Crean pequeños riñones artificiales con células madre humanas

Este avance médico abre la puerta a nuevos tratamientos de enfermedades del tejido y a profundizar en el funcionamiento de este órgano vital

Las células madre han conseguido hacer pequeños riñones artificiales que podrían ayudar a enfermedades / PIXABAY

La ciencia ofrece noticias sorprendentes, y más cuando se abordan avances médicos. Un grupo de investigadoras del Institut de Bioenginyeria de Catalunya (Ibec) han conseguido algo insólito: crear pequeños riñones parecidos a los que tienen los embriones humanos con células madre y una red vascular. El hallazgo profundiza en un mayor conocimiento sobre la formación de este órgano.

El estudio, que se ha publicado en Nature Materials, ha revelado que estos cultivos tridimensionales mimetizan aspectos fundamentales durante la formación del órgano, como la distribución, funcionalidad y organización específica de las células. “Este procedimiento puede ser aplicado de inmediato en los laboratorios que trabajen en el modelado de enfermedades del riñón”, ha explicado la líder del trabajo e investigadora de la Institució Catalana de Recerca i Estudis Avançats (Icrea), Núria Montserrat.

Parecidos a los reales

La investigadora añade que “uno de los aspectos cruciales de la investigación con organoides consiste en desarrollar una metodología que permita su maduración en una placa de cultivo”. Además, hay que intentar que estos tejidos creados se asemejen al real y para ello hace falta dotarlos de una red vascular para el intercambio de nutrientes y asegurar la funcionalidad.

¿La solución? Implantar estos pequeños órganos en una vasculatura embrionaria de un pollo. A los pocos días, los minirriñones presentaban células endoteliales y evidencias estructurales que indicaban una mejor diferenciación dentro de estas estructuras tridimensionales.

Un gran paso

En el estudio, además del Ibec y del Icrea, también ha contado con la participación del Hospital Clínic, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (Cisc), la Universitat de Barcelona y el Salk Institute for Biological Studies de Estados Unidos.

Este experimento ha permitido arrojar luz sobre el funcionamiento de los riñones, algo muy positivo para la investigación de nuevas enfermedades relacionadas con este órgano. Estos avances podrían servir para detectar drogas, así como para desarrollar terapias de medicina personalizada.

Anuncios

¿Qué es CRISPR?: La herramienta que está transformando la ingeniería genética

Esto es todo lo que tienes que saber de esta herramienta para la edición genética que un día podrá curar enfermedades, erradicar especies y diseñar bebés.

Resultado de imagen de ¿Qué es CRISPR?: La herramienta que está transformando la ingeniería genética

KTSDESIGN/Getty

Estamos en medio de una revolución de la edición genética.

Durante cuatro décadas, los científicos han manipulados nuestros genes. Desde la década de los 70, los científicos han activado y desactivado genes de manera experimental para descubrir sus funciones, han mapeado su ubicación dentro de nuestro genoma, y hasta han insertado y borrado genes de animales, plantas y seres humanos.

Y en noviembre de 2018, un científico chino dijo haber creado los primeros seres humanos con modificación genética.

Aunque los científicos han realizado grandes avances para entender la genética humana, la edición de nuestros genes sigue siendo un proceso complejo que tecnología cara y precisa, años de experiencia y un poco de suerte.

En 2012, un par de científicos desarrolló una nueva herramienta para modificar genes, redefiniendo todo el campo de la edición genética: CRISPR. Descrito con frecuencia como un “par de tijeras moleculares”, CRISPR es considerado como la forma más precisa, rápida y económica de editar genes. Sus aplicaciones potenciales son amplias y podrían usarse en los campos de la conservación, agricultura, desarrollo de medicamentos y cómo combatimos males congénitos. Esta herramienta podría alterar toda la fuente genética de las especies.

El campo de la investigación CRISPR sigue siendo joven, pero aun así ya hemos visto cómo se puede usar esta herramienta para combatir el VIH, luchar contra especies invasivas y destruir bacteria que es resistente a los antibióticos. Aun quedan muchas interrogantes, como cómo podría CRISPR dañar nuestro ADN para causar cáncer.

Un paso tan grande en la ingeniería genética está repleto de complejidades que presentan preguntas filosóficas acerca de la ciencia, la ética, cómo realizamos investigaciones científicas y el futuro de la humanidad. Con la confirmación de que dos embriones humanos fueron modificados con CRISPR y que llegaron a nacer, estas preguntas cobran aun más urgencia. El futuro de la edición genética parece haber llegado de la noche a la mañana.

Pero, ¿qué es CRISPR exactamente y cuáles son las principales preocupaciones sobre esta poderosa herramienta?

Vayamos punto por punto.

Embryo selection for IVF light micrograph
CRISPR tiene el potencial de ser usado para editar los embriones humanos y así crear bebés de diseño. Science Photo Library/Getty Images

¿Qué es CRISPR?

Pocos pudieron predecir la importancia que adquiriría CRISPR para la edición genética cuando se descubrió por primera vez hace 30 años.

En 1987, unos investigadores de la Universidad de Osaka que estaban estudiando la función de los genes de Escherichia coli notaron una serie de secuencias de ADN cortas y repetidas. En ese entonces, los científicos no entendieron el significado de ello.

Seis años después, el microbiólogo Francisco Mojica notó estas secuencias en otro organismo unicelular, el Haloferax mediterranei. Estas secuencias seguían apareciendo en otros microbios y en 2002, estas inusuales estructuras de ADN recibieron un nombre: Clustered regularly interspaced short palindromic repeats, en inglés, y repeticiones palindrómicas cortas agrupadas y regularmente interespaciadas, en español.

Del nombre de inglés surgió el acrónimo CRISPR.

Al estudiar más a fondo estas secuencias se reveló que CRISPR es una parte integral de los “sistemas inmunológicos” de las bacterias, lo que les permite luchar contra los virus invasores. Cuando un virus ingresa en una bacteria, esta lucha contra el agresor al cortar el ADN del virus. Esto mata al virus y la bacteria almacena una parte del ADN restante.

El ADN restante es como una huella dactilar que se guarda en una base de datos CRISPR. Si la bacteria es nuevamente atacada por un virus, la misma produce una enzima conocida como Cas9 que actúa como un escáner de huellas. Cas9 utiliza la base de datos CRISPR para emparejar las huellas almacenadas con los del nuevo invasor. Si encuentra una correspondencia, Cas9 es capaz de cortar el ADN invasor.

fd-crispr.jpg
Eric Mack/CNET

¿Cómo se usa CRISPR para editar genes?

