Archivos Mensuales: febrero 2015

Deuda con el reino animal

Cientos de millones de animales son utilizados en pruebas de toxicidad, como recursos de aprendizaje en las facultades o como sujetos de investigación en diversos laboratorios de todo el mundo cada año. Un grupo de científicos del Instituto Fraunhofer de Dresden y de la Universidad Técnica de Berlín han desarrollado un chip que puede suponer una alternativa real a la experimentación con estos sujetos.

Fraunhofer-Gesellschaft, una agrupación de investigación alemana que aglutina a 66 institutos e instituciones, cuenta con miles de científicos e ingenieros altamente cualificados. La solución estudiada por estos se basa en el desarrollo de miniorganismos dentro de un chip que permiten analizar los complejos procesos metabólicos que tienen lugar dentro del cuerpo humano. Ya han desarrollado diversos modelos, por ejemplo, un chip de múltiples órganos con el que los investigadores han podido estudiar la regeneración de ciertas células renales.

Esto supone encontrar una alternativa al hasta ahora mal necesario de tener que usar animales en las pruebas de laboratorio para probar la eficacia y seguridad de los medicamentos. Parecía difícil encontrar un sustituto a la experimentación, pues para entender el efecto de una sustancia no basta con probarla en muestras de tejido o células aisladas. La mayoría de los medicamentos funcionan sistémicamente. Es decir, “el organismo como un todo”.

Muchos avances de la ciencia han dependido de investigaciones y estudios con animales. Se calcula que en el mundo se utilizan entre 50 y 100 millones de vertebrados para realizar pruebas de diferentes productos, desde medicamentos hasta cosméticos, antes de que estos puedan llegar al mercado.

Ratones, gatos, perros y monos han sido y son los indiscutibles protagonistas involuntarios de los grandes avances científicos de las últimas décadas. Aunque muchos otros como cerdos, vacas, ovejas, reptiles y pájaros han padecido también nuestros experimentos. Inoculamos virus en animales, alteramos su material genético y matamos a las madres cuando están embarazadas para estudiar sus fetos.

Los sometemos a privaciones de comida o a descargas eléctricas para comprobar su resistencia, los quemamos vivos, los obligamos a ingerir sustancias tóxicas, les provocamos parálisis, los sometemos a radiaciones, a temperaturas extremas… La lista de experimentos a los que son sometidos no tiene fin. Constantemente surgen nuevas sustancias que serán testadas en sus cuerpos con el deseo de comprobar sus efectos, certificar nuevas técnicas y demostrar ciertas hipótesis.

Sin duda tenemos mucho que agradecerles. Las investigaciones llevadas a cabo con ratones no solo han permitido el estudio del cáncer en las personas sin arriesgar vidas humanas, también han facilitado el desarrollo de tratamientos de fertilidad y de vacunas contra la gripe, la poliomielitis, la fiebre amarilla y la rabia, lo que ha reducido drásticamente el número de muertes debido a estas enfermedades.

El avance científico es una de las bases del progreso y aporta grandes beneficios, pero esto debe tener ciertos límites. Pocos justificarían que se experimentara con humanos en contra de su voluntad aunque esto supusiera grandes avances en la búsqueda de vacunas y curas…

Sara García Bautista, periodista

Anuncios

Los animales tienden a evolucionar creciendo en tamaño

Japón planea nueva caza de ballenas en Antártida, promete
Científicos de Stanford han encontrado nuevo apoyo para la regla de Cope, una teoría que establece que los linajes de animales tienden a evolucionar hacia tamaños más grandes con el tiempo. “Hemos sabido durante algún tiempo que los mayores organismos vivos hoy en día son más grandes que los mayores organismos que estaban vivos cuando se originó la vida o, incluso, cuando los animales evolucionaron por primera vez”, afirma Jonathan Payne, un paleontólogo en la Escuela de Ciencias 

Tecnologías que podrán cambiar el mundo pero todavía no existen

Día de Internet

 

La ciencia confirma nuestro ADN extraterrestre

No se alarme, pero usted tiene el ADN extraño en su código genético. La ciencia dice que sí.

Los científicos de Kazajstán creen que el ADN humano se codifica con una señal extraterrestre de una antigua civilización alienígena .

Lo llaman “biológica SETI” y los investigadores afirman que el código matemático en el ADN humano no puede ser explicada por la evolución.

En pocas palabras, estamos viviendo, respirando buques para algún tipo de mensaje extraterrestre que se utiliza con más facilidad para detectar vida extraterrestre a través de la transmisión de radio.

“Una vez fijado, el código podría permanecer sin cambios en escalas de tiempo cosmológicas, de hecho, es la más duradera construcción conocida”, escribieron los investigadores en la revista científica, Icarus. “Por lo tanto, representa una memoria excepcionalmente fiable para una firma inteligente.

