Archivos Mensuales: enero 2015

¿Descubren una forma de lograr la inmortalidad humana?

Un grupo de investigadores estadounidenses han encontrado una manera totalmente segura de alargar los extremos de los cromosomas, los responsables del envejecimiento humano. Potencialmente, este descubrimiento permitiría a la humanidad obtener la vida eterna.

Científicos de la Universidad de Stanford, EE.UU., han desarrollado una nueva técnica para alargar los extremos de los cromosomas, conocidos como ‘telómeros’. Se cree que hay un límite, vinculado a la reducción del tamaño de los telómeros, a partir del cual las células humanas mueren después de aproximadamente 50 divisiones y cuando se aproximan a este momento comienzan a mostrar signos de envejecimiento.

Según la página Stanford Medicine, la innovadora técnica del equipo estadounidense utiliza un ARN (ácido ribonucleico) modificado que encierra el gen de la telomerasa transcriptasa inversa. La introducción del ARN en el cultivo de las células humanas aumenta en gran medida la actividad de la telomerasa uno o dos días. Durante este periodo, la telomerasa alarga activamente los telómeros, y luego el ARN programado se descompone totalmente. Las células resultantes se comportan como células jóvenes, afirma el estudio.

“Hemos encontrado una manera de extender los telómeros humanos en más de 1.000 nucleótidos, llevando a las células humanas al pasado, lo que equivale a muchos años de vida humana”, explica Helen Blau, una de las autoras del estudio. Y lo que es más importante en el descubrimiento, indica, es su seguridad: a diferencia de los intentos anteriores, dicha tecnología no provoca una división incontrolada de células que pueda producir un cáncer.

Anuncios

Científicos jiennenses hallan dos variantes génicas que eluden el sida

Un equipo de científicos de la Universidad de Jaén, en colaboración con las universidades de Lleida y Milán, ha detectado dos variantes de genes que protegen contra la infección por VIH, es decir, el virus de la inmunodeficiencia humana causante del sida.

Según ha informado la Fundación Descubre, los expertos han descubierto la resistencia innata que poseen ciertas personas muy expuestas al virus, que no desarrollan la enfermedad debido a ese grupo de genes que lo inactivan. La identificación de estas secuencias genéticas servirá, como indican los expertos, como diana terapéutica, es decir, para el ensayo de nuevos tratamientos.

El biólogo Antonio J. Caruz.

En el estudio Association of complement receptor 2 polymorphisms with innate resistance to HIV-1 infection, publicado en la revista Genes and Immunity, los expertos han detectado que las variantes genéticas C4BPA y CR2 protegen contra la infección por VIH. Para llegar a estas conclusiones, los investigadores han analizado el genoma de individuos expuestos a prácticas de riesgo durante años, en concreto, heroinómanos, que no se han infectado a pesar de tener conductas de alto riesgo.

Los científicos intentaban responder a la pregunta de qué protegía a estas personas de la enfermedad a pesar de exponerse durante años a prácticas de riesgo. Para ello, analizaron su genoma centrándose en un grupo de genes que consideraban relacionados a priori con el efecto protector.

“Había datos que sugerían que contaban con una ruta genética de inmunidad innata, es decir, una batería de genes (denominados reguladores y receptores del complemento) que inactivaba el VIH”, ha precisado a la Fundación Descubre el responsable del proyecto Antonio Caruz, de la Unidad de Inmunogenética de la Universidad de Jaén.

Asimismo, Caruz ha explicado que, aunque esa batería de genes es común a todos los genomas, hay personas que tienen una variante que funciona de forma distinta. “Eso es un polimorfismo, es decir, variantes de un mismo gen que determina aspectos como que los grupos sanguíneos o el color de los ojos difiera de un individuo a otro”, ha aclarado.

La novedad del estudio radica en la detección de ambas variantes de genes, que los investigadores han extraído del análisis del genoma de una muestra de un total de 450 pacientes expuestos a VIH por vía sanguínea. De esta manera, Caruz ha señalado que “hemos contado con uno de los mayores grupos de individuos expuestos no infectados del mundo gracias a la colaboración de los Hospitales de Valme (Sevilla) y Reina Sofía (Córdoba)”.

Además, los investigadores han trasladado sus resultados obtenidos en Andalucía a Italia, donde en colaboración con la Universidad de Milán, han contrastado que una de las secuencias de genes con efecto protector, el CR2, también está presente en otro grupo de mujeres de riesgo, que son las parejas de infectados por VIH que no presentan la enfermedad. En este caso, se exponen al virus por vía sexual y tampoco se infectan, por lo que han comprobado que una de las mutaciones del gen protege también por este medio de transmisión.