La naturaleza brinda excelentes plantillas para los avances tecnológicos. Por ejemplo, la nariz de un tren rápido japonés está moldeado en el pico del ave martín pescador porque este animar está diseñado “de forma experta” por la evolución para minimizar el ruido a medida que el pájaro se echa un clavado para atrapar un pescado.

De forma similar, la capacidad de CRISPR/Cas9 de localizar de manera eficiente secuencias genéticas específicas, y de cortarlas, inspiró a un equipo de científicos a preguntarse si esta habilidad podría ser imitada para otros propósitos.

La respuesta a esta pregunta cambiaría para siempre la edición de genes.

En 2012, los científicos Jennifer Doudna, de la Universidad de California en Berkeley, y Emmanuelle Charpentier, de la Universidad Umea en Suecia, mostraron cómo se podía utilizar CRISPR y modificarlo. Básicamente, convirtieron CRISPR de un mecanismo de defensa de la bacteria a un misil en busca de ADN montado en un par de tijeras moleculares. Sus sistema de CRISPR modificado funcionaba tan bien que podía encontrar y cortar cualquier gen que escogieran.

CRISPR-Cas9 gene editing complex
Una ilustración del complejo de edición genética CRISPR/Cas9. Molekull/Science Photo Library/Getty

Varios equipos de investigación continuaron con este trabajo, mostrando que el proceso es posible en la levadura y células cultivadas de ratón y humanos.

Y así se abrieron las compuertas, y la investigación de CRISPR que hasta entonces había permanecido bajo el dominio de los microbiólogos creció en creces. El número de artículos que hacen referencia a CRISPR en la revista Nature ha aumentado 6,000 por ciento entre 2012 y 2016.

Aunque se siguen usando otras herramientas de edición genética, CRISPR brinda un avance gigantesco gracias a su precisión y confiabilidad. Es una muy buena herramienta para encontrar genes y realizar cortes precisos. Esto permite que se corten los genes con facilidad y volver a pegar otros genes en el espacio que se ha dejado vacíos. Herramientas previas de edición genética podían hacer esto, pero con con la facilidad que brinda CRISPR.

Otra gran ventaja de CRISPR frente a las otras opciones es el factor costo. Mientras que técnicas previas podían costarle a un laboratorio más de US$500 para editar un solo gen, un kit CRISPR puede hacer lo mismo por menos de US$100.

¿Qué puede hacer CRISPR?

El sistema CRISPR/Cas9 se ha actualizado para permitir la edición de genes en organismos que incluyen la levadura, los hongos, el arroz, el tabaco, los ratones, perros, conejos, ranas, monos, mosquitos y, por supuesto, los humanos. Por ello, sus potenciales aplicaciones son enormes.

Para los científicos que realizan investigaciones, CRISPR es una herramienta que brinda una forma de modificar los genes de manera rápida y mejor, y que les permite crear modelos de enfermedades en células humanos y modelos de ratones con mayor capacidad. Con mejores modelos de cáncer, por ejemplo, los científicos podrán entender mejor la patología y su desarrollo, y esto podría llevar a mejores opciones de tratamiento.

Un avance en las opciones de tratamiento de cáncer es la modificación de las células T, una clase de célula blanca que es clave para el sistema inmunológico de los humanos. Una prueba clínica realizada en China pudo extraer células T de pacientes, utilizar CRISPR para borrar un gen que usualmente funge como un freno para el sistema inmunológico y reintroducir las células de nuevo en los pacientes para ayudarlos a combatir el cáncer de pulmón. Esta es una de las varias pruebas clínicas que se realizan con CRISPR para editar genes y combatir tipos específicos de cáncer.

Más allá del cáncer, CRISPR tiene el potencial de tratar enfermedades causadas por la mutación de un solo gen, como la enfermedad de células falsiformes o la distrofia muscular de Duchenne. El corregir un gen defectuoso se conoce como terapia genética, y CRISPR puede ser la forma más poderosa de realizar esto. Empleando los modelos de ratones, los científicos han podido demostrar la eficacia de estos tratamientos, pero sigue sin ser probada esta clase de terapia genética con CRISPR en humanos.

Close-up of a mosquito
Los mosquitos pueden ser un blanco de CRISPR para que las especies que transmiten la malaria se extingan. Crisanti Lab/Alekos Simoni

Luego están los métodos que utilizan CRISPR para garantizar una característica genética que un padre le puede pasar a su hijos, que esencialmente reescribe las reglas de la herencia genética. El garantizar que ciertos genes se diseminen en una población provee una oportunidad sin precedentes de combatir enfermedades transmitidas por mosquitos como malaria, lo que le permitiría a los científicos crear mosquitos infértiles en el laboratorio y luego soltarlos para que minimicen o extingan la especie.

Las potenciales ventajas de CRISPR no acaban allí. Esta herramienta le da cabida a nuevas formas de crear antimicrobianos para combatir los crecientes niveles de resistencia a los antibióticos, manipulación de cultivos como el trigo para que sean más resistentes y nutritivos, y hasta la capacidad de diseñar humanos gen por gen.

Las dudas y preocupaciones que despierta CRISPR

CRISPR quizá sea la forma más precisa de cortar ADN que se ha descubierto hasta ahora. Sin embargo, esto no quita que sea imperfecta.

Una de los principales obstáculos para que CRISPR funcione efectivamente en los humanos es el riesgo de los “efectos fuera del blanco”. Cuando se le encomienda a CRISPR buscar un gen, a veces encuentra genes que se ven similares a su blanco, y los corta.

Un corte no intencionado puede causar mutaciones en otros genes que puede llevar a causar el cáncer, o quizá no tenga ninguna clase de efecto. Aun así, los científicos tienen que asegurarse de que CRISPR funcione sólo en los genes que tiene que manipular. Este tipo de trabajo ya ha empezado, y varios equipos de investigadores han ajustado a CRISPR/Cas9 para aumentar su nivel de precisión.

Hasta la fecha, CRISPR en humanos se ha limitado a la células que no transmiten su genoma a la próxima generación. pero la edición genética también se puede utilizar para editar embriones y así, cambiar la reserva genética humano. En 2015, un panel de expertos en CRISPR sugirió que esta clase de edición — conocida como edición de línea germinal — sería algo irresponsable hasta que se alcance un consenso sobre la seguridad, eficacia, regulación y temas sociales.