“Una vez que el genoma se reescribe apropiadamente el nuevo código con una firma permanecerá congelada en la célula y su progenie, que podrían luego ser entregado a través del espacio y el tiempo.”

Los científicos también afirman que el ADN humano se ordena de manera tan precisa que revela un “conjunto de patrones aritméticos y ideográfica de lenguaje simbólico”.

Su investigación se ha llevado a los científicos a la conclusión de que nos inventamos “fuera del sistema solar, ya hace varios millones de años”.

La tesis apoya la hipótesis de que la Tierra es el resultado de las formas de vida interestelares distribuidas por meteoritos y cometas.

Así que si estamos a embarcaciones de comunicación extranjero, exactamente qué tipo de mensaje secreto que estamos realizando en nuestro ADN?

Y si fuéramos de la creación de los extranjeros, que los creó?

la mecánica cuántica, el tiempo va tanto hacia adelante como hacia atrás. Así parece demostrarlo un experimento realizado en Estados Unidos, que calculando ‘hacia atrás’ las probabilidades de que un sistema cuántico esté en un estado concreto de dos posibles, consigue una probabilidad de acierto del 90%, frente al 50% que se considera normal. Eso significa que los sistemas cuánticos contienen información sobre el futuro, al igual que sobre el pasado.

Estamos tan acostumbrados a las novelas policíacas que ni siquiera notamos cómo juegan con el tiempo los autores. Normalmente, el asesinato se produce mucho antes del punto medio del libro, pero hay un apagón informativo en ese punto y el lector no se entera de lo que sucedió hasta la última página. Si la última página hubiera sido arrancada del libro, pregunta el físico Kater Murch, ¿estaría el lector más cerca de adivinar lo que pasó leyendo sólo hasta el fatal incidente o leyendo el libro entero? La respuesta, tan evidente en el caso de una novela de misterio, no lo es tanto en el mundo de la mecánica cuántica, donde la indeterminación es algo esencial, y no algo forzado para nuestro placer lector.
COMO SI LO QUE HACEMOS HOY CAMBIA LO QUE HICIMOS AYER
Aunque usted sepa todo lo que la mecánica cuántica puede decir acerca de una partícula cuántica, dice Murch, profesor ayudante de física en la Universidad de Washington en St. Louis (Missouri, EE.UU.), no se puede predecir con certeza el resultado de un experimento sencillo para medir su estado. Todo lo que la mecánica cuántica puede ofrecer son las probabilidades estadísticas de los posibles resultados.
El punto de vista ortodoxo es que esta indeterminación no es un defecto de la teoría, sino un hecho de la naturaleza. El estado de la partícula no es simplemente desconocido, sino realmente indefinido antes de que se mida. El acto de la medición en sí obliga a la partícula a caer en un estado definido.
En un artículo que se publicará en la revista Physical Review Letters, Kater Murch describe una forma de reducir las probabilidades. Mediante la combinación de información sobre la evolución de un sistema cuántico después de un tiempo objetivo con la información sobre su evolución hasta ese momento, su laboratorio fue capaz de reducir las probabilidades de adivinar correctamente el estado de un sistema de dos estados desde un 50-50 a un 90-10. Es como si lo que hiciéramos hoy cambiara lo que hicimos ayer. Y como esta analogía sugiere, los resultados experimentales tienen consecuencias espeluznantes para el tiempo y la causalidad, por lo menos en el mundo microscópico al que se aplica la mecánica cuántica.
MEDIR UN FANTASMA