Efectividad de las vacunas

Así, explican las posibles implicaciones terapéuticas del descubrimiento de estas áreas del genoma con efecto protector: “Estos genes participan en la captura de virus recubiertos de anticuerpos, lo que puede sugerir su implicación en la respuestas a las vacunas de cada paciente, esto es, que funcionen o no dependiendo del genotipo de la persona”, han revelado.

Por último, los expertos han destacado que estos elementos del genoma podrían considerarse un factor para agrupar a los pacientes en función de sus características genéticas con vistas a mejorar la efectividad futura de los tratamientos.

Científicos muestran cómo los pensamientos provocan cambios moleculares en tus genes

El estudio investigó los efectos de un día de práctica intensiva de mindfulness en un grupo de meditadores experimentados, en comparación con un grupo de control de sujetos no entrenados que practicaron actividades tranquilas no meditativas. Después de ocho horas de práctica de mindfulness, los meditadores mostraron una gama de diferencias genéticas y moleculares, incluyendo niveles alterados de la maquinaria de regulación génica y la reducción de los niveles de genes pro-inflamatorios, que a su vez se correlacionaban con una recuperación física más rápida luego de una situación estresante.

“Según nuestro conocimiento, este es el primer trabajo que muestra alteraciones rápidas en la expresión genética de sujetos asociados a la práctica de la meditación mindfulness”, dice el autor del estudio Richard J. Davidson, fundador del Centro para la Investigación de Mentes Saludables y profesor de psicología y psiquiatría en el William James and Vilas, de la Universidad de Wisconsin-Madison.

“Lo más interesante es que los cambios se observaron en los genes que son los objetivos actuales de los fármacos anti-inflamatorios y analgésicos”, dice Perla Kaliman, el primer autor del artículo e investigador en el Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona, ​​España (IIBB-CSIC -IDIBAPS), donde se llevaron a cabo los análisis moleculares.

El estudio fue publicado en el Periódico Psychoneuroendocrinology.

Los entrenamientos basados ​​en el mindfulness han demostrado efectos beneficiosos en enfermedades inflamatorias en los estudios clínicos previos y están avalados por la Asociación Americana del Corazón como una intervención preventiva. Los nuevos resultados proporcionan un posible mecanismo biológico para efectos terapéuticos.

La actividad genética puede cambiar según la percepción 

Según el Dr. Bruce Lipton, la actividad genética puede cambiar a diario. Si la percepción en tu mente es reflejada por la química de tu cuerpo, y si tu sistema nervioso lee e interpreta el medio ambiente y luego controla la química de la sangre, entonces puedes literalmente cambiar el destino de las células mediante la alteración de tus pensamientos.

De hecho, la investigación del Dr. Lipton ilustra que al cambiar tu percepción, tu mente puede alterar la actividad de tus genes y crear más de treinta mil variaciones de productos por cada gen. Él da más detalles al decir que los programas genéticos están contenidos dentro del núcleo de la célula, y se puede volver a escribir esos programas genéticos al cambiar la química de tu sangre.

En los términos más simples, esto significa que tenemos que cambiar nuestra forma de pensar si queremos curar el cáncer. “La función de la mente es crear coherencia entre nuestras creencias y la realidad que experimentamos”, dijo Dr. Lipton. “Lo que esto significa es que tu mente ajustará la biología y el comportamiento de tu cuerpo para que encajen con tus creencias. Si te han dicho que te vas a morir en seis meses, y tu mente se lo cree, es muy probable que vayas a morir en seis meses. A eso se le llama el efecto nocebo, el resultado de un pensamiento negativo, que es lo contrario del efecto placebo, donde la sanidad está mediada por un pensamiento positivo”. 

Esta dinámica apunta a un sistema de tres partes: está la parte de ti que jura que no quiere morir (la mente consciente), inventada por la parte de ti que cree que sí (el pronóstico del médico mediado por la mente subconsciente), la cual luego pone en marcha la reacción química (mediada por la química del cerebro) para asegurarse de que el cuerpo se adapte a la creencia dominante. (La neurociencia ha reconocido que el subconsciente controla el 95% de nuestras vidas.)

Ahora ¿qué pasa con la parte que no quiere morir – la mente consciente? ¿No está afectando a la química del cuerpo también? El Dr. Lipton dijo que todo se reduce a cómo ha sido programada la mente subconsciente, la cual contiene nuestras creencias más profundas. Son estas creencias las que en última instancia, realizan el voto decisivo.

