecutores del asteroide Apophis “que se acercará peligrosamente a la Tierra en el 2036”, agregó.

Se requieren recursos financieros y el permiso de las autoridades para la modernización de los misiles balísticos intercontinentales, dijo el científico, sin precisar, sin embargo, si los fondos necesarios y la autorización de estos trabajos estaban disponibles. El científico dijo que el diseño para este cometido ya está en marcha.

La Oficina de Diseño Makeyev, especializada en cohetes de largo alcance, se estableció el 16 de diciembre de 1947. La empresa se dedicó en su origen al desarrollo de la producción en serie de cohetes diseñados por el oficina de diseño OKB-1, dirigida por el famoso diseñador de cohetes soviético Sergei Korolev.

A mediados de la década de 1950, la oficina de diseño Makeyev cambió a desarrollar misiles balísticos para submarinos. Ahora la empresa se dedica a la investigación y los avances científicos para crear sistemas de cohetes, así como naves espaciales y sus partes y unidades.

Avances en medicina regenerativa: imprimen tejido vivo en 3D

Científicos en Estados Unidos implantaron con éxito en animales estructuras fabricadas con esta máquina

Especialistas imprimieron estructuras cartilaginosas, óseas y musculares 'estables' y tras implantarlas en roedores, maduraron hasta convertirse en tejido funcional. (Nature)
Especialistas imprimieron estructuras cartilaginosas, óseas y musculares ‘estables’ y tras implantarlas en roedores, maduraron hasta convertirse en tejido funcional. (Nature)

EFE
LONDRES, Reino Unido.- Científicos en Estados Unidos han implantado con éxito en animales estructuras de tejido vivo fabricadas con una ‘sofisticada y mejorada’ impresora 3D, revela un estudio publicado hoy por la revista británica ‘Nature’.

Esta investigación, desarrollada por el ‘Wake Forest Baptist Medical Center’, en Carolina del Norte, representa un avance para la medicina regenerativa, pues sugiere que estas estructuras podrían ser implantadas en el futuro en pacientes, superando ‘varios obstáculos técnicos’ que lo dificultan en la actualidad, destacan sus responsables en un comunicado.

Los expertos imprimieron estructuras cartilaginosas, óseas y musculares ‘estables’ y tras implantarlas en roedores, maduraron hasta convertirse en tejido funcional

Aunque las nuevas estructuras impresas no están listas aún para ser implantadas en pacientes, recuerdan, los primeros resultados del estudio apuntan a que tienen ‘el tamaño, solidez y funcionalidad adecuadas paran ser usadas en humanos’.

‘Esta nueva impresora de tejidos y órganos es un avance importante en nuestro objetivo de fabricar tejido de repuesto para pacientes’, explica Anthony Atala, director del Instituto de Medicina Regenerativa del Wake Forest (WFIRM, sus siglas en inglés).

Según el experto, la ‘bioimpresora 3D’ puede fabricar ‘tejido estable a escala humana de cualquier forma y tamaño’, lo que permitiría ‘imprimir tejido vivo y estructuras de órganos para la implantación quirúrgica’.

Para este trabajo, el WFIRM ha contado con financiación del Instituto de Medicina Regenerativa de la Fuerzas Armadas estadounidenses, que aspira a aplicar esta tecnología en soldados heridos en combate, dada la escasez de donantes de tejidos para implantes.

La precisión de esta nueva impresora 3D significa que, en un futuro próximo, se podría replicar fielmente los tejidos y órganos más complejos del cuerpo humano.

El llamado Sistema Integrado de Impresión de Tejido y Órgano (ITOP), desarrollado por el WFIRM durante los últimos diez años, trata tanto materiales plásticos como biodegradables para crear la ‘forma’ del tejido y los geles con base de agua que sostienen a las células.

Además, la máquina 3D fabrica una fuerte estructura externa temporal, lo que evita que se produzcan daños en las células durante el proceso de impresión

Otro de los desafíos que presenta la ingeniería de tejidos es lograr que las estructuras implantadas vivan el tiempo suficiente para que puedan integrarse en el cuerpo.

En este sentido, los expertos optimizaron, por un lado, la ‘tinta’ de base acuática que sostiene a las células para mejorar su ‘salud’ y promover su crecimiento, al tiempo que imprimieron un entramado de ‘microcanales’ en las estructuras.