Hasta hace poco tiempo, los físicos podían explorar las propiedades mecánico-cuánticas de las partículas individuales sólo a través de experimentos de pensamiento, porque cualquier intento de observar directamente hacía que perdieran sus misteriosas propiedades cuánticas. Pero en los años 1980 y 1990 los físicos inventaron dispositivos que les permitieron medir estos frágiles sistemas cuánticos tan suavemente que no colapsan de inmediato a un estado definido.
El dispositivo que utiliza Murch para explorar el espacio cuántico es un circuito superconductor simple que entra en el espacio cuántico cuando se enfría hasta cerca del cero absoluto. El equipo de Murch utiliza los dos niveles de energía inferiores de este qubit, el estado fundamental y un estado excitado, como su sistema cuántico modelo. Entre estos dos estados, hay un número infinito de estados cuánticos que son superposiciones, o combinaciones, de los estados fundamental y excitado.
El estado cuántico del circuito se detecta al ponerlo dentro de una caja de microondas. Unos pocos fotones de microondas se envían a la caja, donde sus campos cuánticos interactúan con el circuito superconductor. Así que cuando los fotones salen de la caja llevan información sobre el sistema cuántico. Básicamente, estas medidas ‘débiles’, no resonantes, no perturban al qubit, a diferencia de las medidas ‘fuertes’ con fotones que están en resonancia con la diferencia de energía entre los dos estados, que hacen que el circuito caiga a uno u otro estado.
ADIVINANZAS CUÁNTICAS
En el artículo, Murch describe un juego de adivinanzas cuánticas con el qubit. “Empezamos cada ronda poniendo el qubit en una superposición de los dos estados”, explica, en la nota de prensa de la universidad, recogida por Newswise. “Luego hacemos una medida fuerte pero ocultamos el resultado, y seguimos haciendo medidas débiles del sistema.”
A continuación, tratan de adivinar el resultado oculto, que es su versión de la página que falta en la novela de misterio. “Calculando hacia adelante, es decir, utilizando la regla de Born, que expresa la probabilidad de encontrar el sistema en un estado concreto, las probabilidades de acertar son sólo 50-50″, explica Murch. “Pero también se puede calcular hacia atrás usando algo llamado una matriz efecto. Basta con coger todas las ecuaciones y darles la vuelta. Siguen funcionando y se puede volver atrás en la trayectoria”.
“Así que hay una trayectoria hacia atrás y otra hacia adelante, y si nos fijamos en los dos a la vez y damos igual importancia a ambas informaciones, obtenemos algo que llamamos una predicción retrospectiva, o retrodicción. Lo demoledor de la retrodicción es que tiene un 90 por ciento de precisión. Cuando los físicos cotejan sus resultados con la medición almacenada del estado anterior del sistema acierta nueve de cada 10 veces”.
EN LA MADRIGUERA DEL CONEJO
vbn
El juego de adivinanzas cuánticas sugiere maneras de hacer que tanto la computación cuántica como el control cuántico de sistemas abiertos, como las reacciones químicas, sean más robustos. Pero también tiene implicaciones para problemas mucho más profundos de la física. Por un lado, se sugiere que el tiempo del mundo cuántico se dirige tanto hacia atrás como hacia adelante, mientras que en el mundo clásico sólo se ejecuta hacia adelante.
“Siempre pensé que la medida resolvería la simetría del tiempo en la mecánica cuántica”, afirma Murch. “Si medimos una partícula en una superposición de estados y cae en uno de dos estados, bueno, eso suena como un proceso que va hacia adelante en el tiempo”. Pero en el juego de adivinanzas cuánticas, la simetría del tiempo ha vuelto. La capacidad mejorada de acierto implica que el estado cuántico medido incluye información sobre el futuro igual que sobre el pasado. Y eso implica que el tiempo, claramente una flecha en el mundo clásico, es una flecha de dos puntas en el mundo cuántico.
“No está claro por qué en el mundo real, el mundo hecho de muchas partículas, el tiempo sólo va hacia adelante y la entropía siempre aumenta”, reconoce Murch. “Pero mucha gente están trabajando en ese problema y espero que sea resuelto en unos pocos años”.
CAUSA Y EFECTO
En un mundo donde el tiempo es simétrico, ¿hay tal cosa como causa y efecto? Para averiguarlo, Murch propone ejecutar un experimento con qubits que establezca circuitos de retroalimentación (que son cadenas de causa y efecto) y tratar de ejecutarlos tanto hacia delante como hacia atrás.
“Se tarda 20 o 30 minutos en ejecutar uno de estos experimentos”, afirma Murch, “varias semanas en procesarlos, y un año en rascarse la cabeza para ver si estamos locos o no”. “Al final del día me consuela el hecho de que tenemos un experimento real y datos reales que representamos en curvas reales”.

El físico Louis Del Monte afirma que seremos dominados por maquinas en el 2045

Cuando los mejores científicos y expertos en tecnología de todo el mundo advierte sobre los peligros tecnológicos potencialmente apocalípticos, probablemente deberían ser escuchados. Pero en vez de esto, la opinión pública ridiculiza sus teorías tratándolas como guiones de películas de ciencia ficción. Y la realidad es que la tecnología ya está“conquistando” nuestra sociedad, haciendo peligrar nuestra existencia.
A mediados de 2012 saltaron las alarmas después de que el magnate ruso Dimitry Itskov, creador del movimiento Rusia 2045 (la idea de una nueva civilización de avatares androides), dijo públicamente que su objetivo era conseguir la inmortalidad mediante el trasplante del cerebro y su personalidad a un cuerpo robótico. La comunidad científica aplaudió la idea, pero algunos científicos y expertos rápidamente se opusieron a este proyecto advirtiendo de los efectos apocalípticos en nuestra sociedad.