“Es una situación compleja”, dijo el Dr. Lipton. Las personas han sido programadas para creer que son víctimas y que no tienen ningún control. Estamos programados desde el principio con las creencias de nuestras madres y padres. Así, por ejemplo, cuando nos enfermamos, nos dijeron nuestros padres que tenemos que ir al médico porque el médico es la autoridad con respecto a nuestra salud. Todos recibimos el mensaje durante toda la infancia que los médicos eran la autoridad en materia de salud y de que éramos víctimas de las fuerzas corporales más allá de nuestra capacidad de control. La broma, sin embargo, es que la gente con frecuencia mejoraba cuando se dirigía al médico. Fue entonces cuando la capacidad innata de autocuración entra en acción, otro ejemplo del efecto placebo.

La práctica de Mindfulness afecta específicamente a las vias reguladoras 

Los resultados del estudio de Davidson muestran una regulación hacia abajo de los genes que han sido implicados en la inflamación. Los genes afectados incluyen los genes pro-inflamatorios RIPK2 y COX2, así como varios genes de la histona deacetilasa (HDAC), que regulan epigenéticamente la actividad de otros genes mediante la eliminación de un tipo de etiqueta química. Lo que es más, la medida en que algunos de esos genes se regularon hacia abajo se asoció con la recuperación más rápida de cortisol ante una prueba de estrés social que implicaba un discurso improvisado y tareas que requieren cálculos mentales realizados frente a una audiencia y una cámara de vídeo.

Los biólogos han sospechado durante años que algún tipo de herencia epigenética ocurre a nivel celular. Los diferentes tipos de células de nuestro cuerpo son un ejemplo. Las células de la piel y las células del cerebro tienen diferentes formas y funciones, a pesar de tener exactamente el mismo ADN. Debe haber mecanismos – que no sean del ADN – que se encargan de que las células de la piel permanezcan siendo células de la piel cuando se dividen.

Tal vez resulte sorprendente, dicen los investigadores, que no hubo diferencias en los genes probados entre los dos grupos de personas en el inicio del estudio. Los efectos observados se vieron sólo en los meditadores luego de la práctica de mindfulness. Además, varios otros genes modificadores del ADN no mostraron diferencias entre los grupos, lo que sugiere que la práctica de mindfulness ha afectado específicamente a ciertas vías de regulación.

El resultado clave es que los meditadores experimentaron cambios genéticos luego de la práctica de mindfulness que no se observaron en el grupo que no meditó, después de otras actividades silenciosas – un resultado que proporciona la prueba del principio de que práctica de mindfulness puede conducir a alteraciones epigenéticas del genoma.

Estudios previos en roedores y en personas han mostrado respuestas epigenéticas dinámicas a estímulos físicos como el estrés, la dieta o el ejercicio en unas pocas horas solamente.

“Nuestros genes son muy dinámicos en su expresión y estos resultados sugieren que la tranquilidad de nuestra mente puede realmente ejercer una influencia potencial en su expresión”, dice Davidson.
“La regulación de las HDAC y las vías inflamatorias puede representar algunos de los mecanismos que subyacen en el potencial terapéutico de las intervenciones basadas en el mindfulness”, dice Kaliman. “Nuestros resultados establecen las bases para futuros estudios para evaluar más a fondo las estrategias de meditación para el tratamiento de las enfermedades inflamatorias crónicas.”

Las creencias subconcientes son la clave 

Demasiados pensadores positivos saben que pensar buenos pensamientos – y recitar afirmaciones durante horas y horas – no siempre trae los resultados que prometen los libros para sentirse bien.

El Dr. Lipton no discutió este punto, porque los pensamientos positivos vienen de la mente consciente, mientras que los pensamientos negativos contradictorios son usualmente programados en la mente subconsciente, más poderosa.

“El principal problema es que las personas están conscientes de sus creencias y comportamientos conscientes, pero no de las creencias y los comportamientos subconscientes. La mayoría de la gente ni siquiera reconoce que su mente subconsciente entra en el juego, cuando lo cierto es que la mente subconsciente es un millón de veces más potente que la mente consciente y que operamos del 95% a 99% de nuestras vidas desde programas subconscientes.” 

“Tus creencias subconscientes están trabajando ya sea para ti o en tu contra, pero la verdad es que tú no estás controlando tu vida, porque tu mente subconsciente sustituye cualquier control consciente Así que cuando estás tratando de recuperarte desde un nivel consciente – citando afirmaciones y diciéndote a ti mismo que eres saludable – puede haber un programa subconsciente invisible que te está saboteando”.

El poder de la mente subconsciente se revela con elegancia en las personas que expresan múltiples personalidades. Mientras ocupa la mentalidad de una personalidad, el individuo puede ser muy alérgico a las fresas. Luego, al experimentar la mentalidad de otra personalidad, él o ella se las come sin consecuencias.