Estos canales, apuntan, permiten que los nutrientes y el oxígeno presentes en el cuerpo humano se integren en las citadas estructuras, las mantengan vivas y desarrollen un sistema de vasos sanguíneos.

Científicos comprueban la existencia de la reencarnación humana

Desde que el mundo es mundo discutimos y tratamos de descubrir qué hay más allá de la muerte. Esta vez la ciencia cuántica explica y demuestra que sí hay vida (no física) después de la muerte de cualquier ser humano.
Un libro titulado «Biocentrism: How Life and Consciousness are the Keys to Understanding the True Nature of the Universe» (Biocentrismo: Cómo la vida y la conciencia son las claves para la comprensión de la naturaleza del Universo), contiene la idea de que la vida no termina cuando el cuerpo muere y que puede durar para siempre.
El autor de esta publicación el científicoDr. Robert Lanza, votado como el tercer científico más importante por el New York Times, no duda que esto es posible (Aquí puedes ver su web y sus libros).
Dr. Robert Lanza
Robert Lanza es un experto en medicina regenerativa y Director científico deAdvanced Cell Technology Company. En el pasado era conocido por su extensa investigación sobre las células madre y también por una serie de experiencias exitosas sobre la clonación de especies animales en peligro de extinción.
Pero no hace mucho tiempo, el científico se involucró con la física, la mecánica cuántica y la astrofísica. Esta mezcla explosiva dio a luz a la nueva teoría del biocentrismo que ha estado predicando desde entonces. Biocentrismo enseña que la vida y la conciencia son fundamentales para el universo.
Es la conciencia la que crea el universo material y no al revés
Lanza apunta a la estructura del propio universo y dice que las leyes, las fuerzas y las variaciones constantes del universo parecen ser ajustadas para la vida, es decir, la inteligencia que existía antes importa mucho. También dice que elespacio y el tiempo no son objetos o cosas, sino herramientas de nuestro entendimiento animal.
La teoría sugiere que simplemente no existe la muerte de la conciencia. Existe sólo como un pensamiento, porque la gente se identifica con su cuerpo. Creen que el cuerpo va a morir tarde o temprano, pensando que su conciencia desaparecerá también. Si el cuerpo genera conciencia entonces la consciencia muere cuando el cuerpo muere. Pero si el cuerpo obtiene la conciencia de la misma forma que una TV que por cable recibe señales de los satélites entonces está claro que la conciencia no termina con la muerte del vehículo físico. De hecho existe la conciencia fuera de las limitaciones del tiempo y espacio. Puede estar en cualquier lugar: en el cuerpo humano y fuera de sí mismo.
Pueden existir múltiples universos simultáneamente – Dice Lanza
En un universo el cuerpo puede estar muerto y en otros todavía existir, la absorción de la conciencia emigró a este universo. Esto significa que una persona muerta en cuanto viaja a través del túnel no está en el infierno o en el cielo, pero sí en un mundo similar al que fue habitado, pero esta vez con vida. Y así sucesivamente, hasta el infinito, casi como un efecto de otra vida cósmica.
Se cree que nuestra alma puede interactuar con múltiples universos.
Muchos mundos
No son sólo simples mortales que quieren vivir para siempre, pero también algunos de los principales científicos tienen la misma opinión de Lanza.
Ellos son los físicos y astrofísicos que tienden a estar de acuerdo con la existencia de mundos paralelos y que sugieren la posibilidad de múltiples universos.
Multiverso (multi-universo) es el concepto científico de la teoría que defienden. Ellos creen que hay leyes físicas que prohíben la existencia de mundos paralelos.
El primero en hablar fue el escritor de ciencia ficción de HG Wells en 1895 con el libro «The Door in the Wall.» Después de 62 años, esta idea fue desarrollada por el Dr. Hugh Everett en su tesis de posgrado en la Universidad de Princeton. Básicamente postula que en un momento dado el universo se divide en numerosos casos similares y en el momento siguiente, estos universos “recién nacidos” están divididos de manera similar. Así que en algunos de esos mundos pueden estar presentes la lectura de este artículo en un universo y ver la televisión en otro.
En la década de 1980 Andrei Linde científico del Instituto de Física de Lebedev, desarrolló la teoría de los universos múltiples. Ahora, un profesor de la Universidad de Stanford, explicó Linde: «El espacio se compone de muchas esferas que dan lugar a niveles similares, y los que, a su vez, producen esferas en mayor número y así sucesivamente hasta el infinito. En el mundo en el que se separan. No son conscientes de la existencia de la otra, sino que representan partes de un mismo universo físico.»