Aun así, investigación sobre la edición de línea germinal se ha llevado a cabo durante años. En 2017, científicos en Gran Bretaña editaron embriones humanos por primera vez, e investigadores en Estados Unidos usaron CRISPR para corregir un gen defectuoso que causa enfermedades cardíacas. La capacidad de editar embriones comienza a despertar preocupaciones éticas sobre los bebés de diseño en los que los científicos seleccionan genes para aumentar la inteligencia, el estado físico, la fortaleza de los músculos. Esto se adentra en las turbias aguas de la eugenesia.

Aún no hemos llegado a este escenario en particular, pero la era de la edición del genoma humano ya ha comenzado.

Editando a los humanos

El 25 de noviembre de 2018, el científico chino Jiankui He dijo que había creado los primeros bebés CRISPR del mundo. Al utilizar CRISPR, He pudo borrar un gen conocido como CCR5. Estos embriones modificados resultaron en el nacimiento de niñas gemelas, que se conocen con el seudónimo Lulu y Nana.

La comunicad científica condenó esta investigación, y criticó a He por su falta de transparencia. A raíz de la investigación deHe, varios investigadores de alto perfil en el área de CRISPR sugirieron imponer una moratoria global en el uso de esta herramienta para editar la línea germinal.

El trabajo de He resalta la necesidad de controles más estrictos y una supervisión más efectiva de las pruebas clínicas en las que se editan embriones. Mientras que He mantiene que su experimento estaba enfocado en mejorar la salud de las gemelas al hacerlas resistentes al virus del SIDA, su investigación fue considerada imprudente e incorrecta éticamente; además, ignoró las posibles consecuencias de su experimento. En enero de 2019, el gobierno chino dijo que He actuó de manera ilegal y en contra de la ética, y que se enfrentaría a cargos. He fue despedido de la universidad donde trabajaba.

hejiankui1
Jiankui He dice haber creado los primeros bebés modificados genéticamente. Anthony Wallace/Getty

La más reciente cumbre sobre la edición de la genética humano, realizada en noviembre de 2019, concluyó, como lo hizo en su edición de 2015, que “la comprensión científica y los requisitos técnicos para que la práctica clínicas siguen siendo muy inciertos y los riesgos siguen siendo muy grandes para permitir pruebas clínica de la edición de línea germinal en este momento”.

El estudio de He, que sigue sin publicarse, es la primera prueba clínica y nacimiento de seres humanos que han sido modificados genéticamente. Esto significa que, ya sea que fuese intencional o no, una nueva era de CRISPR ha comenzado.

Ya hemos visto cómo CRISPR ha transformado todo el campo de la biología molecular y sus efectos se han hecho sentir en los campos de la biología y la medicina. En seis años, CRISPR pasó de ser una adaptación evolutiva en las bacterias a convertirse en una herramienta de edición genética que podría haber creado los primeros seres humanos con modificación genética.

A medida que la revolución sigue su paso hacia adelante, los mayores desafíos se encontrarán en la supervisión y regulación de la tecnología, los obstáculos tecnológicos que la ciencia tiene que superar para asegurarse de que la herramienta sea precisa y segura, y las preocupaciones sociales que se enfocan en la manipulación de lo que nos constituye.

Científicos argentinos buscan detectar el Alzheimer con un estudio de sangre

Intentarán comprobar si las plaquetas pueden ayudar a la detección temprana.

En las plaquetas estaría la clave para su detección.
En las plaquetas estaría la clave para su detección.

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa para la que no existe cura. Cada 50 segundos se detecta un nuevo caso en el mundo y, solo en la Argentina, medio millón de personas conviven con este mal. De ahí, la importancia de los avances científicos que permitan entender y tratar de forma más eficiente esta patología.

Un grupo de investigadores argentinos del CONICET en el Instituto Leloir publicaron un artículo en la revista científica Neurochemical Research con datos que abren nuevos caminos en la detección temprana. De tener éxito con esta investigación, con un estudio de sangre se podrá detectar la presencia de la enfermedad.

Los Dres. Laura Morelli y Eduardo Castaño, parte del grupo de trabajo que participó de la investigación.
Los Dres. Laura Morelli y Eduardo Castaño, parte del grupo de trabajo que participó de la investigación.

Los expertos observaron, tanto en pacientes como en animales, que los cerebros afectados disminuyen el consumo de glucosa (que consiste en la fuente de energía principal de las neuronas). En un análisis de sangre, este coeficiente se puede identificar a través de las plaquetas.

Los investigadores creen que la alteración en la glucosa puede verse en este componente de la sangre y, de hecho, en el artículo indican que los roedores que reflejan algunos rasgos del Alzheimer presentan en sus plaquetas una actividad menor de la respiración mitocondrial, es decir, una de las formas de producción de energía propia de las células.

Por lo tanto, el próximo paso será buscar si las plaquetas pueden convertirse en un biomarcador que dé cuenta de las alteraciones metabólicas características del Alzheimer. “Las plaquetas podrían reflejar en la periferia los déficits energéticos y los procesos de estrés inflamatorio y oxidativo que tienen lugar en el cerebro de los pacientes con Alzheimer”, afirmó la doctora Laura Morelli, una de las autoras del tranajo, en un comunicado de la Agencia CyTA-Fundación Leloir

Avances en genética, ciencia y cine de ciencia ficción y el eclipse de luna

Grandes hallazgos de 2018, una planta con un gen de conejo y el mecanismo que permite oler, entre las noticias genéticas que repasa Javier Novo. Comienza el ciclo Lo desconocido: ciencia y cine.

Resultado de imagen de Avances en genética, ciencia y cine de ciencia ficción y el eclipse de luna

La revista Science’ consideró que el mayor avance científico de 2018 fue el seguimiento de la actividad génica de una sola célula a través del tiempo . Un estudio que permitió ver qué genes se activan y desactivan en las células a medida que se desarrolla un embrión. Esta tecnología muestra cómo una sola célula se convierte en los tejidos y órganos intrincados de un animal adulto. Este es el punto de partida, junto con otras noticias interesantes de 2018, de nuestra charla sobre genética con el profesor de la Universidad de Navarra Javier Novo. No faltarán las referencias a la investigación china que llevó al nacimiento de las dos primeras personas transgénicas declaradas, posiblemente el anuncio científico más polémico del pasado año. Hablamos también de lo que ocurre cuando se añaden genes de conejo a una planta. El gen que codifica una proteína con la que los mamíferos procesamos tóxicos en el hígado, introducido en un potos, convierte esta conocida planta de interior en un potente filtro que elimina tóxicos ambientales del aire. Además Javier Novo nos explicará cómo funciona el mecanismo que permite distinguir los olores, y que implica una intrincada relación entre genes y neuronas.