La nueva ciencia de la epigenética promete que cada persona en el planeta tiene la oportunidad de convertirse en lo que realmente es, con un poder inimaginable y la capacidad de operar a partir desde, e ir a, las más altas posibilidades, incluyendo la curación de nuestros cuerpos y de nuestra cultura, y vivir en paz.

Fuente:insercionblog.blogspot.com

El cerebro cuando recupera la vista

Después de años ciegos vuelven a ver, investigan qué pasa en sus neuronas.

Resulta ciegos

Los avances científicos recientes han hecho que la vista pueda ser parcialmente restaurada en aquellos que han sido ciegos de por vida. Sin embargo, los científicos de la Universidad de Montreal y la Universidad de Trento han descubierto que el cableado de los sentidos que se produce en el cerebro a largo plazo, significa que la restauración visual nunca puede ser completada.

VWE tuvo la oportunidad de estudiar el raro caso de una mujer con muy baja visión desde su nacimiento y cuya visión fue repentinamente restaurada en la edad adulta después de la implantación de una Queratoprótesis en su ojo derecho”, explicó Julia Dormal, quien dirigió el estudio.

Por un lado, nuestros resultados revelan que la corteza visual mantiene un cierto grado de plasticidad – es la capacidad de cambiar en función de la experiencia -. En una persona adulta con baja visión en su vida temprana, descubrimos que varios meses después de la cirugía, la corteza visual no había recuperado el funcionamiento normal completo”. La corteza visual es la parte del cerebro que procesa la información de nuestros ojos.

Los científicos saben que en los casos de ceguera intratable, la corteza occipital – que es la parte posterior del cerebro que se dedica normalmente a la visión – se vuelve sensible al sonido y al tacto con el fin de compensar la pérdida de la visión.

Está importante reorganización del cerebro representa un reto para las personas que requieren la cirugía del ojo para recuperar la visión, porque la corteza occipital puede no ser capaz de ver más después de haber pasado años en la oscuridad”, dijo Dormal.

Con el fin de determinar el tamaño del desafío que esto significa, los investigadores trabajaron con la paciente, una anciana de Quebec de 50 años. Ellos realizaron mediciones de comportamiento y neurofisiológicos antes y después de la cirugía para controlar los cambios en su vista, en la anatomía del cerebro y en la forma en que su cerebro respondió a imágenes y sonidos.

Esto implicó la toma de imágenes de resonancia magnética mientras completaba diversas tareas visuales y auditivas y la comparación de sus exploraciones que habían sido tomadas de personas con visión normal y personas con ceguera intratable que habían realizado las mismas tareas, así lo publica Eurekalert.org.

Demostramos que la reorganización estructural y funcional de las regiones occipitales estuvieron presentes en este paciente antes de la cirugía, como consecuencia de la discapacidad visual de larga data, y que algunas reorganizaciones puede ser parcialmente revertidas por la restauración visual en la edad adulta”, dijo Oliver Collignon, quien supervisó la investigación.

Debido a los importantes avances en las técnicas de restauración visuales, tales hallazgos tienen importantes implicaciones clínicas para el resultado predictivo de las personas ciegas que son candidatas a este tipo de intervenciones”.

El estudio sugiere que la cirugía ocular puede conducir a un resultado positivo incluso cuando se realiza en la edad adulta después de un tiempo de vida de ceguera profunda. Sin embargo, existe una importante advertencia.

La recuperación observada en la corteza visual, que se destaca por una disminución en las respuestas auditivas-accionadas y por un aumento en ambas respuestas impulsadas visualmente y la densidad de la materia gris con el tiempo, no es total,” explicó Dormal. “De hecho, las respuestas auditivas todavía se evidencian en ciertas regiones de la corteza visual incluso 7 meses después de la cirugía, y estas respuestas se superponen con las respuestas impulsadas visualmente. Esta superposición puede ser la razón de que algunos aspectos de la visión, a pesar de haber mejorado con el tiempo, aún quedaban por debajo del rango normal a los 7 meses después de la cirugía”.

Las implicaciones clínicas de la investigación son de dos tipos.

Nuestros resultados abren la puerta al uso de imágenes de resonancia magnética funcional antes de la cirugía como una herramienta de pronóstico para el resultado visual y allanan el camino para el desarrollo de programas de rehabilitación adaptados después de la restauración visual”, dijo Collignon.

La hibernación favorece la regeneración neuronal

Un estudio publicado en la revista científica Nature investiga si una bajada brusca de la temperatura puede proteger al cerebro de la degeneración y la pérdida de memoria.