Laura Mersini Houghton física en la Universidad de Carolina del Norte con sus colegas argumentan: «Las anomalías de fondo del Cosmos se deben al hecho de que nuestro universo es influenciado por otros universos existentes cercanos y que los agujeros son el resultado directo de ataques contra nosotros por universos vecinos.»
La Teoría del Dr. Lanza: Biocentrismo y el más allá
El Biocentrismo es clasificado como la Teoría del Todo y viene del griego y significa “centro de vida”. Es la creencia de que la vida y la biología son centrales a la realidad y que la vida crea el universo, no al revés.
Lanza utiliza el ejemplo de la forma en que percibimos el mundo que nos rodea. Una persona ve un cielo azul, y se le dice que el color que están viendo es azul, pero las células en el cerebro de una persona puede cambiar para hacer mirar el cielo de color verde o rojo.
Nuestra conciencia tiene sentido del mundo, y puede ser alterado para cambiar esta interpretación.
Según el Biocentrismo nuestra conciencia tiene sentido del mundo, y puede ser alterado para cambiar esta interpretación.
El Alma
Por lo tanto, hay un montón de lugares u otros universos donde nuestra alma podía emigrar después de la muerte, de acuerdo con la teoría del biocentrismo.
¿Pero existe el alma? ¿Hay alguna teoría científica de la conciencia que podría acomodar tal declaración? Según el Dr. Stuart Hameroff una experiencia cercana a la muerte se produce cuando la información cuántica que habita en el sistema nervioso deja el cuerpo y se disipa en el universo. En lugar de defender el materialismo, el Dr. Hameroff ofrece una explicación alternativa de la conciencia de que tal vez puede apelar a la mente científica racional y puntos de vista personales. [Fuente]
Nuestras almas están, de hecho, construidas a partir de la estructura misma del universo y pueden haber existido desde el principio de los tiempos.
La conciencia reside, según Stuart y el físico británico Sir Roger Penrose, en los microtúbulos de las células del cerebro que son los sitios principales de procesamiento cuántico. Después de la muerte esta información es liberada de su cuerpo, lo que significa que su conciencia va con ella.
Argumentaron que nuestra experiencia de la conciencia es el resultado de los efectos de la gravedad cuántica en estos microtúbulos, una teoría que denominaron reducción objetiva orquestada.
La consciencia se teoriza por ellos para ser una propiedad fundamental del universo, presente incluso en el primer instante del universo durante el Big Bang. «En una de esas experiencias conscientes se demostró que el esquema proto es una propiedad básica de la realidad física accesible a un proceso cuántico asociado con la actividad cerebral.»
Dr. Stuart Hamerroff y Sir Roger Penrose
Nuestras almas están, de hecho, construidas a partir de la estructura misma del universo y pueden haber existido desde el principio de los tiempos. Nuestros cerebros son sólo receptores y amplificadores para la proto-conciencia que es intrínseca al tejido del espacio-tiempo. Entonces, hay realmente una parte de su conciencia que no es material y va a vivir después de la muerte de su cuerpo físico.
El Dr. Hameroff dijo al canal Science a través del documental Wormhole: «Digamos que el corazón deja de latir, la sangre deja de fluir, y los microtúbulos pierden su estado cuántico. La información cuántica en los microtúbulos no se destruye, no puede ser destruida, sólo distribuye y se disipa al universo como un todo.»
Lanza cita la prueba de la doble rendija, en la foto, para respaldar sus afirmaciones. Cuando los científicos hacen pasar partículas a través de dos rendijas, la partícula pasa a través de una ranura o la otra. Si una persona no lo ve, pensará que actúa como una onda y que se puede ir a través de las dos rendijas al mismo tiempo. Esto significa que sus cambios de comportamiento se basan ​​en la percepción de una persona.
Robert Lanza añade aquí que no sólo existe en un único universo, existe tal vez en otro universo.
Si se revivió el paciente, esta información cuántica puede volver a los microtúbulos y el paciente dice «Tuve una experiencia cercana a la muerte».
Y añade: «Si el paciente no resucitó y por lo tanto muere, es posible que pueda existir esta información cuántica fuera del cuerpo quizás indefinidamente, como un alma.»
Esta cuenta de la conciencia cuánticaexplica cosas como las experiencias cercanas a la muerte, la proyección astral, de las experiencias del cuerpo e incluso lareencarnación sin la necesidad de la ideología religiosa. La energía de su conciencia potencialmente vuelve a un cuerpo diferente en algún momento y, mientras tanto, existe fuera del cuerpo físico en algún otro nivel de realidad y, posiblemente, en otro universo.