Hoy se ha presentado la segunda edición del ciclo s Lo desconocido: cine y ciencia, en el que colaboran la filmoteca vasca y el DIPC. El año pasado triunfaron en el donostiarra centro tabakalera, con algún pase en Bilbao, y este año Se suma a la iniciativa el Museo de Bellas Artes de Bibao, de manera que todas las películas: desde 2001 odisea en el espacio hasta blade runner 2049, se van a proyectar al completo en las dos ciudades. Serán científicos y científicas de diferentes universidades y centros de investigación quienes presenten cada película, y dirijan después una charla coloquio para analizar temas que van desde la exploración espacial a los límites de la inteligencia artificial, o de la edición genética. Ricardo Díez Muiño, director del DIPC, nos guñia a través del programa de cine y charlas científicas.

Esteban Esteban, presidente de la Asociación para la Enseñanza de la Astronomía, nos da las claves del eclipse total de luna que se producirá la noche del lunes 21. Un eclipse que se podrá seguir en su totalidad desde Europa.

El cambio climático, uno de los grandes retos científicos para el 2019

La regulación de la edición genética, la revisión del manejo de la bioseguridad en laboratorios y la búsqueda de nuevos mecanismos para mitigar los efectos del cambio climático, son algunos de los avances científicos que protagonizarán 2019, según la prestigiosa revista Nature.

Durante el año que viene, los genetistas continuarán lidiando con las repercusiones de la afirmación hecha por el investigador chino, He Jiankui, de haber ayudado a producir los primeros bebés modificados genéticamente del mundo. Los investigadores esperan confirmar si Jiankui modificó los genes de dos embriones que dieron lugar a dos gemelas. Tras las protestas de la comunidad científica internacional, los científicos intentarán descubrir cualquier efecto secundario potencial del proceso y crearán un marco para garantizar que cualquier esfuerzo futuro para editar AND humano hereditario -óvulos, esperma o embriones- se realice de manera responsable y regulada.

A mediados de año, la Organización Mundial de la Salud espera terminar una revisión importante de su Manual de Bioseguridad en el Laboratorio, la primera desde 2004. Las pautas ampliamente utilizadas describen las mejores prácticas para el manejo seguro de patógenos como el ébola. Las revisiones aumentarán el enfoque en la creación de evaluaciones de riesgo específicas del sitio y del experimento, y en la mejora de la administración, las prácticas y la capacitación del personal de laboratorio.

Otro tema que preocupa es el cambio climático. A medida que aumentan las emisiones de carbono, 2019 podría ver los primeros experimentos explícitamente dirigidos a comprender cómo enfriar artificialmente el planeta utilizando una práctica llamada geoingeniería solar. Científicos de la Universidad de Harvard están detrás del Experimento de Perturbación Controlada Estratosférica (SCoPEx), con el que esperan rociar 100 gramos de partículas en la estratosfera para observar cómo se dispersan. Tales partículas podrían eventualmente enfriar el planeta al reflejar algunos de los rayos del Sol de regreso al espacio.

Además de la edición genética, la bioseguridad y el cambio climático, Nature también incluye en su lista los proyectos polares a la Antártida. En enero, investigadores de Estados Unidos y Reino Unido iniciarán su misión conjunta más grande en el continente en más de 70 años. El objetivo del proyecto de cinco años es comprender si el remoto y aparentemente inestable glaciar Thwaites comenzará a colapsar en las próximas décadas. La misión incluye el estudio de las condiciones del océano utilizando vehículos autónomos submarinos y sensores colocados en las focas.

Los científicos europeos también planean comenzar a perforar la capa de hielo en Little Dome C de la Antártida, en una búsqueda para recuperar un núcleo de hielo de 1,5 millones de años. Si tienen éxito, el núcleo producirá el registro prístino más antiguo de clima y de condiciones atmosféricas.

La publicación anglosajona también pone el foco en los futuros hallazgos que podrían revelar más detalles sobre los orígenes de las antiguas especies de homininos de islas en el sudeste de Asia, región de especial interés para los arqueólogos desde que se descubrió una especie ‘hobbit’ de aspecto humano en la isla indonesia de Flores en 2003. Las excavaciones en curso podrían revelar más sobre los primeros habitantes humanos de la isla filipina de Luzón, incluso si su aislamiento llevó a una estatura diminuta, similar a lo que parece haber ocurrido en Flores.

Las grandes infraestructuras científicas

En el campo de la astronomía destacará el radiotelescopio más grande del mundo, el Telescopio de Radio Esférico de Apertura de 500 metros de China (FAST), que debería estar completamente operativo y disponible para los investigadores a partir de septiembre. Desde el inicio de su fase de puesta en servicio en 2016, el mega telescopio ha detectado más de 50 nuevos púlsares: estrellas muertas densas y que giran rápidamente. Pronto buscará las débiles señales que emergen de fenómenos como las rápidas explosiones de radio y las nubes de gas cósmico.

Mientras tanto, los astrónomos decidirán si seguir adelante con la construcción del Telescopio de Treinta Metros (TMT) en la montaña hawaiana Mauna Kea, un proyecto por el que lucha también la isla de La Palma, en Canarias.

Precisamente, China podría emerger en 2019 como la mayor empresa de gasto en investigación y desarrollo del mundo, después de ajustar el poder de compra de su moneda, una vez que los países publiquen sus datos de gasto de 2018 a finales de 2019. Los gastos en ciencia en China se han acelerado desde 2003, aunque el país aún está por detrás de Estados Unidos en cuanto a medidas de calidad en la investigación.

Por su parte, en Europa se intentará llegar a un acuerdo sobre cómo desembolsar los 100.000 millones de euros propuestos a través del próximo programa de financiación de investigación de la Unión Europea (programa Horizon), que comienza en 2021. No está claro cómo podrán participar los investigadores del Reino Unido, ya que la incertidumbre sobre el Brexit sigue presente en el país.

El 2019 también podría ser un año decisivo para los planes para construir el Colisionador Lineal Internacional (ILC), el sucesor del Gran Colisionador de Hadrones (LHC) de Ginebra (Suiza). Físicos en Japón propusieron albergar este proyecto en 2012, después de que científicos del LHC anunciaran el descubrimiento del bosón de Higgs, que sería estudiado en detalle por el nuevo instrumento. Pero un informe de 2018 encargado por el Gobierno nipón desestimó el proyecto por su enorme coste (de aproximadamente 7.000 millones de dólares), pero Japón es el único país que ha mostrado interés en albergar el ILC. Se espera que el Gobierno emita una declaración sobre si lo hará antes del 7 de marzo.