Hibernación

La hibernación es el arma defensiva que usan ciertos animales como los osos para adaptarse a condiciones climáticas extremadamente frías a través de una disminución de la temperatura corporal, que les ayuda a conservar la su energía hasta que pase el frío invierno.

La hibernación puede durar días, semanas o meses, y durante ese tiempo el metabolismo de los animales decrece hasta niveles mínimos. Dentro de los cerebros de los animales que hibernan, muchas de las conexiones que unen las neuronas desaparecen para, pasado el invierno, crear nuevas conexiones sin perder en ningún caso nada de memoria.

Se trata de un hecho extraordinario de la naturaleza que los científicos han decidido estudiar y analizar por tratarse de un fenómeno natural de regenaración neuronal, cuya investigación podría ayudar a encontrar un remedio contra los terribles efectos del alzhéimer y otras dolencias relacionadas con la pérdida de enlaces neuronales, conocidos como sinapsis.

Según la información publicada en el diario español El País, un grupo de investigadores británicos forzaron la hibernación en ratones y descubrieron una molécula que parece fundamental para el efecto regenerativo que tiene la hibernación en las conexiones neuronales.

Anteriormente otros estudios ya habían descubierto el poder protector para el encéfalo que tenía la hipotermia, y decidieron investigar para tratar de explotar el potencial de los efectos de la hipotermia en la regeneración neuronal tras los infartos cerebrales.

Ahora, el reciente estudio briánico ha logrado identificar una molécula llamada RBM3 que, por efecto del frío, se multiplica en los individuos más jóvenes que, al recobrar la temperatura corporal normal, recuperaran al mismo tiempo las conexiones entre neuronas perdidas o dañadas. En los roedores mayores, en cambio, la molécula se reproducía en menor medida, por lo que los ratones con más edad no lograron recuperar la sinapsis perdida.

Los investigadores británicos entonces lograron hallar la molécula RBM3, presente en la regeneración neuronal propia de la hibernación y, además, lograr reproducirla de forma artifical para no tener que inducir a la hipotermia a los individuos. Usando este método artificial para reproducir la molécula, los investigadores lograron proteger los cerebros de los ratones enfermos cuyas neuronas dejaron de moririse y mejoraron sus síntomas.

Estos avances científicos están aún muy lejos de ser aplicables en casos humanos, pero aportan una nueva vía para buscar tratamientos que logren curar a los enfermos de alzhéimer u otras enfermedades relacionadas con degeneración neuronal.

Carlos Dotti, investigador del envejecimiento neuronal en el Centro de Investigación de Biología Molecular dice que “el modelo es muy bueno, muy original, y los estudios de patología apoyan la noción de que este tipo de proteína contribuye a la remodelación sináptica”, pero no cree que el uso de esta molécula pueda ser realmente útil en la cura del alzhéimer. El motivo de su excepticismo es que estudios anteriores han descrito decenas de proteínas que se pierden con el alzhéimer y que, cuando se repone su presencia, se revierten los síntomas, pero sigue sin existir un tratamiento capaz de frenar esta dolencia. “No hay proteína, ni lípido, ni droga que recupere una neurona o una sinapsis cuando esta ha desaparecido”, resalta, y advierte de que “lo máximo que puede hacer esta proteína o droga es retrasar la pérdida si es administrada antes de que la misma ocurra”.

Por ello, los resultados de esta investigación pueden ayudar más a otros campos de la investigación médica, como enfermedades neurodegenerativas que permitan, mediante la proteína RBM3, mantener o mejorar la capacidad para reparar las conexiones neuronales.

Los resultados del estudio también podían derivar en un nuevo campo de investigación que explorara los efectos beneficiosos de la hibernación, al tratarse de un fenómeno natural que experimentan algunos animales y que resulta tan beneficioso para su salud y su superviviencia.

Sir Salvador Moncada da conocer avances sobre la aspirina

La Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah) fue la casa de una cátedra ofrecida por el científico hondureño sir Salvador Moncada.

El estudioso de la ciencia compartió con autoridades de la Unah, médicos y estudiantes de la medicina los avances en salud que se han obtenido con el uso de la aspirina.

Moncada resaltó los buenos resultados en el uso, en pequeñas dosis, de la aspirina en problemas del endotelio en el sistema cerebro-vascular.

“No todas las personas deben tomar aspirina, la gente que tiene factores de riesgo para enfermedad cardiovascular sí se protege con la aspirina”. Así también aquellas personas que sufren diabetes, hipertensión y obesidad pueden mejorar su condición de vida con este fármaco.

Además incluyó a los fumadores en la lista de personas que requerirán de esta pequeña pastilla para prevenir el desarrollo de afecciones cerebro-vasculares. Sin embargo, hizo hincapié en “que la gente normal no debe tomar aspirina”.