Científicos descubren como borrar recuerdos en nuestra mente

memory hackers
Memory Hackers es un documental de Michael Bicks que relata la vida de personas implicadas en modificaciones a los recuerdos. Su objetivo es analizar los avances científicos que se han hecho alrededor de la memoria en los últimos 70 años. Personas que pueden dominar nuestros recuerdos a su voluntad.

Un ejemplo es Merel Kindt, una profesora de la Universidad de Ámsterdam que acabó con la fobia a las arañas de algunos pacientes gracias a la reconsolidación de la memoria. Es decir, llegando al origen de esta fobia, buscando por qué surgió y acabando con los recuerdos negativos mediante su sustitución por otros distintos.

Asimismo, aparece una de las personas que podría tener en sus manos la clave sobre el futuro de la memoria. Julia Shaw consiguió que varias personas recordaran experiencias que no habían vivido, demostrando que nuestros recuerdos son más inestables de lo que pensamos.

Bicks reconoce haber encontrado en Shaw el caso más interesante de los que ha analizado en su estudio: “Pensé que era una locura, pero llamé a otros científicos y me dijeron que era posible”.

Los asombrosos avances científicos de los cubanos

 

Solo en la lucha contra el cáncer, es amplia la lista de resultados palpables. Según dio a conocer recientemente el doctor en Ciencias Rolando Pérez Rodríguez, del Centro de Inmunología Molecular, durante un seminario internacional sobre el tema, Cuba dispone en la actualidad de 28 productos registrados o en distintas etapas de investigación para el tratamiento del cáncer.

Distintas vacunas terapéuticas, anticuerpos monoclonales, interferones y péptidos, desarrollados en diferentes instituciones científicas del sector de la biotecnología, son hoy una esperanza o un alivio para millones que sufren de esta terrible enfermedad.

Pero los logros cubanos en esta esfera son más amplios. A treinta años de su creación, el más importante centro de biotecnología del país, de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), tiene entre sus resultados contribuciones importantes al diagnóstico, prevención y tratamiento de más de una veintena de enfermedades.

Esta institución desarrolla actualmente más de 50 proyectos de investigación, que incluyen vacunas, proteínas recombinantes para uso terapéutico, péptidos sintéticos, y productos destinados al uso veterinario y a la agricultura.

Cuba quiere restablecer la cooperación económica y científica con Rusia

El producto estrella es el Heberprot-P, que facilita la cicatrización de las úlceras complejas del pie diabético y reduce el riesgo de amputación, y del que se han beneficiado ya alrededor de 49 mil pacientes cubanos y 185 mil en el resto del mundo.

Estas cifras sin dudas van a incrementarse a partir de la incorporación de este preparado a la lista de medicamentos esenciales y vitales de Rusia.Elena Maxinka, jefa del Departamento de Suministro de Medicamentos y copresidenta del Grupo de Trabajo de Salud de la Comisión Intergubernamental Rusia-Cuba para la Colaboración, resaltó recientemente los resultados positivos de pruebas clínicas realizadas con el Heberprot-P y hasta la propia Ministra de Salud Veronika Skvortsova comentó su eficacia durante una conversación televisada con el presidente, Vladímir Putin.

Un medicamento que puede mejorar la vida de los 200 mil rusos que sufren cada año esta enfermedad, al evitar buena parte de las amputaciones y por tanto reducir el índice de invalidez y aumentar la esperanza de vida.