En octubre de 2018, Canadá legalizó el cannabis para todos los usos (la segunda nación en el mundo, después de Uruguay), lo que llevó inesperadamente a financiar investigaciones sobre la marihuana por parte de los gobiernos provinciales y federales. Para finales de 2019, los investigadores de la Universidad de Guelph esperan lanzar el primer centro académico dedicado a la investigación del cannabis en Canadá, que estudiará todo, desde la genética de la planta hasta sus beneficios para la salud.

Con todos los avances que llegarán en 2019, las revistas de suscripción podrían cambiar sus modelos de negocio para adaptarse al Plan S, una iniciativa para convertir las publicaciones académicas en un modelo de acceso totalmente abierto, un sistema que actualmente muchas revistas prohíben.

Cuatro predicciones tecnológicas de Julio Verne que podrían hacerse realidad en 2019

Julio Verne (1828-1905), conocido como el pionero de la ciencia ficción, centró gran parte de su trabajo en obras futuristas y, sorprendentemente, ha tenido gran precisión en la visión que tuvo del desarrollo tecnológico de la humanidad.

En sus relatos, Julio Verne ya soñaba con que la humanidad conquistara otros planetas. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL)
En sus relatos, Julio Verne ya soñaba con que la humanidad conquistara otros planetas. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL)

En este año es posible que se cumplan algunos de los vaticinios que el genio francés imaginó hace más de 100 años y plasmó en reconocidas piezas literarias.

Verne, originario de Nantes, fue el primero en convertir a un científico en el héroe de sus novelas.

Durante su vida escribió cerca de cien novelas y es el segundo autor más traducido, superado solo por Agatha Christie.

Sus creaciones se nutrían con los grandes descubrimientos geográficos y los avances e innovaciones tecnológicas de su época, a los que le sumaba su vasta imaginación.

Además de haber sido un prolífico escritor, estudió cuidadosamente la actualidad científica de su época porque seguía de cerca las expediciones marinas y terrestres, así como los descubrimientos y los numerosos avances de la ciencia.

También tuvo una inquietud por la lectura y dedicaba varias horas a leer enciclopedias.

 

A lo largo de la historia el afamado autor ha sorprendido con la predicción de inventos como el Internet, el submarino, el helicóptero, el módulo lunar y los noticieros, entre otros.

Julio Verne es reconocido como el pionero de la ciencia ficción. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL)
Julio Verne es reconocido como el pionero de la ciencia ficción. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL)

El 2019 podría ser un año en que más visiones, producto de la gran imaginación de Verne, se hagan realidad.

Noticias personalizadas

via GIPHY

En su obra La jornada de un periodista americano en el 2889 Verne describe que los periódicos dejarán de ser impresos para convertirse en audios en vivo y la voz es un ente que conoce al usuario y lo escucha para presentarle el contenido que más le interesa. Es una especie de interacción con el periodista en tiempo real.

En ese aspecto se han alcanzado grandes avances con asistentes digitales como Siri o Alexa, noticias en tiempo real y plataformas de interacción como Twitch y Facebook Live; además, se espera que en este año se desarrolle un proyecto llamado gemelos digitales, una forma de inteligencia capaz de aprender procesos específicos y manejar, por ejemplo, una fábrica completa, prevenir accidentes y tomar decisiones.

La llegada a Marte

via GIPHY

En la novela mencionada anteriormente el autor explica que a la tierra llegan mensajes de planetas colonizados, entre ellos el llamado planeta rojo.

El mencionado astro está en la mira de todos los competidores de la nueva era de carrera espacial. Desde hacer varios años se han enviado misiones con éxito a explorar Marte y con grandes potencias como Rusia y genios tecnológicos como Elon Musk buscando conquistar ese planeta, no es descabellado pensar que el 2019 sea un año clave para ese proyecto. Ambos tienen planeado comenzar a hacer pruebas de lanzamientos este año.

El lado oscuro de la luna

via GIPHY

Verne ya había imaginado expediciones al lado oscuro de la Luna, en la mencionada obra el autor cuenta que los científicos desean saber si hay colonias en nuestro astro natural y deciden descubrir que han en el otro lado del mencionado cuerpo celeste.

El 3 de enero de este año China logró algo que la humanidad nunca había conseguido, por primera vez se pudo alunizar en la cara oculta de la luna, por lo que este año podría haber avances en la exploración del astro que nos acompaña por las noches.

El regreso de los dinosaurios

via GIPHY

En una de sus obras más famosas, Viaje al centro de la tierra, Verne cuenta que existe un mundo subterráneo lleno de flora y fauna y entre la gran variedad de especies hay dinosaurios.

Actualmente hay varios científicos trabajando en la clonación de dinosaurios, incluso existen experimentos que buscan crear gallinas con patas de dinosaurios. Expertos en paleontología aseguran que en cinco años la humanidad podría ver a un dinosaurio vivo, pero quizá el 2019 esté lleno de avances en ese campo.

Cuatro mujeres científicas (y un científico) que protagonizarán la investigación en 2019

La revista ‘Nature’ escoge a los posibles nombres propios de la ciencia para este año: un virólogo empeñado en acabar con el ébola, una abogada contra el cambio climático, una ingeniera involucrada en el envío de un nuevo ‘rover’ a la Luna, una astrofísica que trata de cazar ondas gravitacionales con púlsares y una bióloga que analiza la biodiversidad a escala global

Los científicas Maura McLaughlin, Sandra Díaz y Julia Olson. / SINC

Los científicas Maura McLaughlin, Sandra Díaz y Julia Olson. / SINC

La revista Nature publicó el pasado diciembre su esperado ranking de los diez rostros más importantes para la ciencia de 2018, pero además incluyó otros cinco nombres que no hay que perder de vista durante este año. Sus avances en diversos ámbitos científicos podrían figurar entre los más destacados de 2019.

Muthayya Vanitha

La ingeniera Muthayya Vanitha lídera la misión Chandrayaan-2 de la Organización para la Investigación Espacial de la India (ISRO, por sus siglas en inglés). El objetivo es colocar un aterrizador y un vehículo cerca del Polo Sur de la Luna para explorar esta desconocida región de nuestro satélite, aunque esta semana la sonda china Chang’e 4 se ha adelantado, al conseguir alunizar con éxito en esta zona de la cara oculta de la Luna.