Recordó que no solo se trata de tomar aspirina, sino también de acompañar su uso con una buena dieta y vida saludable para evitar un infarto al miocardio o un derrame cerebral. “No fumar, tratarse la hipertensión, comer menos y hacer más ejercicio”, recomendó.

Cáncer

Moncada también se refirió a un estudio que rescata las propiedades preventivas que tiene la aspirina en enfermedades como el cáncer.

“Es un estudio que está en este momento pasando y que todavía no sabemos exactamente cuáles van a ser las guías que se van a dar con respecto a eso”, comentó.

“Así que no es cuestión de comenzar a tomar aspirina tampoco para protegerse contra el cáncer”, aclaró.

Sin embargo, dijo que en los primeros resultados han encontrado que “hay protección especialmente en cáncer de colon, próstata, mama y pulmón fundamentalmente; pero eso hay que investigarse antes de que la población comience a tomarla”.

“No va a ser una gran solución, pero sí va a disminuir la incidencia quizá significativamente si los resultados actuales se confirman”.

Explicó que el estudio ha evidenciado que entre “más se toma (la aspirina) parece que más protege contra el cáncer”. Pero reiteró que las personas normales no deben tomar el fármaco y que las que lo usen deben consultar a un médico primero.

Acción

Durante la exposición magistral, Moncada explicó que los estudios indican que la aspirina parece inhibir la propagación del cáncer. “Los pólipos (tumores) de alguna manera llegan a expresar una inflamación y tienen efectos en dos tipos de caminos metabólicos que son importantes en la transformación neoplástica. Por un lado procesos que llevan a la disminución de la muerte celular, las células de cáncer sobreviven mucho, y segundo proceso que llevan a la proliferación celular”.

“Y parece que las prostaglandinas (sustancia que regula la sangre) formadas por esta enzima (molécula natural), la prostaglandina dos, es capaz de comenzar a cambiar, a transformar genéticamente las células en esas dos áreas, las células se mueren menos, las células proliferan más y empiezan a desarrollar características neoplásticas”.

El “esqueleto” de la Vía Láctea podrían revelar los secretos de nuestra galaxia

Los científicos cada vez hallan más evidencia de la existencia de un ‘esqueleto’ galáctico en los apéndices de la Vía Láctea, algo que podría ayudar a los investigadores a hacerse una mejor idea de cómo luce nuestro hogar en espiral visto desde afuera.

La larga estructura, con forma de serpiente, bautizada como 'Nessie'.

En 2013, se anunció el hallazgo de un ‘hueso’ de gas y polvo de unos 300 años luz de largo y una masa equivalente a la de 100.000 soles. En ese entonces, solo este ‘hueso’ —conocido como Nessie por su forma de serpiente— fue la única estructura de su tipo encontrada, aunque su presencia llevó a los científicos a seguir indagando en el asunto.

Ahora, una nueva investigación presentada en la 225a reunión de la American Astronomical Society demuestra que Nessie no está solo. Catherine Zucker, de la Universidad de Virginia, ha dado con seis fuertes candidatos a formar parte del esqueleto galáctico.

Observando desde adentro

La Vía Láctea es una galaxia espiral, un remolino formado por estrellas, gas y polvo en órbita alrededor de un enorme agujero negro. Tiene una gran ‘barra’ central y dos grandes brazos espirales que se cierran alrededor de ella en ambos extremos. O esto es, por lo menos, lo que creen los científicos basándose en las pruebas que han conseguido recopilar hasta ahora.

Brazos de la Vía Láctea.

Sin embargo, no pueden estar completamente seguros. En efecto, y debido a nuestra posición dentro de ella, no resulta sencillo averiguar cuál es la auténtica forma de la galaxia en que vivimos, ni tampoco su estructura exacta.

Por eso, y con una auténtica legión de astrónomos escudriñando cada rincón del cielo, de vez en cuando se produce una sorpresa, un hallazgo que arroja un poco más de luz sobre el conjunto. Ese es el caso de estos ‘huesos’ que han sido identificados recientemente.

Cazadora de huesos

«Es realmente un nuevo campo de estudio», dijo Zucker en la reunión que se realizó en Seattle. «Lo que intenté hacer es básicamente probar que el filamento Nessie no era una curiosidad o casualidad, y que hay otros filamentos allí afuera que son similares y pueden servir para conocer más sobre la estructura de nuestra galaxia».