“Cuba y Rusia, podemos hacer mucho juntos todavía”

Otros productos cubanos novedosos de la esfera biofarmacéutica han llamado la atención tanto en Rusia como en otros países, entre ellos, HeberNasvac, un medicamento para el tratamiento de la hepatitis B y Proctokinasa, fármaco con efectividad comprobada para tratar las hemorroides. En el campo de la agricultura y veterinaria destacan el rodenticida biológico Biorat o el nematicida HeberNem.

“Cuba es un ejemplo que asombra, por el éxito de sus investigaciones científicas”, aseguró recientemente a Sputnik Kirill Kaem, vicepresidente del Cluster Biomédico de Skolkovo. “Me costó trabajo creer que el volumen total de ingresos por productos biofarmacéuticos de Cuba se puede comparar con los de la Federación Rusa”, expresó.

Proyectos de investigación cubanos en esta esfera, principalmente referidos a la oncología y a las enfermedades neurodegenerativas, están siendo evaluados por parte de ese fondo estatal, y está previsto que varios de ellos reciban financiamiento para su desarrollo de forma conjunta. Todo parece indicar que irá en aumento la colaboración científica en esta esfera entre Cuba y Rusia.

Las potencialidades de la isla son enormes y no es casualidad. Se trata de una estrategia gubernamental que data de varias décadas, con orígenes en el mismo principio de la revolución. “El futuro de nuestra Patria tiene que ser necesariamente un futuro de hombres de ciencia”, dijo Fidel Castro en fecha tan temprana como 1960. Incluso en los años de mayor crisis, la esfera científica ha tenido siempre un apoyo, que se traduce hoy en estos resultados.

Si tanto se ha conseguido hasta ahora, a pesar de limitaciones económicas y el bloqueo norteamericano que restringe el acceso a muchas tecnologías y mercados ¿que será capaz de lograr ese potencial científico en el futuro, el día que se abra más al mundo y que sus esforzados investigadores reciban los salarios que merecen? Tal vez ese día habrá llegado el futuro de hombres de ciencia.

Así se descubrió la electricidad que corre por nuestros cuerpos

Así se descubrió la electricidad que corre por nuestros cuerpos
Lo que parecía extraño sería después explicado por la bioelectromagnética. (Foto: Thinksotck)

Imagínate que eres un pescador en el Mediterráneo hace 2.000 años. Al recoger las redes te llama la atención un interesante pez de color naranja: una raya o torpedo (que le dio el nombre al arma naval).

La miras más de cerca. De repente, una dolorosa descarga eléctrica recorre tu cuerpo. Empiezas a temblar; tus manos y brazos se adormecen. Sueltas la red y el pez se escapa. Y tú no te explicas qué acaba de pasar.

Esta es la historia de una idea que nos ha acompañado durante siglos pero que -como esa raya- se nos escapaba de las manos.

Hoy en día sabemos que, así como las rayas torpedo, nosotros también somos animales eléctricos. Pero no fue fácil llegar aquí.

Una raya como esta se escurrió de entre tus dedos. (Foto: Thinkstock)

En el año 43 d.C., el médico real del Imperio romano Scribonius escribió: “El dolor de cabeza, incluso si es crónico e insoportable, se quita y se remedia para siempre poniendo un pez torpedo vivo bajo el punto donde está el dolor hasta que este cese. Apenas se sienta el adormecimiento, hay que quitar el remedio pues si no esa parte perderá la capacidad de sentir”.

Aunque ponerse una raya en la cabeza sea extraño, es posible que el uso de choques eléctricos para curar dolores neurálgicos haya funcionado bien… aunque los romanos no tuvieran ni idea de por qué. Pasarían otros 1.500 años antes de que alguien pudiera casi explicarlo.

El salto de rana

[embed:1309071]

El Galvanismo propone que el cerebro  produce electricidad, que es transferida por los nervios, de allí a los músculos y disparada para producir movimiento. (Foto: Thinksotck)

La primera persona que concibió la idea de que la electricidad estaba involucrada de alguna forma con la vida fue un doctor italiano.

Luigi Galvani había nacido en 1737 en Boloña. Empezó siendo un anatomista y luego catedrático en la Academia de las Ciencias de Boloña.

