Archivos diarios: 19 enero, 2015

Moléculas sintéticas capaces de emular a anticuerpos

Unos científicos han fabricado las primeras moléculas sintéticas que emulan a los anticuerpos en dos funciones vitales al mismo tiempo.

 

Las nuevas moléculas (SyAMs) se enlazan a células enfermas y además a células que combaten enfermedades. El resultado es una respuesta inmunitaria altamente dirigida, similar a la acción de los anticuerpos naturales humanos.

 

A diferencia de estos, sin embargo, las moléculas desarrolladas por el equipo de David A. Spiegel, de la Universidad Yale en New Haven, Connecticut, Estados Unidos, son compuestos orgánicos sintéticos y tienen un tamaño aproximado de una veinteava parte del de los anticuerpos. Es improbable que causen reacciones inmunitarias no deseadas debido a su estructura, son térmicamente estables y tienen el potencial de ser administradas de forma oral, como muchos fármacos convencionales.

 

La primera utilidad práctica de tales moléculas hacia la que han trabajado Spiegel y sus colaboradores ha sido su uso para atacar al cáncer de próstata. En dicha misión, las moléculas trabajan primero reconociendo a las células cancerosas y enlazándose a su superficie con una proteína específica. A continuación, se enlazan también a un receptor en una célula inmunitaria. Esto produce una reacción inmunitaria muy localizada y precisa, que se consuma con la destrucción de la célula cancerosa.

 

 

moléculas sintéticas

Las moléculas desarrolladas por el equipo de David A. Spiegel y sus colaboradores reconocen células enfermas y se enlazan con proteínas específicas en su superficie. También se enlazan con un receptor en una célula inmunitaria. (Imagen: Universidad Yale)

 

Tal como subraya Spiegel, es llamativo que moléculas tan pequeñas puedan juntar dos objetos tan enormes como las células, y desencadenar una respuesta funcional específica, como resultado exclusivo de interacciones específicas de receptor.

 

Más allá de su potencial para tratar al cáncer de próstata, estas moléculas podrían tener aplicaciones en el tratamiento de otras formas de cáncer, para combatir al virus del SIDA y en la lucha contra diversas bacterias causantes de enfermedades.

 

Anuncios