Para su investigación, Zucker estableció seis criterios que deberían cumplirse. Por ejemplo, el filamento debía yacer paralelo al plano de la galaxia y estar asociado con un brazo de la espiral —Nessie parece seguir la espina del brazo Scutum-Centauro, uno de los más grandes de la Vía Láctea—. Además, el largo del hueso debía ser más de 50 veces su ancho —Nessie es 300 veces más largo—. Con esta lista, logró identificar 10 candidatos a huesos, seis de los cuales cumplían con la lista completa de requerimientos.

Zucker se ha enfocado en algo llamado ‘Filamento 5′ que, al igual que Nessie, recorre el brazo Scutum-Centauro, pero con la diferencia que se ubica en el lado opuesto de la galaxia.

Aún es materia de debate la ubicación exacta del brazo Scutum-Centauro. Diferentes mediciones lo ponen a unos pocos grados del centro del plano galáctico. La científica autora del nuevo estudio asegura que huesos como los descubiertos hasta ahora «ayudarán a resolver una gran cantidad de estas cuestiones».

A MARTE EN 42 HORAS: CIENTÍFICO RUSO ANUNCIA PRUEBA EXITOSA DE REVOLUCIONARIO PROPULSOR CUÁNTICO

.

Un motor cuántico experimental, cuyas características superan a los actuales propulsores de cohetes en órdenes de magnitud, ha sido probado exitosamente, según afirmó un respetado científico ruso.

Vladímir Leónov, autor de la teoría de la superunificación, contó al portal ‘KM.ru‘ que su propulsor cuántico de despegue vertical, de 54 kilogramos de peso, logró alcanzar un empuje vertical de 500 a 700 kilopondios (kilogramos fuerza) con el uso de un solo kilovatio.

“El aparato despega verticalmente por barraguías, con una aceleración de 10 a 12G. Estas pruebas son una evidencia convincente de que la gravedad ha sido conquistada de manera experimental, probando la teoría de la superunificación”, dijo el científico ruso.

Los modernos propulsores de cohetes producen un empuje de tan solo 0,1 kilopondios con la potencia de un kilovatio, o 5.000 veces por debajo del citado motor cuántico experimental, potencialmente capaz de propulsar una nave espacial a 1.000 kilómetros por segundo, comparados con los 18 kilómetros por segundo de los cohetes actuales.

“Un aparato dotado de un propulsor cuántico podría tardar 42 horas en llegar a Marte y tan solo 3,6 horas en alcanzar la Luna”, resaltó el investigador.

El científico es conocido por rechazar la existencia del bosón de Higgs e introducir el concepto de quantum de espacio-tiempo, o ‘cuantón’.

“Los pacientes de cáncer tomarán una combinación de fármacos y harán una vida normal”

Pedro Lazo, en su laboratorio del Centro de Investigación del Cáncer.

José Pichel Andrés/DICYT El científico del Centro de Investigación del Cáncer (CIC) de Salamanca Pedro Lazo es el nuevo presidente de la Asociación Española sobre la Investigación del Cáncer (ASEICA), una sociedad científica que trata de fomentar el estudio de las bases biológicas del cáncer y la aplicación de los nuevos conocimientos por parte de los oncólogos clínicos en beneficio de los pacientes.

 

A diferencia de otras agrupaciones con objetivos profesionales, ASEICA es una sociedad “puramente científica” y muy heterogénea, donde tienen cabida tanto los investigadores que se dedican a la ciencia básica como los oncólogos que tratan a pacientes. Facilitar la interacción entre ambos perfiles es esencial para que los avances científicos puedan beneficiar a las personas que padecen un tumor. Es lo que se conoce como investigación traslacional y sigue siendo un reto. “El investigador básico va por un lado y el clínico por otro y desde nuestra sociedad queremos unirlos en torno a problemas concretos”, afirma Pedro Lazo en declaraciones a DiCYT.

 

De esa manera, los científicos que trabajan en los laboratorios serán más conscientes de los problemas reales que se tratan en los hospitales y podrán contribuir a resolverlos. “Con quimioterapia y radioterapia se trata el tumor, pero es posible que también los efectos secundarios se puedan analizar molecularmente, son problemas que un biólogo no se plantea cuando trabaja con ratones, pero que para el paciente suponen una gran diferencia”, comenta.

 

“Darle un vuelco” a la sociedad científica
Para favorecer una relación más estrecha entre los dos grupos profesionales, el investigador básico que está en el laboratorio y el oncólogo que tiene problemas urgentes que resolver en el hospital, Pedro Lazo quiere “darle un vuelvo” a ASEICA para que sea catalizadora de nuevos foros entre profesionales. Si hasta ahora la actividad más destacada de esta sociedad científica era un congreso bienal, su propuesta es realizar muchas reuniones especializadas con pequeños grupos de científicos que compartan intereses. De esta forma podrán surgir nuevos proyectos y se podrá dinamizar la investigación.