Uno de los primeros en advertir a la humanidad fue el aclamado físico Stephen Hawking, quien dijo que había que extremar la preocupación en un futuro para evitar que la inteligencia artificial (IA) acabe controlando a la raza humana. A esta advertencia se añadió Elon Musk, fundador de Paypal y SpaceX, que durante una entrevista a los medios de comunicación advirtió sobre la posibilidad de que las maquinas con inteligencia artificial acaben pensando por sí mismas.
Y ahora otra voz científica se ha levantado para advertir a la humanidad sobre los peligros de la IA, pero esta vez las conclusiones son mucho más demoledoras. El físico y autor Louis Del Monte advierte que dentro de tres décadas la“especie dominante ya no serán los seres humanos, serán las máquinas”.
La rebelión de las maquinas
Del Monte, autor de “La Revolución de la Inteligencia Artificial”, dijo a Business Insider que la inteligencia artificial llegará a ser tan avanzada que será como un único individuo combinado con la inteligencia humana. Del Monte está convencido que esta tendencia ya está aumentando de manera exponencial con la falta de legislación sobre la programación de las máquinas de IA.
“Actualmente no hay ninguna legislación relativa a la cantidad de inteligencia que una máquina puede tener”, dijo Del Monte a Business Insider. “Si esto continúa, nos vamos a encontrar ante una tendencia exponencial. Vamos a llegar a la singularidad en el marco de tiempo que la mayoría de los expertos predicen. A partir de ahí vas a ver que la especie principal ya no serán los seres humanos, serán las máquinas.”
Del Monte estima que las máquinas se fusionarán lentamente con los seres humanos,creando cyborgs, y que la inteligencia humana será superada por la inteligencia artificial en 2040 o 2045.
“A finales de este siglo la mayor parte de la raza humana se habrá convertido en ciborgs. El atractivo será la inmortalidad”, dijo Del Monte. “Las máquinas harán avances en la tecnología médica, la mayoría de personas tendrá más tiempo libre, y vamos a pensar que nunca hemos vivido mejor. La preocupación de esto es que las máquinas nos verán como una especie impredecible y peligrosa.”

Uno de los puntos a tener en cuenta es que el proceso de “fusión” entre las máquinas y los seres humanos será lento, pero ya está ocurriendo.
“No será el escenario de ‘Terminator’, no será una guerra”, dijo Del Monte. “En la primera parte de este fenómeno, uno de los escenarios es que las máquinas trataran de convertir a los humanos en ciborgs. Esto ya está sucediendo ahora, sustituyendo miembros humanos con partes artificiales. Vamos a ver a las máquinas como una herramienta útil. Su productividad en los negocios basados ​​en la automatización se incrementará dramáticamente en varios países. En China el uso de las maquinas se ha duplicado en la última década, sólo basado en el PIB por empleado debido al uso de las máquinas.”
Aunque lo peor será que la inestabilidad humana y las guerras harán que las máquinas sean auto-conscientes, lo que las llevará a ver a la raza humana como una especie amenazante para su bienestar, momento en el que habrán desarrollado su capacidad para defenderse.
“Ellos nos verán de la misma forma en que vemos a insectos dañinos”, dijo Del Monte, y agregó que los humanos somos una especie que es “inestable, que crea guerras, tiene armas para acabar con el mundo dos veces, y hacen virus informáticos con capacidad destructiva”. Del Monte concluyó diciendo que la inteligencia artificial ya está aprendiendo habilidades de “auto conservación”, algo que hará que las máquinas lleguen a defenderse a sí mismas antes de mediados de siglo.

El fin de la raza humana como especie dominante
Louis Del Monte es un científico más que advierte sobre los peligros de la inteligencia artificial. Está claro que los más escépticos creen que se trata de una nueva teoría catastrofista y que el escenario propuesto por Del Monte nunca ocurrirá. Pero la realidad es bien otra, y a las pruebas nos remitimos: los más jóvenes están siendo controlados por la tecnología, reduciendo así su inteligencia, llevándolos a una desevolución y como resultado a una fácil manipulación y dependencia total en las maquinas. El fin de la raza humana como especie dominante ya tiene fecha: 2045.

Científicos descubren peligrosa cepa de VIH que desarrolla sida en dos años

 

Una imagen tomada por el Instituto Nacional de Enfermedades Alérgicas e Infecciosas de Estados Unidos muestra una célula H9 T, infectada con VIH, representado en amarillo. Foto: APUna imagen tomada por el Instituto Nacional de Enfermedades Alérgicas e Infecciosas de Estados Unidos muestra una célula T H9, infectada con VIH, representado en amarillo. Foto: AP

Una imagen tomada por el Instituto Nacional de Enfermedades Alérgicas e Infecciosas de Estados Unidos muestra una célula T H9, infectada con VIH, representado en amarillo. Foto: AP

 

Científicos han descubierto una nueva cepa de VIH en Cuba, la cual desarrolla el síndrome de inmunodeficiencia humana o sida, en muy corto tiempo, lo que podría significar un revés en los esfuerzos por contener o reducir la incidencia del virus a nivel mundial, sostienen.