El despegue de Chandrayaan-2 estaba previsto para el 3 de enero de 2019, pero debido a problemas técnicos sin especificar, se ha retrasado por segunda vez. ISRO no ha informado cuando podría efectuarse, aunque la ventana de lanzamiento está abierta hasta el mes de marzo. Según ha informado la oficina de prensa del ISRO, Vanitha está preocupada por sacar adelante el proyecto y, por ello, prefiere no realizar declaraciones.

De momento, China parece avanzar a mayor ritmo en la nueva carrera por la exploración lunar, en la que participan otras agencias espaciales y en las que India no se quiere quedar descolgada.

La astrofísica Maura McLaughlin trata de cazar ondas gravitacionales con púlsares. / YOUTUBE

La astrofísica Maura McLaughlin trata de cazar ondas gravitacionales con púlsares. / YOUTUBE

Maura McLaughlin

Ha descubierto varios púlsares, estrellas de neutrones que emiten radiación periódica como si fueran faros en el universo. Ahora, la astrofísica Maura McLaughlin trata de utilizarlos para detectar las esquivas ondas gravitacionales, ondulaciones en el espacio-tiempo. El púlsar actúa como un reloj ultrapreciso que emite señales muy regulares, pero una onda gravitacional podría perturbarlas y los cambios ser detectados en la Tierra.

McLaughlin es una de las máximas responsables del North American Nanohertz Observatory for Gravitational Waves (NANOGrav), una colaboración de investigadores que utiliza los radiotelescopios de Arecibo (Puerto Rico) y Green Bank (Virginia Occidental, EEUU) para registrar y estudiar ondas gravitacionales a través de las señales de los púlsares.

Si lo consiguen, sería sin duda uno de los descubrimientos del año. “Esta astrónoma y sus colegas pronto podrían detectar por primera vez ondas gravitacionales generadas por agujeros negros supermasivos”, destaca la referencia de Nature.

Sandra Díaz

A quién seguro seguiremos la pista este 2019 es a Sandra Díaz, última integrante de la lista e investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) de Argentina.

Díaz colidera el Informe Global de la Plataforma Intergubernamental sobre la Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (IPBES). Esta investigación a gran escala trata de explicar cómo han cambiado la diversidad biológica y los ecosistemas en los últimos 50 años y cuáles son las principales causas. En esencia, el IPBES hace por la biodiversidad lo que el IPCC hace por el cambio climático.

La presentación de los resultados está previsto que se realice en París entre los meses de abril y mayo de este año. “En el caso de que fuese aprobado por el Plenario, el informe saldría a luz inmediatamente después”, ha comentado la líder del proyecto. Díaz insiste en que realizar este trabajo es importante para proporcionar una fuente de conocimiento sobre la que basar las decisiones para un futuro, que contemple tanto la gente como el resto de la vida en el planeta”.

La bióloga añade que la experiencia no sólo le ha mostrado como “cientos de personas pueden dedicar su tiempo de modo gratuito y desinteresado por una causa común”; sino que también considera que “ha sido muy interesante construir un conocimiento desde diferentes perspectivas y entretejer los distintos actores esta compleja dinámica donde la calidad de vida de la gente es tanto una causa como una consecuencia de lo que pasa en la naturaleza”.

Julia Olson

No es científica, es abogada, pero es la protagonista del que podría ser uno de los juicios medioambientales de 2019. Se trata del caso Juliana vs. United States, uno de los más singulares en la lucha contra el cambio climático, donde la demandante es una organización sin ánimo de lucro fundada por Julia Olson: Our Children’s Trust. Este grupo representa a 21 jóvenes que han demandado al Gobierno estadounidense por considerar que ha violado sus derechos al permitir actividades que dañan el clima y favorecen el cambio climático.

La idea de llevar a juicio a la administración del Gobierno de Estados Unidos surgió en 2010 cuando Olson conoció la demanda particular que, por razones parecidas, había puesto una joven de quince años llamada Juliana (de ahí el nombre del caso) contra el Estado de Oregón. La jurista se puso en contacto con Juliana y se asoció con otros 20 jóvenes activistas ambientales para dar comienzo en 2016 a los procesos judiciales a escala nacional.

El Gobierno de EE UU ha intentado en varias ocasiones que se desestime este proceso judicial, lo que ha retrasado su audiencia en los tribunales durante los últimos dos años, pero el caso sigue adelante.

Jean-Jacques Muyembe-Tamfum

Es el Director General del Instituto Nacional para la Investigación Biomédica (INRB) de la República Democrática del Congo (RDC) y consejero del Comité de Emergencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero, por encima de sus cargos, este prestigioso virólogo lleva las últimas cuatro décadas dedicadas en cuerpo y alma al estudio del virus del ébola.

Formó parte del grupo que investigó el primer brote de esta enfermedad, que apareció en 1976 en la antigua República de Zaire. Desde entonces ha contribuido de manera significativa a la creación y la implementación de técnicas de detección y diagnóstico del peligroso virus, además de promover medidas de control y prevención de la enfermedad.

Hoy, su equipo está poniendo a prueba un nuevo medicamento basado en moléculas antivirales, que actualmente están siendo probadas en pacientes de hospitales congoleños bajo la supervisión de la OMS. Muyembe ha informado a diversos medios de comunicación que algunos pacientes muestran síntomas de curación tras recibir el tratamiento experimental, una buena noticia frente a la epidemia de ébola que azota esta región de África.

Así será la ciencia que llegará en 2019

Según la revista Nature, el próximo año estará marcado por una importante expedición a la Antártida y las repercusiones de la edición genética de bebés humanos hecha en 2018. Además, China se pondrá a la cabeza en inversión en ciencia

Resultado de imagen de Así será la ciencia que llegará en 2019

El año que está a punto de irse ha estado marcado por varios hitos científicos. Por ejemplo, la NASA puso en la superficie de Marte su misión Insight y llegó con su misión OSIRIS-REx hasta el asteroide Bennu. Lanzó la Parker Solar Probe al Sol y sustituyó al telescopio espacial Kepler por el TESS. En otros campos, Science ha destacado los avances en biología celular, el descubrimiento de un gran cráter de impacto en Groenlandia o el hallazgo de un descendiente humano de denisovanos y neandertales.

Pero, ¿qué debemos esperar en 2019? La revista Nature ha vaticinado algunas de las cosas que están por llegar.

