Archivos diarios: 4 enero, 2015

2015: el Año Internacional de la Luz y sus tecnologías

La declaración de la ONU para esta consigna en 2015 no es antojadisa; no pr nada se estima que la fotónica tendrá un impacto superior a los 600.000 millones de euros en 2020.

Thinkbig. El 20 de noviembre de 2013, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró 2015 como Año Internacional de la Luz. El objetivo no era otro que divulgar entre la sociedad la importancia de la luz y de las tecnologías asociadas, con un gran impacto en áreas como la salud, la educación o la comunicación.

Como introducción previa al Año Internacional de la Luz, hace sólo unos meses conocíamos la decisión de la Academia sueca de conceder el Premio Nobel de Física a los descubridores de los haces azules en semiconductores, qque permitirían el desarrollo de la tecnología LED.

Asimismo, el Premio Nobel de Química 2014 galardonó a la microscopía de fluorescencia de alta resolución, una tecnología más conocida como “nanoscopio”. Como vemos, la luz ha sido protagonista de algunos de los avances científicos más importantes de los últimos años.

La presentación del Año Internacional de la Luz nos recuerda lo importante que resultan estas investigaciones. Y si la luz ha sido protagonista de la ciencia de las últimas décadas, ¿en qué medida nos han ayudado y beneficiado estos avances?

Desde que Isaac Newton desarrollara sus investigaciones sobre la luz en el siglo XVII, muchas de las teorías científicas sobre este campo han cambiado radicalmente. El físico británico, por ejemplo, fue el primero en darse cuenta de que la luz blanca podía separarse en una banda de colores (rojo, naranja, amarillo, verde, cian, azul y violeta) mediante el uso de un prisma.

Su trabajo también fue pionero al describir la luz como un corpúsculo, aunque sus apreciaciones no fueran del todo correctas. Más adelante, gracias al trabajo de científicos como Max Planck o Albert Einstein supimos que la luz presenta una naturaleza dual, es decir, puede comportarse como una onda y como un corpúsculo.

Año Internacional de la Luz

El experimento del “prisma dispersivo” es recogido en la cultura popular, por ejemplo en la discografía del grupo Pink Floyd. No es, sin embargo, el único aspecto de la investigación sobre la luz presente en la sociedad.

Por ejemplo, la luz solar que recibimos puede ser transformada en electricidad y calor. La aplicación energética de esta investigación es fundamental, pues nos ayudaría a evitar el consumo de combustibles fósiles.

Por otro lado, como se divulga desde el Año Internacional de la Luz, este campo también tiene mucho que decir en nuestro desarrollo futuro. Algunas estimaciones indican que la fotónica tendrá un impacto superior a los 600 mil millones de euros en 2020.

También las redes sociales, las videoconferencias o los smartphones de última generación son buenos ejemplos de aplicaciones prácticas de la luz en nuestra vida diaria. Desde los experimentos de Newton a los avances con los que hoy contamos, la luz y las investigaciones relacionadas han sido protagonistas clave. Para celebrarlo, qué mejor que hacerlo dedicando un año entero a su divulgación.

 

 

Anuncios