Los investigadores de la Universidad de Leuven en Bélgica identificaron a la cepa CRF19, la cual puede desarrollar sida en entre 24 y 36 meses después del contagio y no habitualmente en una década.

De esta forma, los pacientes con la cepa CRF19 podrían enfermarse antes de siquiera estar enterados que tienen VIH, lo que podría comprometer un tratamiento para controlar el virus.

El estudio de los científicos, publicado en la revista EBioMedicine, se centró en infectados cubanos que desarrollaron sida en un corto periodo de tiempo. Los científicos creen que dichos pacientes tuvieron sexo con varias parejas sexuales, lo que los expuso a varias cepas de VIH. Cuando esto ocurre, las cepas se pueden mezclar y formar una nueva variante del virus. La nueva cepa sería una combinación de los subtipos D, A y G de VIH, según el estudio.

Una infección típica de VIH ocurre cuando el virus se adhiere a cierto tipo de proteínas, las CCR5 que se encuentran en las membranas celulares, que actúan como co-receptores que permiten que el VIH entre a las células humanas destino. Luego se adhieren a otra proteína llamada CXCR4, lo que deriva en el desarrollo del sida. En el caso de la cepa CRF19, este camino se realiza en un tiempo muy corto.

Los científicos analizaron las muestras de sangre de 73 cubanos, 52 de los cuales ya tenían sida. En 22 de ellos las cepas del virus era más “común”. Por ejemplo, los que tenían la cepa CRF19 tenían una carga viral más elevada en la sangre comparado con otros que tenían cepas más comunes.

Los científicos descubrieron que la respuesta inflamatoria a la primera infección del co-receptor CCR5 era muy elevada, lo que significaba que el virus estaba entrando a sus células destino más rápidamente.

Gracias a los avances de la medicina, el tener VIH ya no significa la muerte. Los últimos avances en los tratamientos con antirretrovirales permiten bajar el nivel de virus en la sangre a niveles indetectables y de esa forma permitir que las defensas del cuerpo, o los llamados CD4, suban lo suficiente para que una persona viva de forma normal.

A la par, el nivel de virus indetectable en la sangre hace extremadamente dificil su transmisión -entre personas sanas y sin otro tipo de enfermedades de transmisión sexual- aúnque se tenga sexo sin protección, según un estudio reciente.

Sin embargo los científicos advirtieron que el riesgo de esta cepa es que sea descubierta cuando ya se ha desarrollado el sida y por tanto el síndrome ya haya hecho daño al cuerpo.

En algunos de los pacientes cubanos se demostró que entre uno y dos años antes habían salido negativos en la prueba rápida de detección de VIH, conocida como ELISA.

Debido a que algunos de ellos fueron diagnosticados demasiado tarde, la terapia antirretroviral no funcionó a tiempo y murieron, según los investigadores.

La cepa aparentemente se desarrolla cuando fragmentos de otras cepas de virus se unen a través de una enzima, lo que hace al virus más potente y más fácil de replicar en el cuerpo.

En los 35 millones de personas que viven con VIH en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud, los científicos han identificado al menos 60 diferentes tipos de cepas.

Según los investigadores, hasta ahora al parecer la cepa sólo se está diseminando en Cuba, donde hay un total de 144 pacientes portadores de la variante CRF19.

El elemento 115 combustible de naves extraterrestres

Hace dieciséis años un polémico personaje que aseguraba haber analizado naves de origen extraterrestre se refirió a un extraño material que les servía de combustible y les permitía controlar la gravedad. Recientemente, un equipo de investigadores suizos ha creado átomos del elemento 115, cuyas propiedades recuerdan asombrosamente a las relatadas por el misterioso investigador. ¿Estamos a punto de disponer del combustible de los OVNIs?

A finales de enero el Instituto Paul Scherrer de Suiza anunció que uno de sus equipos de investigadores había conseguido fabricar algunos átomos de un nuevo elemento superpesado, al que corresponde el número 115 en la tabla periódica y que ha sido bautizado provisionalmente como “ununpentium”. Se trata de un indudable éxito científico que para muchos puede tener una segunda lectura aún más apasionante que la derivada de la importancia del propio descubrimiento. Y es que el elemento 115, que no se encuentra en nuestro planeta de forma natural, ha sido identificado como el combustible de las presuntas naves de origen extraterrestre que se han estrellado a lo largo de las últimas décadas en Estados Unidos. ¿Está el ser humano a punto de fabricar el combustible de los OVNIs? ¿Podría encerrar este nuevo elemento la clave de una poderosa fuente de energía y del control de la gravedad?