Fue ahí, mientras estaba haciendo unas disecciones en animales, que Galvani notó algo raro. Estaba trabajando con ranas muertas sobre una placa de metal. Cuando tocó con su bisturí -hecho de un metal distinto al de la placa- un largo nervio en la pata de la rana, esta saltó, como si hubiera revivido.

¿Qué estaba pasando?

Galvani se aventuró a pensar que en la pata de la rana había electricidad. Es cierto que puede parecer un poco exagerado llegar a esa conclusión, pero Galvani era producto de su época.

En ese entonces eran muy populares las nuevas máquinas eléctricas, que podían sacar chispas y darle descargas eléctricas a la gente. Se usaban más que todo como juguetes divertidos en las fiestas, pero las chispas de esas máquinas también hacían saltar a las patas de las ranas.

Por otro lado, Galvani sabía de un famoso experimento realizado unos años antes que había demostrado que las descargas de las anguilas y las rayas eran iguales a las de esas máquinas eléctricas.

[embed:1309072]

Una raya podía producir una carga eléctrica, la cual podía hacer que la pata de una rana saltara. (Foto: Thinksotck)

En 1794 escribió un informe… y planteó una pregunta: “¿Pero qué será esta máquina animal? (…) No podemos determinarlo con certitud. Permanece totalmente oculto a la visión más aguda, no podemos más que reconocer sus propiedades y de alguna manera conjeturar sobre su naturaleza”.

Y pasó a hacer su propia conjetura: quizás la electricidad era el poder alojado adentro de las cosas vivas que las hacía no estar muertas.

No exactamente

Galvani estuvo tan cerca de acertar. Los nervios de las patas de las ranas efectivamente responden a la electricidad, así como nuestros nervios. Pero hubo algo que se le escapó.

Los detalles sobre el experimento de Galvani se difundieron rápidamente por Europa. Al principio, todo parecía ir bien.

En otro lugar de Italia, otro científico, Alessandro Volta, estaba muy impresionado con los experimentos de su homólogo boloñés.

Alabó “el mérito y originalidad de su gran y estupendo descubrimiento” y quiso replicar los experimentos de Galvani. Pero entre más experimentaba, más dudas lo acechaban.

Al final, Volta hizo una serie de experimentos que demostraban que las patas de las ranas no eran las que producían la corriente eléctrica de Galvani. La producían los objetos.

Cuando el bisturí y la placa estaban hechos del mismo metal, no pasaba nada. Pero si tomaba dos metales diferentes y un pedazo de cartón mojado con agua salada… había una corriente eléctrica.

[embed:1309073]

Volta pasó de ser admirador a cuestionador. (Foto: Thinkstock)

El resultado no solo sorprendió sino que le dio a Volta un argumento contra la teoría de Galvani: si la corriente eléctrica se podía hacer con elementos inertes -dos metales y agua salada- entonces la electricidad no podía ser el poder que hacía que los seres vivos no estuvieran muertos.

Algo que has usado

Volta llamó a la corriente que creó electricidad artificial, para distinguirla de la electricidad animal que tenían los peces.

Y, para hacerla más potente, se valió de unos diagramas de los órganos de electricidad de los torpedos, que los mostraban compuestos de células en forma de discos, apiladas.

Apiló entonces unos discos de metal, alternando zinc con monedas de plata y cartón humedecido con agua.

Funcionó y causó sensación.

A su invento le puso órgano artificial de electricidad, aunque otros le llamaban la pila de Volta. Hoy en día le decimos sencillamente pila.

Pero, sin despreciar su creación, todo esto nos alejó de la teoría de que adentro de nosotros también hay electricidad.

Pasaría mucho tiempo antes de que retornáramos a ella, aunque la idea de la electricidad animal y la electricidad como fuerza vital se quedó flotando en el ambiente.

[embed:1309074]

Volta mostrándole su órgano artificial de electricidad a Napoleón. (Foto: Thinkstock)

La chispa que anima

Aunque en la novela Frankenstein, el científico creado por Mary Shelly en 1818, es un poco tímido al explicar cómo reanima a su monstruo, deja entrever que la electricidad tuvo algo que ver.