Grandes misiones a la Antártida

En primer lugar, en enero un grupo de investigadores de Estados Unidos y Reino Unido emprenderán la mayor campaña de exploración en la Antártida en los últimos 70 años. Su principal objetivo será averiguar si el enorme Glaciar Twhaites colapsará o no en las próximas décadas, por medio del uso de sensores acoplados a focas y de vehículos de exploración submarinos. Más tarde, un grupo europeo de investigación perforará el hielo del continente en la «Little Dome C», en busca de hielo con 1,5 millones de años de antigüedad. Si tienen éxito, recuperarán las muestras pristinas más antiguas del clima y la atmósfera del pasado.

China se pondrá en cabeza

En 2019 China podría convertirse en el mayor inversor en investigación y desarrollo, culminando así una tendencia de aumento de gasto que inició en 2003. En nuestro continente, la Unión Europea discutirá cómo desembolsar un presupuesto de 100.000 milloes de euros para el nuevo programa de financiación, el Horizon Europe, que arrancará en 2021. Todo esto ocurrirá en medio de la incertidumbre provocada por un Brexit que hace dudar de si los investigadores británicos podrán participar en este gran programa.

Los orígenes del hombre

Según la publicación británica Nature, las excavaciones en curso en el sureste asiático podrían revelar nuevos capítulos perdidos sobre la historia del ser humano. En concreto, podrían aparecer nuevos fósiles de los primeros habitantes de la isla filipina de Luzón, lo que podría permitir averiguar si el aislamiento les llevó a adquirir una altura diminuta, tal como ocurrió en la isla indonesia de Flores con el famoso « hobbit».

El futuro de los colisionadores de partículas

En 2019 se dirimirá el futuro del sucesor del Gran Colisionador de partículas (LHC), el llamado Colisionador Lineal Internacional (ILC). El gobierno japonés, el único que se ha mostrado interesado en albergar este proyecto, cuyo coste se eleva a los 7.000 millones de dólares, publicará un comunicado el 7 de marzo anunciando si, finalmente, lo albergará o no. Este colisionador podría permitir estudiar el bosón de Higgs con gran detalle, pero su gran coste sembró las dudas entre las autoridades japonesas.

Las consecuencias de editar bebés humanos

La edición del ADN de dos gemelos realizada por el investigador chino He Jiankui, con la finalidad de hacerles inmunes frente al virus del sida, seguirá resonando dentro de la comunidad científica. Por una parte, los investigadores tratarán de verificar los resultados de Jiankui y de los posibles efectos adversos de la técnica. Al mismo tiempo, se trabajará en crear un marco para asegurar que futuros intentos de editar el ADN humano tengan lugar de una forma responsable y regulada.

Acceso más fácil a la ciencia

Este año podría ser la fecha en la que las revistas científicas de pago se acomoden al plan S, un esfuerzo internacional destinado a cambiar el esquema hacia un modelo gratuito. Las publicaciones tienen un año hasta que los impulsores del plan S le soliciten a los investigadores publicar sus artículos en plataformas de acceso libre en cuanto sus investigaciones sean aceptadas, lo que ahora mismo es una práctica prohibida por muchas revistas.

Cambios en la «Biblia» de la bioseguridad

La Organización Mundial de la Salud (OMS) finalizará un gran revisión en su manual de Bioseguridad en Laboratorios a mediados de año. Este cambio tendrá repercusiones en cómo se manipulan patógenos como el ébola, cuyo manejo había permanecido inalterado desde 2004. Está previsto que la OMS ponga el foco en mejorar la formación del personal de laboratorio y en crear protocolos más específicos para cada situación.

El enfriamiento del clima

En 2019 se pondrán en práctica las primeras pruebas de geoingeniería, una práctica destinada a contrarrestar el calentamiento global causado por los gases de efecto invernadero liberados por la actividad humana. Científicos estadounidenses lanzarán a la atmósfera pequeñas cantidades de unas partículas muy similares a cenizas para estudiar cómo se dispersan y si podrían ayudar a enfriar el clima al reflejar parte de la radiación solar a la atmósfera, tal como ocurre de forma natural con las erupciones volcánicas. Los detractores de esta tecnología argumentan que podrían tener efectos imprevistos. En la actualidad este proyecto, de nombre SCoPEx, espera el visto bueno de un comité independiente.

Investigación en cannabis

En 2018 Canadá se convirtió en el segundo país del mundo en legalizar el uso del cannabis, por detrás de Uruguay. En 2019 está previsto que lleguen los primeros resultados de varias investigaciones canadienses que investigan el cultivo y la biología básica de esta planta. Está previsto que a finales del año próximo se inaugure el primer centro de investigación enfocado en este cultivo, en el que se estudiará la genética y los beneficios para la salud del cannabis.

Señales del espacio en China

China pondrá a trabajar al cien por cien de su capacidad al mayor radiotelescopio del mundo, el Radio Telescopio de Apertura esférica de 500 metros. Desde su inauguración, en 2016, ya ha captado 50 nuevos púlsares, estrellas muertas ultradensas que giran a enormes velocidades. Se espera que pronto comience a cazar fenómenos como estallidos rápidos de radio y nubes de gas interestelar. En otra parte del globo, está por ver si seguirán adelante los esfuerzos por construir el Telescopio de Treinta Metros (TMT) en Mauna Kea, Hawái, después de que recibiera el visto bueno para su construcción en 2018, después de que se iniciara un litigio con grupos indígenas.

 

Ciencia en 2018: Las noticias que nos sorprendieron

Compartir en Twitter

 

Especial

Por: Gabriel Pérez Díaz

Como todos los años, los avances tecnológicos y científicos transforman la manera en la que el ser humano vive y lo ayudan a adaptarse ante un mundo que demanda un cambio constante.

Durante este 2018, vivimos desde el nacimiento de bebés genéticamente modificados hasta el cambio de unidad de medida del kilo, pasando por el objeto creado por el hombre que más cercano ha estado al Sol.

A continuación te dejamos el top 10 de las investigaciones científicas que marcaron el año:

Nature

Es diferente a cualquiera que se conocía y solo ha sido observada en los humanos. Los investigadores aún no entienden lo que estas células hacen en el cerebro, pero su ausencia en los roedores apunta a lo difícil que es modelar las enfermedades del cerebro humano en animales de laboratorio.

iStock

Investigadores de Reino Unido encontraron que este monosacárido presente en frutas como arándanos, naranjas y manzanas tiene la capacidad de retrasar el crecimiento de tumores y aumenta los beneficios de la quimioterapia. Aunque solo ha sido probada en ratones, se espera que tenga el mismo efecto en las personas.