BOB LAZAR Y LOS EXPERIMENTOS SECRETOS
Cuando en noviembre de 1989 un curioso personaje llamado Bob Lazar apareció en una entrevista en el canal televisivo Las Vegas TV muy pocos tomaron en serio sus explosivas declaraciones. Afirmaba que había estado trabajando en una base supersecreta del gobierno de Estados Unidos llamada S-4 y situada cerca de la famosa Área 51. Allí –sostenía– había analizado unas naves de origen extraterrestre que habían sido capturadas por los militares. Según Lazar, su cometido consistió en investigar como físico el sistema de propulsión de aquellos artefactos e intentar reproducir, en la medida de lo posible, su avanzada tecnología. Pero –siempre según la versión de Lazar– no había sido posible comprender en tu totalidad, y menos aplicar, aquella tecnología alienígena. Sí se logró, por el contrario, determinar que el secreto del funcionamiento de las naves residía en un elemento que no se encuentra en nuestro planeta. Mucho más pesado que el plomo y de aspecto anaranjado, el elemento 115 –afirmaba Lazar– tenía unas extraordinarias propiedades que lo convertían en una asombrosa fuente de energía y en la llave para generar gravedad artificial. Lazar no pudo documentar sus afirmaciones, como tampoco pudo demostrar que hubiese trabajado para el gobierno estadounidense ni que hubiese estudiado física –como había dicho– en instituciones de prestigio (ver recuadro en página 46). Pero, a pesar de todo, los datos que facilitó sobre el supuesto elemento 115 resultaban más que sugerentes. Y, con el paso del tiempo, algunas de sus afirmaciones se han cumplido.
ANTIMATERIA Y ANTIGRAVEDAD

El testimonio de Lazar parecía extraído de una novela de ciencia ficción y como tal fue tomado por muchos. Aseguraba haber llegado al Área 51 de la mano del doctor Edward Teller, así como haber estudiado varias naves de procedencia alienígena que se encontraban en poder de las autoridades estadounidenses. También explicó que su propósito era la “ingeniería inversa”, es decir, tratar de replicar la tecnología extraterrestre, mucho más avanzada que la terrestre.
Aunque no proporcionó demasiados datos técnicos, Lazar subrayó que lo que sí se había podido comprobar era que la fuente de energía de aquellas naves era un elemento superpesado, el 115. Se trata de un elemento que no se encuentra en nuestro sistema solar, pero que podría estar presente en otras zonas del Universo como un subproducto de las supernovas. Según Lazar, en el interior de la nave el elemento 115 se sometía a un bombardeo de neutrones que producía su transmutación en el elemento 116, mucho más inestable. Éste iniciaba de inmediato una reacción que tenía dos extraordinarios efectos.
El primero consistía en emitir partículas de antimateria que, al entrar en contacto con otras de materia, se desintegraban y producían una enorme cantidad de energía, que se aprovechaba en un generador enormemente eficiente. Más sorprendente aún era el segundo efecto: la creación de una onda de lo que llamó “gravedad B”, un fuerte campo gravitatorio propio que, a través de tres dispositivos situados en la base de las naves, podía ser dirigido a voluntad para desplazarse por el espacio. De este modo –proseguía Lazar–, la fuerza de gravedad creada por la desintegración del elemento 115 permitía que las naves viajasen de una forma más o menos convencional, pero también hacía posible retorcer el espacio de manera que el aparato pudiera trasladarse casi instantáneamente de un punto del Universo a otro muy distante. La fórmula permitía que ambos lugares se aproximaran al “plegar” el espacio. Lazar afirmó incluso que las autoridades de los Estados Unidos habían llegado a conseguir unos 200 kilos de este material de manos de los alienígenas.
VIDA BREVE
Cuando Lazar hizo estas declaraciones la idea predominante entre la comunidad científica era que, en caso de existir, el elemento 115 sería sumamente inestable y tendría una vida media de una fracción de segundo. Otros elementos atómicos sintetizados con anterioridad, como el 111 y el 112, tienen una existencia muy breve, de apenas milésimas de segundo, antes de desintegrarse. Esta característica es muy común entre los elementos transuránicos, los que aparecen en la tabla periódica más allá del uranio, cuyo número atómico es 93. Pero cuando hace siete años se sintetizó el elemento 114 se comprobó que es mucho más estable de lo que se pensaba: su vida es de treinta segundos. Este hecho hizo que muchos científicos pensaran que estaban a punto de lograr la “isla de estabilidad”, es decir, átomos superpesados pero estables durante años. El premio Nobel Glenn Seaborg predijo esta posibilidad en 1991. Calculó que se podría conseguir con algún isótopo de los elementos 114 o 115.
La clave de la estabilidad radica en que el núcleo del átomo sea lo más esférico posible, algo que, según Seaborg, puede ocurrir si posee al menos 298 nucleones (la suma de los protones y los neutrones). En el caso del experimento realizado recientemente por los investigadores suizos, dirigidos por el doctor Heinz Gäggeler, la vida del nuevo átomo fue muy breve: una décima de segundo. Pero eso sólo indica que con el proceso empleado (bombardear un disco de americio con un rayo de iones de calcio) se ha obtenido un isótopo del elemento 115 que no llega a alcanzar la tan esquiva estabilidad. En el centro de investigación nuclear de Dubna (Rusia), donde se ha sintetizado el ununpentium, varios equipos internacionales llevan años tratando de obtener nuevos elementos químicos. Allí se descubrió también el elemento 114 y, hace dos años, un equipo formado por científicos rusos y estadounidenses logró indicios del 115 que quedaron pendientes de confirmación. Es muy probable que sea en este centro donde se consiga un isótopo estable de este elemento. Puede que Lazar se adelantase unos años al hablar de un elemento estable con 115 protones. Pero eso no significa que constituya la extraordinaria panacea que describía