En 1931, los cinematógrafos dejaron la discreción: la película “Frankenstein” muestra al doctor exponiendo a su monstruo a una tormenta de rayos para revivirlo.

En la vida real, también fue en el siglo XX cuando finalmente entendimos que Galvani no estaba del todo errado.

En los años 50, científicos que estudiaban las células del cerebro descubrieron que la información viaja por nuestros nervios como una señal eléctrica.

200 años más tarde, la neurociencia demostró que efectivamente es la electricidad que recorre nuestro cuerpo la que nos permite ver, sentir y pensar.

Aún no podemos revivir muertos, por supuesto, pero al parecer no era tan desatinado pensar que la electricidad es la chispa de la vida.

Alemania logra importante avance en energía por fusión nuclear

Alemania logra importante avance en energía por fusión nuclear
La canciller alemana Angela Merkel fue la encargada de dar inicio al experimento de fusión nuclear. (Foto: AP)

Científicos de Alemania lograron tener éxito en un experimento que abre camino a la generación de energía por fusión nuclear, considerada una energía nuclear más limpia y barata.

Después de 9 años de construcción e investigación, los investigadores del Instituto Max Planck de Greifswald inyectaron una pequeña cantidad de hidrógeno a un dispositivo con la forma de una dona, luego lo cocinaron con el equivalente a 6.000 hornos de microondas.

El resultado fue un gas súper caliente conocido como plasma, y duró una fracción de segundo antes de volverse a enfriar. Pero fue el tiempo suficiente para que los científicos declararan con confianza que el inicio de su experimento fue un éxito.

(Foto: AFP)

“Todo salió bien hoy”, dijo Robert Wolf, científico involucrado en el proyecto. “Con un sistema tan complejo como este debes asegurarte que todo funcione a la perfección y siempre hay un riesgo”.

Entre las dificultades está cómo enfriar el complicado acomodo de imanes necesarios para mantener al plasma flotando al interior del dispositivo, dijo Wolf. Los científicos observaron de cerca los traspiés experimentados durante el arranque del Gran Colisionador de Hadrones en Suiza hace más de cinco años para evitar errores similares, agregó.

El experimento es parte de un esfuerzo mundial para lograr una fusión nuclear, un proceso en el que los átomos se unen a temperaturas extremadamente elevadas y liberan enormes cantidades de energía.

Aunque la tecnología podría demorarse décadas, los científicos esperan poder sustituir algún día la necesidad de combustibles fósiles y plantas convencionales de fisión nuclear.

Esfuerzos por una energía limpia y eficiente

(Foto: AFP)

En el sur de Francia ya comenzó la construcción del ITER, un enorme reactor internacional de investigación que utiliza una fuerte corriente eléctrica para captar plasma al interior de un dispositivo con forma de rosquilla suficientemente largo para que se lleve a cabo la fusión. El dispositivo, llamado Tokamak, fue concebido por físicos soviéticos en la década de 1950.

El equipo de Greifswald se enfoca en una tecnología rival inventada por el físico estadounidense Lyman Spitzer en 1950. Llamado Stellarator, tiene la misma forma de dona, pero utiliza un complicado sistema de resortes en lugar de una corriente para obtener el mismo resultado.

El dispositivo de Greifswald debería mantener el plasma en el lugar más tiempo, dijo el director del proyecto Thomas Klinger. “El Stellarator es más calmado”, dijo. “Es mucho más difícil de construir, pero más fácil de operar”.

Conocido como Wendelstein 7-X Stellarator, o W7-X, y con un costo de 435 millones de dólares, se activó por primera vez en diciembre empleando helio, que es más fácil de calentar.

Aunque los críticos dicen que la búsqueda de una fusión nuclear es un desperdicio de dinero que podría utilizarse en otros proyectos, Alemania ha financiado el proyecto Greifswald, cuyo gasto ha alcanzado los 1.060 millones de euros en los últimos 20 años, incluidos los salarios del equipo.

(Foto: AP)

Durante los próximos años el dispositivo, que no está diseñado para producir energía por sí solo, aumentará lentamente la temperatura y duración del plasma, con el objetivo de mantenerlo estable durante 30 minutos, dijo Wolf. “Si lo logramos en 2025, está bien. Más temprano es mejor”, agregó.