El explorador Curiosity encontró pruebas orgánicas conservadas en rocas en Marte que sugieren que el planeta podría haber sustentado vida antigua. Esto propone la hipótesis de que en el planeta rojo existieran procesos geológicos similares a los que hoy hacen posible la vida en nuestro planeta.

Investigadores del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa de Barcelona y del Hospital Gregorio Marañón de Madrid han logrado que seis pacientes infectados por el VIH hayan eliminado el virus de su sangre y tejidos tras ser sometidos a trasplantes de células madre.

La constante universal del kilo, estaba definido por un artefacto, el Prototipo Internacional del Kilogramo. Se trata de un cilindro de 39 centímetros de altura y de diámetro ubicado en París, protegido por tres campanas que, supuestamente, evitan que su composición cambie y, por lo tanto, que su peso también lo haga. Sin embargo, las mediciones ya no dan los mismos resultados, por lo que se ha procedido a cambiarlo. El kilo ahora se define mediante la llamada balanza de Watt, la cual es más fácil de utilizar para hacer las medidas en los experimentos de laboratorio.

La sonda Solar Parker tiene la tarea de acercarse a nuestra estrella para brindarnos nueva información que nos permita conocer más acerca de ella. Durante 12 días, del 31 de octubre al 11 de noviembre, Parker orbitó en la atmósfera solar, mejor conocida como corona, consiguiendo acercarse a una distancia récord de 16,9 millones de kilómetros del Sol.

El genetista chino He Jiankui logró el nacimiento de dos niñas a las cuales les modificó el ADN para que sean resistentes al VIH a través de la técnica CRISPR-Cas9. La comunidad científica lo acusa de rebasar los límites de la ética, ya que las recién nacidas no tenían ninguna enfermedad y solo trató de realizarles una mejora genética, además de que la técnica aún no es lo suficiente segura para ser empleada en humanos.

Dos biólogos pertenecientes a la Universidad de Stanford midieron por primera ocasión la velocidad en la que mueren las células. Según sus investigaciones, la muerte se mueve muy lento, a 30 micras por minuto, es decir, unos dos milímetros por hora.

9Crean vida artificial cuántica

iStock

El grupo de investigación ‘Quantum Technologies for Information Science’ (QUTIS), liderado por Enrique Solano, consiguió por primera vez crear vida artificial cuántica en un laboratorio. Para ello, crearon unidades de vida que reprodujeron las características distintivas de la vida y de la evolución darwinianas, con potenciales aplicaciones para resolver problemas complejos.

 

Unió la teoría de la relatividad y la mecánica cuántica para interpretar el comportamiento de los agujeros negros. Su investigación propone que es posible que la materia tragada por un agujero negro en realidad nunca entre en él, sino que se quede almacenada en el horizonte de sucesos -la frontera del espacio-tiempo-, y la haga perder todo sentido; es como si se tomara un documento científico y se pasa por una trituradora, está ahí, pero pierde toda forma y lógica.

Científico mexicano diseñó dispositivo para pacientes con parálisis cerebral que se activa a través de un móvil

Los pacientes podrán realizar sus terapias para rehabilitarse desde la comodidad de su hogar y sin tratamientos invasivo

El dispositivo permitirá a los pacientes enviarles los avances a sus neurólogos a través de una APP (Foto: Cortesía UAM Azcapotzalco)

El dispositivo permitirá a los pacientes enviarles los avances a sus neurólogos a través de una APP (Foto: Cortesía UAM Azcapotzalco)

Un investigador y profesor del Departamento de Procesos y Técnicas de Realización de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Unidad Azcapotzalco, creó un dispositivo de bajo costo para neuroterapia o estudios cerebrales que reducirá las secuelas de los pacientes que tuvieron parálisis cerebral.

Con este instrumento, los pacientes podrán realizar sus terapias en la comodidad de sus hogares a través de dispositivos móviles y mediante las aplicaciones que se han diseñado con el propósito de que los tratamientos puedan ser enviados al neurólogo con el fin de monitorear cada sesión o estudio cerebral y los avances de estos.

La creación del dispositivo estuvo a cargo del maestro Carlos Angulo Álvarez líder de la investigación Interface craneocefálica para estudios y rehabilitación neuronal y este artefacto busca ayudar a las personas que sufrieron de alguna parálisis cerebral, embolias y hemorragias cerebrales para evitar los tratamientos invasivos que existen actualmente.

Generalmente las terapias y los estudios cerebrales que complementan la rehabilitación física son procedimientos invasivos e incómodos para los pacientes, ya que aún se utilizan interfaces y medios alámbricos conectados a sistemas para procesar información a través de corrientes eléctricas cerebrales.

Una de las terapias que se da a estos pacientes es la neurofeedback, que consiste en un tratamiento neurocomportamental, también denominado como retroalimentación electroencefalográfica, permite el autocontrol de determinados patrones de actividad cerebral y las diligentes actividades de la vida cotidiana.

De esta manera los pacientes podrán evitar los dolorosos tratamientos (Foto: Archivo)

De esta manera los pacientes podrán evitar los dolorosos tratamientos (Foto: Archivo)

Por este motivo, el especialista en desarrollo de productos generados por tecnología computarizada se dio a la tarea de elaborar un dispositivo inalámbrico que será de utilidad para realizar este tipo de neuroterapias sin ser tan invasivas e incómodas.

“Este dispositivo podrá ser utilizado en estudios y diagnósticos para estos problemas”, explicó el especialista.

“Los aparatos con los que son realizados los análisis cerebrales son de alto costo, lo que limita las posibilidades de practicar una neuroterapia constante que permita contribuir a la reeducación neuronal después de un suceso vascular cerebral y/o mejorar un trastorno por déficit de atención e hiperactividad”, explicó.

De generar una alta demanda de estos dispositivos, se podrán reducir los costos del artefacto, para así beneficiar a los pacientes que sobreviven a este tipo de enfermedades neurocerebrales, y así poder realizar una contribución al desarrollo de nuevas tecnologías enfocadas a las neurociencias.

El investigador indicó que el desarrollo de un artefacto de bajo costo que conlleve menos tiempo en la colocación y remoción, contribuirá a un proceso más activo para los pacientes, disminuyendo las incomodidades del paciente.

Este dispositivo ayudará a estimular la reeducación neuronal y como resultado el pronóstico de rehabilitación será de entre 85 y 90%. Por lo que el uso de este dispositivo se masificará y los costos del mismo serán más asequibles.