EL UNUNPENTIUM Y EL BISMUTO
¿Qué puede decirnos la ciencia sobre el ununpentium? A falta de poder estudiarlo directamente –pues los pocos átomos obtenidos se desintegraron rápidamente–, se sabe que le precede el bismuto en la misma columna de la tabla periódica. Y eso es algo significativo, pues los elementos que se encuentran en una misma columna comparten una serie de propiedades comunes. Así pasa con los gases nobles, por ejemplo, o con los metales. Por lo tanto, el elemento 115 debería tener notables similitudes con el bismuto. Lo que resulta muy llamativo es que el bismuto parece tener un comportamiento anómalo respecto a la gravedad. En Estados Unidos hay una patente, la número 3.626.605 –registrada a nombre de Henry William Wallace–,que se titula Método y aparato para generar un campo de fuerza de gravedad secundario. No se trata del sistema de propulsión de una nave espacial, pero se relaciona con unas esferas de bismuto que, si se dejan caer, descienden a una velocidad superior a la prevista por las leyes de Newton.
Por el momento, este comportamiento aparentemente anómalo carece de explicación, pero puede ser el indicio de propiedades muy particulares respecto a la gravedad que podrían tener su máxima expresión en el elemento 115 o eka-bismuto. Un elemento cuyo control podría suponer el comienzo de una revolución tecnológica sin precedentes: energía abundante con generadores de antimateria y máquinas antigravedad que podrían llevar al ser humano hasta las estrellas más remotas. Y allí nos podríamos encontrar, tal vez, con algunos viajeros que llevan tiempo visitando la Tierra y dejando algunas de sus naves en manos de determinados gobiernos de nuestro planeta.
El reactor de los discos opera con un combustible que no se encuentra en estado natural en la tierra. Este combustible es altamente pesado e inestable, y se le conoce con el número atómico de “Elemento 115” no existiendo en nuestra tabla periódica que solo acepta oficialmente hasta el elemento 112.
El elemento 115(Ununpentiun) tiene un propósito doble: Primero, es la fuente de una onda desconocida para los científicos de la tierra, la onda de “Gravedad A”. En segundo lugar, es la fuente de la radiación “ Antimateria” que se reacciona para proporcionar potencia.
Las emisiones de onda de la Gravedad A, provocadas por el núcleo del elemento 115 se extienden más allá del perímetro del átomo, y son amplificadas por los amplificadores de la nave, y enfocadas en un punto determinado para provocar una curvatura del espacio tiempo que permitiría dar un salto de un punto a otro del universo donde ni el espacio ni el tiempo existirían porque serían anulados por un campo gravitacional artificial comparable a un pequeño agujero negro.
Dentro del reactor, el elemento 115 se transforma en el elemento 116 que es sumamente inestable y que se aniquila inmediatamente después de la reacción
antimateria. La antimateria en conjunto con la materia gaseosa desprendida, causa una reacción total de aniquilación, que transmuta el 100 % de la materia en energía, la cuál es convertida en energía eléctrica en un estado sólido por el generador
termoeléctrico, el cual aprovecha el total de la materia en forma de energía electromagnética, y es esta energía resultante del proceso, la que se utiliza para amplificar la onda de Gravedad A.
Este tipo de propulsión es uno de los utilizados por la nave. En este modo llamado Configuración Delta, utilizado para recorrer distancias largas. El tiempo y el espacio son curvados por los amplificadores de onda permitiendo recorrer distancias inimaginables en cuestión de segundos.
Para distancias más cortas el disco cambiaría a la llamada Configuración Ómicron, utilizada cuando la nave viaja cerca de un cuerpo que propaga una fuente de gravedad muy grande, como es el caso de un planeta o una estrella. Cuando se viaja cerca de una fuente de gravedad como la Tierra, la gravedad del disco se propaga hacia afuera, en sentido inverso, en un proceso controlado de cambio a la “Gravedad B” que aleja el disco del campo gravitacional, causando la elevación del mismo.