La prueba de este miércoles fue liderada por la canciller Angela Merkel, que también es doctora en física.

“Como una nación industrial, quiero mostrar que una fuente de energía accesible, segura, confiable y sustentable es posible, sin una pérdida de competitividad económica”, dijo. “Las ventajas de la energía de fusión son obvias”.

El proyecto también cuenta con financiamiento del gobierno de Polonia, la Unión Europea y el Departamento de Energía de EE.UU.

 

Fuente: AP/Emol

Químicos descubren cómo un agente clave permite que las enfermedades se reproduzcan

Investigadores de la Universidad de Iowa, en Estados Unidos, han revelado cómo enfermedades que siguen eludiendo la medicina se replican, trazando los pasos precisos a través de los cuales utilizan un gen ausente en los seres humanos, llamado thyX, para codificar una enzima que produce timina.

En un artículo publicado en la edición digital de este jueves de ‘Science’, químicos de Iowa descomponen cada etapa en una cadena de reacciones químicas que muestran cómo se utiliza thyX y la enzima que codifica en el ciclo de ADN que produce las enfermedades.

El descubrimiento podría conducir a la creación de antibióticos no tóxicos que bloquean la reacción química que implica thyX, en lugar de confiar en el método actual de prueba de millones de compuestos farmacológicos con la esperanza de encontrar uno que fielmente termine con cada enfermedad.

Los seres humanos han tenido éxito en el tratamiento de una serie de enfermedades, pero algunas siguen eludiendo los mejores intentos de la medicina. La tuberculosis mató al 15 por ciento de los 9,6 millones de personas que la contrajeron en todo el mundo en 2014. El tifus ha estallado periódicamente a lo largo de la historia, con consecuencias mortales. La fiebre de las Montañas Rocosas es una amenaza transmitida por las garrapatas en Norte y Sur América y la neumonía es común en todas partes.

Lo que une a estas enfermedades es su capacidad para defenderse de los antibióticos y continúan reproduciéndose a través de una ruta molecular misteriosa que produce timina, un bloque de construcción de ADN que las bacterias necesitan para sobrevivir y reproducirse.

“Sabemos mucho sobre estos patógenos, pero no sabíamos cómo la enzima con ellos está catalizando las reacciones para la síntesis de ADN”, dice Amnon Cohen, profesor de Química en Iowa y autor del artículo. “Ahora, estamos mostrando a nivel molecular, los principales pasos por los que la enzima thyX codificada cataliza la producción del precursor de timina, timidilato”.

Los científicos primero descubrieron el gen cuando se dieron cuenta de que las bacterias termófilas –organismos antiguos que viven a muy altas temperaturas y presiones alrededor de los respiraderos de aguas profundas del océano– fueron capaces de producir timina a pesar de que no parecen tener los genes para hacerlo. En 2002, un grupo de investigación en Francia identificó los hasta entonces misteriosos genes y los llamó thyX, los cuales parecían producir timina similar al gen humano thyA pero que habían evolucionado por separado.

El grupo de Kohen se sumergió profundamente en la química molecular para averiguarlo. Gracias a la Resonancia Magnética Nuclear de Iowa, el equipo identificó un intermediario crítico de la reacción catalizada por la FDTS, una enzima codificada por thyX. Cuando compararon ese intermediario con los encontrados en las enzimas humanas, vieron los caminos de timina eran completamente diferentes.

Las enzimas humanas están codificadas por los genes Fola y thyA y su camino catalítico involucra un enlace covalente activando un reactivo y la química directa entre dos reactivos. La FDTS codificada por thyX, por otro lado, no hace enlace con el reactivo y lleva a cabo la química a través de un sistema de retransmisión enzimática (flavina). “En realidad, casi no hay similitudes entre el mecanismo clásico que se encuentra en los seres humanos y el recién descubierto”, dice Cohen.

Varias enfermedades mortales dependen exclusivamente de thyX para la supervivencia y la reproducción. Otras, como la tuberculosis, pueden sintetizar timina con thyA o thyX, lo que las hace diabólicamente difícil de erradicar porque pueden cambiar a otra vía timina si se ha bloqueado. Eso explica por qué cepas de tuberculosis se han vuelto resistentes a múltiples fármacos y, por lo tanto, difícil de contener.