 

Para ello hace falta financiación y en ese punto también espera cambiar el modelo buscando un buen número de patrocinadores. “Tenemos que crear una base de financiación estable que puede llegar a través de pequeñas cantidades por parte de muchas empresas”, señala. Hasta ahora, la asociación dependía de las cuotas de sus 450 socios, un número que “se podría ampliar fácilmente si conseguimos una mayor implicación”, asegura.

 

Otro de los retos que se propone ASEICA para los dos próximos años, periodo en el que estará presidida por Lazo, es acercarse más a la sociedad en su conjunto, con especial atención a las asociaciones de pacientes.

 

Pedro Lazo reconoce que los mejores datos de supervivencia en pacientes oncológicos en las últimas décadas tienen más que ver con la mejora de los diagnósticos que de los tratamientos. “Hay un desfase importante entre lo que hemos avanzado en conocimientos y en nuevas terapias”, de tal manera que “incluso en Estados Unidos se están planteando si modificar la planificación de los ensayos”.

 

Tendencias en investigación
La tendencia en investigación es lograr una medicina más personalizada a través del análisis de las mutaciones que tiene cada paciente, de manera que cada caso se pueda tratar con los fármacos adecuados, si es que existen, en función de las características de sus células tumorales. Sin embargo, “se están creando falsas expectativas”, advierte el presidente de ASEICA, “vamos a conocer mejor las características de todos los tumores, pero para algunos no habrá fármacos adecuados”. Sin embargo, otros casos “se van a tratar mucho mejor” porque los especialistas sabrán exactamente qué terapia es la que dará un mejor resultado.

 

En su opinión, a largo plazo el tratamiento del cáncer derivará hacia la llamada poliquimioterapia, es decir, una combinación de fármacos que permitirá controlar la enfermedad durante mucho tiempo. “Algo similar ocurre con el sida en la actualidad, antes los pacientes morían y ahora pueden vivir mucho tiempo sin problemas tomando varios medicamentos. En cáncer, será una combinación de fármacos frente a las alteraciones y la enfermedad se hará crónica”, agrega.

 

De hecho, “la mayoría de las enfermedades no las curamos, sino que las controlamos”, señala Pedro Lazo. Es el caso de la diabetes, la hipercolesterolemia o las patologías cardiovasculares. Sólo en los traumatismos o en las enfermedades infecciosas, a través de la eliminación de virus o bacterias, se puede hablar de curación.

Moléculas sintéticas capaces de emular a anticuerpos

Unos científicos han fabricado las primeras moléculas sintéticas que emulan a los anticuerpos en dos funciones vitales al mismo tiempo.

 

Las nuevas moléculas (SyAMs) se enlazan a células enfermas y además a células que combaten enfermedades. El resultado es una respuesta inmunitaria altamente dirigida, similar a la acción de los anticuerpos naturales humanos.

 

A diferencia de estos, sin embargo, las moléculas desarrolladas por el equipo de David A. Spiegel, de la Universidad Yale en New Haven, Connecticut, Estados Unidos, son compuestos orgánicos sintéticos y tienen un tamaño aproximado de una veinteava parte del de los anticuerpos. Es improbable que causen reacciones inmunitarias no deseadas debido a su estructura, son térmicamente estables y tienen el potencial de ser administradas de forma oral, como muchos fármacos convencionales.

 

La primera utilidad práctica de tales moléculas hacia la que han trabajado Spiegel y sus colaboradores ha sido su uso para atacar al cáncer de próstata. En dicha misión, las moléculas trabajan primero reconociendo a las células cancerosas y enlazándose a su superficie con una proteína específica. A continuación, se enlazan también a un receptor en una célula inmunitaria. Esto produce una reacción inmunitaria muy localizada y precisa, que se consuma con la destrucción de la célula cancerosa.

 

 

moléculas sintéticas

Las moléculas desarrolladas por el equipo de David A. Spiegel y sus colaboradores reconocen células enfermas y se enlazan con proteínas específicas en su superficie. También se enlazan con un receptor en una célula inmunitaria. (Imagen: Universidad Yale)

 

Tal como subraya Spiegel, es llamativo que moléculas tan pequeñas puedan juntar dos objetos tan enormes como las células, y desencadenar una respuesta funcional específica, como resultado exclusivo de interacciones específicas de receptor.

 

Más allá de su potencial para tratar al cáncer de próstata, estas moléculas podrían tener aplicaciones en el tratamiento de otras formas de cáncer, para combatir al virus del SIDA y en la lucha contra diversas bacterias causantes de enfermedades.