Lentillas con zoom nuevo desarrollo

Científicos están desarrollando nuevas lentes de contacto que permiten a los usuarios acercar y alejar su visión con solo guiñar el ojo.

Las nuevas lentes revolucionarias, cuyo prototipo fue presentados en un foro científico en San José, California, EE.UU., contienen minúsculos telescopios de aluminio que interactúan con un par de gafas especiales que permiten hacer “zoom” acercano y alejando la visión de los objetos, informa ‘The Independent‘. Según el manual de instrucciones, hay que guiñar el ojo derecho para acercar la visión y el izquierdo para alejar.

Las lentes se desarrollaron primero para el uso del Ejército de EE.UU. como cámaras súper-delgadas para aviones no tripulados, pero luego se convirtieron en una posible solución para personas con degeneración macular relacionada con la edad.

Adiós a la factura de la luz: Tesla llegará a los hogares en seis meses

baterias tesla
Una batería promete la autonomía domésticaElon Musk ya ha demostrado que la gasolina no es necesaria, y pretende demostrar que es posible viajar a Marte. Ahora, el fundador de Tesla y SpaceX promete acabar con la factura eléctrica en los hogares. Y no hablamos de 2020 precisamente, porque el producto –según asegura– está prácticamente listo para su comercialización.

Las eléctricas no tendrán ni tiempo para reaccionar. Según asegura Bloomberg, el producto se presentaría en unas pocas semanas y su producción comenzaría en apenas seis meses. Por ello es posible que los primeros clientes puedan salirse de la red para administrar ellos mismos su electricidad, sin pagar facturas.


Elon Musk, personaje de 2014 para Teknautas

Musk no ha filtrado los detalles de cómo pretende ahorrarnos la factura eléctrica, pero se especula con una potente batería capaz de almacenar sin problemas toda la energía renovable, con la capacidad de mantener un hogar durante una semana con una sola carga. El objetivo es que el abonado sea autónomo en la producción y gestión de su electricidad doméstica para, de esta manera, dejar de pagar la factura a fin de mes.

Ante la falta de detalles del CEO de Tesla, The Verge sugiere que la batería sería de hidrógeno y recargable mediante energías renovables. Este medio se basa en el sistema que utiliza el Toyota Mirai, el primer coche de hidrógeno fabricado en serie, para sugerir que el dispositivo de Tesla sería portátil y que sus propietarios podrían recargarlas, a falta de placas solares, en los puntos de recarga del fabricante, bien a coste cero o a un precio mucho más competitivo. El modelo fabricado por la marca japonesa da la opción al usuario de sacar la batería del coche y utilizarla para proveer la casa de energía, en teoría durante una semana si hablamos de un hogar medio y una batería completamente cargada.

Elon Musk, CEO de Tesla, presentará sus baterías domésticas en pocas semanasElon Musk, CEO de Tesla, presentará sus baterías domésticas en pocas semanas

¿Adiós a la factura eléctrica?

La evolución del sector de la automoción con respecto a Tesla fue: primero desdén, luego condescendencia y finalmente una seria preocupación. El vehículo estrella de la casa, el Model S, fue el coche de lujo más codiciado entre los más adinerados de Estados Unidos, y dejó atrás a mitos como Porsche o Ferrari.

Respecto a las eléctricas, curiosamente se convertirían también en uno de los principales clientes de Tesla. “Estamos hablando con la mayoría de ellas”, sostiene el director técnico JB Straubel, en alusión a las negociaciones que mantienen con los principales operadores del país.

La batería daría toda la electricidad que necesita un hogar a la semana antes de necesitar recarga

Y es que uno de los mayores problemas que padecen las eléctricas, en especial en California, es el suministro, con una creciente demanda que satura las redes y provoca cortes. La batería de Tesla a gran escala podría aliviar este problema a las centrales, y sería el principal atractivo para los operadores.

Si nada se tuerce, en unos pocos meses se verán cada vez más hogares en Estados Unidos con placas solares en sus tejados que administren su consumo eléctrico, sin –mucho– coste ni impacto en el medio ambiente. La siguiente cuestión será saber qué sucederá en Europa y las trabas legales que puedan plantearse en un sistema mucho más proteccionista.

El problema de la autonomía no es tanto la obtención de energía, solar o eólica, sino su almacenamiento, al que el analista Ben Kallo se refiere como “el Santo Grial”. Que los particulares puedan almacenar energía renovable a gran escala cambiaría un statu quo al que ya nos habíamos acostumbrado. Y Elon Musk promete mostrarnos el futuro en unas pocas semanas.